Encuentro
El podcast de BlackRock México

Encuentro

Conoce de viva voz la perspectiva de líderes de la industria sobre las mejores y más innovadoras formas de invertir, enfocadas en el mercado y el inversionista mexicano. BlackRock te ayuda a entender mejor el mundo de las inversiones. Todo, en Encuentro.
  • Álvaro Vertiz: Hola a todos. El 3 de noviembre habrá elecciones en Estados Unidos entre Donald Trump y Joe Biden. Se estará jugando la reelección, Joe Biden tratará de posicionar a los demócratas en la presidencia de nueva cuenta. El resultado de esta elección tendrá implicaciones directas sobre nosotros y sobre cómo vivimos, particularmente sobre nuestra economía.

    El día de hoy tenemos a Axel Christensen, Director y Jefe de Estrategia en Inversiones para Latinoamérica de BlackRock. Con él estaremos platicando no sólo de las diferencias del sistema democrático norteamericano con el mexicano, sino también sobre el por qué deberíamos de interesarnos en estas elecciones.

    Mi nombre es Álvaro Vértiz y soy Director de Estrategia para BlackRock México, y con ello me gustaría saludar a Axel. Axel, ¿cómo estás? Bienvenido a Encuentro.

    Axel Christensen: Muy bien, Álvaro. Qué gusto estar contigo hoy.

    Álvaro Vertiz: El gusto es de nosotros de tenerte.

    ¿Por qué no empezamos con el sistema y el proceso de elección en EE.UU.? Creo que valdría la pena enfocarnos en las diferencias entre qué es la votación directa y lo que es la votación indirecta

    Axel Christensen: Efectivamente, como señalas, Estados Unidos tiene un procedimiento bien especial, en cuanto a que el que sale electo presidente no es el que saca más votos de manera directa, sino que el que gana en una institución que es muy antigua que se llama Colegio Electoral.

    Entonces no necesariamente, el que saca mayoría de votos directos es el que gana; de hecho, ha ocurrido en el pasado que un candidato supera al otro en cuanto a votos directos. Le ocurrió a Al Gore en el año 2000 y le ocurrió recientemente a Hillary Clinton el año 2016.

    Álvaro Vertiz: Creo que una de las diferencias más importantes es que en México el voto popular es quien determina las elecciones, entonces el voto de cada uno de nosotros al final suma y gana quien más votos tuvo.

    Me gustaría tomar como el siguiente tema que platicaba en la introducción del podcast, que es ¿qué impacto puede tener la elección de uno u otro en el país, en México? Hay muchísimas políticas que creo que tienen relación directa con nosotros, desde las migratorias, económicas, y por otro lado lo que conlleva a sectores de energía, de salud, etc. Me gustaría entender qué significaría que llegue un Biden y qué significaría que continúe en la presidencia Donald Trump.

    Axel Christensen: Cuando uno revisa la información de cada uno de los candidatos con respecto a sus programas, no hay mucha profundidad en cuanto a política exterior. Hay que leer entre líneas respecto a qué efecto decisiones de política doméstica podría traer, entre otras, en su relación con sus países vecinos y ciertamente con México. Déjame nombrarte quizás dos o tres en ese sentido.

    La primera de ellas respecto a quizás una perspectiva que de alguna manera se diferencia de muchas desavenencias que tienen Trump y Biden. Una en que están bastante de acuerdo es que la relación con China va a ser una relación de dos potencias que están de alguna manera en confrontación. Hay matices quizás en la forma, pero en el fondo ambos miran la relación con China como una relación de rivales. Ahora, en la medida que eso significa que, por ejemplo, Trump a través de una política comercial que implica aplicación de tarifas. Biden significa menor dependencia o buscar no tener tanta exposición en la cadena productiva a la economía China. Eso eventualmente podría significar que trasladan parte de esa capacidad productiva a otros países, donde México se asoma como una opción muy atractiva, por la cercanía, ciertamente, y porque México, a través de industrias como la automotriz y la electrónica ya ha venido desarrollando ciertas capacidades. Es un país que tiene mejores atributos para eventualmente sustituir a China. Entonces un efecto que podría verse, incluso independiente de quién gane, podría ser una reubicación de alguna capacidad productiva desde Asia, principalmente China, hacia países de Latinoamérica con una ventaja en México.

    Déjame darte otro ejemplo, Álvaro, pero ahí ya marcando diferencia entre ambos candidatos. Biden ha sido bastante explícito de su interés de hacer un plan de inversión pública en infraestructura, pero con un foco especial en tecnologías limpias. Y es una práctica, y también ha sido bastante explícito, significa cortar subsidios e incluso hacerle mucho más difícil la situación de industrias petroleras o de combustibles fósiles en EE.UU. Ahora, Trump, por el contrario, ha hecho cambios regulatorios que han hecho que este sector haya sido un motor de crecimiento en recientes años, incluso creando bastante empleo en aquellas regiones donde hay “fracking” y ese tipo de tecnologías nuevas de extracción de petróleo. Tienen diferencias muy marcadas. Si gana Biden, probablemente vamos a ver una disminución de esa actividad. Eso podría en el corto plazo ser una oportunidad interesante para México como nuevamente sustituir producción norteamericana; pero fíjate que de largo plazo puede ser un riesgo sobre todo para una industria tan importante como la automotriz en México. Toda vez que Biden quiera empujar una transición mucho más rápida a vehículos eléctricos y, a menos de que México sea capaz de hacer una transferencia tecnológica muy rápida para fabricar coches eléctricos, podría haber en algunos años una caída importante de demanda y afectar nuevamente la capacidad de producción. En cambio Trump, que ha sido mucho más cercano a la industria tradicional de petróleo probablemente, si bien en el corto plazo quizás no traiga el mismo incremento de demanda en petróleo de parte de México, sí eventualmente tardaría más ese cambio tecnológico hacia vehículos eléctricos que podría poner en riesgo una industria tan importante en este momento como es la automotriz, en la parte del norte de México, sobre todo.

    Álvaro Vertiz: Es muy interesante lo que comentas, y creo que algo que se está escuchando cada vez más seguido en México, y no sé si es correcto o incorrecto, y tú podrás explicarnos más, es que justo la relación bilateral con Trump-López Obrador ha sido mucho más positiva de lo que creíamos que iba a ser. Creo que si nos ponemos a pensar mucho de algunas de las políticas que están de ambos países impulsando son parecidas. Justo lo que estabas comentando ahorita, el seguir a través de energías tradicionales, empujando parte importante a la economía local, ahora López Obrador visitando Washington, la primera visita oficial a un presidente fuera de México, creo que dice mucho.

    Con esto me gustaría enfocarme un momentito en qué es tu opinión, lo mejor que puede suceder para México. No sé si se pueda comentar esto, Axel, o tengas una perspectiva clara sobre cómo estaríamos mejor en México y los mexicanos.

    Axel Christensen: Depende de qué faceta o dimensiones estaremos mirando. Ciertamente en el plano económico, la visión más enfocada en crecimiento de Trump podría redundar en que un levantamiento del crecimiento económico de EE.UU. levante a la economía mexicana también, como tradicionalmente ha sido el caso. Pero al mismo tiempo, por ejemplo, respecto a política migratoria, como bien señalabas, los enfoques son muy diferentes. Por decirlo así, Trump más bien ha escogido una política del garrote, de poner obstáculos, la muralla, de alguna manera ponerle presión – recordarán ustedes la amenaza de incremento de tarifas a México si no cumplía con temas que nada tenían que ver con la relación comercial, sino que eran migratorias.

    En cambio, si tú miras qué dice Biden y el partido demócrata con respecto al tema de migración, tiene una visión de definir, por ejemplo, un camino legal para indocumentados, su aproximación sería más que el garrote, más la zanahoria de buscar programas de asistencia económica en los países que son origen de migración, que son para que personas tengan mejores oportunidades en sus países y no tengan que buscar en los EE.UU. fuente de trabajo o de seguridad. En el caso de México puede ser que cuente con una política más amigable y que implique recursos la política de Biden más que de Trump. Como todo en la vida, hay matices.

    Quizás algo interesante, Álvaro, será – y hay una buena chance de que sí sea que cualquiera que gane la Casa Blanca, sea Biden o Trump, tenga que gobernar con un Congreso dividido, como lo está haciendo Trump ahora, en que no hay un control completo de ambas cámaras. Si eso ocurre, muchas de las políticas o diferencias que mencionábamos van a ser bien difíciles de pasar por el Congreso: un incremento de impuestos o una agenda muy cargada por ejemplo en este enfoque medioambiental. Entonces por ahí no es tan mala noticia o resultado para México el que tengamos un gobierno en lo que los americanos llamamos gridlock; es decir, el que gane la Casa Blanca no controla completamente el Congreso; y de alguna manera, si bien no vas a contar con algunas políticas que podrían haber ayudado más, tampoco vas a estar expuesto a riesgos de decisiones más extremas, que sí podrían ocurrir si es que alguno de los dos candidatos, sea Biden o Trump, logra hacerse con el control completo del Congreso.

    Álvaro Vertiz: Oye, y si me permites preguntas muy concretas. Por ejemplo, los mercados. ¿Tú crees que ya estén contando la victoria de Biden en la forma en que se están llevando las valuaciones y los movimientos?

    Otra pregunta que me gustaría hacerte es, respecto al tipo de cambio que podríamos estar viendo en la comparación del dólar contra el peso mexicano. Y mi tercera pregunta es respecto al costo de vida, por ejemplo, para los mexicanos si gana uno u otro.

    Axel Christensen: Ciertamente los mercados han intentado, llevar a precios distintos escenarios, yo diría que en general el resultado con un Biden en la Casa Blanca es el que más o menos ha predominado. Donde hay un poquito más de dificultad es pronosticar qué va a pasar en el Congreso. Realmente las encuestas ahí están muy inciertas, entonces hay un elemento diluye, quizás, algunas de las lecturas que hace el mercado, por ejemplo, con lo que sería un incremento del impuesto corporativo que quiere aplicar Biden, que significaría recortar el nivel de beneficios finales que tienen las empresas. Están pagando menos impuestos; hay menos dinero para el accionista. En ese sentido, algo de eso ha habido.

    A lo que señalabas respecto al dólar, esa es una variable que la verdad creemos que va a depender más, como señalaba anteriormente, de que si va a haber un gobierno unificado o uno dividido. ¿En qué sentido? En que los gobiernos unificados probablemente van a tener la chance de hacer cambios más profundos, que tengan consecuencias. Por ejemplo, en las finanzas públicas, tú mencionabas en el caso de Trump va a reducir impuestos en la medida que EE.UU. gasta más de lo que recauda, el déficit fiscal va a ir aumentando y ciertamente eso afectaría al dólar probablemente llegarlo a debilitar un poco. En cambio, Biden quiere subir impuestos para financiar mayor gasto social. Eso al menos en teoría implica una mejor situación fiscal, un mayor equilibrio, que eventualmente podría redundar en fortalecer el dólar; pero a su vez, como comentaba, golpee el resultado de las compañías.

    Finalmente, en cuanto a la calidad o el costo de vida de los mexicanos, yo creo que, mirado ciertamente de varias perspectivas, ciertamente el dólar es muy importante, el tipo de cambio ha sido un elemento muy importante para determinar por ejemplo, el nivel de tasas de interés, lo que tiene una incidencia importante en la inflación, sobre todo de productos importados en México. Entonces ciertamente un dólar más debilitado le hace un poco más fácil la tarea al Banco de México de mantener contenida la inflación, y eso redundaría en un poquito más de holgura para los presupuestos de las familias mexicanas. Por otro lado, es importante reconocer que, en el caso de México, los ingresos que mexicanos o familiares de mexicanos tienen en sus trabajos en EE.UU. a través de las remesas también es importante como una fuente de ingreso para muchas familias.

    Una mejor situación económica en cuanto a crecimiento, el candidatos que sea más ágil en cuanto a crecimiento de los empleos, Trump quizás sea reduciendo impuestos, pero Biden apostando a generar muchos impuestos a través de estos planes de infraestructura en energías no renovables en la medida que un porcentaje de esos nuevos empleos sean de mexicanos y que envíen dinero a sus casas. Eso también va a tener una incidencia en cuanto al ingreso disponible con que esas familias puedan contar en México.

    Álvaro Vertiz: Perfecto, Axel. Muchísimas gracias por tu tiempo hoy. Sin duda muy interesante todo lo que platicamos, y de nueva cuenta esta es tu casa cuando quieras regresar, estás invitado. Gracias.

    Axel Christensen: Gracias a ustedes.

  • Álvaro Vertiz: Hola a todos y bienvenidos a este episodio de ENCUENTRO, el podcast de BlackRock. Soy Álvaro Vertiz, Director de Estrategia en BlackRock y moderador de este espacio al que les doy la bienvenida. En este episodio hablaremos del sistema de pensiones y cómo se traduce ello a nuestro futuro. Hoy contamos con la participación de Carlos Noriega, titular de la Unidad de Seguros y Pensiones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y quien mejor que nadie puede platicarnos del tema considerando su amplia experiencia.

    Bienvenido, Carlos. ¿Cómo estás?

    Dr. Carlos Noriega: Mucho gusto estar con ustedes, una gran oportunidad.

    Álvaro Vertiz: Encantados de tenerte.

    Queremos arrancar este podcast ENCUENTRO con la siguiente pregunta. Mucha gente habla de que nos encontramos en una crisis del retiro, no sólo en México sino a nivel global. ¿Nos podrías platicar de cuál es tu perspectiva de qué nos ha traído hasta este momento?

    Dr. Carlos Noriega: Sí, con mucho gusto. México es un país que ha tenido una transición demográfica muy acelerada. ¿Qué quiere decir eso? Que el envejecimiento de la población de México ha ido más rápido que en los países más avanzados, como Europa, como Estados Unidos. Esto se debió a que las innovaciones médicas que disminuyeron rápidamente la mortalidad infantil y que permitieron prolongar la vida desde la disminución de la tasa de fertilidad en el país, que fue digamos también muy significativa, hace que México transite de una población eminentemente joven a una población tan vieja como los países más avanzados en un periodo de cien años, lo que llevó en Europa probablemente entre 300 y 400 años. Y eso hace que nuestra cultura, que nuestras instituciones no estuviesen preparadas como en otros países para adaptarse a una población vieja.

    A nosotros como país nos tocó muy rápido, y eso hizo que el sistema de pensiones que se había creado en los años 40s del siglo pasado, como muchísimos países, pues dejara de ser viable, dejara de ser un tema de seguridad, seguridad en el sentido de darle certidumbre al individuo de qué derechos tiene, y que cuando incurra en esos riesgos de desempleo, de enfermedad, de alcanzar incluso la edad de retiro, vaya a haber una institución sólida que lo apoye.

    Álvaro Vertiz: Oye, Carlos, y si te puedo detener un poquito ahí, me gustaría entender un poquito de la reforma de 1997. Esa reforma sin duda fue un parteaguas porque, como tú dices, haces copartícipe de la responsabilidad del ahorro a diferentes áreas de la sociedad, incluyendo al empleado.

    Creo que sin duda fue una buena evolución, pero no sé si tuvo el efecto que estaban deseando en ese momento, y que nos está llevando a que hoy nos estemos replanteando esta pregunta y, por otro lado, que sigamos hablando del tema de la crisis. ¿Nos podrías platicar un poquito de la respuesta que tuvo esa reforma del 97?

    Dr. Carlos Noriega: Sí. Yo te diría que financieramente se lograron básicamente los resultados que se esperaba. Es decir, se crearon estas instituciones que administran las cuentas, que son las Afores. En México tenemos cerca de 67 millones de cuentas; es un número que rebasa muchas veces, a veces la población de algunos otros países. Eso es un gran reto.

    Tenemos diez administradoras; en muchos otros países el número de administradoras es más pequeño, por lo cual ha sido un mercado en principio más competitivo. Lo mismo se ha ido adaptando gradualmente el régimen de inversión de estas Afores a la evolución del mercado, de nuevos productos. Aún así, tenemos todavía un régimen relativamente conservador en materia de inversiones, y no obstante de eso hemos tenido rendimientos aceptables y desde luego una opción muy atractiva para un trabajador promedio, que no tiene la sofisticación.

    Sin embargo, yo creo que hay dos o tres cosas que no resultaron como esperábamos nosotros. Una es, no teníamos información de lo que llamamos la carrera laboral, es decir, tener la historia de cada trabajador cómo ha evolucionado su nivel de ingreso y, por otro lado, cuántas veces entra y sale del mercado formal, es decir, cuánto del tiempo que ha trabajado ha estado afiliado a un instituto de seguridad social.

    Nosotros tenemos la impresión de que los trabajadores que estaban afiliados estarían afiliados toda su vida laboral, y que, por lo tanto, con el ahorro que se estaba generando, alcanzarían una pensión entre comillas “adecuada”. La historia resultó distinta. Hemos encontrado con la evidencia que en México el trabajador pasa prácticamente la mitad de su vida en el sector formal y la mitad de su vida laboral fuera del sector formal. ¿Qué quiere decir? Que la mitad de su vida contribuye y la otra mitad no contribuye, entonces está ahorrando la mitad del tiempo que nosotros preveíamos. Eso fue uno.

    Segundo, la tasa de ahorro que se estaba haciendo por ley, lo que llamamos el ahorro obligado, es una tasa poco menos de la mitad de lo recomendable para alcanzar una pensión adecuada. Entonces, si aportas la mitad del tiempo y la mitad del monto, pues es la cuarta parte de lo que quisiéramos.

    Y tercero, también refiriendo a tu pregunta, hemos encontrado que el trabajador individualmente es poco sofisticado, no entiende claramente cómo funciona el sistema, y por lo tanto no ha tenido un papel más activo como esperábamos que, a falta del ahorro obligado, pudiera él hacer un ahorro voluntario, es decir que él pudiera hacer un ahorro adicional para alcanzar una mejor pensión. En los países de la OCDE se estima que alrededor de un 15% de la pensión proviene de ese ahorro voluntario, es decir, que los ciudadanos conscientes de que eventualmente van a ser viejos y se van a retirar, prevén esa situación y ahorran.

    Álvaro Vertiz: Que ahí, lo que acabas de decir a mí me hace un clic impresionante. No sé si es un tema de nuestra cultura latina, si es un tema muy enfocado a México, no nos gusta pensar de manera negativa sobre nuestro futuro. Somos muy cortoplacistas cuando se trata de pensar que en una época vamos a ser improductivos o hasta que nos vamos a acabar muriendo, y hasta tenemos nuestra famosa forma de ver la muerte, de manera muy positiva y contenta, la celebramos y nos abrazamos a ella. Pero creo que eso afecta mucho en la manera en que vemos el retiro.

    Yo sí veo cómo los jóvenes el día de hoy no dicen “no estoy anticipando lo que pueda vivir cuando tenga 70, 75, 80 años”. Están viviendo el presente, están pensando qué coche se compran, dónde van a vivir, si se van a vivir con la novia, en otras 38 cosas. Pero sí veo que nuestra demografía sí afecta el tema de la consciencia al respecto.

    Hay una forma, que el otro día encontraba para explicar todo esto, y decíamos ¿los jóvenes cómo ven el riesgo? Entonces cuando eres joven y cuando estás creciendo, sobre todo cuando manejas el coche, son los que le meten a todo. Y conforme vas creciendo, vas adquiriendo responsabilidades, te casas, tienes hijos, empiezas a conocer un poquito más sobre las cosas que no necesariamente pueden salir tan bien como creías. Entonces empiezas a bajarle a la velocidad, empiezas a anticipar y a decir cuidado un poquito más. Siento que se puede traducir un poco esta analogía a lo que estás comentando.

    Entonces algo que sin duda va a ser muy importante, y ojalá nos puedas platicar también, es ¿cómo logramos difundir y cómo logramos llegarles a los jóvenes? Sobre la importancia de decir “no te esperes al ahorro obligatorio que va a través de las Afores, sino agárrate del ahorro voluntario o agárrate de mecanismos de inversión que te pueden ayudar a lograr ese nivel de satisfacción a futuro”.

    Dr. Carlos Noriega: Sí, empezando por el lado de la demografía, yo recuerdo cuando era niño, mi abuelo vivía en la casa, lo atendíamos, y era un anciano porque tenía 70 años. Ahora la gente de 70 años se ofende si le dices que es viejo. Yo todavía no he llegado, pero me he dado cuenta de que cuando alguien – y no me falta mucho, por cierto – pero los 70 años no es ser viejo ya. La medicina, la cultura nos ha cambiado, y eso hace que los jóvenes sigan pensando “bueno, cuando yo sea viejo voy a ser como mi abuelo, mis hijos me van a cuidar, me van a atender”.

    Entonces sí, el envejecimiento rápido de la población no nos ha permitido entender que cuando seamos viejos, y sobre todo los “ahora jóvenes” lleguen a ser viejos, difícilmente sus hijos los van a cuidar. Pero eso es como hemos desarrollado nuestra cultura en México. Y sí, como tú dices, el Día de los Muertos lo celebramos con ricos panes y dulces, etc., en lugar de pensar “bueno, cuando yo esté cerca de pasar a estar en el altar en lugar de este lado, qué voy a hacer”.

    Pero creo que es un problema que tenemos en todo el mundo, eso no es privativo de México. El ciudadano promedio no entiende adecuadamente cómo funcionan los sistemas de pensiones, y creo que sí ha cambiado un poco la filosofía, en el sentido de que las autoridades debemos inducir ciertas decisiones, ciertos patrones de los ciudadanos para ahorrar.

    Ha habido toda una estrategia de comunicación, y yo te diría que no podemos todavía decir que tengamos un éxito rotundo. Hay algunos mecanismos que han comenzado a dar frutos, la manera en cómo te diriges, el uso de la palabra “pensión” o “retiro”, que muchos lo ven o totalmente exótico o una palabra que no entra en mi vocabulario, no entra en mis conversaciones cotidianas, a que aquellos que lo empiezan a ver lo ven con temor. Y ciertamente en un país donde no tenemos un sistema de seguridad social tan grande y extendido, es de temer.

    Entonces yo creo que es un trabajo muy complejo de educación y también de creación de instituciones que le den al trabajador por un lado cierta confianza y por otro lado esa responsabilidad.

    Álvaro Vertiz: Creo que un punto que nos ha hecho pensar en todos estos conceptos ha sido lo que estamos viviendo en torno al COVID. Hemos visto que desgraciadamente para mucha gente el ahorro no estaba donde tenía que estar y entonces están tratando de acceder a sus fondos que tenían dentro de sus Afores y que cubren este tipo de situaciones. Sin embargo, también hemos notado que posiblemente sea insuficiente o en su caso pueda comprometer el acceso que tenga a esos fondos en el futuro, que fue para lo que fue concebido.

    Sin embargo, también abre otro tipo de preguntas, y creo que la parte que más me llama la atención a mí es la motivación. La motivación que genera una crisis como la que estamos viviendo, en ser más conscientes sobre lo que puede pasar y que no tenías contemplado, pero ya lo hace mucho más real.

    ¿Qué opinas de la crisis como motivador hacia los efectos que debe tener la parte del retiro y el ahorro?

    Dr. Carlos Noriega: Hablando de la cultura, yo creo que todos los ciudadanos, yo todos los seres humanos tenemos una propensión a buscar cumplir nuestras expectativas muy rápido, no esperar al futuro. Yo prefiero mi paleta ahora a que me den dos paletas mañana; el refrán “más vale pájaro en mano que cien volando” está en toda nuestra filosofía. Todos queremos algo de inmediato, y doblemente cuando son situaciones, una de las iniciativas que tenemos, por ejemplo, dice “si yo me enfermo o tengo una enfermedad terminal, donde yo tengo a lo mejor 40 años y sé que no voy a llegar a los 65, no puedo ya retirar mis recursos, son situaciones de verdad dramáticas, importantes, que la ley en su inicio no lo consideraba, y sí puede haber excepciones a ese servicio. Países como Perú permitieron una salida anticipada si es que era el recurso para adquirir una vivienda. Es una manera de seguir creando patrimonio, es algo más complicado decirlo si se puede o no se puede hacer.

    En esta crisis claramente nos obliga a repensar qué mecanismos tenemos; y de nueva cuenta el estado en su responsabilidad de seguridad social debe tener mecanismos también para la salud, es decir, debería poder curarte, tengas o no tengas un empleo formal.

    Álvaro Vertiz: Ahí, Carlos, ya que estás tocando el tema de la reforma, porque creo que es un muy buen momento como para entrarle al tema sobre todo lo que platicabas como el preámbulo al respecto. Creo que muchos temas que nos interesaría conocer.

    Uno es el tema de cómo llegamos a esa reforma, que ya empezaste a platicar ahora, pero creo que un tema también muy relevante es el consenso que hubo para poder presentarla. Creo que el hecho de que, en estos momentos en concreto los tres sectores de gobierno, como tú mencionabas, sindical y el sector privado o el empresarial, hayan llegado a un conjunto de visiones comunes para lograr un mejor futuro para los 20 millones de mexicanos que creo que tendrá alcance este tema es sumamente relevante.

    Creo que la reforma contiene componentes bien relevantes y que me gustaría que nos platiques a que se deben. ¿Cómo juegan esos elementos y cómo nos van a ayudar en el futuro a todos para retirarnos con mucho mayor dignidad?

    Dr. Carlos Noriega: SÍ. La reforma está inspirada básicamente en decir “Más pensión para más personas”. El sistema anterior, por la manera en que quedó estructurado realmente ofrecía la probabilidad o la expectativa de tener una pensión a un número reducido de trabajadores con un monto relativamente pequeño. ¿Por qué pocos trabajadores? Bueno, por el tema de la ley actualmente establece como periodo mínimo de cotización para tener derecho a la pensión 1,250 semanas, es decir, 25 años. Y si tú piensas una persona normal que empieza a trabajar alrededor de los 18, 20 años dirá a los 65, estás hablando de 45 años. 25 años es poco más de la mitad.

    Tristemente en México eso es ya una primera barrera, de manera que el sistema de ahorro para el retiro se volvió nada más en un sistema de ahorro, punto, no para el retiro. Es decir, el día que me retiro me regresan mi ahorro, pero no tengo una pensión, no tengo la seguridad de que tendré un ingreso durante mi retiro. Entonces esa era la primera barrera que había que romper. Si bien es cierto que puede seguir siendo debatible si 25 años es muy poco o es mucho, para la realidad mexicana tristemente es mucho. Entonces para que más trabajadores tuvieran acceso a eso había que reducir la barrera de los 1,250, y reconociendo las falencias del sistema actual, se reduce temporalmente a 15 años, subiendo gradualmente hasta los 20 años. Entonces se reduce esto para rápidamente dar un acceso mayor, y vamos a terminar en un punto intermedio. No son los 15, no son los 25, van a ser los 20 y de una manera muy gradual.

    Álvaro Vertiz: Creo que aquí ha habido muchas cuestiones que han llegado al respecto porque, por un lado, según entiendo, el objetivo siempre ha sido como tú mencionas, incrementar el monto de las aportaciones para que el empleado pueda recibir más recursos. Y, por otro lado, también, lo que hemos visto en otros países es que justo han hecho lo contrario, o sea, que la edad de retiro sea mayor para efectos de que el patrimonio crezca y por otro lado las finanzas lo puedan soportar.

    A las personas que se cuestionan el tema de la reducción,¿qué significa eso para efectos de soportar las finanzas, para efectos de permitirle a los empleadores tener sanos sus estados? O sea, ¿ves una contradicción en estas propuestas?        

    Dr. Carlos Noriega: Mira, la pensión es la suma de muchos factores. Yo no veo que de todas las que acabas de decir justamente es la edad de retiro. Obviamente mientras más alta sea la edad de retiro, menos años vas a estar retirado y por lo tanto la pensión es mayor. Pero 65 años, que es lo que tenemos aquí en México, se encuentra más cerca del límite, digamos más cerca de la frontera superior en un comparativo internacional.

    Pero creo que en el caso de México era ya 65 años una edad suficientemente alta como para modificarla ahorita, y debo decir también, un elemento políticamente más sensible.

    Entonces, tú bien lo dices, entre menos semanas para tener derecho a una pensión, pues eso gravita sobre todo en las finanzas públicas. ¿Por qué? Porque la pensión que garantiza la ley, la garantía la ofrece el gobierno, de manera que entonces tú estás recayendo más en él. Y ahí te hace un poco más de equilibrio. Subes tus aportaciones, pues probablemente no tengas las semanas tienes un ahorro adicional y, por lo tanto, la garantía siempre es la diferencia entre lo que ahorraste tú y lo que se requiere de forma rentable, es decir, para comprar la pensión. Esa diferencia la pone el gobierno. Entonces, vas a tener más gente, y eso va en contra de las finanzas, pero probablemente con un ahorro mayor, eso va a favor de las finanzas.

    Se hizo un ejercicio ahí calibrando estas dos variables de manera que, en una perspectiva de largo plazo, pudiésemos decir que el gobierno va a ser relativamente neutro. Y soy preciso en esto; cuando tú haces una proyección a 50 años, una proyección actuarial y estadística, pues hay un margen de error. De entrada buscamos ese punto donde no fuésemos a comprometer a las finanzas públicas a un grado donde el gobierno fuera a ser incapaz de sostenerla. Entonces fuimos cuidadosos calibrando un poco más de ahorro, pero menos semanas de cotización, buscando que la garantía que ofrece el gobierno sea en principio y en el largo plazo relativamente neutra.

    Entonces sí tuvimos que calibrar ese punto que tú perfectamente identificas como el compromiso del gobierno. El gobierno aporta actualmente a la seguridad social, aquí somos tripartita porque precisamente el gobierno, patrón y trabajador aportan, actualmente el gobierno aporta de dos maneras: un porcentaje muy bajo para todos los trabajadores, y un monto fijo como porcentaje para los trabajadores que tienen ingresos de uno a quince salarios mínimos. 68% de los trabajadores tiene ingresos inferiores a 4 salarios mínimos, entonces la reforma lo que plantea es que el recurso del gobierno se va a concentrar en los trabajadores de menores ingresos, de manera que el esfuerzo que hace el patrón se va a concentrar esencialmente en trabajadores de más altos ingresos. Esto hace nuevamente que la aportación del gobierno sea en principio neutra, es decir, no haya ni ahorros ni excesos, pero hace que la aportación del patrón se vaya sobre todos los trabajadores de más altos ingresos, que típicamente son los que están en empresas más grandes, o empresas que tienen más capital donde entonces el costo laboral representa una participación menor del costo total de la empresa. Son empresas que en principio tendrán una mayor flexibilidad para aumentar sus costos laborales, frente a las empresas más pequeñas que aquí en México son el noventa y tantos porciento de todas las empresas, que tienen menos de 5 trabajadores, y que casi siempre esos trabajadores están en este rango de 1 a 4 salarios mínimos.

    Entonces, esta reforma lo que busca es que las empresas pequeñas – estoy tipificando, siempre hay de todo – que las empresas típicamente pequeñas, que típicamente emplean a trabajadores por menos salarios, no se vean obligadas o a despedir al trabajador, o a falsear información y pagarles con menos salarios y, por lo tanto, de alguna manera no cumplir plenamente con su responsabilidad.  Nos preocupa mucho el tema de la informalidad.

    Álvaro Vertiz: Que ese es otro gran tema, porque mucha gente que lo que ha dicho es “como están incrementando el monto de las aportaciones con una carga muy importante al empresario, entonces el empresario se va a ver obligado a recortar su planta, y eso a su vez incrementa esa informalidad, ¿no, Carlos? Que ahí hay un mito que tenemos que tocar. No sé que nos puedas platicar también ahí.

    Dr. Carlos Noriega: Mira, dos cosas que te quisiera contar. Primero, la informalidad es el resultado de muchas variables, una de ellas es el diferencial entre el costo laboral para el patrón y el ingreso para el trabajador. Los impuestos y la seguridad social, que muchas veces se equipara en impuestos, hacen más grande esta diferencia. Entonces ese es el incentivo que tienen los patrones y trabajadores a evadir la seguridad social y entonces emplear de una manera informal.

    Pero esto es cierto en la medida en que el trabajador y el patrón lo ven como un impuesto. Pero cuando el patrón y el trabajador, sobre todo el trabajador, reconoce y entiende que las aportaciones de la seguridad social es una manera de pagarle el sueldo, pero pagárselo en servicios, no en dinero, y en servicios, algunos que puede usar cotidianamente como puede ser la guardería, y otros que son contingentes a que me quede desempleado, a que me enferme o a que llegue a ser viejo y no tenga otro ingreso, entonces el trabajador, si lo reconoce como tal, no lo vería como una carga y por lo tanto está más dispuesto a trabajar aún con este diferencial. Y eso regresa al tema cultural; es decir, en la medida en que el trabajador entiende que la seguridad social es parte de sus derechos, pero también es parte de la retribución que está recibiendo como resultado de su trabajo, de su servicio que está prestando al patrón, eso debe de ser menos.

    Entonces creo que regresamos a un tema de educación, de educación financiera, de cultura del retiro, y que debe ser de los dos lados, el patrón y el trabajador. En ese sentido yo creo que esta modalidad que hacemos para que las empresas no le representen al patrón una carga adicional a la que tenemos ahorita, se origina o nace precisamente de no crear un incentivo a la informalidad.

    Esto lo tenemos que complementar entonces con una estrategia de educación que el trabajador entienda, y creo que eso nos lleva tal vez al punto interesante y peculiar de esta reforma, porque el sector patronal propone una reforma donde él asume todos los costos.

    Y eso es algo, yo te diría inusual. Si vemos alrededor, creo que siempre el gobierno, los patrones y los trabajadores hemos dicho que esto puede ser proporcional, un gran esfuerzo equilibrado, etc. Yo aquí veo quizás 3 razones por las cuales los patrones ofrecieron esto:

    En primer lugar, yo creo que el sector empresarial sabe que un sistema de pensiones caduco o inviable financieramente va a llevar eventualmente a una decisión desordenada del gobierno que va a tener que subir impuestos. Más vale en ese sentido subirlos ordenadamente y con un propósito muy claro, pues yo creo que el sector patronal sabía que tarde o temprano tendría que hacer un esfuerzo.

    Segundo, yo creo que también el sector patronal ha entendido que la formalidad es un seguro para ellos. Si eres un trabajador que tiene la seguridad social, si se enferma, la seguridad social cubre al trabajador y no es responsabilidad del patrón. El patrón puede dejar de contribuir el tiempo que el trabajador está afuera sin que el trabajador pierda sus derechos y, por lo tanto, el trabajador se vuelve más productivo y fiel.

    Y yo creo que la tercera razón, muy importante, es que también el sector patronal ha cobrado una consciencia social que quizás antes no se tenía con esa claridad y, repito, el COVID pudo haber ayudado mucho en este sector.

    Hace unos años, yo visité Suecia y me reunía con la Confederación Patronal allá, y les preguntaba porque tenían además de la seguridad social hay acuerdos que representan la mitad de la aportación para el retiro, son acuerdos directamente del sector patronal y el obrero. Yo dije: “bueno, ¿por qué no se suman a la parte tripartita?”, y la respuesta fue muy importante; me dice “éste es un tema tan importante que no queremos que esté el gobierno porque se politizan las cosas”. Es decir, la responsabilidad patronal con el bienestar del trabajador es tan clara para un país que lo identificamos siempre como un país socialista, esa responsabilidad del patrón yo ahora la vi en el caso de México con la iniciativa del Consejo Coordinador Empresarial, muy específicamente su presidente Carlos Salazar, que lo dijo prácticamente con las mismas palabras: Nos preocupa el bienestar del trabajador integralmente, no nada más pagar un sueldo justo, no nada más cumplir con las obligaciones de ley; nuestra responsabilidad va más allá.

    Y creo que esta manera de haberlo planteado de las circunstancias en las que lo planteó fue muy relevante. Entonces sí creo yo que el hecho de que el sector patronal cobre esta consciencia, y lo digo como un reconocimiento hacia atrás y las tareas que nos quedan hacia adelante, y que ese reconocimiento que hace frente al gobierno para plantear esta reforma también lo haga al interior de cada empresa, que cada patrón le diga a su trabajador “te estoy pagando esta cantidad de sueldo y te estoy pagando esta cantidad a tu fondo de retiro, a tu fondo de salud”.  Sí creo que estamos haciendo un cambio muy sustantivo en hacer desde las Afores verdaderamente un instrumento que piense en los trabajadores de largo plazo.

    Álvaro Vertiz: Creo que al final tiene que venir muy alineado lo que decíamos, la parte de la aportación, pero si la aportación no está ligada a la parte de la tamadministración efectiva de ese dinero, no se llega a buen puerto.

    Carlos, y ya estamos llegando al final de este podcast, sin embargo, no quería terminarlo sin antes preguntarte dos cosas. Uno es, ¿qué mensaje le mandarías a los jóvenes que están escuchando y que como platicábamos no han pensado en este tema? Y, por otro lado, ¿cómo podemos sumarnos, no sólo como personas físicas, sino también como entidades; como BlackRock, etcétera,  a beneficiar la educación financiera, que creo que es el propósito que todos tenemos aquí, pero segundo también para el desarrollo financiero y el futuro de todos los mexicanos?

    Dr. Carlos Noriega: Mira, tú dices bien que un joven está pensando, y sobre todo los Millennials, más que tener un patrimonio, en gozar de los servicios, ahorita es comprar un teléfono, probablemente ni sea comprarlo, rentarlo; rentas un coche, rentas una casa. Para poder vivir del flujo, debes buscar esa certidumbre de largo plazo, es decir, que el joven le dedique un ratito a pensarse a sí mismo en el largo plazo, para poder gozar plenamente en el corto plazo que tenemos que tenerlo asegurado. Si no tengo asegurado el futuro, mi goce de consumir en el corto plazo se puede ver afectado de inmediato. Yo puedo perder el empleo y pierdo todo.

    Las Afores o el ahorro para el retiro es la manera de darle esa continuidad; a mi capacidad de disfrutar el corto plazo. Entonces creo yo que los jóvenes deben de pensar un poquito más en su recurso con esta visión de prevención. Los jóvenes como tú decías aceleran más en el coche que los viejos, los jóvenes a la mejor se desvelan más que los viejos. Creo yo que ese disfrute no debe de desasociarse de ser un poquito más conscientes, no usaría yo la palabra responsables, conscientes simplemente, y que vean, la verdad es que el sistema financiero ahora ofrece vehículos, instrumentos, mecanismos prácticamente para la necesidad de cada individuo. Yo soy agricultor y tengo ingresos tres meses al año, bueno, pues en esos tres meses a qué voy a hacer para que pueda vivir todo el año. Yo soy un joven que trabajo freelance, bueno, cómo aprovecho el freelance, qué beneficios tengo y qué debo hacer por si algún día como freelance pierdo el proyecto, pierdo el contrato que tengo. Entonces no ver con temor sino lo contrario, qué puedo aprovechar yo del sistema financiero que me dé un plus, que pueda llevar más allá mi ingreso para transformarlo en un consumo permanente, en un consumo a lo largo de toda mi vida. Y si pienso en el retiro porque tengo 25 o 30 años, pues qué mejor, pero por lo pronto que vea que puede sacarle un extra a su ingreso acercándose al sistema financiero.

    Y creo yo que, así como un joven, instituciones como BlackRock sin duda siendo la financiera más grande del mundo, teniendo todo un instituto de educación, todo un instituto de análisis, que el joven no vea con temor, que vea como una oportunidad más acercarse a instituciones como éstas, que puedan entender qué opciones tienen a su  disposición; ahorro a corto plazo, ahorro a largo plazo, si me preocupa la variabilidad de las tasas de interés o del tipo de cambio o de mi empleo, interrumpir el periodo, que se sientan financieros, así como todos nos sentimos políticos, opinamos de cómo se debe de gobernar el país, criticamos a nuestras autoridades, y también ahora todos nos hemos vuelto médicos en el COVID y ya sabemos exactamente cómo opera el virus, pues que hagamos lo mismo en la parte financiera, que nos interesemos y hablemos de que si la tasa de interés me ayudó y que si subió el precio del oro me perjudicó, divirtámonos aprendiendo. Creo que ese concepto de aprendizaje disfrutando en el sector financiero puede ser maravilloso.

    Álvaro Vertiz: Me encanta cómo terminamos esto, tienes toda la razón. Tenemos que seguir siendo o teniendo la iniciativa para tener, para encontrar mejores alternativas hacia el futuro.

    Carlos, muchísimas gracias por tu participación, creo que fue muy rica la conversación y aparte creo que llegamos a un punto en donde podemos explicar un montón de conceptos que luego si los lees en el periódico o si los lees en revistas especializadas, no pueden llegarse a entender, pero creo que nos ayudaste muchísimo a poderlo aterrizar y que podamos llegar y que nos pueda entender cada vez más gente.

    Pues muchísimas gracias.

    Dr. Carlos Noriega: El agradecido soy yo.

    Álvaro Vertiz: Nos vemos.

    Y para todos los que nos oyen, ojalá nos puedan acompañar en el próximo episodio de ENCUENTRO. ¡Gracias!

  • Álvaro Vertiz: Hola a todos y bienvenidos a ENCUENTRO. En el episodio de hoy, vamos a hablar de sostenibilidad, un tema que en los últimos años ha cobrado cada vez más importancia.

    Quiero agradecerle a Rocío Canal, Partner de Sostenibilidad en Deloitte México, por acompañarnos hoy. Rocío tiene más de diez años de experiencia en temas de sostenibilidad y como asesora a empresas en la definición, interpretación, implementación y en el reporte de estrategias de sostenibilidad alineadas con los negocios. Hoy vamos a platicar a fondo con ella sobre sostenibilidad: qué significa, por qué es relevante, y por qué y cómo incluirla dentro de nuestras estrategias.

    ¿Cómo estás, Rocío?

    Rocío Canal: Hola, Álvaro. Encantada de estar hoy con ustedes y muchas gracias por la invitación.

    Álvaro Vertiz: Bienvenida, y nos va a dar muchísimo gusto poder platicar contigo por un ratito sobre tus ideas alrededor de un tema tan relevante en estos días.

    Los lineamientos ESG están cada vez más presentes y son mencionados con más frecuencia como incidentes en la rentabilidad y el acceso al capital. El futuro y la sostenibilidad global son temas que se discuten dentro de las estrategias de las empresas. Quisiéramos entender mejor este cambio estructural, y me gustaría tomar un paso atrás para que nos expliques qué es ESG y qué conlleva tener una práctica ESG.

    Rocío Canal: Perfecto. Yo creo que es importante, sí, para poder conversar de ESG, entender perfectamente qué es lo que significa.

    El término ESG se refiere a tres siglas importantes: Environmental, Social y Governance, lo que en México llamamos como ASG: Ambiental, Social y de Gobernanza. Vamos a platicar un poquito de cada uno de ellos, vamos una por una, y vamos a platicar en el contexto de una empresa. En el contexto de una empresa el tema ambiental, el tema social y el tema de gobernanza cada vez están cobrando mayor importancia.

    ¿A qué nos referimos con la letra E o con el tema ambiental? Nos referimos a cómo una empresa identifica, mide, gestiona y reporta sus impactos ambientales. Lo estábamos platicando anteriormente, Álvaro, no es solamente que una empresa plante arbolitos ni dé donativos a organizaciones que se dedican a temas verdes, no. Es integrar el tema medioambiental en su operación.¿cuáles son mis impactos ambientales?, ¿cómo los puedo reducir? y obviamente ¿cómo puedo generar valor a través de esa reducción? Estamos hablando aquí de temas, como decíamos, como energía, como huella de carbono, como combustibles, como agua. Cada una de las empresas tiene que hacer su propio análisis de cuáles son sus impactos ambientales y de qué tiene que hacer para reducirlos.

    El segundo tema es el tema social, y se refiere principalmente a tres cosas:

    Primero, lo que es lo social interno, el capital humano, la gente que pertenece a una empresa; lo segundo, cómo la empresa impacta favorablemente y promueve el desarrollo de las comunidades en las que opera. Es decir, hacia adentro, que es los primero, cómo cuido yo a mi gente, cómo busco el desarrollo, cómo busco las oportunidades, cómo genero diversidad y equidad, cómo me preocupo por la salud y seguridad de mi gente, etc. Y hacia afuera, cómo busco que mi operación impacte positivamente también en los temas sociales que son importantes. Y el tercer tema también muy importante es lo que yo vendo, ¿mi producto o mi servicio está verdaderamente generando valor en los consumidores y en la sociedad? Y regresamos a los mismos temas. Estos temas sociales se deben identificar, se deben de medir, se deben de gestionar y también se deben reportar.

    Y finalmente el tema de la G, de lo que es “governance” o la gobernanza de una empresa, y es un tema también sumamente importante para la sostenibilidad de una organización. Se refiere principalmente a lo que es el gobierno corporativo, ¿quién manda en esta empresa?, ¿los líderes que tengo yo en la empresa son las personas adecuadas y están en los puestos adecuados?, ¿cómo se toman las decisiones en la empresa?, ¿qué tipo de comités tengo?, ¿qué tipo de gente tengo en los puestos directivos?, ¿cuál es el propósito de la empresa?

    Bueno, ya fue una respuesta muy larga, pero creo que este contexto era muy importante para poder seguir con la conversación y entender bien de qué hablamos cuando nos referimos a ESG. No es las acciones aisladas, no es la filantropía, no es el asistencialismo, es verdaderamente el desarrollo hacia afuera y hacia adentro de la organización.

    Álvaro Vertiz: Muchísimas gracias, Rocío. La verdad es que nos ayuda muchísimo entender que el abanico que comprende ESG no solo es el ambiental, y dentro del ambiental solo un pedacito, sino al contrario. Tiene un componente muy importante en cuanto a cómo la empresa se comporta con el ecosistema completo.

    Creo que hay datos muy interesantes, diciendo lo que tú decías, la empresa no es que eche dinero al vacío invirtiendo en temas de ESG, sino al contrario. Creo que lo que te permite y los datos que hemos visto y comprobado de diferentes estudios es que las prácticas ESG muestran una relación directa con la salud financiera de una empresa.

    Rocío Canal: Completamente. Y además justamente en esta coyuntura o en esta contingencia que nos ha tocado vivir a todos en los últimos meses, yo creo que en estos tiempos tan complejos que estamos viviendo hay varias investigaciones que definitivamente demuestran que las empresas sostenibles han demostrado ser más resilientes. También hemos visto cómo los inversionistas en tiempos de incertidumbre suelen refugiarse en inversiones ESG. ¿Por qué? Por la tranquilidad y confianza de que esta organización está identificando riesgos, y nosotros decimos “bueno, identificar riesgos igual a evitar sorpresas”; y yo creo que hoy en el ámbito financiero, especialmente para los inversionistas, lo último que queremos son sorpresas adicionales a las que ya nos ha tocado vivir.

    Yo creo que en los últimos años nos ha tocado ver también casos de la vida real, y creo que eso nos ha hecho aprender lecciones importantes de que tenemos que identificar los riesgos, todo lo que platicamos en la pregunta anterior para definir ESG, se traduce en riesgos. Entonces estamos hablando de riesgos, no estamos hablando, como decimos a veces, de un “nice to have”, de una práctica que nos da buena reputación; estamos hablando de verdadera gestión de riesgos, de cambio climático, de temas sociales, de salud y seguridad de nuestra gente. Y eso, cuando lo tenemos bien gestionado, nos va a hacer una empresa mucho más resiliente y nos va a hacer una empresa mucho más atractiva y que va a dar más certidumbre a los inversionistas.

    Álvaro Vertiz: Totalmente de acuerdo contigo, Rocío. ¿Qué datos van tomando la sociedad, las empresas, las autoridades, reguladores, etc, en cuanto a la relevancia que toma el tema de ESG en nuestro día a día?

    Rocío Canal: Mira, yo creo que es muy importante. En primer lugar, creo que un tema regulatorio que es cada vez más estricto y que está cada vez más enfocado o interesado en los temas ambientales, sociales y de gobernanza.

    Estamos viendo hoy políticas gubernamentales que están impulsando la inversión sostenible en México, por ejemplo, la CONSAR ya está exigiendo a las Afores que para el 2022 incluyan criterios ESG y métricas específicas en sus procesos de inversión. Esto ha hecho que las Afores replanteen mucho sus procesos de análisis, de riesgos y de inversión, y están poniéndose las pilas desde  ahorita.

    Entonces vienen las políticas gubernamentales, que son importantísimas; en segundo lugar lo que ya habíamos hablado de la gestión de riesgos. Yo creo que el hecho de estar gestionando estos temas estamos gestionando también estos riesgos, y un poco reforzar que hay riesgos reputacionales que hoy preocupan mucho a los puestos directivos de la organización, y que tenemos también riesgos ambientales, riesgos sociales, y como inversionistas nos interesa mucho tener claros cuáles son estos riesgos.

    Depués vemos también el tema de los millennials. Yo creo que los cambios demográficos y los cambios culturales que están sucediendo en las organizaciones a raíz de la incorporación de los millennials a la fuerza laboral creo que son muy importantes. Yo creo que los millennials representan aproximadamente el 35% de la fuerza laboral, y los millennials están muy conscientes de la sostenibilidad. Y para dar datos más concretos, los millennials son hoy el segmento de la población que más rentabilidad ha obtenido de sus inversiones. Estamos hablando de un 5.8% versus entre 4.9 y 4.6 de la generación X y de los baby boomers. Esta es una tendencia clara y creo que es un tema que como hemos platicado, no es una tendencia, no es una moda, es una forma diferente de operar y de invertir.  

    Álvaro Vertiz: Cuando platicas de esto, siento que estamos hablando por ejemplo, de la frase muy mexicana “El tren está pasando, hay que subirse”. Si no te subes, creo que vas a perder un montón de oportunidades. Y también me recuerda mucho a varios puntos que tocaste sobre lo que estamos viendo en la actualidad. Creo que todos queremos que los inversionistas puedan ver riesgos sostenibles en sus inversiones.

    Un estudio reciente también revela, por ejemplo, que el 20% de las acciones con mejor calificación ESG han mejorado en el mercado de Estados Unidos por 5 puntos porcentuales, a las acciones de empresas que no tienen una política ESG clara. Y esto por ejemplo, creo que demuestra con datos duros el porqué las políticas ESG funcionan, no solo en relación al aporte que esa empresa está haciendo al ecosistema, a sus personas, a sus trabajadores, inversionistas, accionistas, sino al contrario. Creo que al final esto tiene como una calle de dos vías. La empresa aporta al mundo, como a mi me gustaría verlo, pero el mundo también aporta a la empresa a través de confiar en ella y poner su dinero a trabajar junto con ella.

    Rocío Canal: Otro dato interesante, el 84% de los propietarios de activos en el mundo hoy están valorando o están ya invirtiendo en los vehículos de ESG.

    Morgan Stanley también a través de su Instituto para la Inversión nos dice que el 65% de los inversionsitas individuales está seguro que la inversión sostenible va a crecer en los próximos años. Podemos mencionar muchos estudios, hay muchas cifras que nos prueban y que nos validan el hecho de que la inversión sostenible es importante y es un tema para quedar.

    Álvaro Vertiz: Y ahora que mencionas todas esas cifras, BlackRock México ha sido súper vocal al respecto, desde la publicación de la carta que hizo nuestro CEO Larry Fink hacia CEO’s y hacia el público general:

    BlackRock este año nos fijamos la meta de aumentar diez veces nuestros activos bajo administración sostenibles, de 90 mil millones de dólares a más de un billón de dólares.

    Rocío Canal: Así es. Es para mi, sin duda una decisión inteligente, es una decisión responsable y es una decisión que va a generar cambios y que va a generar desarrollo. Si las instituciones financieras empiezan a poner reglas y empiezan a poner estándares de inversiones ESG, pues esto forzosamente va a obligar a las empresas y a todos los sectores a que empiecen a gestionar estos temas para poder obtener esa inversión.

    Yo creo que en muy poco tiempo las empresas financieras van a tener que migrar a este esquema porque, si no migran a este esquema, pues van a perder clientes, van a perder credibilidad y van a perder fidelidad de clientes; y yo creo que más allá de clientes, de stakeholders en general.

    Álvaro Vertiz: Totalmente de acuerdo contigo. Y qué bueno que abres ese tema, porque entonces las empresas otra vez, tomando la analogía del tren, creo que están muy a tiempo de tomar todas estas oportunidades y poder obtener mucho más atención en cuanto a las inversiones que pueden obtener.

    Rocío Canal: Sí. Ayer estábamos justamente en una reunión con nuestro CEO. Nos estaba conversando que en una reunión global con el CEO global les presentó una especie de caricatura donde está una ciudad y viene una ola muy grande que es el COVID, y parece que esa ola va a comerse la ciudad, pero detrás de esa ola grande – se empieza a ampliar la imagen – viene otra mucho más grande que es el tema de sostenibilidad y el tema del cambio climático. Entonces el mensaje es, si esto ha sido relevante para nosotros, los temas ambientales que vienen en los próximos diez años lo van a ser mucho más, y las afectaciones que pudieran tener en los procesos productivos de las empresas, en las inversiones de las empresas, en la reputación de las empresas, van a hacer una ola mucho más grande de lo que hoy estamos viviendo. Entonces creo que esa analogía de subirte al tren es una muy buena analogía. Hay empresas que son líderes, que hacen las cosas no solamente porque son lo correcto, sino porque son las decisiones de negocio adecuadas; y hay otras que se esperan a que otros tomen esas decisiones y se suben al último vagón del tren o acaban sin subirse al tren. Y yo creo que vamos a ver las consecuencias de ello en un no muy largo plazo.

    Álvaro Vertiz: Muchas gracias, Rocío. La verdad es que me gustaría tomar esta oportunidad para que platiquemos de un tema que creo que muchas personas se estarán preguntando, y es el tema de la resiliencia en portafolios sostenibles. ¿Qué opinas al respecto? ¿Nos podrías ayudar con un poquito más de información sobre por qué consideramos que un portafolio sostenible es más resiliente que un portafolio normal?

    Rocío Canal: Yo creo que lo hemos dicho ya varias veces. Esto no es esto una tendencia ni una moda, esto es una forma de operar que nos alcanza. Creo que en forma de conclusión o de recomendación hacia los inversionistas, creo que la inclusión de criterios ESG en su portafolio no está de ninguna manera peleada con la rentabilidad, sino todo lo contrario. Antes pensábamos “o invierto en una empresa que me va a dar mucha rentabilidad o invierto en una que está haciendo las cosas adecuadamente”. Y con el tiempo hemos visto que uno necesariamente implica lo otro. Están juntos estos dos temas de responsabilidad y de rentabilidad, pero una empresa que hace las cosas bien es una empresa que necesariamente va a recibir el resultado de ello y además que va a permanecer en el tiempo.

    Hablamos también de los índices. ¿Por qué existe el Dow Jones Sustainability Index? ¿Por qué el FTSE for Good? ¿Por qué el Bovespa? ¿por qué el IPC Sostenible? Porque los inversionistas lo están pidiendo, porque los inversionistas tienen la enorme capacidad de decidir si se van solamente por el tema económico o financiero, o si además hacen que su dinero pueda producir un bienestar común. Yo creo que la inclusión de los criterios ESG mejora la inversión, fortalece la inversión y además la hace permanecer fuerte en el tiempo.

    Álvaro Vertiz: Creo que en resumen, a mí me gustaría cerrar algunas ideas. Me gustaría cerrar la idea de que una inversión sostenible es una buena inversión. La segunda idea que podemos decir es, es muy importante la parte de la “E” dentro del ESG, en cuanto al tema ambiental, pero no podemos olvidarnos de la “S” social o la parte de gobierno corporativo, de la “G”.

    Creo que también tenemos que recordarnos que hay un gran componente relacionado con la parte de cómo las empresas toman decisiones, atacan la corrupción, se vuelven más transparentes, aportan a la comunidad, aportan también a sus trabajadores y a sus accionistas.

    Un punto que me gustaría cerrar es, tenemos una muy buena oportunidad de hacer cambios relevantes que sugieren un mejor futuro para nuestros hijos y para la sociedad en general, y por otro lado también estamos en un muy buen momento para dirigir nuestras inversiones a un buen puerto, y que esas inversiones puedan darnos un muy buen resultado, un resultado resiliente a lo que estamos viviendo y lo que nos va a tocar vivir en el futuro, y que estamos a tiempo de corregir y reaccionar.

    Rocío Canal: Completamente, y en cuanto a lo primero que comentas, muy importante. Yo digo que son tres patas: imaginemos una mesa que tiene tres patas, o cualquier estructura que tiene tres patas. Está el tema ambiental, el tema social y el tema de gobernanza. No por gestionar uno y dejar los otros dos, esa mesa va a ser sostenible o se va a poder mantener firme. Creo que son los tres, y hay que encontrar el balance entre los tres, porque qué inversionista va a querer poner su dinero en una empresa hoy que sabemos que a lo mejor no está dando las condiciones adecuadas a su gente, o que está a lo mejor contratando a niños, o que tiene temas de salud y seguridad y que está poniendo a su gente en riesgo. ¿Por qué? Porque son los riesgos, pero también porque es la forma adecuada de trabajar, porque el primer motivador para una empresa desde luego debe ser hacer las cosas bien, porque es lo correcto; pero también, como tú bien decías, la inversión responsable paga. La sostenibilidad paga, y se lo decimos a nuestros clientes. Vas a ver cómo en la gestión de estos temas eventualmente te va a redituar en cosas buenas. Hoy ya no es sólo la gente, ya nuestros clientes nos están pidiendo cuentas claras, no solamente ya de gobernanza, no solamente de cómo estás gestionando los temas ambientales, también de qué condiciones y de qué beneficios y de qué oportunidades le estás dando a la gente, de qué capacitación, etc. Y al final, es una sinergia. Esto se tiene que volver un círculo virtuoso en donde esto debe de ser relevante para todos, debe ser relevante para la fuerza laboral, debe ser relevante para las empresas y debe de ser relevante para los inversionistas. Y cuando encontremos que esto verdaderamente va a ser un tema fundamental para todos los actores, entonces vamos a ver cómo la aguja se va a mover en forma muy importante.

    Y lo que decías también de la coyuntura y de este momento tan bueno para subirse al tren, pues nos ha enseñado muchas cosas estos cuatro meses de contingencia, pero nos han enseñado sobre todo que, nos ha tocado ver empresas que hacen cosas muy bien, que están aportando a la sociedad, que están cuidando mucho a su gente; y nos ha tocado ver tambien casos contrarios. Al final de cuentas, esto nos ha dado muchas lecciones, pero sobre todo yo creo que la lección más importante es “mis riesgos”. Aquellos que estaban preparados para estos riesgos y que tenían una gestión adecuada de riesgos son los que hoy están saliendo adelante; digamos, mucho más fácilmente. Yo creo que es un tema obviamente difícil para todos, pero hemos visto cómo aquellas empresas con gestión de riesgo, con propósito, con estrategias de sostenibilidad, están saliendo de esta crisis y lo harán en forma mucho más efectiva y rápida.

    Álvaro Vertiz: Oye, Rocío, qué mejor manera para terminar este podcast diciendo que hacer el bien, paga. Creo que así podemos resumir mucho de lo que platicamos el día de hoy.

    Solo me queda agradecerte por tu tiempo. Creo que la gente que nos está escuchando sin duda va a tener muchísimo más conocimiento de la materia y sobre todo más elementos para invertir de manera más correcta, y por otro lado también mitigando los riesgos, que es parte de lo que tú decías.

    Rocío Canal: Encantada. De verdad ha sido un gusto participar con ustedes y agradezco a todo el equipo de BlackRock la invitación y, bueno, seguiremos trabajando y seguiremos haciendo cada quién lo que nos toca desde nuestra trinchera para que este tema verdaderamente genere el bien, el bienestar y genere el impacto que estamos esperando que se genere con él. Asi que muchas gracias y felicidades también a BlackRock por este tipo de iniciativas.

    Álvaro Vertiz: Gracias. Y a todos los que nos están escuchando muchas gracias por su tiempo, y nos vemos en un mes. Hasta luego.

  • Álvaro Vertiz: Bienvenidos a ENCUENTRO, el podcast de BlackRock México. Soy Álvaro Vértiz, Director de Estrategia en BlackRock y moderador de este espacio, al que les doy la bienvenida. ENCUENTRO es un espacio en el que hablaremos con todo tipo de líderes empresariales sobre temas de educación financiera, esenciales para cualquier empresa, individuo y emprendedor.

    En la sesión de hoy vamos a hablar sobre resiliencia y la importancia que tiene tanto para nosotros como seres humanos, y sobre su importancia como elemento para nuestro progreso y éxito, así como su integración en las estrategias corporativas y de inversión.

    Resiliencia se define como la capacidad de un ser humano para superar circunstancias adversas y desfavorables como las que estamos experimentando ahora con la pandemia del COVID-19, esto para poder navegar la situación de manera proactiva y obtener resultados favorables en el futuro. Hoy más que nunca, es importante ser resiliente para enfrentar la adversidad, encontrar oportunidades y salir adelante fortalecidos.

    Albert Einstein decía “en medio de la dificultad reside la oportunidad”.

    No hay nadie que comprenda mejor el tema o alguien que nos pueda ayudar a entender este concepto como Juan Alberto Leautaud. Juan Alberto fue fundador y Director de Operaciones de I2. I2 fue adquirida por BlackRock en 2015, y ahora Juan Alberto encabeza el área de Infraestructura para México y Latinoamérica.

    Bienvenido, Juan Alberto.

    Juan Alberto Leautud: Muchas gracias, un placer estar aquí con todos ustedes.

    Álvaro Vertiz: Buenísimo. Oye, y algo muy interesante y que tenemos aquí todos en común y es que como mexicanos hemos enfrentado durante toda nuestra historia muchos momentos definitorios, y en donde la resiliencia de los nuestros jugó un papel fundamental. ¿Qué nos puedes contar sobre nuestra cultura con respecto a la resiliencia?

    Juan Alberto Leautud: Claro que sí, Álvaro, con mucho gusto. La pregunta de la historia así como de México y la resiliencia es verdaderamente amplia, pero tratando de abordarla en corto, creo que tenemos una narrativa clásica de México como un país que aguanta mucho. Aguantamos la conquista, aguantamos un movimiento independentista muy desdibujado que culminó con un emperador, tuvimos un siglo XIX tremendamente traumático con pérdida del territorio, tratando de forjar nuestra identidad, un siglo XX que empezó con una guerra civil y culminó, diría Vargas Llosa, con “la dicatadura perfecta”, para después llegar al siglo XXI en un larguísimo parto de la democracia mexicana.

    Pero esta misma historia igual y la podemos ver con un lente quizás de resiliencia al tema que nos ocupa hoy, y me parece que es una de adaptabilidad y crecimiento, ¿no? Entonces estas mismas etapas que te acabo de contar veámolas con este lente. Asimilamos una nueva cultura y creamos una mezcla nueva con una identidad que no existía. Nos sobrepusimos a dos invasiones extranjeras y logramos un gran y largo periodo de prosperidad que duró hasta finales del siglo XIX. Supimos después encauzar institucionalmente una guerra civil que fue de las más largas del mundo, que también dieron origen a un largo periodo de estabilidad y crecimiento. Y más recientemente, como país nos logramos abrir, yo te diría exitosamente a través del Tratado de Libre Comercio, abrir al resto del mundo y competir exitosamente en él, al tiempo que construimos una serie de instituciones democráticas que nos han permitido darle una plataforma sólida al país.

    Yo, digamos en resúmen, así como darte mi opinión de por qué la resiliencia es importante para México, ninguna de todas estas transformaciones, de todos estos eventos, ha sido fácil. Pero creo que de todas hemos, como país, salido fortalecidos, ¿no?

    Álvaro Vertiz: No, y esto la verdad es que es súper interesante porque sí, México, ya sea a través de conflictos políticos, bélicos, sociales, siempre ha sabido salir adelante, ¿no? Un ejemplo que a mí me encanta es que pensamos, por ejemplo, el terremoto de 1985 era un gran ejemplo de cómo la sociedad se organizó y nos ayudó a ser empáticos y resilientes. Pero por otro lado en el 2017, se repitió la historia desgraciadamente el mismo día, otra vez un terremoto de gran escala nos llevó a recordar esos tiempos tan dolorosos pero la sociedad, como tú mencionas, salió adelante y hoy estamos donde estamos. Desgraciadamente hoy tenemos el tema de COVID-19 que otra vez nos pone a prueba. Y esa prueba seguramente, conforme lo que nos estás platicando, Juan Alberto, la vamos a superar, porque como mexicanos siempre lo hemos podido hacer.

    Si me permites, Juan Alberto, me gustaría ahora llevar el concepto de resiliencia a la parte de inversión. Quisiera entender cuál es tu percepción o cuál es tu lectura sobre por qué ser resiliente también en cuanto a la forma en que invertimos es sumamente importante. ¿Nos podrías platicar un poco?

    Juan Alberto Leautud: Sí, claro, con mucho gusto. Quizás, déjame empezar rescatando la definición que citaste y tratando de enmarcar en este contexto de inversiones. Creo que, si pensamos en resiliencia como avanzar en la consecución de nuestros objetivos, y no solo resisitiendo a los cambios en el entorno, sino aprovechándolos para crecer y para mantener la consecución de esos objetivos, yo te diría que desde mi punto de vista, la receta de la resiliencia en el mundo de las inversiones tiene tres partes.

    Por un lado, obviamente hay que definir esos objetivos. En segundo lugar hay que contar con una caja de herramientas amplia y diversa que permita enfrentar justamente los cambios en el entorno. Y en tercer lugar creo que hay que buscar la mayor calidad en esas herramientas.

    Entonces, por ejemplo, en el tema de inversión, pues primero hay que definir objetivos, hay que aclarar, para cada persona y para cada institución esto puede ser distinto, puede haber objetivos de plazo, corto o largo plazo, de liquidez, de controlar la exposición al tipo de cambio, y cada uno de esos te lleva a diferentes caminos, en términos de conseguir resiliencia.

    En segundo lugar, te decía que hay que tener una caja de herramientas, que yo creo que debe ser amplia y diversa.

    Pero no hay que dejar de lado el tercer objetivo, que es el tercer elemento de la receta, que es la calidad, y aquí sí pues el comercial a la casa. BlackRock puede no ser el único gestor de inversiones en México o en el mundo, pero sin duda yo pienso que es el mejor. Y entonces la conjunción de estas tres cosas en el mundo de las inversiones -tener objetivos definidos y claros, contar con una caja de herramientas amplia y diversa, y buscar la mayor calidad posible- creo que es lo que te lleva a tener un resultado resiliente en términos de tus inversiones.

    Álvaro Vertiz: La verdad es que estos tres últimos puntos que mencionas sin duda son sumamente importantes para poder tener una estrategia completa y resiliente, sobre todo en temas y en momentos tan complicados como los que estamos viviendo.

    Quisiera ahora pasar a un tema o a un plano más personal, y a un plano mucho más individual, y llevar ahora de la inversión al ser humano. ¿Por qué ser resiliente puede ser muy relevante y sumamente importante?

    Un ejemplo de resiliencia en un ser humano a mí se me ocurre que puede ser Nelson Mandela. Nelson Mandela, 27 años en la cárcel, sufriendo de censura, sufriendo de varias limitantes en el gobierno que en ese momento imperaba en África del Sur. Nos lleva a entender cómo después de tanto tiempo de estar contra la pared sale adelante y se convierte en un valuarte importantísimo para la libertad y los derechos humanos en el mundo. Entonces, tomando un ejemplo como estos  y trayéndolo al plano aterrizado y actual, ¿qué nos podrías platicar respecto a ser, y la importancia de ser resiliente en estos momentos?

    Juan Alberto Leautud: Pues mira, la importancia de ser resiliente, yo creo que es importante en estos momentos y en todos los momentos. Sin duda hoy la vemos y la sentimos de forma muy exacerbada. Yo hablo con mis colaboradores, con mis colegas en BlackRock, con los miembros de mi familia, con mis hijas. Creo que cuando hablamos de resiliencia, ya sea formal o informalmente, caemos en estos mismo tres elementos de la receta. El tema de objetivos, de tener una caja de herramientas diversa y de perseguir calidad.

    A nivel individual, los objetivos yo creo que no hay nada que los cristalice mejor que encontrar un propósito. Me parece que en el podcast pasado Samantha y tú hicieron un trabajo excepcional de tocar el tema de desarrollar un propósito a nivel individual. El propósito es lo que te lleva a la resiliencia la final del día, es lo que te impide o te permite no estar a la deriva cuando se van sucediendo los acontecimientos externos.

    Después, me parece que a nivel individual también hay un tema de cajas de herramientas, que yo te diría que ahí tienen tanto elementos internos como externos. ¿Qué caja de herramientas internas tenemos? Pues tenemos habilidades viejas que hay que desarrollar y hay que cultivar, y también tenemos yo creo todos la necesidad de ir desarrollando nuevas habilidades. Esta pandemia nos ha dado este encierro, nos ha dado oportunidades de creo que tomar nuevos puntos de vista para desarrollar nuevas habilidades, ya sea no sé si sea cocina, de hacer deporte, de lectura; pero el desarrollo de habilidades nuevas como una parte de las herramientas internas me parece que es algo que te lleva a resiliencia en el plano individual.

    También me parece que las herramientas externas son igualmente importantes. Y ahí yo te diría, me parece que todos debemos tener y cultivar una red social que nos dé apoyo y que contribuya a esa resiliencia. Esa red social, me parece que tienes que buscar una red que te complemente, que sean personas diferentes a ti en cierto sentido, con habilidades, con prioridades, con valores que sean compatibles pero no necesariamente idénticos, y eso te va a dar resiliencia.

    Y finalmente, creo que a nivel individual también aplica en la receta de resiliencia el factor de calidad. Y ahí yo te diría que hay que tener calidad con uno mismo. Calidad en tu alimentación, calidad en el deporte, hay que tener suficiente sueño. Hay por ahí una estadística que dice que a mayor edad, mayor resiliencia, y entonces el 71% de los baby boomers reportan ser resilientes, el cincuenta y tantos por ciento de la generación X, y yo ahí, me parece que más que otra cosa es producto de la paciencia y de la tenacidad de seguir en ello.

    Álvaro Vertiz: Muchas gracias, Juan Alberto.

    Pasando al siguiente punto, Juan Alberto, y me gustaría escuchar cuál es tu opinión y sobre todo cómo lo aterrizas en el tema empresarial. Como sabemos, muchas empresas que hemos visto a lo largo de la historia han estado a punto de fracasar o lo que parece ser una crisis importante, y de repente salen adelante y con mucho mayor fuerza a la que tenían. Entonces sería bueno escuchar tu opinión.

    Juan Alberto Leautud: Claro que sí. Yo creo, Álvaro, que el tema de resiliencia empresarial hay que verlo en primer lugar tomando un poco de distancia. Creo que el objetivo central de un empresario o de una empresa tiene que ser sobrevivir, tiene que ser seguir estando. Todo lo demás, el éxito, el reconocimiento, desde luego el dinero, viene después.

    Te doy un dato interesante: la resiliencia empresarial, digamos, como media de vida, ha disminuido de hecho en los últimos 100 años. En 1930, una empresa exitosa había durado 90 años; para 1990 este número ya eran 25 años y para el 2020 debemos andar alrededor de 18 años o así. La resiliencia está disminuyendo, y yo creo que esto es porque el entorno está cambiando cada vez más rápido. Pensemos en este 2020, fíjate todos los cambios que estamos viendo. Tenemos obviamente el COVID-19 y la pandemia que todo eso ha representado, pero también tenemos populismos, desigualdad creciente, la evolución tecnológica. Todos estos cambios hacen más difícil lograr la resiliencia empresarial. Y yo creo que hay que regresar a los principios básicos, a este tema de ver la resiliencia en función de los objetivos, la caja de herramientas, la calidad con que lo abordamos. Y quizás la pregunta es, ante esta realidad que sucede cada vez más rápido, ¿qué cambios tenemos que hacer?

    Y entonces, por ejemplo, en el tema de objetivos, históricamente las empresas habíamos buscado la famosa maximización del valor. Quizás nunca más ejemplificada que en el precio de las acciones, pero la maximización del valor. Y el cambio que podríamos apreciar hoy en las empresas que buscamos la resiliencia obviamente sigue siendo la de maximizar el valor, pero creo que ahora las empresas como BlackRock buscamos no solo maximizar el valor de nuestra empresa, sino hacerlo buscando el máximo valor de la empresa y de nuestro entorno en el largo plazo. Esto con un enfoque de respeto al medio ambiente, de involucramiento con la sociedad, de prácticas de gobierno corporativo correctas.

    También está el tema de qué cambios hay que hacerle a nuestra caja de herramientas. Las empresas de hoy, para ser más resilientes, tienen que incorporar las nuevas tecnologías, cosas como inteligencia artificial, telecomunicaciones, machine learning. Me parece que lo que va a distinguir a unas empresas de otras a la resiliencia es la habilidad para adoptar estas nuevas tecnologías.

    Y finalmente la calidad, yo creo que este es un objetivo que menos, o el elemento de la caja, de la receta para ser resiliente que menos ha cambiado en lo fundamental pero que más importancia ha adquirido. Y la calidad para mí tiene que ver con atraer, motivar y retener al mejor talento posible, y eso implica obviamente tener una cultura que abraza la diversidad, que reconoce y premia el talento, que da empoderamiento a las personas. Ahora sí que a mí me encanta decirte que hace el tipo de cosa que hacemos en BlackRock. Entonces, creo que el adaptar estos elementos de objetivos, caja de herramientas y calidad es algo que va a contribuir a la resiliencia empresarial en este mundo que se acelera cada vez más.

    Álvaro Vertiz: Buenísimo, Juan Alberto, mil gracias.

    Y ahora la pregunta del millón para ti. En lo personal, Juan Alberto, ¿qué nos podrías platicar de ti que te ha hecho más resiliente. Y si nos puedes dar también algunos tips para llevarlos a nuestra vida diaria. Creo que los que nos están escuchando nos encantaría conocer un poco más de ti en esa parte.

    Juan Alberto Leautud: Pues mira, algo que me ha hecho yo te diría resiliente es ver las cosas que suceden a tu alrededor, las puedes ver con un lente de optimismo o con un lente de pesimismo. En mi caso, como tú sabes, yo tengo una niña con discapacidad. Y para mí, el tener a Elena en mi vida yo creo que me ha contribuido de manera muy importante a ser alguien resiliente, a ser alguien que aprecia el mundo de una manera distinta, a ser alguien que mis objetivos se definen con mayor nitidez. Creo que Elena le ha aportado una serie de herramientas infinitas a mi como persona para enfrentar el mundo. Y qué decirte del tema calidad. Yo soy muy fan de mi hija. Pero todo tiene que ver con el lente con el que lo ves.

    Álvaro Vertiz: Híjole, Juan Alberto. La verdad es que nos pone la piel de gallina escuchar ese tipo de cosas y justo cómo puedes aprender de lecciones que la vida te puede poner delante y que de repente para gente que no tiene la trascendencia que tú estás mencionando puede ser tan difícil, pero por otro lado cómo puede para otros ser tu palanca de crecimiento y tu palanca de desarrollo y tu palanca de salir adelante y de ver las cosas como son, que son positivas.

    Mil gracias, Juan Alberto, por abrirte así con nosotros. La verdad es que nos encanta tener este tipo de diálogos abiertos.

    Juan Alberto, no me queda nada más que agradecerte por tu tiempo. Sin duda ha sido sumamente interesante escucharte y creo que vamos a poder poner todos en práctica lo que nos has estado platicando en diferentes formas

    A todos los que nos están escuchando, otra vez muchísimas gracias. Espero esto haya sido de su interés y los esperamos en nuestro siguiente capítulo de ENCUENTRO. Muchas garcias.

    Juan Alberto Leautud: Gracias a ti, Álvaro.

  • Encuentro” te abre la puerta a que despiertes a lo inesperado, a que encuentres una solución a lo que no entiendes, pero que sí necesitas.

    Nuestro podcast te invita a impactar tu entorno, y a transformarte entendiendo el aquí y el ahora.

    Cuando convergen puntos de vista, opiniones, aprendizajes y experiencias, las ideas se alinean. 

    Esto es “Encuentro” el podcast de BlackRock México.

    Álvaro Vertiz: Buenas tardes a todos. Estoy muy contento de darles la bienvenida a “Encuentro”, el primer podcast de BlackRock México. Soy Álvaro Vértiz y, para los que no me conocen, soy Chief Operating Officer de BlackRock México. Tengo más de 15 años de experiencia en el sector financiero y ahora soy conductor de este espacio en el que les agradezco nos acompañen.

    En esta plataforma estaremos platicando con todo tipo de líderes de negocios sobre temas de educación financiera, que son esenciales para cualquier empresa, individuo o emprendedor, pero también para cualquier persona que esté interesada en crecer su patrimonio y alcanzar sus metas financieras.

    Lo mejor de todo es que en este podcast escucharás la voz de BlackRock, empresa líder en la administración de activos a nivel mundial y en México, donde tenemos presencia desde 2008.

    En esta primera emisión nos acompaña Samantha Richardi, Directora General de BlackRock México. Ella recientemente fue nombrada por la revista Expansión como una de las 100 mujeres más poderosas de los negocios en México, y además lidera el Women’s Initiative Network en Latinoamérica e Iberia, y es miembro del comité directivo a nivel global de BlackRock.

    Ahora sí, bienvenida Samantha. Bienvenida a este foro, tu foro, y primero que nada, preguntarte cómo estás. ¿Cómo te sientes en estos momentos tan extraños que estamos viviendo?

    Samantha Ricciardi: Muchas gracias por la invitación, Álvaro. Creo que nos estamos ajustando todos a esta nueva realidad. ¿Tú cómo estás?

    Álvaro Vertiz: Muy bien, muchas gracias. Como tú, experimentando nuevas cosas todos los días, lo cual ha hecho de estos momentos algo sumamente enriquecedor y de aprendizaje. Y justo queríamos tocar base contigo y que nos platicaras un tema que creo que es fundamental desarrollar y entender como personas pero también como empresas, y sumamente relevante para efectos de BlackRock.

    ¿Cómo nos ayuda siempre tener presente nuestro propósito en el plano profesional y personal? Y quién mejor que tú, Samantha, que nos cuentes cuál es tu perspectiva y opinión sobre propósito, al ser una impulsora ejemplar en el tema y recalcando activamente la importancia que toma para nosotros el propósito dentro de BlackRock.

    Samantha Ricciardi: Gracias, Álvaro, por sacar el tema del propósito, y en ese sentido sí agradezco mucho el trabajar en una compañía como BlackRock, donde el tema del propósito es el centro de lo que hacemos.

    A lo mejor algunas de las personas que nos escuchan han leído las cartas que escribe Larry Fink, que es el CEO de BlackRock, sobre la importancia de que las compañías tengan el tema de propósito al centro de todo lo que hacen. Creo que históricamente se ha hablado de que el objetivo de las compañías es darle resultados a sus inversionistas, y sin duda eso sigue siendo algo muy importante; pero creo que donde estamos viendo un cambio importante en como deben de estar pensando las compañías, y sin duda Larry ha sido un gran impulsor de ese tema, es que tiene que ir más allá de darle resultados a los inversionistas, y ahí el tema de propósito toma gran relevancia.

    Tenemos que pensar en como agregamos a, y dicho en inglés, a los stakeholders. Nunca encuentro la palabra perfecta en español, entonces mi mejor manera de describirlo es, no solo es tus inversionistas, pero son tus empleados, son tus proveedores, es la sociedad y es la comunidad en que trabajas. Entonces todos nosotros como compañías y como individuos tenemos que pensar más allá en darle resultados a nuestros inversionistas, sino también a toda esta serie de jugadores que hacen parte de construir lo que hoy tenemos. Y en ese sentido, creo que para nosotros en BlackRock, sin duda nuestro propósito fundamental sí es darle bienestar financiero a las personas, pero eso va más allá de darle esos resultados a las personas en individual, sino también en pensar en todos nosotros como empleados y todas las comunidades que nos rodean y lo que hacemos alrededor de eso para que todos vivamos con ese propósito y vivamos en una mejor sociedad.

    Álvaro Vertiz: Y ahí, Samantha, creo que el propósito da mucho sentido de trascendencia, ¿no?, el decir en qué estamos utilizando nuestro esfuerzo, nuestras actividades, nuestro tiempo en mejorar no sólo a la sociedad sino nosotros como personas. Y en momentos como los que estamos viviendo creo que toma un rol mucho más importante en nuestro día a día y en nuestro actuar, desde un punto de vista, como lo comentabas, con nuestros clientes proporcionándoles mejores futuros financieros, pero también con la gente que trabaja junto con nosotros, la gente que está todo el día ayudándonos a realizar nuestras actividades. ¿Entonces cómo has visto que se posicione el tema de propósito o se amplifica con la situación de COVID que estamos viviendo? ¿Y cómo podemos utilizar estos momentos para reforzarlo y para volvernos mejores personas y ayudar a BlackRock a ser una mejor empresa?

    Samantha Ricciardi: Muy buenas preguntas, y sin duda en las últimas siete semanas han estado al centro de lo que hacemos, a lo mejor por pasos.

    Yo creo que principalmente BlackRock tiene este propósito de darle un mejor futuro financiero a todas las personas y en ese sentido creo que como nunca hemos en BlackRock, tanto a nivel global como en México, el acercamiento que estamos teniendo con nuestros clientes de qué hacer con su dinero en estos tiempos complicados y de cómo un poco mantener la visión de mediano y largo plazo y no dejarse llevar por situaciones, si quieres, de pánico o de tomar decisiones de muy corto plazo. Entonces eso es por la parte yo creo de los clientes. Para México sin duda desde que estamos todos trabajando en nuestras casas sé que nuestros equipos hemos estado hablando con más de 1,500 de nuestros clientes todos los días, entonces esa comunicación con clientes sin duda ha sido una parte importante.

    Creo que por el lado de nosotros como empleados, BlackRock de nuevo a nivel global, regional y México hemos puesto muchísimo énfasis en la comunicación. Todos nuestros líderes han sido muy enfáticos en ser muy transparentes con todos nosotros como empleados, desde qué está pasando, qué están pensando y qué sigue. Creo que eso no lo habíamos visto nunca antes porque creo que siempre estábamos pensando en grandes decisiones y se van comunicando poco a poco, pero desde que hemos entrado en esta situación yo he visto una comunicación de todos nosotros que llega a nuevos límites, pero sobre todo con mucha transparencia y todos siendo muy auténticos.

    Creo que cuando estamos todos corriendo en el día a día, vas por tus objetivos y es ahí a donde quieres llegar, y ahora que estamos todos pasando más tiempo en casa y tenemos que encontrar la manera de todos convivir en espacios confinados, sí es la parte de la empatía y estar mucho más dispuestos a entender y escuchas cómo se sienten los demás y ponerte un poco en sus zapatos, y dejar de pensar un poco en cuál es tu objetivo personal. Hay días que me sale muy bien, otros que admito que no me sale tan bien, pero sin duda es lo que sí me recuerdo todos los días que va a hacer que la convivencia sea mejor aquí, y sin duda debe de ser algo que me quiero llevar para el día que regresemos todos a una nueva normalidad, esta importancia de ser más empático, y creo que también más auténtico en cómo te comunicas con todos los demás.

    Yo creo que todos en la oficina nos ponemos el traje de oficina en todos los sentidos, y casi que quieres seguir un script que es el que usas en la oficina, y yo aquí sí he aprendido que también se vale y ha sido súper interesante irnos conociendo todos, tanto en la casa como con mis colegas, de una manera más transparente y auténtica.

    Volviendo a la parte de cómo contribuimos al resto de la sociedad y a la comunidad es, también anunciamos como BlackRock que comprometeríamos 50 millones de dólares a esfuerzos de ayuda del coronavirus, enfocándose mucho más en las necesidades inmediatas de los más afectados y abordando las dificultades financieras y el impacto social que traerá esta pandemia. Y también ahí lo traigo a mi y de lo que estamos haciendo en México. Como parte de ese fondo estamos usando también recursos de ahí para poder apoyar dos instituciones en México; una por un lado mucho más enfocada a la parte de comida con bancos de alimentos, que es algo que también hemos hecho tanto en Estados Unidos como en Europa como en la India; y por el otro lado también trabajando con la fundación del IMSS para poder apoyar en el tema de salud, que sin duda es primordial en estos momentos.

    Y finalmente, volviendo un poco más a nosotros como comunidad de BlackRock México y al tema que comentaste de cómo pensar no nada más en los empleados sino de toda la gente que nos ayuda a poder venir a trabajar todos los días, sé que estamos conjuntamente con la oficina pensando cómo ayudar a todas estas personas a poder seguir teniendo un empleo.

    Corte: Las compañias deben de mostrar el compromiso que tienen con los países, las regiones y las comunidades en las que operan, particularmente en relación con asuntos centrales para la prosperidad futura del mundo.

    Hola, mi nombre es Laura Ramos, Head de Compliance para BlackRock México, y la razón por la que amo mi trabajo es el propósito que tiene BlackRock para otorgar a sus clientes el mejor futuro financiero.

    Álvaro Vertiz: Buenísimo, Samantha. La verdad es que parte de las cosas que más ayudan como alguien que trabaja para una empresa como BlackRock es saber que la empresa esté tan comprometida con todos los aspectos de la sociedad. Pasando a un tema distinto, ¿qué recomendaciones harías a un inversionista?

    Samantha Ricciardi: Yo creo que sí voy a iniciar diciendo, y regreso a platicar de nuestro CEO, más recientemente salió que en sus 44 años de trabajar en el sector financiero nunca ha visto una crisis como esta, entonces sí creo que hay que resaltar que desafortunadamente sí estamos en un contexto particularmente difícil. No tengo tantos años como Larry, pero él lleva 44 años en esto y nunca ha visto algo parecido, yo en mis 20 sin duda tampoco he visto nada parecido. La crisis financiera del 2008 fue una situación muy diferente, sin duda con impactos similares en algunas cosas pero muy diferente porque era una crisis financiera, y esta es una crisis de salud y que con eso trae muchísimos más retos.

    Entonces creo que lo más importante es tener un portafolio diversificado. Creo que entrar de nuevo en pánico y decir “voy a salir a vender todo porque no sé qué va a pasar en el mundo” no es una buena idea de inversión. Creo que hemos visto históricamente que siempre tener portafolios diversificados a la larga van a acabar pagando, pero regreso a la palabra de “a la larga”. No podemos esperar que en los próximos seis meses ya vamos a tener muy claro cómo van a estar las cosas. Las cosas creo que están cambiando todos los días, los gobiernos alrededor del mundo y los bancos centrales alrededor del mundo están haciendo todo lo posible por poder contrarrestar esto y darle liquidez a los mercados y que la gente vuelva a consumir, pero va a tomar tiempo.

    Entonces, supongo que resumiría mi mensaje en dos cosas: uno es sí ten esa paciencia porque no vas a ver el cambio de un día para el otro; y la segunda es sigue teniendo, y si no lo tienes hoy, en diversificar tus inversiones y tu portafolio con una visión de largo plazo.

    Álvaro Vertiz: Algo que sería muy bueno saber y no sé qué opinas, es sobre todo la gama de productos que tiene BlackRock en cuanto a ETFs, fondos de inversión, etc., ¿cómo pueden acomodarse a ese individuo?

    Samantha Ricciardi: Claro que sí. De nuevo, creo que depende mucho de tus necesidades, de cómo construyes tu portafolio. Yo creo que de alguna manera siempre vas a tener necesidades de corto plazo, y para necesidades de corto plazo sin duda un fondo de inversión o un ETF de deuda de corto plazo puede resolver eso, porque tienes el tema de la liquidez, y mientras sigas teniendo el tema de la liquidez, vas teniendo un retorno interesante. Creo que hemos visto que el Banco de México ha seguido bajando sus tasas, pero sin duda el fondo de inversión o el ETF de deuda de corto plazo mexicana es un muy buen instrumento que tener para poder afrontar tus temas de liquidez pero teniendo un poco de ganancia.

    Álvaro Vertiz: Retomando el tema de propósito, Samantha, ¿cómo nos recomiendas tener una mejor perspectiva de cuál es nuestro propósito ya como personas? ¿Qué podrías comentar al respecto? ¿Cómo lo has hecho tú, cómo has evolucionado dentro de tu carrera profesional pero también con tu evolución personal? Sería muy interesante conocer esa parte de ti y tus recomendaciones.

    Samantha Ricciardi: Me quedo reflexiva, pero creo que, y es algo que últimamente he platicado más con mi hija más grande que tiene 14 años cuando hablamos de muchos temas, pero al final lo que lo he resumido y que creo que contesta también tu pregunta es que todos tenemos que encontrar qué nos apasiona, y eso va muy de la mano del tema de propósito, y creo que si encuentras eso y lo haces con propósito, hagas lo que hagas, lo vas a hacer muy bien y tú vas a estar feliz o completo con lo que estés haciendo. Y yo creo que lo que a mi sin duda siempre me ha guiado alrededor de la carrera y de haber vivido en diferentes lugares y demás es sí es ese sentido de propósito. Aquí hemos platicado del propósito como compañía, de pensar más allá de nada más los inversionistas y los clientes sino de aportar eso más a la sociedad y a la comunidad. Si hago un zoom-in a eso, uno de los temas que siempre me ha apasionado es la parte de impulsar la diversidad, y creo que lo mencionaste al principio, sí trabajo muy activamente tanto dentro de BlackRock como región para el tema de que haya más mujeres en el sector, pero también lo he hecho con colegas tanto de BlackRock como de otras mujeres en el sector financiero en México de cómo impulsar que haya una mayor diversidad en las compañías, en los consejos de administración, y eso sin duda sí ha sido algo que en el camino me ha acompañado mucho y es mi sentido de propósito muy personal, que es como el zoom-in de decir tener un propósito de cómo aportas más a la sociedad y cómo le das de regreso con todo lo que nosotros hemos podido tener, y mi manera muy personal de sí aportar ha sido en la parte de generar mayor diversidad, y creo que BlackRock México es un buen ejemplo. Hoy estamos creo que en el 42% de mujeres dentro de BlackRock, y creo que cuando volteamos a ver a las compañías financieras en México, el tema de la diversidad, y en las compañías en general en México, creo que todavía falta mucho por ahí, pero estoy convencida que con el trabajo que estamos haciendo tanto como BlackRock en impulsarlo con inversionistas, tanto con este grupo de mujeres que estamos impulsando el tema de mujeres en finanzas en México, podamos aportar al tema de la diversidad.

    Álvaro Vertiz: Para terminar, Samantha, como última pregunta, ¿qué consejo nos darías en estos momentos que estamos viviendo, para poder salir adelante y seguir teniendo el propósito muy presente en nuestra vida diaria?

    Samantha Ricciardi: Yo creo que el que más me ha servido es “sé bueno contigo mismo”. Si no lograste hacer las 58 cosas que pensabas que tenías que hacer en el día o en la semana, no es el fin del mundo. Sí creo que en estos momentos va a ser súper importante que todos nos sintamos bien con nosotros mismos y con lo que estamos logrando para así entonces poder apoyar y ser más empático y demás con toda la gente que te rodea. Creo que si estamos todos los días diciéndonos “no logré todo lo que me había propuesto que iba a lograr en este día o en esta semana”, sí creo que va a hacer que los momentos sean mucho más difíciles. Eso sin duda sí fue un muy buen tip que me dieron como dos semanas después de que iniciáramos a trabajar todos desde nuestra casa, y sí ha hecho una gran diferencia en cómo me he desenvuelto en las últimas cinco.

    Álvaro Vertiz: Súper valioso, Samantha. La verdad es que lo que nos estás compartiendo sin duda va a ser de muchísima utilidad. Ojalá puedan tener el concepto de propósito muy presente porque como vimos en la plática que tuvimos hoy con Samantha, es un elemento básico para seguir saliendo adelante, evolucionando y sobre todo convertirnos en unas mejores personas y también ayudar a nuestras empresas en convertirse en mejores contribuidores a la sociedad y a nuestro país.

    Samantha, te agradecemos muchísimo por acompañarnos a este, nuestro primer episodio de “Encuentro”, y sobre todo muchas gracias a las personas que nos escucharon. Espero lo hayan disfrutado y los esperamos en nuestra siguiente emisión.

    Samantha Ricciardi: Muchísimas gracias.

¡Compártenos lo qué te gustaría escuchar en los siguientes "Encuentros"!

Please try again
Nombre *
Please enter a valid first name
Apellido(s) *
Please enter a valid last name
Correo electrónico *
Please enter a valid email
Tipo de inversionista *
This field is mandatory
Empresa
This field is mandatory
¿Qué temas te gustaría que toquemos en nuestros siguientes "Encuentros"?*
Gracias
Gracias
¡Muchas gracias por compartinos tu opinión! Lo estaremos tomando en cuenta para nuestros siguientes Encuentros.