Encuentro
El podcast de BlackRock México

Encuentro

Conoce de viva voz la perspectiva de líderes de la industria sobre las mejores y más innovadoras formas de invertir, enfocadas en el mercado y el inversionista mexicano. BlackRock te ayuda a entender mejor el mundo de las inversiones. Todo, en Encuentro.
  • Álvaro Vértiz:
    Hola a todos y bienvenidos a Encuentro. Soy Álvaro Vértiz, y en esta ocasión queremos hablar sobre inversiones internacionales, qué ventajas pueden ofrecer y qué tendencias estamos viendo en el mundo.

    El mundo como lo estamos viviendo se encuentra en continua evolución, y los eventos que hemos sufrido recientemente sin duda nos hacen ver más allá de nuestro país y poner también atención en lo que sucede en otros lados. 

    El mundo de las inversiones es exactamente igual. Presenta muchas oportunidades, retos y tendencias, que al buscar qué podemos hacer con nuestro dinero, nos obliga a conocer qué hay y saber también qué está pasando más allá de nuestras fronteras.

    En esta ocasión les presento a Óscar Pulido, quien encabeza el área global de Estrategia de Producto para el equipo de Multiasset Strategies y Solutions de BlackRock, y a Jorge del Valle, quien es Jefe para América Latina de Estrategias de Inversión para el equipo de Multiasset Strategies y Solutions de BlackRock. ¿Cómo estás, Óscar? ¿Cómo estás, Jorge?


    Óscar Pulido:
    Muy bien, Álvaro, gracias por la invitación. 


    Jorge Del Valle:
    Hola Álvaro, un gusto.


    Álvaro Vertiz
    Un gustazo tenerlos. Y creo que el día de hoy nuestros escuchas podrán entender mucho mejor de las alternativas que tenemos para poner nuestro dinero a trabajar.

    Jorge, por qué no empezamos contigo. No podemos negar que el mundo está cambiando a un ritmo acelerado, esto a través de las innovaciones tecnológicas, las nuevas tendencias económicas y sociales. ¿Qué cambios estamos observando a nivel global?


    Jorge Del Valle:
    Bueno, gracias nuevamente Álvaro por la invitación. Un gusto verte y poder estar con esta audiencia. A ver, hay tanto pasando en el mundo, desde temas sociales y demográficos, cambio climático, ciertos cambios en el poder económico del mundo, y sin duda COVID. Y cuando yo pienso personalmente en COVID creo que, si pensamos en un año atrás, que parece que ha pasado tanto tiempo, pero si pensamos en un año antes de COVID, ya el mundo estaba bastante acelerado. Las innovaciones tecnológicas avanzaban muy muy rápido, y con COVID realmente lo que ha pasado es que en BlackRock lo estamos llamando algo así como cuando nosotros antes íbamos al futuro, ahora el futuro está viniendo a nosotros. Estamos avanzando mucho más rápido, y hemos visto cómo la humanidad pudo de cierta manera acostumbrarse a cambiar sus costumbres, a trabajar desde la casa, a no tener que quizás ir a la oficina, a tener que lidiar con que el trabajo, el lugar de trabajo y el lugar en donde viven sea el mismo, y esto ha cambiado bastante. Si podemos resumir quizás qué está pasando en el mundo en cuanto a tendencias, hay quizás los siguientes aspectos a considerar.

    El primero, cambio climático y todo lo que está relacionado con sustentabilidad y cómo las personas van a tomar decisiones no sólo de inversión, sino que en su consumo diario. Qué voy a comprar yo en el supermercado, cómo voy a tomar mi decisión, a qué empresa yo voy a querer beneficiar por darles mi consumo. 

    Lo segundo, hay cambios sociales y cambios demográficos también, en donde la pirámide ha cambiado. Hay una pirámide invertida, diría, donde la gente se está haciendo mayor, ¿cierto? Y eso evidentemente tiene un impacto económico.

    Lo tercero, el cambio en quizás el poder económico, y eso está muy relacionado con todo lo que hemos visto entre Estados Unidos y China, ¿cierto?, donde China empieza a cobrar un papel mucho más preponderante del que tenía antes, y eso también trae cambios.

    Y quizás lo último que me gustaría destacar es la globalización. Y con esto no queremos decir que va a haber un cambio en cómo pensamos globalización, pero sin duda COVID nos ha hecho pensar, sobre todo en la parte de lo que se llama supply chain. Cuando países dependen de otros países para tener ciertos bienes y servicios, ¿cierto?, y cuando vemos que el mundo tiene una disrupción grande por el tema de la pandemia y en donde no podemos, no sé. Me acuerdo, por ejemplo, acá en Nueva York, el año pasado era muy difícil conseguir bicicletas, porque la gente se empezó a mover mucho en bicicleta y no había una oferta de bicicletas. Ahora, si llevamos el ejemplo de las bicicletas a medicinas o a bienes que son, digamos, más importantes para el día a día, bueno, los países van a empezar a repensar un poco si quieren depender de otros países o si quieren empezar a producir sus bienes y sus servicios en su mismo país. Entonces no vemos una gran reducción de la globalización, pero es algo que sin duda nos lleva a repensar cómo estamos interactuando con otras economías. No sé, Óscar, si tienes una visión distinta.


    Óscar Pulido:
    No, digo, mira, de acuerdo con todo lo que dijiste. Todos los temas que tú mencionaste tienen algo en común, y es que son temas globales, no son temas específicos a México o a Estados Unidos o Europa, pero son temas que están impactando a todo el mundo. Son tendencias, a veces les decimos megatendencias. Entonces, eso quiere decir que entonces como una persona que está invirtiendo en el mercado para tomar la ventaja de estas megatendencias, quién va a ganar, quién va a perder de todas estas tendencias, tiene que mirar uno a nivel global, ¿no?, porque los ganadores de estas megatendencias a veces son compañías latinoamericanas o americanas, entonces yo creo que eso es importante también mencionar, que estos temas que están ocurriendo, requieren que un inversionista mire a nivel global para tomar oportunidades.


    Álvaro Vertiz:
    Y tomando este comentario, creo que no hay mejor ejemplo para entender que lo que estamos viviendo. Pensar que en diciembre de 2019 un virus en China estaba ocasionando cierto ruido en la prensa y, meses después, ver que todo el mundo tuvo que enfrentarse a ese virus de maneras totalmente distintas y con contextos totalmente diferentes, o sea, eso te lleva a entender una realidad que muchos yo creo que no la tenían tan cerca. Es decir, vivimos en un mundo en donde es alcanzable por todos los aspectos posibles y por haber. Está la parte de COVID y la parte de salud, me queda clarísimo. Pero ¿qué opinas de la parte de las inversiones? Porque mucha gente está pensando, es decir, oye, ¿estoy limitado, por ejemplo, a invertir en mercados nacionales? Es decir, yo a través de mi ahorro en México, para convertirlo en inversiones, ¿lo tengo que limitar a las opciones que tengo en México?

    ¿Cómo ves el tema de las fronteras, Óscar, y cómo podemos apalancarlo para usar a nuestro favor esta globalización que estaban comentando?


    Óscar Pulido:
    La primera cosa que me pongo a pensar es que yo he tenido la oportunidad de conocer clientes o inversionistas alrededor del mundo, y hay algo que siempre se sienten más cómodos invirtiendo en su propio mercado, ¿no? Eso es como ser humano, invertimos en lo que conocemos, en las compañías que conocemos, en los productos que conocemos, y muchas veces eso nos lleva a inversiones locales. Y no hay nada mal con eso. El problema es que, si nos limitamos a solamente invertir en mercados locales, yo creo que, volviendo a la primera pregunta, estas megatendencias que están ocurriendo en tecnología, en el sector de salud, los cambios climáticos y cómo las compañías están ajustando sus empresas, esto, la oportunidad que existe en esas megatendencias que mencionó Jorge, tiene que uno ir fuera de las fronteras de su propio país para de verdad tomar la ventaja.

    Entonces es normal que una persona en México esté muy cómodo o cómoda con esas inversiones en México. Una persona en Bélgica, una persona en Australia, siempre se va a sentir mucho más cómodo con las inversiones locales, pero es importante mirar fuera de su propio país para de verdad tomar la ventaja de estas tendencias. 

    La otra cosa es que, mira, hablaste de COVID. Una cosa que COVID entonces le impactó al mundo fue las tasas de interés, porque cuando pegó la pandemia, los bancos centrales actuaron. Y una de las cosas que hicieron es bajar las tasas de interés. Y en algunos países las tasas ya estaban muy bajas, bajaron un poquito más a niveles que no se habían visto históricamente. Pero si me pongo a pensar, también en Latinoamérica, miramos a México, y no hace dos años las tasas estaban a un poquito más de 8%, ahora están a más o menos 4. Si miras a Brasil, hace 5 años estaban a 14%, ahora están a 2. ¿Y por qué eso es importante? Bueno, porque la persona que está ahorrando en efectivo, que antes podía ganar una tasa atractiva, y a lo mejor decían bueno, no vale la pena invertir en mercados extranjeros, pero ahora esa tasa está muy diferente, es mucho más baja, y eso entonces requiere otra vez tener un panorama más amplio.


    Álvaro Vertiz:
    No, y esto me ayuda muchísimo y creo que nuestra audiencia quisiera escuchar es a través de qué instrumentos, Óscar, y no sé Jorge, si tú me puedas ayudar con esta respuesta. Es decir, ya estamos platicando respecto a por qué conviene mirar más allá de la frontera para encontrar buenas opciones para invertir y que puedan traer atractivos rendimientos para hacer que tu dinero trabaje y te genere muchos más rendimientos. Un inversionista en México, un ahorrador en México, ¿a través de qué instrumentos podrían acceder a estos mercados? ¿Nos podrías platicar qué tienen a su disposición?


    Jorge Del Valle:
    Sí, claro. Y mira, quiero ligar la respuesta un poco a la segunda pregunta también, a lo que comentaba Óscar, y te quiero contar una experiencia personal. Yo soy de Chile, soy chileno. Viví en México dos años, de hecho, y Chile es un país muy lindo, los invito a todos a venir a Chile, pero en términos de población somos un país más chico, ¿cierto? O sea, México, 120 millones de habitantes, y más, 125 creo que fue el último número que vi por ahí, cuando en Chile somos 18 millones de habitantes. Y tiene que ver esto con lo que decía Óscar, que en inglés se llama el home bias, que es yo me siento más cómodo como inversionista invirtiendo en mi propio país, en las empresas que conozco, porque quizás he tenido más cercanía con esas empresas.

    Cuando yo viví en México, para mí México es un país gigante, un país precioso. Me encantó viajar México, y me puse a investigar unas estadísticas. Y vi, oye México en término de poblaciones, ¿dónde ranquea a nivel mundial? Y el número, se los comparto. México es el 11º país más grande del mundo en cuanto a la población. Y después dije, bueno ¿y cómo ranquea México en tema geográfico, de la cantidad de tierra que tiene, cierto? Y la verdad es que ranquea bastante alto. México es un país geográficamente muy grande. El número es 13º. Es el 13º país más grande del mundo en tema de territorio. Y después hice una tercera pregunta, y dije, bueno, de todas las empresas que son públicas en el mundo que yo como inversionista podría potencialmente acceder, yo podría comprar cualquier empresa listada en bolsa, ¿dónde ranquea México o qué pesa? Y la respuesta es menos de un 2%. Y eso no es malo, no es malo, simplemente demuestra que el set de oportunidades, y es un tema de probabilidades, ¿cierto? Yo como inversionista quiero invertir en un set de oportunidades ojalá más grande para poder encontrar esas oportunidades, el set de oportunidades en México, pero fuera de México es tan tan grande; entonces muchas veces tenemos este sesgo, muchas veces nos encanta y nos sentimos más cómodos en nuestro país, pero entender que hay un mundo allá afuera y, así como me gustaba viajar en México cuando vivía en México, también me gustaba viajar afuera, hemos instaurado muchísimo y con Óscar. Probablemente Óscar se va a reír porque hablamos mucho de esto. Así como yo saco mi pasaporte y viajo con mi pasaporte, hemos instaurado el concepto de sácale el pasaporte a tus inversiones. Tú, peso mexicano, también habla otros idiomas, también habla otras fronteras. Entonces lo que hemos hecho, lo que hemos trabajado muy arduamente con nuestros equipos globales y nuestro equipo en México, ahora sí volviendo a tu pregunta, Álvaro, es en crear una plataforma de fondos internacionales en México, en donde el inversionista mexicano puede acceder de manera muy fácil al expertise de un manejador como BlackRock para invertir en fondos globales, porque la verdad es que cuando el inversionista mexicano se siente más cómodo invirtiendo en México, eso es porque conoce. Ahora, si ya quiere uno invertir afuera, quizás yo no sé todas las opciones que hay, no conozco todas las empresas, no sé cómo les está yendo, no sé cuáles son sus valuaciones y nos podemos poner más técnicos también. 

    Entonces por eso creamos vehículos de inversión, en otras palabras, fondos mutuos en México, con tal de entregar al inversionista común y corriente en México acceso a inversiones internacionales. 


    Álvaro Vertiz:
    Oye, Jorge, y si mantengo este tema rapidísimo, ahora que estabas platicando sobre tu, sobre las preguntas que te hacías que aparte son muy interesantes. Mucha gente creería que México podría estar ranqueado detrás de muchos países en términos de tamaños, geografías, población, densidad, y somos un país muy relevante. Ahora, me encanta lo que estás diciendo porque también hay un concepto que creo que es poderosísimo en el mundo de las inversiones y es la diversificación. Y es decir, oye, ¿cómo puedes aprovechar el mundo para efectos de diversificar y permitir también un manejo de tu riesgo en la manera en que estás invirtiendo, no?

    No sé, ahí, Jorge, si me puedas platicar de eso, o Óscar. ¿Quién me toma la pregunta?


    Óscar Pulido:
    Bueno, Álvaro, mira. Para nosotros especialmente manejando carteras multiactivas, la filosofía es siempre mantener diversificación. Y lo que hemos visto en el último año con la pandemia es que, miren, nadie esperaba esto, nadie esperaba lo que iba a pasar en el mundo en los últimos 12, 15 meses. Nadie esperaba lo que pasó en el 2008 con la crisis financiera, nadie esperaba en el año 2000 lo que pasó con la burbuja de tecnología. Ahora, te estoy dando eventos que no fueron muy buenos, pero también nadie esperaba que íbamos a tener una vacuna para el COVID, que nos está llegando al mundo muy rápido. Hace 6 meses todavía no se sabía cuándo iba a llegar esa vacuna, entonces en el mercado es difícil pronosticar o la buena noticia o la mala noticia. Entonces hay mucha gente que trata de pronosticar en mi opinión de dónde va a ir el mercado de día a día, semana a semana, es un trabajo muy difícil de hacer eso. 

    Lo mejor para un inversionista en el largo plazo es, primero de todo, mantenerse invertido, pero mantenerse en una cartera diversificada, porque los sectores, los países, los activos que te dan el rendimiento atractivo, eso cambia de año a año. Hay años donde la renta fija te da mejor rendimiento. Entonces lo más importante siempre, cuando nosotros estamos hablando con nuestros clientes, es mantener diversificación para protegerte cuando la noticia mala sale, la cartera diversificada te ayuda, pero también para asegurarte que cuando la noticia buena sale, estás participando en el mercado. 

     

    Jorge Del Valle:
    No y sólo quizás agregar, el tema de diversificación en términos coloquiales desde un punto de vista de inversiones es simplemente decir “no pongas todos los huevos en la misma canasta”. Lo que estamos buscando como inversionistas es buscar ciertas oportunidades que estén descorrelacionadas porque, como decía Óscar, no a todos los mercados les va a ir bien al mismo tiempo; o, por el contrario, no a todos mercados les va a ir mal al mismo tiempo. A algunos les va a ir bien, a algunos les va a ir mal. Entonces en la medida de que busquemos esos mercados que andan en distintos tiempos, algunos bien, algunos mal, vamos a poder crear una cartera que en el largo plazo va a tender a ser un mejor portafolio para el inversionista. 

     

    Álvaro Vertiz:
    Gracias, gracias. Y ligando dos conceptos que hemos estado platicando ahorita en esta sesión de Encuentro, me gustaría hacerles la siguiente pregunta. Es decir, ya dijimos que el mundo está cambiando de manera muy rápida, ¿no? Por otro lado, estamos continuamente utilizando esa transformación de diferentes maneras, y una de ellas ahorita la mencionaba Óscar, la vacuna del COVID. Es decir, oye, qué maravilla los avances en materia médica, tecnológica, etc. nos estén llevando a ya poder tener una vacuna y que ya mucha gente se esté vacunando, ¿no?

    ¿Cómo podríamos extrapolar este ejemplo al mundo de las inversiones? ¿Qué se está haciendo en materia de innovación en la inversión y qué se está haciendo en otros países que pueda ser atractivo para un inversionista enfocarse en?


    Jorge Del Valle:
    Ahí si quieres puedo partir y, Óscar, me encantaría escuchar tu opinión también. Pero yo te diría que hay dos cosas que están pasando con mucha potencia hoy día. Y esto no es que ha pasado quizás en los últimos 10 años, no. Es algo de ahora y que está para quedarse. Y las dos cosas son uno, el tema de sostenibilidad, y dos, el tema de data.

    Voy a partir con el de data muy brevemente, pero la estadística nos dice algo así, que el 90% de la data que existe hoy día se creó solo en los últimos dos años. Y yo recuerdo cuando era un niño, y siempre el ejemplo de tu mamá o de tu papá era, “cuando tus abuelos hacían esto”, y eran muchos años atrás, ¿cierto? Y en mi ejemplo hoy día es oye, yo soy relativamente joven, yo no crecí con WhatsApp, yo no crecí con Instagram, bueno, yo no crecí con TikTok, que me han dicho que está bastante famoso, no sé bien lo que es; pero toda la data que eso produce es información, y la información es valiosa. Y eso cambió el mundo de las inversiones, porque en la medida que yo tango más información y puedo analizar esa información con algoritmos, con computadoras, con códigos, etc., me puede a mí ser humano a tomar mejores decisiones de inversión. Entonces el tema de data o, como se conoce en inglés, de big data, de procesar mucha data, es algo que hemos visto creciendo bastante y es algo quizás, Álvaro, tú lo pusiste como, qué está pasando afuera que podamos tener en México, que podamos aprender. Eso lo estamos haciendo, por ejemplo, en la plataforma internacional que hemos construido en México.

    Después, Óscar, tú eres y has estado súper involucrado en temas de sostenibilidad, no sé si quieras tocar un poco en ese tema también.


    Óscar Pulido:
    Sí, mira, ese es un tema global, el de sostenibilidad, pero yo creo que hay partes del mundo donde ese tema ha sido, está mucho más avanzado, por ejemplo, en Europa yo creo que vas a ver compañías que están ajustando el modelo de cómo producen los productos que ellos venden, y yo creo que van a ver oportunidades en algunas partes del mundo donde las compañías estaban viendo este tema hace muchos años. Europa es una parte del mundo donde este tema de sostenibilidad ha sido muy importante ya por varios años. Y en otras partes del mundo, incluyendo en México, nos estamos poniendo más atentos. Yo creo que la pandemia nos ayudó a darnos cuenta del impacto climático que está ocurriendo a nivel global, pero vuelve al tema de por qué tener diversificación. Porque, aunque estos son temas globales, hay partes del mundo que están un poco más avanzados, donde la oportunidad de invertir ahí va a ser un poco más en el corto plazo.

    Hay otras cosas que se me ocurren, por ejemplo, el sector de tecnología siempre ha sido un sector donde compañías americanas son las que dominan. Y todavía, aunque dominan, hay otras partes del mundo donde la tecnología le está dando mucha competencia a las compañías americanas, por ejemplo, en China. Se está volviendo un sector de tecnología, si tú te pones a pensar de alguna de las compañías muy populares ahí. Por eso diversificación. Eso no es algo que se esperaba hace 5, 10 años, pero ahora es algo real.

    Voy a volver al tema de big data que habla Jorge, porque eso es innovación que está ocurriendo en la industria de nosotros, ¿no?, de asset management, de manejar inversiones. Porque toda la información que se produce en el mundo, en los 15 minutos que hemos estado hablando, imagínense todos los Google searches que han ocurrido a nivel global y la información que eso te está dando.

    Para darte otro ejemplo me pongo a pensar en los equipos que tenemos en la plataforma de nuestro multiactivos, y una cosa muy importante en tratar de entender es qué están pensando los bancos centrales en México, en Europa, en Japón, y ¿cómo puede uno tratar de determinar qué están pensando, cuál es el sentimiento? Pues te pones a leer los discursos que dan los bancos centrales. ¿Te imaginas cuántos discursos dan en una semana, en un día o en un mes? Nadie tiene tiempo de sentarse ahí y leer todas las palabras y todos los discursos y tratar de determinar algo, pero tenemos tecnología que nos ayuda a leer todos esos discursos e identificar palabras que nos da como una idea si los bancos centrales se están moviéndose a subir las tasas o a bajar las tasas. Y eso es importante para una persona que está tratando de tomar decisiones de dónde invertir o cuánto invertir o si tomar más riesgo o menos riesgo. Eso es algo que nadie se imaginaba hace 10 o 15 años. Antes la persona tenía que sentarse a leer todos esos discursos y nadie tiene ese tiempo, pero las máquinas y la tecnología nos ayudan a aumentar las decisiones que una persona, un humano va a tomar.


    Álvaro Vertiz:
    No, y por eso yo creo que es tan importante que nosotros como inversionistas nos podamos apoyar en profesionales que nos puedan ayudar a guiarnos en este proceso de inversión. Como tú decías, Óscar o Jorge, el pensar en el poder de la información que tiene sobre la decisión o sobre el manejo de nuestras finanzas es importantísimo, y qué mejor que poder hacerlo a través de gente que domina.

    Ya platicamos de big data, sostenibilidad, ¿algo más que pudieran comentar, Jorge, Óscar, sobre las tendencias y enfoques que está adoptando BlackRock al respecto para poder ayudarnos en dónde dirigir nuestro dinero o hacia dónde invertir?


    Óscar Pulido:
    Claro, mira, yo comienzo y Jorge, por favor, agrega a la pregunta, pero mira, lo más importante. Los que me conocen a mí saben que me gusta compartir uno de mis cuentos favoritos es el de Albert Einstein. Dijo que hay 8 maravillas en el mundo. No 7, pero 8. Él dijo que la número 8 es el interés compuesto, que es la maravilla número 8 del mundo. ¿Y qué quiere decir eso? La única forma de beneficiar del interés compuesto es invertir y mantenerse uno invertido. Y la verdad aunque BlackRock tenemos muchos equipos y personas mirando los mercados y tenemos recomendaciones de dónde invertir y dónde mover el portafolio, la sugerencia más importante que podemos dar a nuestros clientes es invertir y mantenerse uno invertido, que a veces es más fácil decir que hacerlo, porque mira, todos somos humanos y, mira, cuando vivimos por eventos como los del año pasado y vemos las caídas en el mercado, pues todo el mundo se pone un poquito le da miedo, qué es lo que está ocurriendo en el mundo. Pero los que ganan en el largo plazo son los que mantienen la paciencia y se mantienen invertidos en el mercado.

    Nuestro presidente en BlackRock, que se llama Rob Kapito, también tiene un dicho muy famoso. Dice “no se puede ahorrar para el futuro en el futuro”. Para ahorrar para el futuro tienes que comenzar hoy. Entonces, Álvaro, a lo mejor estabas esperando que te dijera específicamente qué sector compro o en qué país. En verdad el mensaje de verdad es un poquito más sencillo, ¿no? Es tenemos que mantener diversificación global por todas las razones que hemos hablado, pero también es invertir y no perder en la innovación que el mundo produce. Invertir en el mercado, invertir en el largo plazo es de verdad, y tú estás diciendo que yo creo que la innovación va a ganar. Y esa película siempre ha acabado con innovación ganando. Entonces si tú crees que esa película va a seguir siendo la misma película, tú quieres estar invertido en el mercado, y lo que estamos viendo con la vacuna y cómo estamos tratando de recuperar de esta pandemia es otro ejemplo de que el mundo siempre está innovando, y mantenerse invertido en el mercado es la forma de beneficiar con eso.


    Álvaro Vertiz:
    De acuerdo contigo, y creo que me contestaste de la mejor manera posible. Yo creo que a través de un set de conocimientos muy straightforward, muy fáciles como de comprender, puedes lograr varias cosas. Yo me llevo dos cosas de tu respuesta. Una es el interés compuesto como un arma con muchísimo potencial para efectos de llevarte a muy buenos lugares en relación con tu inversión, pero la segunda que creo que tiene que acompañar eso es la paciencia y muchas veces el ver un poquito más allá del horizonte. Es decir, todos entendemos que existen necesidades a corto plazo. La pandemia es un ejemplo muy cercano para mucha gente, ¿no?, que tuvieron que hacer uso de recursos, etc. Por emergencias familiares, personales, etc., pero de ser posible siempre tratar de entender más allá del corto plazo. 

    Por último y ya estamos llegando a la parte final del programa de hoy. Sin embargo, quiero hacerles esta pregunta hacia los dos, Óscar y Jorge. 

    Una es ¿por qué recomendarían ya pasar de ser simples ahorradores a inversionistas? Más allá del tema de tener el efectivo abajo del sillón o en el banco, la verdad es que no les va a generar de alguna manera un rendimiento y por lo tanto va a perder valor. ¿Qué otros atributos ven ahí que crean de utilidad, y qué mejor todavía que como lo estamos recomendando en este programa, de manera internacional?

    ¿Quién va primero? Este, Jorge, te veo que ya tienes la respuesta. 

     

    Jorge Del Valle:
    No, mira, te diría un par de cosas para cerrar y Óscar puede complementar.

    Repetí lo que dijo Óscar. No se puede ahorrar o invertir para el futuro en el futuro. Eso suena simple, pero es tan relevante. También ligado a lo que decía Óscar del interés compuesto. Estar invertido en el mercado es muy muy relevante porque cuando no hacemos eso, lo que vemos es que muchos inversionistas que no se dedican a esto todo el día, que no están en los mercados todos los días, generalmente tienden a vender en los peores momentos y tienden a comprar cuando está caro. Y eso afecta tu retorno, eso afecta tu experiencia como inversionista. Entonces estar invertido en el mercado es muy relevante.

    No sé, Óscar, si quieres tocar algún otro aspecto en particular. 


    Óscar Pulido:
    Mira, mencioné antes de que las tasas de interés han bajado bastante en el último año, pero de verdad ha sido algo que de verdad hemos visto a nivel global por mucho más 10, 15, 20 años. Le ha pegado a todas partes del mundo. Hay partes del mundo donde las tasas están en cero o que están negativas, que eso nunca algo que leímos en libros económicos que podía ocurrir. Y como mencioné en México, la tasa del 4%, pero la inflación no es cero. La inflación está a 2, 3%. Ajustado por la inflación, ganas muy poco. Entonces tiene, en mi opinión, la razón por la cual uno tiene que comenzar a convertirse de ahorrar a invertir es porque para tratar de tener un rendimiento atractivo ajustado por la inflación, en aumentar la inflación tiene que comenzar a buscar fuera de las fronteras de los mercados locales. La otra cosa que a lo mejor menciono es que hemos hablado mucho de la pandemia de COVID. Hay otra pandemia que ha existido por muchos años, y esa es una pandemia que tenemos una crisis en que la gente no ha ahorrado suficiente para su retiro. Eso es una pandemia también, ¿no? Porque va a llegar la hora de retirarse uno y no hay suficiente portafolio de dinero para poder consumir en la forma que quieren consumir. ¿Y qué van a hacer? Van a seguir trabajando hasta que tengan 70, 80 años, ¿no? Pues la única forma de tratar de corregir eso es comenzar más temprano con las inversiones, mantener paciencia, mantener diversificación. Y esta no va a ser una pandemia que vamos a encontrar una vacuna mañana y tratar de corregir, ¿no? Va a ser un paseo muy largo, pero toca comenzar. 


    Álvaro Vertiz:
    Oye, Óscar y Jorge, y algo que yo me he quedado mucho de platicar con gente como ustedes, etc., es siempre es un buen momento para invertir. ¿Están de acuerdo? O sea, hay mucha gente que creo que cree que siempre va tarde al mercado, siempre dice, “híjole, ya se me fue la gran oportunidad de alcanzar esa ola y subirme”. Pero siempre es un buen momento para poner su dinero a trabajar, ¿no? Nunca vas tarde, ¿no?


    Jorge Del Valle:
    Yo creo que sí, Álvaro. Me acuerdo alguna clase de la universidad cuando estudié en la Universidad de Chile un profesor, y apuesto que a la audiencia también se lo han dicho, decía “Hay dos cosas certeras en esta vida: uno, la muerte, dos, impuestos”. Y yo le agregaría quizás una tercera: la dificultad de tratar de hacer lo que se llama time the market, de tratar de ganar el mercado, de entrar cuando el mercado va a subir y de salir cuando el mercado va a bajar. Eso está súper híper demostrado que es muy muy difícil, por no decir la probabilidad es prácticamente cero, ¿cierto? Entonces eso se relaciona a tu punto. Invertir, siempre es un buen día para invertir. Hay algunos momentos que van a hacer que sean mejores, otros momentos que quizás vas a entrar cuando el mercado esté un poco más alto, pero dicho eso, el horizonte de largo plazo y de mantenerse invertido una vez más es donde cobra relevancia porque cuando tú miras un periodo corto puedes ver mucha volatilidad, pero la medida en que vas ampliando el gráfico a periodos más largos, esa curva o esa línea se empieza a hacer más plana en la teoría. Así que totalmente de acuerdo contigo en que siempre es un buen momento para invertir.


    Álvaro Vértiz:
    No, gracias. Gracias, Jorge y gracias otra vez, Óscar, Jorge por su tiempo el día de hoy. Yo creo que nos llevamos muy buenas recomendaciones, conceptos, y ojalá nos puedan volver a acompañar en otro segmento de Encuentro en el futuro cercano. Los vamos a tener muy cerca, porque creo que hay muchos temas que podemos seguir abarcando.

    Muchísimas gracias.

     

    Jorge del Valle:
    A ti.

     

    Óscar Pulido:
    Muchas gracias, Álvaro. 

     

     

  • Álvaro Vertiz:
    Hola a todos y bienvenidos a Encuentro, el podcast de BlackRock México. Soy Álvaro Vertiz y, en esta ocasión, tenemos el lujo de tener con nosotros a Carlos Salazar, quien es Presidente del Consejo Coordinador Empresarial. Para quienes no sepan, el Consejo Coordinador Empresarial es un organismo autónomo que representa al sector empresarial y fomenta el crecimiento económico del país.

    Carlos, ¿cómo estás? Bienvenido a Encuentro.

    Carlos Salazar:
    Álvaro, un placer estar con ustedes. Te agradezco a ti primero que a nadie, que me hagas a mí esta invitación, y a BlackRock, que son amigos de nuestra organización y que hemos tenido contacto siempre. Así que muchas gracias por esto, muy complacido de estar con ustedes. 

    Álvaro Vertiz:
    Gracias, Carlos. Creo que las preguntas que están llegando más seguido es, venimos saliendo del 2020, un año sumamente retador, con muchos temas que seguramente llegaron para quedarse; pero estamos iniciando el año, vemos muchas oportunidades de frente, y me gustaría preguntarte lo siguiente. ¿Cómo ves el impacto que tuvo 2020 en nuestra economía y cómo eso va a afectar durante 2021 en la recuperación económica que deberíamos de tener?

    Carlos Salazar:
    Muy bien, Álvaro, mira. Yo he venido tratando de explicar que el problema que hemos sufrido en la economía en el 2020 es fruto de una crisis de salud que al tratar de priorizar los temas sanitarios, hemos provocado como un efecto colateral el impacto sobre la situación económica del país. No habíamos vivido las personas que habitamos en este mundo, en este momento, en este universo, una situación similar. Las crisis anteriores de salud se habían dado hacía tantos años que ninguna persona viva, lo puede explicar en sus consecuencias. 

    Obvio que en un mundo que está más conectado, como es en el que hemos vivido nosotros, las consecuencias de una crisis sanitaria han sido mucho mayores que las anteriores. Hoy la gente se mueve más, estamos más conectados todos, tenemos información al instante de lo que sucede en cada rincón de nuestro universo, de nuestro mundo. Y bueno, esto ha traído consecuencias muy desfavorables. Todos los países lo han enfrentado de una manera distinta, en todos la autoridad ha tenido un rol determinante, pero, a excepción de lo que ha sucedido en muchos países, en México, nuestro gobierno decidió que las prioridades deberían de ser otras y que no se debería ni ayudar a las personas físicas. Estos problemas afectan no la solvencia de las personas. En el mes de febrero del 2020, todo mundo trabajábamos y operábamos; pero lo que nos afecta es la liquidez. De repente dejamos de recibir fondos, aunque nuestro negocio esté bueno, aunque nuestra estructura familiar esté bien diseñada, aunque tus ingresos personales sean adecuados a tus gastos, de un día para otro te ves en la desafortunadamente de no estar recibiendo ingresos; un problema total y absolutamente de liquidez.

    Del Consejo Coordinador, desde el mes de marzo, empezamos nosotros a producir documentos tratando de poner prioridades de qué deberíamos hacer. Esos documentos se le presentaron a la autoridad, no tuvimos eco. 

    En abril, a lo mejor tú recordarás, Álvaro, que hicimos un intento muy interesante. Dijimos “obviamente las soluciones no son solamente del sector empresarial, convoquemos a toda la sociedad”. Hicimos una convocatoria amplísima, tan amplia que participaron más de 135,000 personas en esa convocatoria. Había académicos, había políticos, había religiosos, había representantes de todos los sectores productivos, de todos los rincones de la sociedad, veías ahí desde diputados y senadores, así como funcionarios de la administración pública, como obispos, sentados en una mesa tratando de priorizar la problemática y obviamente tratar de darle una solución. 

    Álvaro Vertiz:
    No, y recuerdo muy bien lo que comentas, y recuerdo también la gran resonancia que tuvo la iniciativa del Consejo Coordinador Empresarial en establecer y empezar a impulsar esa reactivación que es tan importante, y sobre todo que había que mitigar los estragos que nadie anticipaba. 

    La parte que te iba a preguntar es, para los ciudadanos de pie, ¿qué representaba en ese entonces el aceptar o no aceptar este tipo de incentivos para mitigar los efectos de COVID-19?

    Carlos Salazar:
    Sí, muy buena pregunta, Álvaro. Digo, cuando todos estos temas los ves en la vida de las personas, bueno, pues los ciudadanos de a pie iban perdiendo sus empleos, iban perdiendo sus negocios, las cifras son verdaderamente impactantes. Iban perdiendo su nivel de vida. Fíjate lo que te voy a compartir. Se habla que en el momento peor de la crisis, 12 millones de mexicanos perdieron su empleo, algunos en el trabajo informal, otros en el trabajo formal. En el trabajo formal se perdieron 1,100,000 empleos; y se habla de que la crisis en las personas, otra vez, de carne y hueso, va a provocar que al final del 2020, y todavía no tenemos los datos de la CONEVAL, que es la que calcula esto, alrededor de entre 12 y 14 millones de gentes que entran otra vez a la línea de la pobreza. Son cifras verdaderamente impactantes, muy muy graves. De esas personas, leía yo hace unos días, 5 millones de las 12 van a estar en pobreza extrema. O sea, tú le estás agregando 5 millones de personas adicionales a personas que tienen pobreza extrema. Pobreza extrema significa que no sé si este día voy a comer tres veces al día. A ese nivel llega la pobreza. Son gravísimas situaciones, a veces hablamos en estas cosas de mundos muy conceptuales. Ahí estás hablando de personas de carne y hueso que están sufriendo como mexicanos esto.

    ¿Por qué nuestras iniciativas como las que te estaba tratando de explicar, las que hicimos en abril y marzo? Por que queríamos evitar eso. Queríamos que la ayuda fluyera a las personas, y al final se pensó que los programas sociales que se habían establecido eran suficientes. Nosotros lo que hemos dicho es que los programas deberían de ser más que lo que ya se estaba programando y presupuestando. Entonces, bueno, hubo toda una controversia, nosotros inclusive sugeríamos que se tomara deuda a cambio de no provocar esta descripción que te hago, Álvaro, y la autoridad decidió que la mejor manera era no tomar deuda adicional, porque deuda se toma todos los años, ¿eh? 

    Álvaro Vertiz:
    Algo que ha sido muy relevante y no sé si estés de acuerdo conmigo, es: Más allá de las acciones del gobierno, el sector empresarial ha tomado medidas muy importantes para salir adelante, ¿no? Se ha sabido organizar y se ha venido entablando una serie de diálogos, etc. para no depender de nadie más, sino de nosotros mismo. 

    Si bien, entiendo lo que comentas. Al final, nosotros estamos siendo obligados, yo lo veo como en tres ramas, ¿no? Tienes la parte del gobierno, tienes la parte del sector privado y la parte del trabajador, ¿no?, la parte de sus familias, etc. Creo que México, México algo que siempre ha hecho es que no dependamos necesariamente de unas de esas partes, sino que tratemos de salir adelante con lo que tenemos disponible, etc. ¿no?

    Y ahí, ¿qué lecciones te llevas, Carlos, de seguir adelante, si bien no estando al 100% alineado con una de estas ramas que comentaba?

    Carlos Salazar:
    Sí, ahí el espectro de iniciativas que se han ido creado, Álvaro, es verdaderamente impresionante. Déjame empezar por la que a mí me parece que ha sido fundamental, que es el comportamiento de la banca privada mexicana. El sistema financiero mexicano que ya había aprendido de las crisis anteriores, lo que ha tratado es priorizar que las personas físicas, las personas que le debemos dinero al banco – todos les debemos dinero a los bancos – tengamos la liquidez suficiente, y nos ha dado espacios de tiempo, desde la tarjeta de crédito, hasta las deudas de las empresas. Imagínate las empresas restauranteras, las empresas dedicadas al turismo, los hoteles de nuestro país, que de un día para otro se quedaron sin personas, y que su actividad se ha ido recuperando tan gradualmente que, si tú no le dieras esos espacios por parte del sistema financiero, pues estas compañías estarían quebrando.

    Eso nos pasó en las crisis anteriores, nos pasó en el ’94, nos pasó en el ’82. ¿Y qué hicimos? Bueno, la banca mexicana protegió eso. Desde marzo en el Consejo Coordinador Empresarial, nosotros decíamos que teníamos que cuidar a la banca. 

    Número dos, había que cuidar la oferta de tal manera que esto no provocara aumentos de precios. Son cosas que no se ven, Álvaro, pero son tan importantes, en donde nuestro sector agrícola, nuestras empresas productoras de alimentos mantuvieron los niveles adecuados, de tal manera que ningún mexicano sufrió faltantes de oferta por parte de nuestro sector de alimentos procesados. Tú ibas a un supermercado y encontrabas todo, ibas a un mercado público y encontrabas los tomates y las papayas y lo que estabas acostumbrado a ir a consumir y a comprar. Entonces eso no nos trajo inflación.

    Tercero, había que provocar que hubiese una liquidez mínima dentro de las familias mexicanas. Y ahí, al no tener el apoyo de la autoridad para la liquidez, nosotros hicimos lo indecible para tratar de que hubiera coordinación entre las cadenas productivas, de tal manera que uno le prestaba a otro, le pagabas de anticipado, tratabas de alguna manera de descontar sus facturas tratando de darle siempre liquidez y, bueno, tratando de acomodar la estructura de la mejor forma. 

    Otra ventaja que hemos tenido es de que nuestra conexión con el mercado de Estados Unidos. Nos permitió que en la medida que Estados Unidos volvió a la actividad productiva, automáticamente nuestra economía se volvió a quedar conectada. Eso le trajo liquidez otra vez a las empresas, nuestra industria automotriz empezó a moverse, nuestra industria de autopartes y todos los sectores que están conectados con el sector externo.

    Y por último te diría yo, rápido fuimos adaptando instalaciones a tener lugares seguros. ¿De qué me refiero? Seguros de contagio o inseguros de que te puedes contagiar. Y seguimos insistiendo hasta hoy en el mes de enero de que es verdaderamente inadecuado cerrar centros de trabajo o de comercio con el criterio de que son actividades prioritarias o no prioritarias, cuando lo que nos debe de ocupar es donde tienes una actividad segura, de tal manera que tú tienes todo el protocolo de distancias, de tapabocas, de geles, de medidas sanitarias, que evitan que las personas de alguna manera puedan contagiarse. Y es increíble, tú lo estás viendo. Cierras los comercios, pero dejas los tianguis abiertos. ¿Qué es lo que pasa? Pues aumenta la cantidad de contagios. ¿Por qué? Porque no tuviste un criterio adecuado. 

    Entonces todo esto ha sido parte de lo que nosotros hemos tratado de promover, Álvaro, a través del Consejo Coordinador.

    Álvaro Vertiz:
    Y gracias, Carlos, por lo que comentas, porque para muchos de nosotros lo que pasa detrás de las cortinas algunas veces pasa desapercibido. Y es impresionante el hecho de que aún y con esta crisis, que sin duda es de las peores que se han vivido, pues no ha habido desabastos relevantes, los precios se han mantenido. Por otro lado, se ha mantenido también en control la inflación, etc., y creo que los empresarios y los trabajadores han tomado muchísima relevancia en estos resultados. 

    Por lo anterior, creo que es importantísimo el tomar siempre en cuenta el factor de que no podemos esperar a que alguien haga o deje de hacer. O sea, tenemos que actuar en la manera que necesitemos actuar para efecto de tratar de proteger en la medida de lo posible a la sociedad, a los trabajos, a las empresas, a los productores, etc., en el campo, en las ciudades. 

    ¿Qué oportunidades ves que podemos tomar en cuenta o utilizar en lo que viene en 2021?

    Carlos Salazar:
    Bueno, como siempre, Álvaro, las crisis te dejan aprendizajes, y si uno sabe reflexionarlos y aplicarlos normalmente las sociedades pueden salir mucho más fortalecidas después de un impacto tan impresionante como el que hemos vivido. 

    Dentro de esto, déjame pasar de lo conceptual a lo muy práctico. Creo que todo mundo hemos sabido revalorar la importancia de las relaciones humanas, todo mundo le damos hoy más importancia al contacto que tenemos y que hoy desgraciadamente lo tenemos alejado o limitado, le damos importancia a las cosas que realmente valen, el tiempo con los que tienes cariño, con los que tienes amor, con los que tienes realmente alguna importancia en tu relación. 

    Dentro de las cosas muy muy prácticas, yo creo que hemos aprendido a comunicarnos a distancia. Hoy es normal que yo te vea a través de una teleconferencia y te siento como si estuvieras aquí en el lugar donde estoy yo en Monterrey y tú en la CDMX. Creo que hemos aprendido eso, hemos aprendido a trabajar en casa, hemos aprendido también mucho más disciplina en nuestros horarios. Algo que también criticábamos de nuestras formas de trabajo como mexicanos es que nunca cumplíamos con los horarios, pues ahora cumplimos porque cumplimos, porque se acaba el tiempo de la videoconferencia y se acaba el tiempo. Y empieza exactamente a la hora, y si no quieres estar no vas a llegar y punto, se acabó.

    Álvaro Vertiz:
    Sí, nos ha hecho a los mexicanos, ahora sí realmente puntuales.

    Carlos Salazar:
    Pero enorme, o sea. Yo digo es increíble que hoy yo iba a tener una videoconferencia con Europa, la programamos a las 7 de la mañana, abres tú tu computadora y a las 7 de la mañana está una persona en frente de ti y tú aquí, ¿verdad?

    Álvaro Vertiz:
    De acuerdo.

    Carlos Salazar:
    Y se conectó a las 6:59 y tú estás también a las 6:59 conectándote, o sea. Creo que todo eso nos ha traído disciplina, respeto por los demás, hemos aprendido cosas enormemente positivas. 

    ¿Qué nos falta, Álvaro? Sería la pregunta básica. Yo creo que nos faltan muchas cosas. Nos falta tener tranquilidad y confianza en nuestro país. Nosotros hemos insistido, e insistía yo hace rato también en otra videoconferencia que teníamos con la prensa, Álvaro, de que mientras no haya esta tranquilidad de que las leyes no cambien y que la normativa no cambie, me parece a mí hasta contra sentido. Es increíble que cuando más tranquilo requieres que el inversionista esté para que pueda tomar sus decisiones de riesgo hacia adelante, parecería paradójico, es cuando más cambios le queremos hacer a todo. Y queremos cambiar todas las leyes, todas las normas, todos los reglamentos, y todo al mismo tiempo. 

    La inversión ha caído tremendamente, Álvaro. Y al caer la inversión, cae el crecimiento. No hay otro camino. Queremos crecer, hay que invertir. Si no hay inversión, jamás habrá crecimiento.

    Álvaro Vertiz:
    No, y ese tema qué bueno que lo mencionas, y sobre todo pensando que este podcast se enfoca mucho en toda la parte de la inversión, en toda la parte de la oportunidad, en la parte del ahorro. Creo que al final lo que el inversionista lo que necesita tener siempre es la mayor posible de las certezas. Este tema que tú comentas en términos de la inversión también lo ves reflejado, por ejemplo, en el inversionista persona física que está guardando, ya sabes, su dinero para efectos de hacer frente a sus planes futuros. ¿Cómo extrapolas eso otra vez al mexicano como tú y como yo?

    Carlos Salazar:
    Sí, bueno, y vuelvo a insistir en eso. Las regulaciones se siguen modificando, y esto provoca sin duda un problema doble. Por un lado, la parte donde tú puedas invertir tu dinero, dices tú “bueno, ¿no me irán a cambiar las reglas un día de mañana?” Y luego en lo personal, ¿no habrá una reforma fiscal en el futuro, en el camino, que me limite enormemente el manejo de mi propio patrimonio? ¿Me conviene tenerlo invertido o me conviene tenerlo líquido? Todas esas cosas pasan por la cabeza de cualquier persona que está tomando una decisión de inversión. Por eso es tan importante nuestra insistencia, casi ya llegó a obsesión, de estar diciéndole a la autoridad “No le muevas tanto a las reglas”. 

    Fíjate, yo he puesto esta paradoja que me parece muy interesante. He dicho, a ver, no dudo en lo más mínimo que en nuestro país haya, yo le llamo manzanas podridas: el que evade impuestos, el que los elude, el que paga mal a sus trabajadores tratando de “pichicatearle” ahí sus prestaciones o tratar de que no reciba lo que es justo que le pague a los trabajadores mexicanos. No hay duda de que eso existe, y hay que castigarlo y hay que denunciarlo y hay que ponerlo a la luz pública. Pero tratando de arreglar eso, que no es la regla, sino la excepción, nos perjudican a todos los que sí seguimos las reglas, de tal manera que tú te ves perjudicado por cuestiones de manzanas podridas y todos los ejemplos, velos. Hablamos de subcontratación, queremos atacarla, hay que eliminarla completamente. No, hay que eliminar la subcontratación que sea inadecuada, la que abusa del trabajador, la que no le da sus prestaciones, la que usa el vehículo para no pagar impuestos, ésa es la que hay que eliminar. No hay que eliminar a todo. 

    El tema del año pasado de la extinción de dominio que tanto preocupó a todos los mexicanos. Oye, hay que dejar clarísimo que la extinción de dominio es para casos que tú estás metido con el crimen organizado. Pero una persona, Álvaro, como tú o como yo, bueno, yo duermo tranquilo todas las noches y no estoy pensando si la extinción de dominio me va a quitar mi patrimonio. ¿Por qué? Pues porque no tengo por qué preocuparme de eso. Pero la manera en que estas cosas se han planteado públicamente, se plantean que parece que Carlos y Álvaro están sujetos a que les quiten su patrimonio por una ley nueva que se llama de extinción de dominio. Por cierto, ley que existe en casi todos los países del mundo, ¿eh? Estados Unidos tiene una ley de extinción de dominio, Colombia, bueno, el que agarres. Tienen leyes de extinción de dominio en el que tú no tienes derecho, y me parecería hasta justo. Cómo es posible que un corrupto total se haga de casas y de patrimonios y después no le puedas quitar su casa y su patrimonio cuando ya lo denuncias y cuando ya lo compruebas. En México no las teníamos, pero fíjate el planteamiento que se nos ha hecho. 

    Parecería que en México todo el mundo es corrupto. Ese comentario de que “es que nadie paga impuestos”, yo siempre digo “bueno, por Dios, ¿de dónde creen que sale el dinero?” Este año nuestro país va a gastar 5.6 billones mexicanos – no billones gringos – billones mexicanos, 5.6 millones de millones de pesos de gasto público. ¿De dónde creen las personas que acusan a todos de que no pagamos impuestos que se financian los 5.6 billones? O sea, ¡del pago de impuestos! Así que es una barbaridad esa, que la hemos permitido, Álvaro, la hemos permitido, que mucha gente hable y diga es que nadie paga. ¿Cómo que nadie paga? ¿Pues de qué creen que están viviendo los que las prestaciones, de dónde sale el gasto social del gobierno? Ni modo que lo esté inventando el dinero y lo esté sacando del cielo. Yo creo en la Virgen de Guadalupe, pero no creo que nos aviente carretadas de dinero todos los meses. 

    Álvaro Vertiz:
    No, de acuerdo, no, totalmente de acuerdo. Creo que la certeza jurídica, creo que el tema de conciliar necesidades con realidades, que creo que es mucho de lo que comentas, y tratar de ser también mucho más realistas, ¿no? Sin duda eso va a ser de suma importancia. 


    Álvaro Vertiz:
    Oye, Carlos, conforme llegamos al final del programa de hoy, quería hacerte una pregunta en torno a qué nos dejas como punto de reflexión para 2021. O sea, los que te están escuchando ahorita, ¿qué nos podrías decir?

    Carlos Salazar:
    Bueno, es una pregunta muy interesante. Mira, yo, déjame partir por algo que me parece fundamental. Primero, vivimos en un gran país, Álvaro. Tenemos una serie de valores culturales, históricos, en donde yo invito a todos los que me están oyendo que revaloremos y pongamos en principio. A mí me preocupa mucho la crítica que establecemos a nuestro país. No sabemos a veces dividir entre autoridades y país, entre comportamientos y país. El país tiene cosas tan buenas y tan importantes que hay que seguirlas fomentando, a tal grado que a los críticos de nuestro país yo siempre les pregunto lo mismo: Si no te gusta, ¿por qué no te has movido? ¿Por qué no te has cambiado? ¿Por qué no has buscado otro tipo de alternativas? Más cuando tienes la educación para hacerlo. Y el resultado es de que todos los que hemos tenido experiencia internacional, pues revaloramos a nuestro país.

    ¿Cuál es el problema que sociedades educadas de nuestro país deberían de poner en prioridad? Recordar que somos la minoría, que en México existen situaciones de pobreza que, yo no me quiero referir a la pobreza per se, me quiero referir a la movilidad de la sociedad. Todo aquel que hayamos leído un libro de sociología nos va a decir que una sociedad prospera en la medida en que se incremente su movilidad social. ¿Qué quiere decir esto? Que si yo nací pobre, siempre tengo la posibilidad de moverme en los estratos sociales de acuerdo a mi esfuerzo y a mi capacidad. Eso es lo que hace que la gente tenga la ambición de prosperar. Puede mejorar. Ese es el sentido del progreso. Las personas que se mueven físicamente yéndose a los Estados Unidos para conseguir un trabajo son un ejemplo de nuestra falta de movilidad social. Por eso a mí me preocupa que pongamos como un gran triunfo el dinero que mandan los migrantes y nos digan “está creciendo el dinero que nos mandan los migrantes”. Pues qué pena porque toda esa gente está allá porque no tuvo la movilidad social aquí que le pudimos haber dado.

    Cuando tú juntas eso y ves que ese trabajador es disciplinado, cumple con sus principios, lo quieren en Estados Unidos, a los trabajadores mexicanos los aprecian enormemente, dices tienen todas las cualidades para poder estar trabajando de este lado. Y de este lado estamos llenos de oportunidades, y la mejor oportunidad que le puedo pedir, le puedo dar a tu auditorio aquí, que nos va a escuchar posteriormente, es nada más que revisen. Somos el país exportador más grande de América Latina. Para igualar las exportaciones de México manufactureras, tendríamos que sumar la de todos los países latinoamericanos, incluido Brasil, Argentina, Chile, Colombia y todos, todos, y no llegarían a lo que nosotros exportamos. Mira nomás qué máquina tenemos de producción, de capacidad. Sin embargo, la mala noticia de esto es que el contenido nacional de esas exportaciones que hacemos solo llegan al 28% de contenido mexicano. ¿Qué quiere decir eso? Tenemos un gran mercado de exportación, pero al final somos un gran maquilador. Recibimos los insumos de otro lado, los hacemos aquí y los mandamos posteriores. Pero por otro lado a todos los que me están oyendo y que son jóvenes, ésta es la oportunidad más grande que les puede dar una sociedad. Si ese 28% nos va a dar oportunidades de hacer nuevas fábricas, nuevo emprendedurismo, podemos nosotros intentar crear nuevas empresas, nuevos ventures en todos lados. Todo eso creo que debería de ser la gran visión del estudiante mexicano o del joven mexicano que quiera de alguna manera sumarse al aparato productivo. Esa oportunidad está aquí, el día de hoy, en enero del año 2021. Independientemente de que si nuestro gobierno o no gobierno, esas oportunidades existen, así que por eso creo yo que podemos tener siempre un mejor futuro en nuestro país.

    Gozamos un buen país, queremos a este país, no nos queremos mover de este país, nos falta movilidad en México, cuarto punto que pongo. Nosotros somos el vehículo para incrementar la movilidad. Jamás va a ser un gobierno el que haga eso. El gobierno lo que está haciendo hoy, no está arreglando el problema de la pobreza, está distribuyendo dinero para tratar de atemperar, como si fuera un curita que le vas a poner a una herida, una problemática que no tiene una solución de fondo mas que si los privados, si la gente que tenemos un poco más de educación podemos transitar en crear valor agregado al valor económico de nuestro país. 

    Claro que tenemos muchas limitaciones y muchos retos, pero ante eso tenemos dos alternativas. Diría, bueno, tres. Una es no hacer nada. Otra es seguirnos quejando como toda la vida lo hemos hecho. Preferiría yo que no hicieran nada a que se estén quejando todo el día de que qué barbaridad y qué barbaridad, y se quejaban igual con el panista y con el priista y ahora más con el actual. Y posteriormente hacer las cosas. Yo creo que sí, como tercer alternativa, tenemos tanto que hacer en nuestro país, tantas oportunidades, tantas posibilidades, que ojalá muchos de los que nos vean sean jóvenes e intenten crear mayor valor agregado para nuestro México. 

    Muchas gracias por la invitación, Álvaro. 

    Álvaro Vertiz:
    No, mira Carlos. Este, muchas gracias a ti, y al final depende de nosotros, no de alguien más. Entonces te agradecemos muchísimo tu tiempo el día de hoy. Creo que a nuestros. Oyentes les habrá encantado lo que comentaste, y espero que tengamos otra oportunidad para seguir platicando. Esperemos que con un 2021 avanzado vaya trayendo cosas buenas para nosotros.

    Gracias, Carlos.

    Carlos Salazar:
    Le aprecio mucho a tu equipo también el apoyo, este, muchas gracias por esta invitación. Te insisto, Álvaro, y siempre estamos a la orden.

    Bueno, muchas gracias a todos, muchas gracias a los que me escuchan y, por favor, participen, quieran al país, pero quiéranlo a la buena, no nada más cuando gana México en un Mundial, un juego, que no hemos llegado al quinto. Y vamos a tratar todos de verdaderamente pensar que tenemos, insisto, una enorme y gran país que lo podemos mejorar en todas sus facetas. Muchas gracias. 

    Álvaro Vertiz:
    Gracias. 

  • Álvaro Vertiz:

    Hola a todos y bienvenidos a Encuentro. Soy Álvaro Vértiz, y en esta ocasión tendremos la oportunidad de platicar con Mario López Alcalá, quien es investigador de MSCI para Latinoamérica, y también nos trataremos de enfocar dentro del ambiente de la sostenibilidad en los componentes social y de gobierno corporativo.

    Bienvenido, Mario. ¿Cómo estás?

    Mario López-Alcalá:

    Hola, Álvaro. Buenos días, muchas gracias por la invitación.

    Álvaro Vertiz:

    Nombre. Al contrario, gracias a ti por aceptarlo.

    Primero que nada, déjame preguntarte para los que no saben, ¿qué es MSCI?

    Mario López-Alcalá:

    Bueno, mira. MSCI es un proveedor de herramientas y servicios de soporte para la toma de decisiones financieras para la comunidad de inversión global. Tenemos más de 50 años de experiencia en lo que hacemos. Todos nuestros servicios son basados en investigación, y la intención es de impulsar mejores decisiones para que los clientes comprendan en mejor medida sus factores de riesgo, de rendimiento, y tener carteras más efectivas.

    Álvaro Vertiz:

    Muchas gracias, Mario. Va a ser muy interesante platicar contigo; entrando en materia, como sabes, la sostenibilidad se divide en tres, y también quisiéramos recomendarle a la audiencia que, si no pudieron escuchar nuestro episodio de sostenibilidad que grabamos el año pasado, que lo hagan, porque va a estar muy ligado a esta plática.

    Esta la sostenibilidad dividida en tres, prácticamente, pilares: la parte ambiental, está la parte social y está la parte de gobierno corporativo. Sin embargo, Mario, es interesante cómo muchas veces la gente se enfoca únicamente en torno a la parte ambiental en lugar de la parte también social y de la parte de gobierno, que es muy importante. ¿Nos podrías decir por qué sucede este fenómeno de tanta importancia a la parte ambiental y luego que se nos olvide un poco la parte social y la parte de gobierno?

    Mario López-Alcalá:

    Pues mira, Álvaro, yo creo que en general, como bien dices, analizar los factores ASG – ambientales, sociales y de gobierno corporativo – es identificar las mejores prácticas o aprovechar riesgos y oportunidades relacionadas con estos factores, y entender también cuál es el mecanismo por el cual funcionan estos factores, cómo se transmite el tener una buena práctica a un beneficio económico.

    Lo que creo yo es que cuando pensamos también en estos factores ASG, y en particular de los factores sociales y de gobierno corporativo, me parece que lo relacionamos con cumplir con la ley. Entonces es como una visión legalista. Se ve como una carga, se ve como un costo, pero las mejores empresas lo ven como una inversión. Lo ven como una oportunidad y no sólo cumplen, sino además establecen procesos de excelencia para servir, digamos, a su ecosistema.

    Va mucho más allá de solo cumplir y, mientras aumente esta comprensión y este entendimiento sobre estos factores, yo esperaría que atenderlos a los factores sociales y de gobierno corporativo, y verlos como una inversión, vaya en aumento.

    Álvaro Vertiz:

    Y lo que comentas es muy interesante. El año pasado, como vimos, entró el tema de la pandemia y eso, a su vez, creo que llevó a que todo el tema sostenible estuviera como un tema muy importante para todo entorno a las inversiones. Como sabes, BlackRock, a través de su Director General, ha emitido diversas cartas en torno a la importancia de sostenibilidad. Y sería muy interesante que nos platicaras un poco, a qué se atribuye esta adopción de inversiones ESG, qué está impulsando este crecimiento de inversión sostenible. Ya platicabas un poco sobre los beneficios que tiene, pero ¿cómo lo está percibiendo los diferentes jugadores de la industria, los diferentes jugadores de la sociedad? Ya mencionabas todo en torno al tema regulatorio, al tema político. ¿Qué está sucediendo? ¿A qué se debe ese boom?

    Mario López-Alcalá:

    Yo siento que el auge de los temas ambientales, sociales, de gobierno corporativo en la inversión puede deberse a cuatro factores fundamentales.

    Uno es la actual velocidad y transparencia en la información. Esto ha hecho que los inversionistas también sean menos tolerantes a incidentes negativos relacionados con incidentes ASG.

    Otro es que los inversionistas también han mostrado también su disposición para actuar en estos casos, entonces lo que hacen es que buscan que las compañías se responsabilicen por este tipo de incidentes, pero cuando son situaciones positivas, también los premian con mayor inversión.

    Otro factor me parece, es que hay una mejor calidad en la información de factores ASG, todo esto emparejado una vez más con velocidad, transparencia de la información. Y los beneficios económicos como último factor, y no por eso menos importante. Definitivamente hay una mejor comprensión del potencial beneficio económico.

    ¿Cómo se traducen estas buenas prácticas para mitigar riesgos ASG en beneficios económicos? Lo que hemos investigado y lo que hemos encontrado es que hay tres formas en que esto se traduce de buena práctica ASG a beneficio económico. Está el flujo de efectivo. ¿Qué quiere decir? Mayores ingresos. Las empresas que tienen mejores factores ASG son empresas que resultan ser más eficientes, son empresas que hacen más con menos: menos desperdicio, menos contaminación, menos consumo de energía, empleados más productivos, menos conflictos laborales, y también una mesa directiva que está velando no solamente por la rentabilidad de la empresa, sino por los intereses de este ecosistema de partes interesadas que te platicaba.

    También contribuye, me parece, a este auge de inversión sostenible, el que las empresas que están manejando mejor estos factores resultan tener menores riesgos asociados específicos a la empresa, que en finanzas tú sabes que llamamos a esto riesgos idiosincráticos específicos a la empresa. Porque al ser más competitivo, también es menos probable que experimenten incidentes que interrumpan su operación, que afecten su flujo de efectivo que, en consecuencia digamos también, baje el precio de sus acciones.

    Y el último de estos factores económicos es que también tienen una menor exposición a riesgos sistémicos. Es decir, una empresa más competitiva es también más resiliente al contexto en el que opera. ¿Qué es la resiliencia? El poder adaptarse a situaciones adversas y salir adelante y salir fortalecidos. Entonces también esto le puede dar mejores términos crediticios para invertir y crecer.

    Entonces yo creo que estos factores son los que más han determinado este auge, Álvaro.

    Álvaro Vertiz:

    Que eso, lo que comentas, es muy interesante, porque creo que en resumen hablas de dos temas que, como inversionista, creo que todo mundo debería tener presente. Uno es mitiga riesgos, y eso a su vez permite que la seguridad sobre la empresa a largo plazo sea mucho mejor, y a su vez tu inversión sea más segura; pero no solo te da esa seguridad de que tu inversión va a estar bien cuidada, sino que también te va a pagar el hecho de que la empresa sea sostenible. Es decir, no solo beneficias un mejor futuro desde diferentes planos, ya veíamos ambientales, sociales, de gobierno, etc., sino también a ti como inversionista lo más probable es que te va a dar mejores rendimientos y más seguros.

    Eso me lleva a pensar y a la siguiente pregunta. No quiero solo afirmarlo, sino te quiero preguntar si estás de acuerdo, pero la parte sostenible de inversión no es una moda, no es una simple tendencia que llegó y de repente en dos, tres años se nos va a olvidar. ¿Qué nos puedes decir, ya llegó para quedarse?

    Mario López-Alcalá:

    Yo diría que sí, fíjate. Hay un, este, hay unas cifras que me parecen muy ilustrativas de que esto llegó para quedarse, de que no es una moda los criterios ASG. En el 2006, las 63 compañías que empezaron tenían activos para inversión por algo así como 6.5 trillones de dólares. En castellano billones, en inglés trillones. Para el 2020 la cartera conjunta de estas compañías representa algo así como 103 trillones, o billones en castellano, de dólares. Al tener una idea de qué significa este número, es algo así como 5 veces la economía de Estados Unidos en el 2019.

    Entonces me parece que esto es muy representativo de la respuesta de la comunidad global financiera, y a un futuro, son indispensables, me parece. ¿Por qué? Porque hablar de riesgos y oportunidades ASG es hablar de riesgos y oportunidades de inversión. El que me digas. Pueden ser ambientales, cambio climático, cómo mitigarlo, cómo adaptarse. Sí son riesgos, pero también son oportunidades de crear soluciones, de crear productos, de negocios; y estamos todavía al inicio de una transición de una economía baja en carbono. Y esto no solamente le interesa por ejemplo a las empresas en sí, que están viendo o encontrando cómo poder servir mejor a sus clientes. Les importa a este ecosistema de partes interesadas saber cuáles son los planes de las empresas en cuanto a cambio climático para entender su perspectiva de éxito a largo plazo. Si no hay planes es difícil evaluar esa perspectiva de éxito.

    Y lo que decías, los factores sociales: diversidad, inclusividad en la plantilla laboral. ¿Por qué es importante esto? Pues porque cuando tienes distintos puntos de vista viendo al mismo problema, puedes llegar a una solución más innovadora, más rica. Y gobierno corporativo, bueno, pues evaluar la independencia de la mesa directiva y la ausencia de conflictos de intereses.

    Álvaro Vertiz:

    No, sí. Y si te puedo detener ahí, porque creo que estamos entrando a la parte más importante de esta sesión. Es interesante pero, sobre todo en México, hemos tenido mucho temas en relación con lo que está comentando: diversidad en los consejos de administración, en términos de la independencia, qué significa ser un consejero de una empresa pública, por un lado. Y por otro lado, también luego vemos lejano el componente social; cómo la empresa encaja en su entorno para efectos de generar bien más allá de sus accionistas.

    Entonces, ¿te puedo hacer dos preguntas ahí? Uno: ¿Por qué nos cuesta tanto trabajo siempre tener presente la parte social y la parte de gobierno cuando hablamos también de la parte ambiental, sobre todo en México? ¿Y en qué momento crees que sea ese “tipping point” para efectos de que siempre lo tengamos muy muy presente, particularmente en México?

    Mario López-Alcalá:

    Bueno, mira, creo que se nos olvida que las empresas están conformadas de personas, que no son estos entes etéreos que se llaman empresas o compañías, sino que son un grupo de personas, y que estas personas, ya sean los directivos o los empleados, toman decisiones y realizan actos que pueden ser externalizados con repercusiones tanto positivas como negativas fuera de la empresa a otras personas – proveedores, clientes vecinos. En fin, este ecosistema de partes interesadas que hemos estado platicando. Y estas externalidades pueden o agravar los riesgos que la empresa enfrenta, o mejorar sus posibilidades de éxito.

    De hecho, en la investigación que realizamos en el sector inmobiliario en MSCI, pensamos que el mantra del sector en vez de ser, del sector inmobiliario, en vez de ser “ubicación, ubicación, ubicación”, debería de ser “personas, personas, personas”. Porque son las personas las que diseñamos, las que construimos, las que ocupamos, las que operamos un inmueble, y así lo hacemos una inversión exitosa o no.

    Y en cuanto a cuál puede ser, digamos, ese parteaguas que nos permita tener más en cuenta la parte social y de gobierno corporativo, yo creo que tal vez ese parteaguas ya está pasando, y ese parteaguas tal vez sea COVID. Los factores sociales actualmente cobran más relevancia que nunca. Cuando estás evaluando una empresa desde el punto de vista ASG y ves cuáles están velando mejor por la seguridad de sus empleados, cuáles estaban mejor preparadas para el trabajo desde casa, etc. Entonces yo esperaría que éste, digamos, sea un punto de transición para tener estos dos factores mucho más en cuenta, más de lo que puede ya ser actualmente.

    Álvaro Vertiz:

    Oye, Mario, y por ejemplo, yo como inversionista, o cualquier persona que nos está escuchando, si queremos tomar decisiones relacionadas a sostenibilidad en torno a dónde queremos poner nuestro dinero a trabajar, ¿cómo podemos tener esa información, cómo podemos enterarnos qué tanto la empresa sobre la que estamos interesados, está adoptando o no este tipo de estándares?

    Mario López-Alcalá:

    Bueno, mira, globalmente las empresas están aumentando, digamos, la calidad y la cantidad de información que ponen en el mercado. Actualmente hay bolsas bursátiles, mercados accionarios que tienen el requerimiento de decir a las empresas, nos dices o declaras cuál es el desempeño que tienes en estos indicadores, o explicas porqué no estás divulgando nada. Entonces cada vez más esta información está más al alcance de cualquier persona – inversionistas, público en general.

    También hay bastante investigación, no solamente de MSCI, sino de otras casas de investigación, están viendo y están siguiendo a las empresas, las califican en cuanto a ver cómo estamos mitigando estos factores. Entonces no es que haya, digamos, un depósito de datos donde las personas realmente lo puedan encontrar toda esta información, pero va aumentando y generalmente esa información, las empresas están cada vez divulgando más.

    Nosotros tenemos, digamos, una unidad que está en contacto constante con las empresas, y la tasa de respuesta cuando calificamos una empresa y mandamos esta información, estas calificaciones a las empresas para que revisen lo que nuestras calificaciones, la tasa de respuesta de tal vez hace 10 años era del 5 al 10%. Actualmente ya rebasa el 70, 75%. Entonces a lo que voy con esto es que cada vez más, no solo los inversionistas, sino las empresas en sí están divulgando más y están haciendo más accesible esta información para el público en general y los inversionistas.

    Álvaro Vertiz:

    Esto que comentas, aparte no sé si recuerdas, BlackRock hizo una encuesta el año pasado en torno a este tema de sostenibilidad y cómo se está dando esta adopción y qué es lo que más le preocupa a los inversionistas, etc. Y la información era uno de los puntos más relevantes. Los inversionistas estaban de acuerdo en el sentido de que aún falta mucho en relación a la transparencia y a la información que hacen accesibles las empresas a su público inversionista, particularmente en Latinoamérica.  Esta cifra que me das, que pasó del 5% al 70% en el lapso de tiempo que comentabas, para mí se me hace muy importante, y a su vez me da la siguiente pregunta que quería hacerte, que es: al final, los inversionistas como nosotros, vamos a dejar a un lado a los grandes inversionistas que están ahí, pero platiquemos de los inversionistas personas físicas ¿Podemos causar un impacto para efecto que las empresas adopten de mayor manera criterios sostenibles?

    Mario López-Alcalá:

    Pues mira, yo siento que sí. Me parece que, vaya, si pensamos que, bueno, número uno vamos a hacer mucho más y vamos a impactar mucho más que si no invertimos tomando en cuenta factores ASG. Me viene a la mente, por ejemplo, Warren Buffet, que al invertir, él no solamente piensa en comprar acciones, sino más bien piensa que está comprando el negocio en sí, está comprando la empresa en sí. Y no piensa si el precio va a subir en el corto plazo, si va a subir mañana, cómo va a cerrar el día de hoy, etc., sino piensa si el negocio va a generar valor en el largo plazo.

    Entonces, siguiendo esta filosofía de largo plazo, Álvaro, el hacer inversiones sustentables nos permite reconocer y también promover para el largo plazo no solamente a las empresas, sino a las prácticas que mitigan riesgos y que aprovechan oportunidades ASG. Esto también se traduce por mercado para una empresa.

    ¿Por qué? Porque la señala como más estable, de mejor perspectiva de crecimiento, y esto implica potencialmente un menor riesgo, mejores términos crediticios para la empresa, etc. Y para nosotros, pensando en esta parte de impacto, nuestros rendimientos van a estar asociados con negocios más limpios, van a estar alineados con una cadena de valor que está viendo precisamente por este ecosistema de partes interesadas que rodea una empresa, y además, también dirigida por una mesa directiva con dignidad. Entonces a mí me parece que sí es una apuesta gana – gana de la empresa en el mercado y de uno como inversionista privado.

    Álvaro Vertiz:

    De acuerdo. Y en ese sentido, ¿qué falta? Me refiero aquí a todo el ecosistema, no sólo a la empresa, a los otros inversionistas, a la parte política. ¿Qué crees que debemos hacer para seguir promoviendo estos criterios y para poder seguir con la incorporación de este tema en nuestras decisiones día a día?

    Mario López-Alcalá:

    Pues mira, Álvaro, yo creo que podcasts como esto ayudan mucho, porque van a la educación, van a concientizar tanto al público en general como a los inversionistas. Entonces a mí me parece que la educación es crítico, la educación es fundamental. Esto le permite a, por ejemplo, a los estudiantes, a la gente que quiere entrarle al mundo de las finanzas, entender que los riesgos y las oportunidades ASG, como lo mencionábamos antes, son riesgos y oportunidades de inversión, y cuando se asignen recursos para mitigar o aprovechar estos riesgos, no son costos, son inversiones. Y creo que es importante precisamente mediante la educación desmitificarlas, dejar de pensar que son costos, dejar de pensar que nada más estamos cumpliendo, sino pensarlas precisamente como inversiones que pueden tener un valor positivo y, por lo tanto, si tienen un valor positivo con una inversión, pues son buenas prácticas de negocios. Y me parece que, regresando al tema de educación, es un paso muy importante moverse de esta visión de cumplimiento solamente, a una visión de inversión y mejores prácticas, Álvaro. Me parece que eso es algo que resta por hacer y que podemos seguir haciendo.

    Álvaro Vertiz:

    Y ahí, yo no me canso de repetir, de decir que este tipo de incorporaciones, este tipo de decisiones no sólo versan en los grandes jugadores, en los grandes capitales, sino en cada uno de nosotros, podemos invertir muy bajo capital en opciones sostenibles. Y también creo que hay muchísimo, ahorita que decías todo tema de la educación, hay muchísimo material disponible para todos nosotros en todos lados, en donde podemos aprender muchísimo al respecto.

    Y ahí me echo un comercial para que se metan a la página, por ejemplo, de BlackRock, donde tenemos secciones muy importantes en torno a todo el componente de sostenibilidad. Supongo que MSCI tendrá sus propias secciones y también ahí me echo el anuncio también para que vayan a sus páginas y averigüen un poco más del tema.

    Oye, Mario, y antes de finalizar, ¿qué reflexión le dejas a la gente que nos está escuchando en torno a todo este tema de sostenibilidad y particularmente en la parte social y en la parte de gobierno corporativo?

    Mario López-Alcalá:

    Pues yo los dejaría con el mensaje de que tener una visión a largo plazo no implica descuidar el largo plazo, no implica descuidar los resultados mensuales, trimestrales, anuales de una empresa, ni tampoco como personas individuales. Al contrario, yo creo que conforme vas adquiriendo más conocimiento, más experiencia, te das cuenta de que esto es un maratón, esto no es una carrera de 100 metros. La inversión en general desde mi punto de vista no es una carrera rápida, y es un maratón en todo el sentido de la palabra, en el cual necesitas evidentemente tener muy buenas bases, muy buenos fundamentos, y además tener una ruta muy bien trazada para saber a dónde vas a ir, a qué paso vas a ir, viendo cuáles son los hitos en el camino que tienes que estar, digamos, cumpliendo para alcanzar tus metas, ponerte un tiempo para alcanzar esas metas, y el chiste de un maratón es terminarlo. Para quienes lo hemos corrido, creo que lo más importante es terminarlo, y para llevar a cabo todos estos pasos, necesitas llevar un ritmo sustentable. Entonces yo dejaría con eso a tu auditorio: el pensar que la inversión y que la sustentabilidad no pone en riesgo al corto plazo. Al contrario, le da bases muchísimo más firmes para poder seguir creciendo y para poder avanzar hacia un objetivo muy bien definido y de largo plazo.

    Álvaro Vertiz:

    Perfecto, Mario. No me queda más que agradecerte por tu tiempo el día de hoy, y a todos los escuchas, muchísimas gracias. Espero que les haya gustado el episodio del día de hoy, y nos vemos el mes que entra. Muchas gracias.

    Muchas gracias, Mario.

  • Álvaro Vertiz:

    Hola a todos y bienvenidos a Encuentro, el podcast de BlackRock México. Soy Álvaro Vértiz y, en esta ocasión, me da muchísimo gusto tener en este espacio a Sergio Méndez, quien es el nuevo Director de BlackRock México.

    Sergio, como bien sabes, este es nuestro primer episodio del año 2021. ¿Qué crees que debería de tomar en cuenta un inversionista en este 2021?

    Sergio Méndez:

    Muy bien, Álvaro. Muchas gracias, muchas felicidades a todos, y también desearles un gran 2021 con salud y, esperemos más adelante en el año, más movilidad.

    Mira, Álvaro, yo creo que vale la pena empezar con un poco de contexto en el cual no nos podemos olvidar que venimos de un 2020 que nunca nadie nos lo imaginamos. La verdad es que si el año pasado nos hubiéramos parado en este mismo podcast, en esta misma situación, y nos hubieran dicho que llevamos más de 10 meses sin vernos la cara frente a frente, sin estar en contacto con los equipos, con los activos con los que invertimos y con esta situación, y además con una amenaza de salud importante y con un conocimiento, yo te hubiera dicho que la situación iba a ser mucho muy diferente a la que estamos viviendo ahorita. La humanidad en general ha sido bastante buena adaptándose a estos cambios que no nos podemos evitar de ellos y que tenemos que adaptarnos.

    Entonces partiendo de ahí y poniendo un poco de contexto, creo que tenemos que pensar que uno de los temas que van a dominar el 2021, como ya lo está haciendo ahorita, es la vacuna. Al principio durante el 2020, el tema era cuándo salía y cuándo estaba disponible la vacuna. Ya salió, ya está disponible. Entonces ahora son los tiempos de aplicación y la efectividad de la misma. Creo que todos quisiéramos tener una vacuna ya una puesta y estar en nuestra normalidad, que no va a volver a ser ni cercana, o va a ser diferente a lo que teníamos, pero la verdad es que no es cierto. Entonces la vacuna va a ser la clave.

    Nosotros en BlackRock lo que estamos viendo es que esta vacuna empezará poco a poco a tomar efecto y esta recuperación económica que vamos a ver va a ir mejorando. Esto va a hacer que los números de crecimiento económico en general en el mundo sean mucho mejores de los que estamos viendo ahorita. La recuperación que esperamos la verdad es que depende no solamente de la vacuna, sino que también hay que ver las políticas fiscales y monetarias que se han implementado a nivel mundial para justamente incentivar este desarrollo. Pensamos que la recuperación sea mucho más vigorosa una vez que todo este tema de la vacuna ya esté adentro. Porque además de la vacuna, vamos a regresar a un cierto grado de movilidad y vamos a regresar a una economía ya estimulada, una economía que trae tasas de interés muy bajas a nivel mundial, negativas en algunas zonas del mundo, y al mismo tiempo estímulos fiscales muy importantes.

    Todo esto se va a combinar en un momento para salir un poco más rápido de lo que se puede estar esperando. La verdad es que no nos damos cuenta, pero lo que sucedió creo que las empresas que van a subsistir o que van a salir ganadoras, y las sociedades, van a ser las que más rápido nos adaptemos a estos cambios tan acelerados que hemos estado viendo.

    Ahora, es un contexto bien cambiante, no nos podemos olvidar de esto. Siempre puede haber diferentes cosas que lo vayan afectando. En este caso yo en lo personal llevo casi 27 años haciendo inversiones en mi vida profesional siempre de manera institucional, y creo que lo más importante que he aprendido en estos 27 años es que ningún año es igual que el otro. Y el 2020 y el 2021 van a probar que todo lo que pensamos en algún momento se tiene que ir modificando y nos tenemos que ir adaptando. Entonces nosotros estamos viendo esa situación la cual tenemos que ser muy flexibles y tener todo listo para cuando podamos empezar la movilidad, realmente salgamos mucho más rápido de esta situación económica.

    Álvaro Vertiz:

    Oye Sergio, y si me permites hacer una pausa aquí, creo que has dicho muchas cosas que son muy importantes. Una es que la única constante es el cambio, que tenemos que estar abiertos a manejar ese cambio. Sin embargo, creo que la pandemia, como mencionabas, trae una serie de oportunidades. Como tú dices, ya está la vacuna ya está frente a nosotros, ahora es un tema de cómo se distribuye esa vacuna para efectos de la reactivación económica.

    Sergio Méndez:

    Creo que en ese sentido, yo lo que pondría para el 2021 tres temas que nosotros queremos reforzar en la parte desde BlackRock. 

    El primero claramente es esa transformación o reconstrucción o replanteamiento de la globalización, en la cual la relación China-Estados Unidos es clave. Esto es importantísimo porque también pensamos que de alguna manera los polos de desarrollo de alguna manera eran más Estados Unidos-Europa.  China estaba en un ambiente de cerrarse un poco más y va a continuar seguramente, pero con ciertos visos de lo que va a hacer abriendo sus mercados de capitales, porque es muy interesante ver cómo de alguna manera toda esta relación se transformó y se están cerrando un poco más las economías, pero al mismo tiempo todo este tema de la apertura del mercado de capitales es clave y es, otra vez, una economía, la primera o la segunda más grande del mundo diciendo, oigan, pues también aquí la importación y exportación no solamente de bienes sino de capital, tiene que ajustarse abriendo la economía. Entonces creo que eso es un punto clave.

    La segunda es, y es algo que se viene gestando desde la crisis del 2008, las tasas de interés en cero en muchos lugares del mundo siguieron y se implementaron, eso quiere decir que el dinero tampoco tenía costo, lo cual es importantísimo. Empieza la recuperación después de la crisis, después de diferentes zonas, empiezan a subir las tasas de interés, y lo que vemos es otra vez por efecto de la pandemia una contracción, y vemos que esto nos lleva a pensar en lo que llamamos el nuevo nominal.

    El nuevo nominal es que ha sido tal la expansión de dinero y la emisión de dinero, la expansión de balances monetarios yo diría en todas las economías, pero mucho más marcado en las economías desarrolladas, que eso nos lleva a pensar que cuando venga la recuperación que platicábamos, el momento en que empiece otra vez con más vigor las economías a seguir, los bancos centrales van a ser más prudentes ajustando sus tasas de interés. Entonces tenemos que acostumbrarnos a tasas reales negativas, en las cuales quizás la inflación sea superior a los niveles de las tasas de intereses nominales, y esto es clave. Así como la diversificación es clave en términos regionales en una inversión, la diversificación de activos es igual de clave. Entonces esto favorece de alguna manera los términos de riesgo, es decir, los activos que nos pueden dar más que las tasas nominales.

    Sabemos que si dejamos el dinero simplemente ahorrado en vez de invertido, estamos destinados a que el poder adquisitivo de ese dinero va a bajar, se va a contraer. En cambio, si invertimos y diversificamos, podemos esperar que este portafolio en el mediano y largo plazo tenga un mejor resultado defendiéndose de un contexto de inflación.

    Álvaro Vertiz:

    Creo que lo explicas de muy buena manera y creo que sobre todo vamos a poder aprovechar en este 2021.

    Sergio Méndez:

    Claro, yo creo que ya tocamos el tema del nuevo nominal, tocamos el tema de la reconfiguración de la parte global y cómo van a acabar los nuevos equilibrios.

    Y por último nos falta tocar el tercer tema que es importantísimo, que son transformaciones aceleradas. Esto es algo que ha pasado mucho en el 2020. Pero hay otras transformaciones que no podemos ignorar, que son igual de importantes, y una de ellas es los activos sustentables, la sostenibilidad en las inversiones. Esto que ha pasado en el 2020, este virus, no podemos ignorar que el mundo nos habló, que de alguna otra manera el ambiente en el que vivimos y la sociedad nos exigió no solamente pensar en cómo invertimos, sino también en demandar productos que más adelante vayan a hacer que las economías o los países tengan mejor impacto. ¿A qué me refiero con impacto? No solamente en pensar en si la empresa es rentable o no, sino si la empresa realmente cuida el ambiente.

    Por eso es que la sustentabilidad o la sostenibilidad está ya ahorita en la punta de la lengua de todos los que estamos haciendo inversiones. Y BlackRock en eso siempre ha sido un líder, desde la carta del año pasado de 2019 de nuestro presidente Larry Fink, en la cual ponía a la sustentabilidad hasta delante de las prioridades; pero no solamente la sustentabilidad, sino la parte social, la equidad. Muchas de estas políticas monetarias tan expansivas han hecho que las distancias se abran en las sociedades, porque el hecho de que el índice S&P esté en máximos históricos o el NASDAQ, es una buena noticia para gente que tiene inversiones, no para la gente que no tiene. Entonces tenemos que voltear a ver y tratar de hacer un mundo mucho más equitativo, que es otra cosa que nos está diciendo.

    La existencia de los mercados electrónicos. El hecho de que ahorita todos podamos desde comprar un súper, no ir a un banco en diversas situaciones, hace que las empresas de logística tomen un valor muy especial. Y eso en las empresas es lo que estamos valorando y estudiando constantemente, a ver quiénes van a ser los grandes sobrevivientes de esta gran situación que estamos enfrentando.

    Álvaro Vertiz:

    Creo que un tema muy relevante y que consolida mucho de lo que comentas y de las oportunidades que tenemos de frente es que es mucho más fácil acceder a ellas de lo que mucha gente cree, de manera errónea.

    En el 2020 vimos más cambios que nunca y muchas cosas no volverán a ser como antes. Entonces ¿qué podemos esperar del 2021 y por qué es importante acudir a un asesor financiero?

    Sergio Méndez:

    Mira en ese sentido, déjame decirte que un asesor de inversiones puede ser comparado con un sastre. Cuando vas a hacerte un traje o vas a hacer algo a la medida, vas primero con alguien, toma las medidas, entiende cuál es tu situación física y te diseña algo especialmente a la medida. Ese es el caso de un asesor financiero. El sentarse con un experto que entienda cuáles son tus necesidades es la mejor manera de empezar a invertir. Creo que por eso es que insisto en que hay profesionales de inversión, lo demás se llama juego. Los profesionales de inversión, su labor es justamente encontrar el traje a la medida dadas las necesidades del cliente.

    De ese lado viene la personalización, que creo que esto también es importantísimo. Cada vez que entramos cada quien a su banco o a las tiendas en línea o lo que sea, creo que es bien importante ya ver que todas te saludan primero. Ya es primer nombre “Sergio, bienvenido de regreso. La vez pasada compraste esto. ¿Esta vez qué quieres comprar? La otra vez escogiste este libro, te recomiendo este libro”. Entonces la gente va buscando mucho más eso. Y en términos de inversiones eso también se da, porque lógicamente cuando accesas a tu asesor de inversión o cuando tienes esa relación con la firma de inversiones que te asesore, te va a decir “Hola Sergio, ¿cómo estás? Qué bueno que compramos en la bolsa, qué bueno que no vendimos el tipo de cambio, qué bueno que tenemos tasa de interés. ¿Entonces ahora qué pasa? Es que tengo más dinero, sabes qué, tengo menos dinero. Necesito esto, necesito lo otro, tengo un hijo y quiero empezar a ahorrar para una universidad para mi hijo”. Entonces desde ahí empieza. Entonces la personalización se vuelve importantísima, el consumidor se ha vuelto mucho más exigente. Y la exigencia viene no solamente en el servicio, sino el que ya te conozcan.

    Entonces la mezcla correcta de la personalización definitivamente está en un asesor financiero, y ese asesor financiero es el que te debe guiar, el que debe asesorarte, encontrar el mejor manejador y el mejor producto, porque además tanto los ETFs como los fondos mutuos son productos que han, como decías, democratizado yo le llamo la inversión. Es decir, si compras un peso de un ETF o N número de millones de pesos del ETF, la persona está recibiendo el mismo portafolio, seas muy rico o no, o tengas apenas poco dinero para empezar a invertir; tengas 60 años o tengas 25 años. Entonces la mejor manera de democratizar en un vehículo totalmente transparente, porque los fondos mutuos, los ETFs diario cruzan sus pesos en bolsa, son accesibles las tenencias que tienen. Y en ese mismo sentido creo que lo más importante también, y no podemos olvidar, también es quién te provee esos servicios financieros. Es decir, que sea una firma reconocida, que sea una firma que tenga suficientes profesionales de inversión, que tenga los sistemas, que tenga el talento para acompañarte durante este maravillosos viaje que es la inversión. Qué te puedo decir yo, que tengo 27 años haciendo inversiones, que eso, y aunque sea a nivel institucional, como me toca hacerlo a mí, definitivamente eso hace la diferencia en el viaje del inversionista.

    Y en el mismo sentido, además de la personalización, algo que está ahorita muy importante es la inclusión financiera, que era justamente lo que comentábamos, de que con $1 o con $100 o con $100 millones, con el número de pesos que quieras o dólares, puedes acceder a la misma cartera. Es decir, puedes invertir exactamente igual como lo hacen los grandes inversionistas a un costo muy bajo.

    Álvaro Vertiz:

    Creo que eso es poderosísimo, lo que comentas. Es otro de los errores que mucha gente comete en no atreverse a invertir, pensando que esto es exclusivo para unos pocos.

    Ante los panoramas que nos presentas, Sergio, ¿cómo crees que podemos motivar a más gente a invertir? Comentabas la parte de educación financiera, pero hay un componente adicional que tú mejor que nadie nos puedes explicar; y que es el tema del propósito.

    Sergio Méndez:

    Claro, y creo que es importante empezar a definir lo que es el propósito. Lógicamente el propósito de invertir es proteger tu capital; pasar del consumo de hoy a un consumo futuro que te dé una mejor posición o que te permita mantener tu mismo nivel de vida. Es el propósito último. Pero invertir con propósito es muy diferente. ¿Por qué? Porque es exigirle a quien te está ayudando en tus inversiones, a las firmas que lo están haciendo, que tengan inclusión, que sean socialmente responsables, que tengan altos niveles de gobernanza. Es decir, el mundo en general se ha vuelto mucho más exigente en esos sentidos. El 65% de los consumidores prefieren empresas que sus ejecutivos realmente representen los valores que están diciendo. Y esto es un escrutinio en todo momento. Con los medios digitales y con todo, la verdad es que podemos ver claramente cómo esto toma una relevancia muy importante y hace que cambie un poco todo lo que es el contexto de las inversiones.

     Álvaro Vertiz:

    Sergio, lo que comentas creo que es muy importante, sobre todo para que de ahorradores nos podamos convertir en inversionistas para proteger el valor de nuestro dinero hacia el futuro. Entonces, ¿tú cómo lo podrías explicar para cualquier persona que esté iniciando en este mundo de las inversiones?

    Sergio Méndez:

    Ahorrar es simplemente guardar el dinero para gastarlo más adelante en el tiempo. Así de fácil. Casi casi puedes ahorrar abajo del colchón o pasivamente simplemente comprando instrumentos de renta fija que te van a dar una pequeña tasa nominal que, como decíamos, esta tasa nominal la probabilidad de que sea menor a la inflación te va a hacer perder adquisitivo en el tiempo. Si tú activamente empiezas a invertir, que esa es la gran diferencia, vas a estar buscando productos y soluciones de inversión que hagan que no pierdas ese poder adquisitivo, y que de hecho tengas mayor poder adquisitivo.

    Para invertir, yo creo que el primer paso para hacer una inversión es decidir cuánto tiempo tenemos para usar ese dinero; lo que se llama horizonte de inversión, para saber la tolerancia al riesgo que tenemos. Es decir, si el dinero lo vamos a gastar relativamente rápido, la verdad es que es una estrategia mucho menos agresiva o más conservadora que si el dinero lo vamos a hacer a largo plazo.

    La segunda es la diversificación. Mucha gente alrededor de mi carrera me va preguntando cuándo es un buen momento para invertir, cuándo es un buen momento para entrar al mercado. Y yo lo que les digo que el mejor momento para entrar al mercado es siempre. Y creo que el 2020 como el 2008 nos dejaron justamente esas lecciones. Esas lecciones que son: 9 de marzo del 2008, el S&P tocó, el índice de Estados Unidos de Standard and Poors, 666 puntos. Cerrando ese año estaba alrededor de 1,500 puntos. Es decir, la gente que vendió, que se espantó en 2008 y tomó una decisión no racional. Es decir, de alguna otra manera no tuvo, porque aquí también es importante la asesoría, porque hay profesionales. Invertir es una labor profesional, no es como ir a un casino. Invertir necesita disciplina, necesitas proceso, necesitas talento, y eso es clave para el éxito de una inversión.

    El 2020 también, en marzo o en abril cuando no sabíamos ni por dónde venían los golpes, mucha gente se espantó y perdieron, la gente que se salió en ese momento del mercado y perdió la diversificación, en ese momento realizó una pérdida, y es decir perdió uno de los rallies más importantes. Mucha gente nos dice, la Bolsa Mexicana de Valores, por ejemplo, en los momentos más bajos tocó 35 o 36,000 puntos, y ahorita está operando sobre los 45,000. Es decir, más de 25% de ganancia en una economía que está contrayéndose casi 9%. Entonces a eso me refiero con el horizonte de inversión, con la disciplina y sobre todo con la visión de largo plazo. Esto es importantísimo.

    Al momento de invertir estás tomando decisiones de largo plazo; al ahorrar, es puro corto plazo.

    Álvaro Vertiz:

    Y por lo que te escucho, Sergio, me quedo con tres ideas muy importantes: Uno es siempre es un buen momento para invertir; no creamos que ya vamos tarde para poder aprovechar una oportunidad de inversión porque creo que es un error. Y como tú bien explicabas, si no tienes un gasto en frente a corto plazo, sino al contrario en un horizonte de más largo plazo, siempre es mejor recurrir a estrategias más orientadas a renta variable para que puedas aprovechar de un mejor rendimiento; y en cambio los ahorros o las inversiones que tengas en tu horizonte a ser como utilizadas en un menor plazo, esas las puedes tener en un pedazo de renta fija, ¿no?

    Sergio Méndez:

    Eso es parte la diversificación de la construcción del portafolio, Álvaro, que es clave al momento de invertir. Y también, ahorita que decías del momento de invertir, un ejemplo que yo muchas veces utilizo es, el que compró el S&P a 666 y lo vendió a 1,200 un tiempo después, porque luego se ajustó a la baja y tuvo sus fluctuaciones, eso se llama suerte. Y aquí lo que tratamos de hacer es minimizar la suerte.

    Invertir no es jugar al casino. Invertir implica mucha diversificación, implica mucha disciplina, mucho proceso de inversión. Por eso es que hay gente que se dedica el 100% de su día a ver eso.

    Álvaro Vertiz:

    Gracias por esa explicación. Por último y antes de terminar esta sesión de Encuentro, no sé qué reflexiones nos podrías dar a cara de este año en el que estamos entrando y, como tú mencionas, la única constante es el cambio.

    Sergio Méndez:

    Pues mira, creo que la oportunidad existe siempre. Creo que por eso es que en mi carrera me encanta hacer inversiones, porque soy un eterno optimista, o me dedico a buscar la parte positiva de las situaciones. Y eso creo que es clave, claro, siempre midiendo los riesgos, que eso también es muy importante. Entonces creo que las oportunidades están justamente en invertir. Porque muchas veces la gente dice “quiero inversiones sin riesgo”. El riesgo es no estar invertido, y este año lo demostró. Realmente eso sí es un riesgo, porque lo único que sabes es que vas a perder capacidad adquisitiva más adelante en tu vida. En cambio, al invertir, creo que logras o tienes la oportunidad de tejer un mejor futuro. Y en ese sentido, la oportunidad para invertir es siempre.

    En términos de estrategia de mercado, lo que estamos viendo en BlackRock es que estamos viendo un ambiente muy propicio para la toma de riesgo por los niveles de las tasas de interés. Y esto es en el mundo y también en México. Porque en México las tasas de interés también se van a quedar anormalmente bajas durante mucho tiempo, incentivando la recuperación económica. El IRT que es el Índice de Rendimiento Total de la Bolsa Mexicana de Valores que utiliza dividendos y que toma en cuenta dividendos tuvo un año positivo. Y lo que nosotros pensamos que el próximo año vamos a ver, dado el nivel bajo de las tasas de interés, pensamos que hay valor, por ejemplo, en ciertas empresas, en las empresas de la Bolsa Mexicana de Valores, en la parte de dividendos.

    En la parte internacional también lo que estamos viendo es que hay que estar invertidos regionalmente. Como no tenemos bola de cristal, no sabemos realmente qué es lo que va a pasar y cuáles van a ser los activos que vamos a favorecer. Pero lo que sí sabemos que en general la zona norteamericana y la zona asiática van a ser los grandes ganadores. Y ahí es donde entra la oportunidad de México, porque Norteamérica, Estados Unidos, va a empujar a México. Eso es clave.

    Estados Unidos con la recuperación que va a tener, va a hacer que México, en su situación como está ahorita, tenga un mucho mejor año de lo que lo tuvo en 2020.

    Álvaro Vertiz:

    Gracias. Creo que yo me llevo el siguiente consejo tuyo, y es: Aprovecha este tren. Súbete a ese tren, muévete, y no dejes tu dinero abajo del colchón, que lleva mucho mayor riesgo que el que puedes poner haciendo que tu dinero trabaje para ti.

    Sergio, muchísimas gracias por tu tiempo. Espero que todos los que nos están escuchando se hayan llevado cosas muy útiles para el manejo de su patrimonio, y nos vemos en nuestro siguiente episodio de Encuentro.

    Muchísimas gracias.

    Sergio Méndez:

    Mil gracias, Álvaro, y gracias por la oportunidad de hablar con ustedes.

  • Álvaro Vertiz:

    Hola a todos y bienvenidos a Encuentro: el podcast del BlackRock México. Soy Álvaro Vértiz, Director de Operación y Estrategia para BlackRock México y en esta ocasión tenemos el honor de tener a María Ariza: con nosotros. María Ariza:, como saben, es la directora de la Bolsa Institucional de Valores, y por otro lado se desempeña también como la Directora de la Asociación Mexicana de Capital Privado (AMEXCAP). María, bienvenida a Encuentro.

    María Ariza:

    Hola, Álvaro, muchísimas gracias; es un enorme honor que me hayan invitado y pensado en mí.

    Álvaro Vertiz:

    No, nosotros somos los honrados en tenerte. Y algo que nos interesaba mucho platicar contigo y ahora que te tenemos con nosotros quiero aprovecharlo es ¿cómo llegaste al sector financiero?

    María Ariza:

    Pues, mira, la verdad es que fue un poquito…desarrollándose en mi vida. Vengo de una familia que desde muy chica, me impulsó y me invitó a estar muy cercana a la empresa familiar. Soy la grande de cuatro hermanas y yo creo que pues en mi casa que es muy tradicional, es decir, pues buscaban al hombre y como no lo tuvieron, pues este… terminé siendo yo aquella que invitaban a convertirse tal vez en el “hombre” que iba a trabajar en la empresa.

    Entonces desde los diecisiete años acompañé a mi papá y mi abuelo en esta travesía de empresa familiar que fue para mí uno de los aprendizajes más importantes de mi vida. No sólo en la manera en cómo tomaban decisiones y cómo, digamos, lideraban equipos, pero en la sensibilidad de cómo se dirigían a las personas; cómo construían lealtades. Y creo que esa combinación es lo que soy hoy. Salí de la empresa porque creo que quería también yo un poco hacer mi propia historia y regresar, tal vez a la empresa en un futuro cuando yo estuviera un poco más fogueada, y fue allí cuando encontré la industria, el sector financiero, en capital privado muy rápido en mi vida profesional y la verdad, que me encantó y pues, creo que encontré definitivamente el lugar en donde quería desarrollarme.

    Álvaro Vertiz:

    No, y si te puedo interrumpir algo, que es muy constante…yo cuando veo tu trayectoria, es el cuestionamiento de los status quos, ¿no? O sea, creo que, como tú bien señalas, luego en algunas familias —y en México existen varias— creemos o creían más bien que la mujer, como que estaba relegada a tener un papel muy, muy concreto en las familias mexicanas, ¿no? Y creo que parte de lo que ha sucedido es que esa idea, por supuesto ha evolucionado por diversas razones, y cuando te veo a ti, o sea creo que cuando dices, ‘Oye, en mi vida, empezó con la AMEXCAP y después con Forbes’, no, yo creo que tu trayectoria empezó cuando cuestionaste ese status quo. Y al decir, ‘Oye, pues fíjate, ya no estoy satisfecha con lo que tengo aquí; déjame ir un paso más allá. Déjame romper con ese status quo’, y creo que, para mi gusto es lo que hoy te posiciona a ti como ser una directora general de una bolsa de valores, de la bolsa de valores que también retó el status quo, que existía en México, ¿no? Y que ahora, gracias a ello podemos hablar de que hay dos bolsas de valores, el mercado de competencia se abrió, etcétera, ¿no?

    Y tomando ese comentario, podemos entrar un poquito a cómo fueron tus inicios en este experimento…o no experimento, en esta nueva bolsa de valores como directora, siendo mujer, en un mundo que dominan los hombres, ¿y cómo ha sido también romper con esta idea preconcebida de una sola bolsa en México?

    María Ariza:

    Si, la verdad, que tienes razón en lo que dices; siempre he sido un poco de romper paradigmas y esquemas, inclusive desde que estudiaba la carrera ¡y éramos como cuatro! Terminé siendo presidenta de la carrera, una cosa además sui generis, pero siempre ha sido un poquito también mi personalidad y la verdad sí tuvo que ver muchísimo con la manera en que me educaron en mi caso. Sí, fue muy importante. Y me gusta decirlo porque creo que es una de las responsabilidades importantísimas que tenemos como padres. Si queremos ver un cambio real en la sociedad, tenemos que generarle ese apetito y esas ganas y esa iniciativa a nuestras hijas en nuestra casa por emprender, por el valor de ser independientes, por echarlas a andar, por darles valentía, por apoyarlas. Y a nuestros hijos darles esa visión de que hay que respetar, de que hay que equilibrar, de que tenemos que ser parejos y de que tenemos buscar igualdad de condiciones a los hombres y las mujeres.

    Entonces en la medida en la que podamos ir educando a nuestras siguientes generaciones con esa mentalidad, vamos a ver cambios muy importantes. Y yo, pues, gracias a Dios, fui el resultado de esa educación. Y —un poquito hablando de Biva— la verdad es que sí fue, quiero decirte, una decisión muy difícil para mí. Yo, si bien soy muy valiente y si bien, he ido rompiendo ciertos moldes, lo he hecho a costa de enfrentarme al status quo y de enfrentarme a mis propios miedos. Y creo que ha sido complicado. Digo de entrada, cuando entré a la AMEXCAP, pues, al final, yo tomé un paso hacia adelante en volverme ya un poco más líder de industria, un poco más visible, un poco más poner mi voz allá afuera, y eso para mí representó mucha incertidumbre, mucha ansia porque, además, efectivamente recibes de la sociedad no necesariamente el apoyo que tú quisieras, ¿no? Y sobre todo cuando eso va empapado en tu vida personal y de maternidad; que justo fue el momento, ¿no? Fue muy complicado. Entonces el saltar a Biva resultó complicado en el sentido de que dejé, tuve que dejar ese momento de confort, de zona de tranquilidad que yo ya había ganado en la AMEXCAP después de muchos años que me había tomado llegar allí. Y no estoy hablando nada más en términos de mi vida profesional, de irme ganando absolutamente todos los actores que como ustedes lo saben bien, la industria es complicada y tiene muchos sesgos todavía machistas y bueno, es bastante estructurada y de una cierta manera. Y ganarme esos espacios fue difícil. Pero también de forma personal.

    Sobre todo en un proyecto, como bien lo dices, que iba a interrumpir absolutamente todo lo conocido. Y que además nacía con una barrera muy importante impuesta por el único jugador en ese momento que llevaba más de cien años instaurado; con las casas de bolsa que todas de cierta manera venían trabajando y operando con una estructura por muchísimos años y conjugadores que se conocían entre ellos. Y por romper todo esto para mí era una aventura y necesitaba de mí mucha fortaleza, mucha valentía y también una reestructura familiar muy importante.

    Álvaro Vertiz:

    Oye, María, te voy a detener allí porque estás abriendo, creo que varios temas que son sumamente importantes. Yo creo que por un lado es la brecha que estás abriendo, como decimos al inicio de la conversación sobre las nuevas generaciones, sobre todo las mujeres, ¿no? de decir, ‘Oye, no tengan miedo’, o, sí se puede; por otro lado el tema de ese atrevimiento, y decir ‘Oye, la gente que no me tomaba en serio’, o la gente que no tomaba en serio el proyecto… ¡déjate a María!, o sea el simple tema de la vida. Yo todavía recuerdo cuando empezara a gestarse la idea de Biva, ¿no? y me acuerdo de mucha gente que decía, ‘no, es que México es muy chiquito y no hay mercado para dos bolsas’… Me acuerdo de pláticas con montones de gente que decían, ‘Oye, ¿pero qué mal puede generar el tema de la libre competencia? ¿Qué mal puede generar el tema de desarrollar un mercado bursátil que en México desgraciadamente aún no está donde tiene que estar?,’ ¿no? Entonces, yo porque justo esto prueba un montón de cosas en el sentido de que no hay una idea que tenga un propósito bueno que no para materializarse en algo también bueno.

    Y por otro lado también me recuerdas mucho; yo soy también papá tengo cuatro hijos, dos niñas. Y creo que parte de lo que pienso todos los días es ¿cómo puedo generar, cómo puedo generar o cómo puedo ayudar para crear un México mejor para ellas? Y un México mejor para ellas creo que combina mucho de lo que comentabas. Uno es un México mucho más incluyente, y diverso, de oportunidades; y por otro lado un México que está abierto a nuevas ideas y nuevos componentes porque sin duda Biva yo creo que no sería Biva si no incorporaras mucho de tu ADN. Tú crees que las mujeres hoy o las mujeres que están estudiando y que vienen detrás de ellosya llegaron a un México muy diferente al que tú viste y empezaste a desarrollar?

    María Ariza:

    Completamente. Mira, yo…creo que lo que a mí me tocó vivir, fue un momento muy complicado. En donde no había oportunidades; no había espacios o estaban muy limitados. Todavía, la verdad que mucho es eso; ni contarte las historias de mis profesores de ingeniería porque ni para qué perder el tiempo, pero es real. Es una cosa impresionante pero creo que la fuerza que ha tomado el movimiento de equidad no lo va a parar para nadie, Álvaro. Y yo creo que empieza no hace mucho en realidad; yo he pensado, ¿cuándo fue este turning point?

    Y déjame te cuento una historia—personal. De que en el 2015, o sea desde hace cinco años, nada más, yo estaba sola. Sola en la industria y lo recuerdo porque en un evento —que yo hacía eventos muy grandes— había no menos de mil personas. Y nos ubicábamos a las mujeres que estábamos; habíamos tres. Tres. Entonces una de ellas es una americana; además de todo ella era no americana pero era americana. Ella se reunió conmigo y me dijo “necesitamos platicar”. Nos fuimos a comer y me dijo, ¿Cómo lo haces? ¿Cómo estás aquí, todo el tiempo sola y no te da miedo, no te haces menos? Y le dije, no no no, por supuesto que me da miedo y por supuesto que me hago menos. Nada más que hago como la que no; pero claro que sí, cómo crees que no. Entonces ella y yo en esa reunión tuvimos una idea y hoy esa idea; ayer tuvimos nuestro brindis navideño; y es una asociación civil, o sea después de 5 años. Pero en ese camino, ya fue todo un movimiento del ‘MeToo’, ‘HeForShe’, el movimiento internacional, el movimiento de los grandes inversionistas que empezaban a cambiar su forma y su mentalidad y su visión; como por ejemplo ustedes. Y todo eso empuja “top-down” y eso hace que la gente empiece a ver y a permear esta nueva sensibilidad. Entonces cuando hay una presión de inversionistas, y te lo digo porque yo estaba en el mundo del capital privado; de inversionistas hacia los fondos y hacia las promovidas que son las empresas; de que tiene que haber una mayor discusión, apertura y oportunidades para las mujeres; inmediatamente todo empieza a permear. Se va a tardar, claro que sí. Porque además no nada más puede ser “top-down”; tiene que ser “bottom-up”. Tienes que tener a las mujeres preparadas para que cuando se abra el espacio; la mujer salte. Entonces hay que hacer el trabajo doble, pero creo que lo que nos va a tocar vivir en los próximos años, y a nuestras hijas; va a ser un mundo, yo creo, con otra dinámica, con un respeto y una apertura que nos va a dar a todos una tranquilidad y satisfacción que a mí no me tocó vivir de manera personal.

    Álvaro Vertiz:

    Oye María, y por último en este bloque, creo que el otro tema que hay un mito impresionante y que a mi es de los que más me gusta atacar y pelear; es el tema de que la maternidad y la vida profesional están totalmente opuestos. Creo que tú eres un ejemplo de alguien que maneja las dos cosas muy bien. Pero algo que me gustaría también conocer de ti es; qué le dirías a estas mujeres que de repente creen que todo es mutuamente excluyente. Que no puedes ser mamá y al mismo tiempo profesional. Que si eres profesional tienes que descuidar a tus hijos y generar ahí una dicotomía, hasta mi punto de vista absurda, y que creo que tenemos que también atacar de raíz.

    María Ariza:

    Sí. Y es que ¿sabes qué pasa? Vivimos en una sociedad totalmente estereotipada, Álvaro.

    Desde chiquitas nos educan para darle todo el peso del hogar y de los hijos a la mujer. Y todo el peso del trabajo y la manutención al hombre. Y así es pues esa es la manera como nuestro cerebro está manipulado desde que nacemos. Entonces cuando llega el momento en que empiezo a ser mamá pues mi cerebro dice: Es que mi prioridad son los hijos y yo tengo que ceder mi crecimiento laboral y es más, si trabajo o dejo de trabajar porque voy a ser mamá o prefiero no seguir creciendo en la escalera porque eso se va a representar más responsabilidades y menos tiempo para mis hijos. Y el hombre, por su lado, efectivamente apoya esa decisión; o sea, a menos que los dos tengan que traer un equilibrio económico en la familia pero si no el hombre dice sí qué bueno, qué bueno que estás dando un paso para atrás porque para mí mi prioridad es que tú estés en tu casa. Cuando esta responsabilidad, la del hogar y la de la educación de los niños es de los dos. Son papás los dos. Los dos tomaron la decisión de ser papás.

    Entonces creo que si bien no estamos ahí todavía. Y yo, no dejé de trabajar. Me costó mucho trabajo en lo personal darle esa tranquilidad a mi esposo e inclusive a mi propia familia nuclear. Todo mundo me decía, pero ‘cómo’, ‘cómo vas a dejar a tus hijas’, ‘pero qué vas a hacer’. Y lo fui navegando poco a poco y hoy te digo que después de muchos años y mis hijas hoy tienen nueve y once años y son niñas completamente normales y queridas y estudiosas y respetuosas y gracias a Dios lo libramos. Porque toda su infancia yo vivía con la tormenta y la culpa de: ¿tendrá razón la gente que me dice que si no estoy con ellas van a tener algún tema, alguna disfunción, algún sentimiento de que no tienen mi atención y hoy te digo que no fue así. 

    Pero de aquí en adelante tenemos que hacer conciencia de que esta es una chamba de los dos. La decisión de ser padres es de padre y madre y la responsabilidad de la casa y de los hijos es de los dos. Entonces, primero las mujeres no cargar con la responsabilidad al cien por ciento porque esta es una responsabilidad compartida y segundo, de aquí a que suceda eso porque es un cambio obviamente de educación y toma mucho tiempo, que se puede, tan se puede que habemos muchas mujeres que lo hacemos.

    Álvaro Vertiz:

    Cien por ciento. No puedo estar más de acuerdo que tú. Y ya pasando a la parte final del podcast; y María, nada más para decirte este es el último podcast que hacemos en 2020; y me acuerdo mucho de los años nuevos que algunos nos tocó pasar juntos María, y de estar sentados con las uvas enfrente de nosotros en la mesa. Y teníamos siempre en Año Nuevo una copa con doce uvas algo que quería preguntarte, María, y no es preguntarte doce propósitos, pero sí decirte, oye, estamos saliendo de un año sumamente complicado. Nos tocó vivir un año que me acuerdo cuando empezó todo este tema Covid, decíamos, seguro en verano vamos a poder estar normales. Y hasta hacían la broma de las mascarillas de Navidad diciendo ya nos veremos en Navidad y desgraciadamente ya estamos hoy ahí, no?

    Pensando en este año que viene, qué propósitos, qué te gustaría ver en 2021 que no viste durante 2020 y que se relaciona con esa inclusión, con esa equidad, con todo lo que estamos platicando aquí.

    María Ariza:

    Creo que vienen retos bien importantes, Álvaro, en términos económicos y en términos de recuperación. Para México el 2021 va a ser un año difícil en donde no creo que veamos una franca recuperación sino hasta finales de año. Y hay varios temas que están ahí en el radar y que preocupan pero también hay grandes oportunidades que nos dejan ver que habrá mayor dinamismo y que México sigue siendo una potencia importantísima de atracción y es una potencia importantísima de talento.

    ¿Qué me gustaría ver en términos de inclusión? Creo que esta pandemia definitivamente representó un reto para todos pero diría yo, un reto especial para las mujeres. Se abre más la brecha en todos sentidos, vemos todavía más disparidad en oportunidades y más brecha en educación y más brecha en pobreza y creo que es una responsabilidad de todos que no nos quedemos atrás a la hora de la recuperación que no nos quedemos atrás las mujeres. Entonces me encantaría ver específicamente programas y productos y diseño que lograra incorporar a mayor número de mujeres mexicanas a las oportunidades que se ven de cara al 2021 y en adelante; en educación, en oportunidades laborales, en inclusión financiera, en apoyo y financiamiento; en tantas cosas que necesitamos. Entonces como lo decía hace ratito: claramente creo que en el futuro, nuestras generaciones, nuestras hijas van a ver un mundo mejor. Me encantaría a mi para el 2021 poder ser parte de que con mi esfuerzo, con mi tiempo, con mi inteligencia que puedo poner a disposición de México, poder aportar y poder ayudar a que la brecha se cierre y haya mayor inclusión; no nada más en términos generales pero específicamente trayendo a más mujeres a la oportunidad.

    Entonces pues eso serían mis uvas y pues echarle ganas, Álvaro, creo que hay varias cosas que vienen oportunidades para México, definitivamente el tema de la apertura con Estados Unidos hay que aprovecharla, el tema de toda la transformación digital hay que aprovecharla, todas las áreas todavía de oportunidad que hoy las vemos como lastres pues hay que aprovecharlas. Cómo crecemos la productividad de este país, pues todos tenemos que echarle y meterle mucha cabeza y talento y luchar de forma unida con un mismo objetivo que es levantar nuestro país.

    Álvaro Vertiz:

    ¡Qué buena respuesta! Yo creo que si 2021 logra ser un año donde podamos obtener un pedazo de lo que estás comentando yo creo que va a ser un gran año; yo espero que en realidad así lo sea, creo que necesitamos un muy buen año después de este 2020 que tuvimos y donde como tú dices, creo que las mujeres tuvieron un peso adicional y que se merecen todo el respeto de nosotros los hombres.

    Y María nada más me queda primero felicitarte porque sin dudas has estado habiendo brecha para muchas mujeres que vienen detrás y para nuevas generaciones, etc; eso no lo quita absolutamente nadie y por otro lado, darte las gracias porque este podcast estuvo padrísimo por la sinceridad y la apertura que tuviste y que seguramente muchas personas estarán escuchando y tratando de reflejar en su vida un pedacito de la tuya. Te lo agradecemos muchísimo.

    María Ariza:

    Al contrario, te lo juro que les agradezco enormemente este espacio y por supuesto que les agradezco el enorme apoyo que le ha dado BlackRock a BIVA; ojalá que tengamos muchos proyectos para el año que viene y cerremos muchos de los espacios que hay allá afuera y que los tomemos para beneficio de la economía.

    Álvaro Vertiz:

    Oye, y no se te salvas, luego te buscaremos en 2021 para que platiquemos en un podcast tu visión de los mercados y sobre el desarrollo del mundo bursátil donde seguramente tendrás mucho que contarnos.

    Muchas gracias.

    María Ariza:

    Muchas gracias a ustedes.

  • Álvaro Vertiz:

    Después de varios meses de confinamiento, comercios y fronteras cerradas, gobiernos y empresas de todo el mundo están implementando medidas encaminadas a reactivar la economía.

    Hola, ¿cómo están? Mi nombre es Álvaro Vértiz, Director de Estrategia para BlackRock México, y hoy le quiero dar la bienvenida a Armando Senra, quien encabeza iShares para América dentro de BlackRock. Armando, muchísimas gracias por acompañarnos.

    Armando Senra:

    Gracias, Álvaro. Un gusto aquí estar con todos.

    Álvaro Vertiz:

    Mucho de lo que hablaremos hoy tratará de flujos de capital en instrumentos de inversión sobre los que tal vez no todos conocen. Por ello, me gustaría, Armando, si estás de acuerdo, que platiques un poquito sobre qué son los ETFs o fondos indizados cotizados en bolsa y, sobre todo, en qué los diferencía con otros instrumentos de inversión; y, por último, por qué son instrumentos que son accesibles a todo el mundo.

    Armando Senra:

    Perfecto. Bueno, básicamente un ETF es un conjunto de activos que cotiza en la bolsa de valores. Son vehículos que nos ayudan a invertir de manera diversificada y con bajo costo. Los ETFs ofrecen un fácil acceso a una amplia variedad de activos: renta fija, renta variable, materias primas; que tienen generalmente como objetivo replicar el rendimiento de un índice, como por ejemplo, el S&P500.

    Los ETFs representan una industria que mueve unos 4 billones de dólares. La industria de ETFs en México equivale a más de 32 mil millones de dólares, lo cual representa una gran oportunidad para los inversionistas con ventajas claras, como la facilidad de compras, de venta, la diversificación, la indexación, la transparencia y la liquidez que también los ETFs traen consigo.

    A diferencia de otras opciones de inversión, al replicar en gran medida las inversiones de los índices en la búsqueda de igualar su desempeño, los ETFs ofrecen la posibilidad de obtener rendimientos más predecibles.

    Entonces, eso es lo que es básicamente lo que es un ETF, un vehículo de inversión que permite una gran diversificación, acceso a todo tipo de mercados globalmente y locales, que permite acceso a todo tipo de activos financieros en un paquete simple, de bajo costo y con gran liquidez.

    Álvaro Vertiz:

    Y creo que eso es muy importante, o sea, muchas veces oímos este término de ETF o cualquier otro asociado, y muchos de nosotros podemos medio huir del concepto pensando que es algo sumamente sofisticado y sólo para pocos inversionistas, pero gracias por explicarnos por qué deberíamos de observar de más cerca este tipo de alternativas de inversión.

    Pasando un poquito al tema que nos ocupa hoy, Armando, creo que el tema COVID ha abierto varias discusiones en torno a diferentes segmentos o áreas en donde nuestras inversiones podrían estar mucho más cuidadas, siendo más resilientes, etc., ¿no? Antes de entrar a asociarlo esto con la parte de los ETFs, me gustaría platicar contigo o que nos platiques, más bien, cómo ha cambiado el panorama de inversiones ahora que el mundo comienza a manejar el tema de COVID de mejor manera, qué tendencias de inversión han surgido o se han reforzado a causa de esta situación, de esta pandemia.

    Armando Senra:

    Primero, el COVID ha traído una crisis humanitaria mundial que tiene un origen diferente a la crisis financiera de hace unos diez años. Aquí tienes una crisis causada por un virus, que da lugar evidentemente a un impacto tremendamente fuerte en las economías globales con movimientos de mercados financieros a una gran escala, ¿no? Una gran volatilidad, por ejemplo, a principios de año, y grande volatilidad en la mayor parte del año. Ahora parece que ya está un poco más tranquila la situación. Esto da lugar a que el inversionista tenga que tener realmente la cabeza fría y una perspectiva a largo plazo y mantenerse invertido. Y eso lo hemos visto tanto este año, donde podemos ver cómo el haberse salido del mercado o haber desinvertido a principios de año por miedo a la situación, bueno pues nos hubiéramos perdido la gran recuperación que vino después, ¿no? Lo vimos también con la crisis financiera en el 2007 / 2008. El haberse salido del mercado nos hubiera dado lugar a perdernos la gran subida, la gran recuperación de mercado de los años siguientes. Y, por supuesto, es mucho más fácil salirse que volver a entrar, entonces yo creo que aquí clave es enfatizar una vez más la necesidad de mantenerse invertido, y la necesidad de diversificar.

    Las cuatro tendencias yo creo más importantes desde el punto de vista, por lo menos de los ETFs, han sido la inversión en ETFs de renta fija, y ese es uno de los grandes temas de los que hemos hablado mucho durante este año; en general la inversión en China e inversión internacional; la inversión en sostenibilidad; y, por último, podemos hablar de la inversión temática, o lo que nosotros llamamos megatendencias.

    Entonces, dentro de estos, lo primero es renta fija, yo creo que en los meses de febrero, marzo, en los momentos donde teníamos una gran volatilidad, una falta de liquidez en los mercados, de renta fija, se vio claramente la utilidad y el funcionamiento de los ETFs de renta fija, ¿no?, y cómo quedó demostrada el por qué añaden un gran valor realmente como sustitutos de invertir en bonos individuales por los beneficios que traen, básicamente la liquidez en momentos donde en el mercado hay una falta de liquidez, e inversores que tenían acceso a ETFs de renta fija tenían acceso a esa liquidez, la transparencia y también la eficiencia. En lugar de tener cientos de bonos, el poder tener un activo, un ETF, que da lugar, que te da realmente la exposición que estás buscando en los mercados de renta fija.

    Álvaro Vertiz:

    Oye, Armando, y una pregunta respecto al tema de renta fija. Con la bajada de tasas que ha venido sucediendo a lo largo del año, ¿tú crees que este tipo de estrategias empiecen a migrar a otro tipo de estrategias?

    Armando Senra:

    Bueno, depende. O sea, todos los inversores suelen tener una parte importante de su cartera en renta fija. Entonces realmente el ETF ahí es donde juega un papel muy importante en la parte que es renta fija porque permite una gran eficiencia en cómo se gana exposición hacia renta fija, y también una gran eficiencia en cómo accedemos a ciertos mercados donde en esa búsqueda de una tasa de interés más alta, en esa búsqueda de income, ¿no?, de rentabilidad, nos permiten tener acceso a un mercado de high yield, tener acceso al mercado de investment grade, nos permite tener acceso, por ejemplo, al mercado de bonos de China, que es otro de los temas que yo sé que tú quieres hablar. Entonces, a través del ETF, permite al inversor en esa parte de la cartera en la que están buscando inversión en renta fija, una manera mucho más eficiente de tener acceso a la renta fija, en lugar de comprar bonos individuales.

    Entonces yo creo que también la otra parte con respecto a lo que tú preguntas, si un inversor tiene la parte de renta fija invertida en ETFs, es mucho más fácil rebalancear tanto hacia mercado de renta variable, hacia acciones, y el tomar más riesgo o, si están en acciones, volverse a renta fija si quieren disminuir el nivel de riesgo de una manera muy eficiente. Entonces yo creo que esa liquidez, transparencia y eficiencia que añaden a una cartera, es súper importante porque, una vez más, tenemos que mantenernos diversificados. Y en ese sentido, el ETF añade una gran eficiencia en la cartera.

    Álvaro Vertiz:

    Oye, y hablando de otros temas que han sonado muchísimo en estos tiempos, por ejemplo, es el tema de las cadenas de suministro, el tema de China, cómo ha jugado en relación a este tema, creo que ha atraído la atención de muchísimos inversionistas y de muchísimas oportunidades para efectos de diversificar tu cartera. En ese sentido también sería muy interesante escucharte, Armando, sobre cuál es tu perspectiva en ese punto.

    Armando Senra:

    Y ahí es donde yo creo, por eso también lo resalté. Yo creo que China ha puesto un gran esfuerzo para reactivar su economía y abrirse más al mundo en los últimos meses hemos visto como China ha reducido las restricciones para la inversión extranjera. Ahora es más fácil meter capital en empresas e industrias en China, y también tanto en renta variable como en renta fija, y esto ha generado oportunidad para empresarios y a la vez también para inversores de poder tener mayor acceso al mercado de China, y yo creo por ejemplo, una vez más, el ETF es un vehículo ideal para tener acceso al mercado de China tanto en renta variable como en renta fija. Entonces yo creo que indudablemente lo que estás viendo es, China tiene un peso muy importante en la economía global, y yo creo que cada vez más va a jugar una parte muy importante en la cartera de un inversor.

    Yo creo que tú estabas hablando un poco también de esa rivalidad entre Estados Unidos y China. La economía de China es enorme, juega un papel muy importante globalmente, y también el acceso al mercado doméstico en China juega un papel muy importante, según vemos como por ejemplo una parte del crecimiento global viene de Asia y viene de China. Entonces yo creo que ahí el poder tener exposición a ese mercado es muy importante. Lo vamos a ver. Acabamos de lanzar un fondo de un ETF de inversión en bonos de China en Europa. Si no me equivoco, ha sido el mayor lanzamiento de un ETF en la historia de los ETFs. Tenemos ya casi 4 mil millones invertidos en China bonds, y eso es búsqueda del inversor de rendimientos interesantes en el mercado de renta fija en un mercado, por ejemplo, como China.

    Álvaro Vertiz:

    Me gustaría entrar un poquito más a detalle en relación al interés que ha existido en los últimos meses, y no sé si podemos decir ya en los últimos años, sobre lo que conlleva la inversión sostenible, y cómo los ETFs han importado ese tipo de estrategias para efectos de no sólo permitirle al inversionista a hacer de nosotros un inversionista mucho más responsable, pero por otro lado también encontrar mejores rendimientos sobre las inversiones que estamos haciendo, y sobre todo, encontrar también resiliencia en nuestro portafolio.

    Armando Senra:

    Sí. Las inversiones sostenibles han demostrado un gran crecimiento desde el año pasado. Para darte un par de cifras, simplemente en EEUU ya se veía mucho crecimiento en Europa, pero no así en EEUU, el año pasado en EEUU, en ETFs de sostenibilidad entraron unos 4 mil millones de dólares. Este año, en el 2020, vamos a acabar en unos 20 mil millones de dólares. 5 veces más en entradas de flujo a nuestros fondos de ETFs. Esto es simplemente en los fondos de iShares, en los ETFs de iShares.

    Entonces un gran crecimiento, como sabes los tres pilares ESG de sostenibilidad son ambiental, social y gobierno corporativo. Estos tres factores se han convertido en un factor decisivo a la hora de proyectar a largo plazo los resultados de una compañía. O sea, son tres factores que son importantes a la hora de evaluar una empresa, y por lo tanto son importantes a la hora de evaluar el rendimiento que una empresa va a producir, el valor de esa compañía en el mercado de valores y el futuro de esa compañía. Entonces yo creo que una cosa que es súper importante es que la inversión en sostenibilidad no se trata, como hablábamos hace unos años, que era basado en valores, en preferencias del inversor. La inversión en sostenibilidad tiene que ver con riesgo de inversión y rendimientos en la inversión. Y los riesgos de, bien sea la ambiental o social o de gobernancia, no es que sean riesgos nuevos. Simplemente tenemos mejores formas de medir estos riesgos y de entender el impacto que estos riesgos van a tener no solamente en el funcionamiento de una empresa, sino también en su valoración en los mercados de capital. Por lo tanto, la inversión en sostenibilidad ha pasado de ser algo que era simplemente un producto de una preferencia de un inversor basada en valores, a realmente convertirse en algo que todo inversor, sea cual sea su visión sobre cambio climático, sobre sostenibilidad, tiene que tener en cuenta estos tres factores a la hora de crear su cartera, de desarrollar su cartera de inversión, su portafolio de inversión, porque juegan un papel muy importante al final en los rendimientos que van a poder obtener.

    Entonces lo que hemos visto este año es gran flujo y también muy buen rendimiento. Entonces, una vez más, no se trata de invertir en ESG o sostenibilidad es perder rendimiento, al contrario, se trata de a futuro tener mejores rendimientos porque estamos teniendo en cuenta ciertos riesgos que pueden tener un impacto muy importante. Para hacerlo más fácil de entender, si estamos analizando una compañía de seguros, ¿qué exposición tiene, por ejemplo, a zonas del país que pueden sufrir inundaciones por cambio climático? Si estamos analizando una compañía que produce soda o cualquier otro tipo de producto que requiere agua, y es una compañía global, ¿usan el agua eficientemente? ¿Son capaces de usarla eficientemente en esos mercados donde hay restricciones de agua? Entonces esto simplemente para que tengas una idea de cómo pensamos en estos tres factores, por ejemplo el social o el de gobernancia. El de gobernancia es algo que siempre ha habido ahí, simplemente ahora tenemos más información sobre cómo medirlo. El social es muy importante, cómo una empresa que trata bien a sus empleados va a poder contratar el mejor talento del mercado. Y si también se enfoca en la inclusión de esos mercados, va a poder retener a esos empleados. Entonces eso te da una idea de cómo pensamos en estos tres factores y por qué cada vez más juegan un papel mucho más importante a la hora de tomar decisiones de cómo invertir.

    Álvaro Vertiz:

    Buenísimo, Armando. Muchísimas gracias por esto. Y el tercer tema, que creo que es muy importante, sobre todo por lo que estamos viviendo, y hemos escuchado mucho al respecto, es todo este concepto de megatendencias o inversiones temáticas. A través de COVID creo que hemos visto mucho la fluctuación en algunos valores, por ejemplo, muy enfocados a la medicina, a la biotecnología, a toda la parte de comunicaciones, etc. ¿Nos podrías platicar de este concepto de megatendencias o inversión temática?

    Armando Senra:

    Sí, mira. Las inversiones temáticas o megatendencias para nosotros representan una serie de fuerzas de cambio, tecnológicas, sociodemográficas, medioambientales que anticipan una transformación del mundo en el que vivimos, de la sociedad en la que vivimos, de las economías en las que vivimos, y para nosotros no se trata de modas. Sí es verdad que hay productos que a veces vemos que parece que son una moda, que estamos invirtiendo en algo de moda. Para nosotros, cuando creamos nuestros ETFs temáticos o de megatendencias, estamos buscando tendencias que van a ser tendencias a largo plazo, tendencias de las que un inversor se puede beneficiar estando invertido por los próximos 10, 15 años, no modas del momento. Entonces eso es muy importante. Nosotros vemos estas megatendencias como realmente transformadoras de la sociedad y de la economía a largo plazo.

    Lo otro que te diría ahí es que también juegan un papel muy importante a la hora de invertir y de desarrollar un portafolio como instrumentos mucho más precisos para invertir en ciertas tendencias que los ETFs o fondos tradicionales de sectores. Cuando estás invirtiendo, por ejemplo, en el que tú hablabas de tecnología, te da una exposición mucho más precisa a ese tema que es tan relevante, por ejemplo, en un año como el 2020 por COVID, todo el desarrollo de vacunas, todo el desarrollo biotecnológico que realmente está ocurriendo. Este tipo de ETFs temáticos dan lugar a una exposición mucho más precisa. Si tú, por ejemplo, comparas este año los rendimiento de nuestro fondo de biotecnología, nuestro ETF de biotecnología comparado con un ETF sectorial tradicional enfocado en healthcare, lo que puedes ver es que el rendimiento es mucho más alto en el fondo, en el ETF de biotecnología, porque la exposición sobre ese gran tema que ha sido tan relevante este año es mucho más precisa.

    Entonces yo creo que ahí lo que estás viendo es un muy buen instrumento para acceder a estas grandes tendencias que tú has mencionado de biotecnología. Si yo te cuento ahora, por ejemplo, robótica, la transformación del parque automóvil hacia automóviles eléctricos, automóviles que son autónomos, y lo que es súper interesante de estos ETFs temáticos es, no estás invirtiendo solamente, es muy fácil decir “bueno, si quiere invertir en alguna de esas cosas que está diciendo Armando, compro Tesla”, pero no es tan fácil porque, si estás invirtiendo, por ejemplo, en el ETF nuestro temático iDrive, Tesla está ahí y puede ser una de las compañías que juegan un papel, pero también la compañía que está desarrollando las baterías del coche, también la compañía que desarrolla los chips que dan lugar a los sensores que permiten a ese vehículo ser autónomo y conducirse por sí solo. Estás mirando todo el value chain global de esa tendencia global, porque nosotros vemos estas tendencias como tendencias globales, estás accediendo a todo el value chain de ese tipo de tendencia, no sólo a la compañía que a todo el mundo le suena.

    Entonces cualquiera de estos temas, te empiezas a meter en él y te das cuenta de que hay una gran cantidad de empresas que se benefician en estos diferentes themes, en estos temas, y a las cuales no son tan conocidas. Entonces el ETF te da esa participación global a todo el value chain.

    Álvaro Vertiz:

    Con lo que nos explicas, hace muchísimo sentido el por qué estas tendencias son cambios que llegan para quedarse.

    Y para cerrar este episodio, me gustaría tener una reflexión junto contigo y preguntarte ¿qué lecciones nos podemos llevar de la pandemia como inversionistas? ¿Qué podemos aplicar en nuestra vida diaria? ¿Cómo podemos entender qué pueden hacer los ETFs para nosotros, y para que no le tengamos miedo a experimentar con estos instrumentos que han estado durante mucho tiempo en frente de nosotros y que sin embargo no los hemos utilizado?

    Armando Senra:

    Mira, Álvaro, yo creo que algo que es súper importante y que nos ha enseñado este año, igual que en años anteriores y que mencioné al principio de esta charla ha sido la importancia de mantenerse invertido, la importancia de tener ese enfoque a largo plazo y no dejarse llevar por emociones del momento. Si en la crisis financiera hubiéramos desaparecido y nos hubiéramos ido a una isla y hubiéramos dejado todas nuestras inversiones igual, hubiéramos sido partícipes de una de las mayores recuperaciones que hemos visto jamás. Entonces yo creo que, y lo estamos viendo este año, inversores que se salieron del mercado a principios de año se perdieron esa gran recuperación que ha habido.

    Lo otro que estamos viendo es la importancia de diversificar. Mantenerse invertido, pero siempre teniendo en cuenta cuál es el plazo que tenemos para nuestras inversiones, el objetivo de esas inversiones y la importancia de diversificar.

    Yo creo otros dos temas que son impor- o al menos un tema más que es muy importante es aceptar los nuevos paradigmas que estamos viendo, aceptar que es importante que las cosas han cambiado, que no van a volver a ser como antes, y tener eso en cuenta a la hora de cómo invertimos. Estar acostumbrado, y esto puede ser tendencia, hemos hablado de la inversión en renta fija a través de ETFs, a lo mejor estábamos acostumbrados a usar bonos, reconocer que hay instrumentos mejores, hay tecnologías mejores, hay mejores maneras, mejores formas de hacer cosas que hacíamos antes, y adaptarnos, ¿no?, adaptar esa cartera con esas nuevas tecnologías que tenemos a nuestra mano.

    Álvaro Vertiz:

    Creo que mejor explicado no se podría, Armando. Muchísimas gracias y de nueva cuenta esta es tu casa, cuando quieras regresar estás invitado.

    Armando Senra:

    Gracias, Álvaro, ha sido un placer. Gracias a todos.

    Álvaro Vertiz:

    No, gracias. Y a todos los que nos están escuchando, muchas gracias por su tiempo, y nos vemos en un mes. Hasta luego.

  • Álvaro Vertiz: Hola a todos. El 3 de noviembre habrá elecciones en Estados Unidos entre Donald Trump y Joe Biden. Se estará jugando la reelección, Joe Biden tratará de posicionar a los demócratas en la presidencia de nueva cuenta. El resultado de esta elección tendrá implicaciones directas sobre nosotros y sobre cómo vivimos, particularmente sobre nuestra economía.

    El día de hoy tenemos a Axel Christensen, Director y Jefe de Estrategia en Inversiones para Latinoamérica de BlackRock. Con él estaremos platicando no sólo de las diferencias del sistema democrático norteamericano con el mexicano, sino también sobre el por qué deberíamos de interesarnos en estas elecciones.

    Mi nombre es Álvaro Vértiz y soy Director de Estrategia para BlackRock México, y con ello me gustaría saludar a Axel. Axel, ¿cómo estás? Bienvenido a Encuentro.

    Axel Christensen: Muy bien, Álvaro. Qué gusto estar contigo hoy.

    Álvaro Vertiz: El gusto es de nosotros de tenerte.

    ¿Por qué no empezamos con el sistema y el proceso de elección en EE.UU.? Creo que valdría la pena enfocarnos en las diferencias entre qué es la votación directa y lo que es la votación indirecta

    Axel Christensen: Efectivamente, como señalas, Estados Unidos tiene un procedimiento bien especial, en cuanto a que el que sale electo presidente no es el que saca más votos de manera directa, sino que el que gana en una institución que es muy antigua que se llama Colegio Electoral.

    Entonces no necesariamente, el que saca mayoría de votos directos es el que gana; de hecho, ha ocurrido en el pasado que un candidato supera al otro en cuanto a votos directos. Le ocurrió a Al Gore en el año 2000 y le ocurrió recientemente a Hillary Clinton el año 2016.

    Álvaro Vertiz: Creo que una de las diferencias más importantes es que en México el voto popular es quien determina las elecciones, entonces el voto de cada uno de nosotros al final suma y gana quien más votos tuvo.

    Me gustaría tomar como el siguiente tema que platicaba en la introducción del podcast, que es ¿qué impacto puede tener la elección de uno u otro en el país, en México? Hay muchísimas políticas que creo que tienen relación directa con nosotros, desde las migratorias, económicas, y por otro lado lo que conlleva a sectores de energía, de salud, etc. Me gustaría entender qué significaría que llegue un Biden y qué significaría que continúe en la presidencia Donald Trump.

    Axel Christensen: Cuando uno revisa la información de cada uno de los candidatos con respecto a sus programas, no hay mucha profundidad en cuanto a política exterior. Hay que leer entre líneas respecto a qué efecto decisiones de política doméstica podría traer, entre otras, en su relación con sus países vecinos y ciertamente con México. Déjame nombrarte quizás dos o tres en ese sentido.

    La primera de ellas respecto a quizás una perspectiva que de alguna manera se diferencia de muchas desavenencias que tienen Trump y Biden. Una en que están bastante de acuerdo es que la relación con China va a ser una relación de dos potencias que están de alguna manera en confrontación. Hay matices quizás en la forma, pero en el fondo ambos miran la relación con China como una relación de rivales. Ahora, en la medida que eso significa que, por ejemplo, Trump a través de una política comercial que implica aplicación de tarifas. Biden significa menor dependencia o buscar no tener tanta exposición en la cadena productiva a la economía China. Eso eventualmente podría significar que trasladan parte de esa capacidad productiva a otros países, donde México se asoma como una opción muy atractiva, por la cercanía, ciertamente, y porque México, a través de industrias como la automotriz y la electrónica ya ha venido desarrollando ciertas capacidades. Es un país que tiene mejores atributos para eventualmente sustituir a China. Entonces un efecto que podría verse, incluso independiente de quién gane, podría ser una reubicación de alguna capacidad productiva desde Asia, principalmente China, hacia países de Latinoamérica con una ventaja en México.

    Déjame darte otro ejemplo, Álvaro, pero ahí ya marcando diferencia entre ambos candidatos. Biden ha sido bastante explícito de su interés de hacer un plan de inversión pública en infraestructura, pero con un foco especial en tecnologías limpias. Y es una práctica, y también ha sido bastante explícito, significa cortar subsidios e incluso hacerle mucho más difícil la situación de industrias petroleras o de combustibles fósiles en EE.UU. Ahora, Trump, por el contrario, ha hecho cambios regulatorios que han hecho que este sector haya sido un motor de crecimiento en recientes años, incluso creando bastante empleo en aquellas regiones donde hay “fracking” y ese tipo de tecnologías nuevas de extracción de petróleo. Tienen diferencias muy marcadas. Si gana Biden, probablemente vamos a ver una disminución de esa actividad. Eso podría en el corto plazo ser una oportunidad interesante para México como nuevamente sustituir producción norteamericana; pero fíjate que de largo plazo puede ser un riesgo sobre todo para una industria tan importante como la automotriz en México. Toda vez que Biden quiera empujar una transición mucho más rápida a vehículos eléctricos y, a menos de que México sea capaz de hacer una transferencia tecnológica muy rápida para fabricar coches eléctricos, podría haber en algunos años una caída importante de demanda y afectar nuevamente la capacidad de producción. En cambio Trump, que ha sido mucho más cercano a la industria tradicional de petróleo probablemente, si bien en el corto plazo quizás no traiga el mismo incremento de demanda en petróleo de parte de México, sí eventualmente tardaría más ese cambio tecnológico hacia vehículos eléctricos que podría poner en riesgo una industria tan importante en este momento como es la automotriz, en la parte del norte de México, sobre todo.

    Álvaro Vertiz: Es muy interesante lo que comentas, y creo que algo que se está escuchando cada vez más seguido en México, y no sé si es correcto o incorrecto, y tú podrás explicarnos más, es que justo la relación bilateral con Trump-López Obrador ha sido mucho más positiva de lo que creíamos que iba a ser. Creo que si nos ponemos a pensar mucho de algunas de las políticas que están de ambos países impulsando son parecidas. Justo lo que estabas comentando ahorita, el seguir a través de energías tradicionales, empujando parte importante a la economía local, ahora López Obrador visitando Washington, la primera visita oficial a un presidente fuera de México, creo que dice mucho.

    Con esto me gustaría enfocarme un momentito en qué es tu opinión, lo mejor que puede suceder para México. No sé si se pueda comentar esto, Axel, o tengas una perspectiva clara sobre cómo estaríamos mejor en México y los mexicanos.

    Axel Christensen: Depende de qué faceta o dimensiones estaremos mirando. Ciertamente en el plano económico, la visión más enfocada en crecimiento de Trump podría redundar en que un levantamiento del crecimiento económico de EE.UU. levante a la economía mexicana también, como tradicionalmente ha sido el caso. Pero al mismo tiempo, por ejemplo, respecto a política migratoria, como bien señalabas, los enfoques son muy diferentes. Por decirlo así, Trump más bien ha escogido una política del garrote, de poner obstáculos, la muralla, de alguna manera ponerle presión – recordarán ustedes la amenaza de incremento de tarifas a México si no cumplía con temas que nada tenían que ver con la relación comercial, sino que eran migratorias.

    En cambio, si tú miras qué dice Biden y el partido demócrata con respecto al tema de migración, tiene una visión de definir, por ejemplo, un camino legal para indocumentados, su aproximación sería más que el garrote, más la zanahoria de buscar programas de asistencia económica en los países que son origen de migración, que son para que personas tengan mejores oportunidades en sus países y no tengan que buscar en los EE.UU. fuente de trabajo o de seguridad. En el caso de México puede ser que cuente con una política más amigable y que implique recursos la política de Biden más que de Trump. Como todo en la vida, hay matices.

    Quizás algo interesante, Álvaro, será – y hay una buena chance de que sí sea que cualquiera que gane la Casa Blanca, sea Biden o Trump, tenga que gobernar con un Congreso dividido, como lo está haciendo Trump ahora, en que no hay un control completo de ambas cámaras. Si eso ocurre, muchas de las políticas o diferencias que mencionábamos van a ser bien difíciles de pasar por el Congreso: un incremento de impuestos o una agenda muy cargada por ejemplo en este enfoque medioambiental. Entonces por ahí no es tan mala noticia o resultado para México el que tengamos un gobierno en lo que los americanos llamamos gridlock; es decir, el que gane la Casa Blanca no controla completamente el Congreso; y de alguna manera, si bien no vas a contar con algunas políticas que podrían haber ayudado más, tampoco vas a estar expuesto a riesgos de decisiones más extremas, que sí podrían ocurrir si es que alguno de los dos candidatos, sea Biden o Trump, logra hacerse con el control completo del Congreso.

    Álvaro Vertiz: Oye, y si me permites preguntas muy concretas. Por ejemplo, los mercados. ¿Tú crees que ya estén contando la victoria de Biden en la forma en que se están llevando las valuaciones y los movimientos?

    Otra pregunta que me gustaría hacerte es, respecto al tipo de cambio que podríamos estar viendo en la comparación del dólar contra el peso mexicano. Y mi tercera pregunta es respecto al costo de vida, por ejemplo, para los mexicanos si gana uno u otro.

    Axel Christensen: Ciertamente los mercados han intentado, llevar a precios distintos escenarios, yo diría que en general el resultado con un Biden en la Casa Blanca es el que más o menos ha predominado. Donde hay un poquito más de dificultad es pronosticar qué va a pasar en el Congreso. Realmente las encuestas ahí están muy inciertas, entonces hay un elemento diluye, quizás, algunas de las lecturas que hace el mercado, por ejemplo, con lo que sería un incremento del impuesto corporativo que quiere aplicar Biden, que significaría recortar el nivel de beneficios finales que tienen las empresas. Están pagando menos impuestos; hay menos dinero para el accionista. En ese sentido, algo de eso ha habido.

    A lo que señalabas respecto al dólar, esa es una variable que la verdad creemos que va a depender más, como señalaba anteriormente, de que si va a haber un gobierno unificado o uno dividido. ¿En qué sentido? En que los gobiernos unificados probablemente van a tener la chance de hacer cambios más profundos, que tengan consecuencias. Por ejemplo, en las finanzas públicas, tú mencionabas en el caso de Trump va a reducir impuestos en la medida que EE.UU. gasta más de lo que recauda, el déficit fiscal va a ir aumentando y ciertamente eso afectaría al dólar probablemente llegarlo a debilitar un poco. En cambio, Biden quiere subir impuestos para financiar mayor gasto social. Eso al menos en teoría implica una mejor situación fiscal, un mayor equilibrio, que eventualmente podría redundar en fortalecer el dólar; pero a su vez, como comentaba, golpee el resultado de las compañías.

    Finalmente, en cuanto a la calidad o el costo de vida de los mexicanos, yo creo que, mirado ciertamente de varias perspectivas, ciertamente el dólar es muy importante, el tipo de cambio ha sido un elemento muy importante para determinar por ejemplo, el nivel de tasas de interés, lo que tiene una incidencia importante en la inflación, sobre todo de productos importados en México. Entonces ciertamente un dólar más debilitado le hace un poco más fácil la tarea al Banco de México de mantener contenida la inflación, y eso redundaría en un poquito más de holgura para los presupuestos de las familias mexicanas. Por otro lado, es importante reconocer que, en el caso de México, los ingresos que mexicanos o familiares de mexicanos tienen en sus trabajos en EE.UU. a través de las remesas también es importante como una fuente de ingreso para muchas familias.

    Una mejor situación económica en cuanto a crecimiento, el candidatos que sea más ágil en cuanto a crecimiento de los empleos, Trump quizás sea reduciendo impuestos, pero Biden apostando a generar muchos impuestos a través de estos planes de infraestructura en energías no renovables en la medida que un porcentaje de esos nuevos empleos sean de mexicanos y que envíen dinero a sus casas. Eso también va a tener una incidencia en cuanto al ingreso disponible con que esas familias puedan contar en México.

    Álvaro Vertiz: Perfecto, Axel. Muchísimas gracias por tu tiempo hoy. Sin duda muy interesante todo lo que platicamos, y de nueva cuenta esta es tu casa cuando quieras regresar, estás invitado. Gracias.

    Axel Christensen: Gracias a ustedes.

  • Álvaro Vertiz: Hola a todos y bienvenidos a este episodio de ENCUENTRO, el podcast de BlackRock. Soy Álvaro Vertiz, Director de Estrategia en BlackRock y moderador de este espacio al que les doy la bienvenida. En este episodio hablaremos del sistema de pensiones y cómo se traduce ello a nuestro futuro. Hoy contamos con la participación de Carlos Noriega, titular de la Unidad de Seguros y Pensiones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y quien mejor que nadie puede platicarnos del tema considerando su amplia experiencia.

    Bienvenido, Carlos. ¿Cómo estás?

    Dr. Carlos Noriega: Mucho gusto estar con ustedes, una gran oportunidad.

    Álvaro Vertiz: Encantados de tenerte.

    Queremos arrancar este podcast ENCUENTRO con la siguiente pregunta. Mucha gente habla de que nos encontramos en una crisis del retiro, no sólo en México sino a nivel global. ¿Nos podrías platicar de cuál es tu perspectiva de qué nos ha traído hasta este momento?

    Dr. Carlos Noriega: Sí, con mucho gusto. México es un país que ha tenido una transición demográfica muy acelerada. ¿Qué quiere decir eso? Que el envejecimiento de la población de México ha ido más rápido que en los países más avanzados, como Europa, como Estados Unidos. Esto se debió a que las innovaciones médicas que disminuyeron rápidamente la mortalidad infantil y que permitieron prolongar la vida desde la disminución de la tasa de fertilidad en el país, que fue digamos también muy significativa, hace que México transite de una población eminentemente joven a una población tan vieja como los países más avanzados en un periodo de cien años, lo que llevó en Europa probablemente entre 300 y 400 años. Y eso hace que nuestra cultura, que nuestras instituciones no estuviesen preparadas como en otros países para adaptarse a una población vieja.

    A nosotros como país nos tocó muy rápido, y eso hizo que el sistema de pensiones que se había creado en los años 40s del siglo pasado, como muchísimos países, pues dejara de ser viable, dejara de ser un tema de seguridad, seguridad en el sentido de darle certidumbre al individuo de qué derechos tiene, y que cuando incurra en esos riesgos de desempleo, de enfermedad, de alcanzar incluso la edad de retiro, vaya a haber una institución sólida que lo apoye.

    Álvaro Vertiz: Oye, Carlos, y si te puedo detener un poquito ahí, me gustaría entender un poquito de la reforma de 1997. Esa reforma sin duda fue un parteaguas porque, como tú dices, haces copartícipe de la responsabilidad del ahorro a diferentes áreas de la sociedad, incluyendo al empleado.

    Creo que sin duda fue una buena evolución, pero no sé si tuvo el efecto que estaban deseando en ese momento, y que nos está llevando a que hoy nos estemos replanteando esta pregunta y, por otro lado, que sigamos hablando del tema de la crisis. ¿Nos podrías platicar un poquito de la respuesta que tuvo esa reforma del 97?

    Dr. Carlos Noriega: Sí. Yo te diría que financieramente se lograron básicamente los resultados que se esperaba. Es decir, se crearon estas instituciones que administran las cuentas, que son las Afores. En México tenemos cerca de 67 millones de cuentas; es un número que rebasa muchas veces, a veces la población de algunos otros países. Eso es un gran reto.

    Tenemos diez administradoras; en muchos otros países el número de administradoras es más pequeño, por lo cual ha sido un mercado en principio más competitivo. Lo mismo se ha ido adaptando gradualmente el régimen de inversión de estas Afores a la evolución del mercado, de nuevos productos. Aún así, tenemos todavía un régimen relativamente conservador en materia de inversiones, y no obstante de eso hemos tenido rendimientos aceptables y desde luego una opción muy atractiva para un trabajador promedio, que no tiene la sofisticación.

    Sin embargo, yo creo que hay dos o tres cosas que no resultaron como esperábamos nosotros. Una es, no teníamos información de lo que llamamos la carrera laboral, es decir, tener la historia de cada trabajador cómo ha evolucionado su nivel de ingreso y, por otro lado, cuántas veces entra y sale del mercado formal, es decir, cuánto del tiempo que ha trabajado ha estado afiliado a un instituto de seguridad social.

    Nosotros tenemos la impresión de que los trabajadores que estaban afiliados estarían afiliados toda su vida laboral, y que, por lo tanto, con el ahorro que se estaba generando, alcanzarían una pensión entre comillas “adecuada”. La historia resultó distinta. Hemos encontrado con la evidencia que en México el trabajador pasa prácticamente la mitad de su vida en el sector formal y la mitad de su vida laboral fuera del sector formal. ¿Qué quiere decir? Que la mitad de su vida contribuye y la otra mitad no contribuye, entonces está ahorrando la mitad del tiempo que nosotros preveíamos. Eso fue uno.

    Segundo, la tasa de ahorro que se estaba haciendo por ley, lo que llamamos el ahorro obligado, es una tasa poco menos de la mitad de lo recomendable para alcanzar una pensión adecuada. Entonces, si aportas la mitad del tiempo y la mitad del monto, pues es la cuarta parte de lo que quisiéramos.

    Y tercero, también refiriendo a tu pregunta, hemos encontrado que el trabajador individualmente es poco sofisticado, no entiende claramente cómo funciona el sistema, y por lo tanto no ha tenido un papel más activo como esperábamos que, a falta del ahorro obligado, pudiera él hacer un ahorro voluntario, es decir que él pudiera hacer un ahorro adicional para alcanzar una mejor pensión. En los países de la OCDE se estima que alrededor de un 15% de la pensión proviene de ese ahorro voluntario, es decir, que los ciudadanos conscientes de que eventualmente van a ser viejos y se van a retirar, prevén esa situación y ahorran.

    Álvaro Vertiz: Que ahí, lo que acabas de decir a mí me hace un clic impresionante. No sé si es un tema de nuestra cultura latina, si es un tema muy enfocado a México, no nos gusta pensar de manera negativa sobre nuestro futuro. Somos muy cortoplacistas cuando se trata de pensar que en una época vamos a ser improductivos o hasta que nos vamos a acabar muriendo, y hasta tenemos nuestra famosa forma de ver la muerte, de manera muy positiva y contenta, la celebramos y nos abrazamos a ella. Pero creo que eso afecta mucho en la manera en que vemos el retiro.

    Yo sí veo cómo los jóvenes el día de hoy no dicen “no estoy anticipando lo que pueda vivir cuando tenga 70, 75, 80 años”. Están viviendo el presente, están pensando qué coche se compran, dónde van a vivir, si se van a vivir con la novia, en otras 38 cosas. Pero sí veo que nuestra demografía sí afecta el tema de la consciencia al respecto.

    Hay una forma, que el otro día encontraba para explicar todo esto, y decíamos ¿los jóvenes cómo ven el riesgo? Entonces cuando eres joven y cuando estás creciendo, sobre todo cuando manejas el coche, son los que le meten a todo. Y conforme vas creciendo, vas adquiriendo responsabilidades, te casas, tienes hijos, empiezas a conocer un poquito más sobre las cosas que no necesariamente pueden salir tan bien como creías. Entonces empiezas a bajarle a la velocidad, empiezas a anticipar y a decir cuidado un poquito más. Siento que se puede traducir un poco esta analogía a lo que estás comentando.

    Entonces algo que sin duda va a ser muy importante, y ojalá nos puedas platicar también, es ¿cómo logramos difundir y cómo logramos llegarles a los jóvenes? Sobre la importancia de decir “no te esperes al ahorro obligatorio que va a través de las Afores, sino agárrate del ahorro voluntario o agárrate de mecanismos de inversión que te pueden ayudar a lograr ese nivel de satisfacción a futuro”.

    Dr. Carlos Noriega: Sí, empezando por el lado de la demografía, yo recuerdo cuando era niño, mi abuelo vivía en la casa, lo atendíamos, y era un anciano porque tenía 70 años. Ahora la gente de 70 años se ofende si le dices que es viejo. Yo todavía no he llegado, pero me he dado cuenta de que cuando alguien – y no me falta mucho, por cierto – pero los 70 años no es ser viejo ya. La medicina, la cultura nos ha cambiado, y eso hace que los jóvenes sigan pensando “bueno, cuando yo sea viejo voy a ser como mi abuelo, mis hijos me van a cuidar, me van a atender”.

    Entonces sí, el envejecimiento rápido de la población no nos ha permitido entender que cuando seamos viejos, y sobre todo los “ahora jóvenes” lleguen a ser viejos, difícilmente sus hijos los van a cuidar. Pero eso es como hemos desarrollado nuestra cultura en México. Y sí, como tú dices, el Día de los Muertos lo celebramos con ricos panes y dulces, etc., en lugar de pensar “bueno, cuando yo esté cerca de pasar a estar en el altar en lugar de este lado, qué voy a hacer”.

    Pero creo que es un problema que tenemos en todo el mundo, eso no es privativo de México. El ciudadano promedio no entiende adecuadamente cómo funcionan los sistemas de pensiones, y creo que sí ha cambiado un poco la filosofía, en el sentido de que las autoridades debemos inducir ciertas decisiones, ciertos patrones de los ciudadanos para ahorrar.

    Ha habido toda una estrategia de comunicación, y yo te diría que no podemos todavía decir que tengamos un éxito rotundo. Hay algunos mecanismos que han comenzado a dar frutos, la manera en cómo te diriges, el uso de la palabra “pensión” o “retiro”, que muchos lo ven o totalmente exótico o una palabra que no entra en mi vocabulario, no entra en mis conversaciones cotidianas, a que aquellos que lo empiezan a ver lo ven con temor. Y ciertamente en un país donde no tenemos un sistema de seguridad social tan grande y extendido, es de temer.

    Entonces yo creo que es un trabajo muy complejo de educación y también de creación de instituciones que le den al trabajador por un lado cierta confianza y por otro lado esa responsabilidad.

    Álvaro Vertiz: Creo que un punto que nos ha hecho pensar en todos estos conceptos ha sido lo que estamos viviendo en torno al COVID. Hemos visto que desgraciadamente para mucha gente el ahorro no estaba donde tenía que estar y entonces están tratando de acceder a sus fondos que tenían dentro de sus Afores y que cubren este tipo de situaciones. Sin embargo, también hemos notado que posiblemente sea insuficiente o en su caso pueda comprometer el acceso que tenga a esos fondos en el futuro, que fue para lo que fue concebido.

    Sin embargo, también abre otro tipo de preguntas, y creo que la parte que más me llama la atención a mí es la motivación. La motivación que genera una crisis como la que estamos viviendo, en ser más conscientes sobre lo que puede pasar y que no tenías contemplado, pero ya lo hace mucho más real.

    ¿Qué opinas de la crisis como motivador hacia los efectos que debe tener la parte del retiro y el ahorro?

    Dr. Carlos Noriega: Hablando de la cultura, yo creo que todos los ciudadanos, yo todos los seres humanos tenemos una propensión a buscar cumplir nuestras expectativas muy rápido, no esperar al futuro. Yo prefiero mi paleta ahora a que me den dos paletas mañana; el refrán “más vale pájaro en mano que cien volando” está en toda nuestra filosofía. Todos queremos algo de inmediato, y doblemente cuando son situaciones, una de las iniciativas que tenemos, por ejemplo, dice “si yo me enfermo o tengo una enfermedad terminal, donde yo tengo a lo mejor 40 años y sé que no voy a llegar a los 65, no puedo ya retirar mis recursos, son situaciones de verdad dramáticas, importantes, que la ley en su inicio no lo consideraba, y sí puede haber excepciones a ese servicio. Países como Perú permitieron una salida anticipada si es que era el recurso para adquirir una vivienda. Es una manera de seguir creando patrimonio, es algo más complicado decirlo si se puede o no se puede hacer.

    En esta crisis claramente nos obliga a repensar qué mecanismos tenemos; y de nueva cuenta el estado en su responsabilidad de seguridad social debe tener mecanismos también para la salud, es decir, debería poder curarte, tengas o no tengas un empleo formal.

    Álvaro Vertiz: Ahí, Carlos, ya que estás tocando el tema de la reforma, porque creo que es un muy buen momento como para entrarle al tema sobre todo lo que platicabas como el preámbulo al respecto. Creo que muchos temas que nos interesaría conocer.

    Uno es el tema de cómo llegamos a esa reforma, que ya empezaste a platicar ahora, pero creo que un tema también muy relevante es el consenso que hubo para poder presentarla. Creo que el hecho de que, en estos momentos en concreto los tres sectores de gobierno, como tú mencionabas, sindical y el sector privado o el empresarial, hayan llegado a un conjunto de visiones comunes para lograr un mejor futuro para los 20 millones de mexicanos que creo que tendrá alcance este tema es sumamente relevante.

    Creo que la reforma contiene componentes bien relevantes y que me gustaría que nos platiques a que se deben. ¿Cómo juegan esos elementos y cómo nos van a ayudar en el futuro a todos para retirarnos con mucho mayor dignidad?

    Dr. Carlos Noriega: SÍ. La reforma está inspirada básicamente en decir “Más pensión para más personas”. El sistema anterior, por la manera en que quedó estructurado realmente ofrecía la probabilidad o la expectativa de tener una pensión a un número reducido de trabajadores con un monto relativamente pequeño. ¿Por qué pocos trabajadores? Bueno, por el tema de la ley actualmente establece como periodo mínimo de cotización para tener derecho a la pensión 1,250 semanas, es decir, 25 años. Y si tú piensas una persona normal que empieza a trabajar alrededor de los 18, 20 años dirá a los 65, estás hablando de 45 años. 25 años es poco más de la mitad.

    Tristemente en México eso es ya una primera barrera, de manera que el sistema de ahorro para el retiro se volvió nada más en un sistema de ahorro, punto, no para el retiro. Es decir, el día que me retiro me regresan mi ahorro, pero no tengo una pensión, no tengo la seguridad de que tendré un ingreso durante mi retiro. Entonces esa era la primera barrera que había que romper. Si bien es cierto que puede seguir siendo debatible si 25 años es muy poco o es mucho, para la realidad mexicana tristemente es mucho. Entonces para que más trabajadores tuvieran acceso a eso había que reducir la barrera de los 1,250, y reconociendo las falencias del sistema actual, se reduce temporalmente a 15 años, subiendo gradualmente hasta los 20 años. Entonces se reduce esto para rápidamente dar un acceso mayor, y vamos a terminar en un punto intermedio. No son los 15, no son los 25, van a ser los 20 y de una manera muy gradual.

    Álvaro Vertiz: Creo que aquí ha habido muchas cuestiones que han llegado al respecto porque, por un lado, según entiendo, el objetivo siempre ha sido como tú mencionas, incrementar el monto de las aportaciones para que el empleado pueda recibir más recursos. Y, por otro lado, también, lo que hemos visto en otros países es que justo han hecho lo contrario, o sea, que la edad de retiro sea mayor para efectos de que el patrimonio crezca y por otro lado las finanzas lo puedan soportar.

    A las personas que se cuestionan el tema de la reducción,¿qué significa eso para efectos de soportar las finanzas, para efectos de permitirle a los empleadores tener sanos sus estados? O sea, ¿ves una contradicción en estas propuestas?        

    Dr. Carlos Noriega: Mira, la pensión es la suma de muchos factores. Yo no veo que de todas las que acabas de decir justamente es la edad de retiro. Obviamente mientras más alta sea la edad de retiro, menos años vas a estar retirado y por lo tanto la pensión es mayor. Pero 65 años, que es lo que tenemos aquí en México, se encuentra más cerca del límite, digamos más cerca de la frontera superior en un comparativo internacional.

    Pero creo que en el caso de México era ya 65 años una edad suficientemente alta como para modificarla ahorita, y debo decir también, un elemento políticamente más sensible.

    Entonces, tú bien lo dices, entre menos semanas para tener derecho a una pensión, pues eso gravita sobre todo en las finanzas públicas. ¿Por qué? Porque la pensión que garantiza la ley, la garantía la ofrece el gobierno, de manera que entonces tú estás recayendo más en él. Y ahí te hace un poco más de equilibrio. Subes tus aportaciones, pues probablemente no tengas las semanas tienes un ahorro adicional y, por lo tanto, la garantía siempre es la diferencia entre lo que ahorraste tú y lo que se requiere de forma rentable, es decir, para comprar la pensión. Esa diferencia la pone el gobierno. Entonces, vas a tener más gente, y eso va en contra de las finanzas, pero probablemente con un ahorro mayor, eso va a favor de las finanzas.

    Se hizo un ejercicio ahí calibrando estas dos variables de manera que, en una perspectiva de largo plazo, pudiésemos decir que el gobierno va a ser relativamente neutro. Y soy preciso en esto; cuando tú haces una proyección a 50 años, una proyección actuarial y estadística, pues hay un margen de error. De entrada buscamos ese punto donde no fuésemos a comprometer a las finanzas públicas a un grado donde el gobierno fuera a ser incapaz de sostenerla. Entonces fuimos cuidadosos calibrando un poco más de ahorro, pero menos semanas de cotización, buscando que la garantía que ofrece el gobierno sea en principio y en el largo plazo relativamente neutra.

    Entonces sí tuvimos que calibrar ese punto que tú perfectamente identificas como el compromiso del gobierno. El gobierno aporta actualmente a la seguridad social, aquí somos tripartita porque precisamente el gobierno, patrón y trabajador aportan, actualmente el gobierno aporta de dos maneras: un porcentaje muy bajo para todos los trabajadores, y un monto fijo como porcentaje para los trabajadores que tienen ingresos de uno a quince salarios mínimos. 68% de los trabajadores tiene ingresos inferiores a 4 salarios mínimos, entonces la reforma lo que plantea es que el recurso del gobierno se va a concentrar en los trabajadores de menores ingresos, de manera que el esfuerzo que hace el patrón se va a concentrar esencialmente en trabajadores de más altos ingresos. Esto hace nuevamente que la aportación del gobierno sea en principio neutra, es decir, no haya ni ahorros ni excesos, pero hace que la aportación del patrón se vaya sobre todos los trabajadores de más altos ingresos, que típicamente son los que están en empresas más grandes, o empresas que tienen más capital donde entonces el costo laboral representa una participación menor del costo total de la empresa. Son empresas que en principio tendrán una mayor flexibilidad para aumentar sus costos laborales, frente a las empresas más pequeñas que aquí en México son el noventa y tantos porciento de todas las empresas, que tienen menos de 5 trabajadores, y que casi siempre esos trabajadores están en este rango de 1 a 4 salarios mínimos.

    Entonces, esta reforma lo que busca es que las empresas pequeñas – estoy tipificando, siempre hay de todo – que las empresas típicamente pequeñas, que típicamente emplean a trabajadores por menos salarios, no se vean obligadas o a despedir al trabajador, o a falsear información y pagarles con menos salarios y, por lo tanto, de alguna manera no cumplir plenamente con su responsabilidad.  Nos preocupa mucho el tema de la informalidad.

    Álvaro Vertiz: Que ese es otro gran tema, porque mucha gente que lo que ha dicho es “como están incrementando el monto de las aportaciones con una carga muy importante al empresario, entonces el empresario se va a ver obligado a recortar su planta, y eso a su vez incrementa esa informalidad, ¿no, Carlos? Que ahí hay un mito que tenemos que tocar. No sé que nos puedas platicar también ahí.

    Dr. Carlos Noriega: Mira, dos cosas que te quisiera contar. Primero, la informalidad es el resultado de muchas variables, una de ellas es el diferencial entre el costo laboral para el patrón y el ingreso para el trabajador. Los impuestos y la seguridad social, que muchas veces se equipara en impuestos, hacen más grande esta diferencia. Entonces ese es el incentivo que tienen los patrones y trabajadores a evadir la seguridad social y entonces emplear de una manera informal.

    Pero esto es cierto en la medida en que el trabajador y el patrón lo ven como un impuesto. Pero cuando el patrón y el trabajador, sobre todo el trabajador, reconoce y entiende que las aportaciones de la seguridad social es una manera de pagarle el sueldo, pero pagárselo en servicios, no en dinero, y en servicios, algunos que puede usar cotidianamente como puede ser la guardería, y otros que son contingentes a que me quede desempleado, a que me enferme o a que llegue a ser viejo y no tenga otro ingreso, entonces el trabajador, si lo reconoce como tal, no lo vería como una carga y por lo tanto está más dispuesto a trabajar aún con este diferencial. Y eso regresa al tema cultural; es decir, en la medida en que el trabajador entiende que la seguridad social es parte de sus derechos, pero también es parte de la retribución que está recibiendo como resultado de su trabajo, de su servicio que está prestando al patrón, eso debe de ser menos.

    Entonces creo que regresamos a un tema de educación, de educación financiera, de cultura del retiro, y que debe ser de los dos lados, el patrón y el trabajador. En ese sentido yo creo que esta modalidad que hacemos para que las empresas no le representen al patrón una carga adicional a la que tenemos ahorita, se origina o nace precisamente de no crear un incentivo a la informalidad.

    Esto lo tenemos que complementar entonces con una estrategia de educación que el trabajador entienda, y creo que eso nos lleva tal vez al punto interesante y peculiar de esta reforma, porque el sector patronal propone una reforma donde él asume todos los costos.

    Y eso es algo, yo te diría inusual. Si vemos alrededor, creo que siempre el gobierno, los patrones y los trabajadores hemos dicho que esto puede ser proporcional, un gran esfuerzo equilibrado, etc. Yo aquí veo quizás 3 razones por las cuales los patrones ofrecieron esto:

    En primer lugar, yo creo que el sector empresarial sabe que un sistema de pensiones caduco o inviable financieramente va a llevar eventualmente a una decisión desordenada del gobierno que va a tener que subir impuestos. Más vale en ese sentido subirlos ordenadamente y con un propósito muy claro, pues yo creo que el sector patronal sabía que tarde o temprano tendría que hacer un esfuerzo.

    Segundo, yo creo que también el sector patronal ha entendido que la formalidad es un seguro para ellos. Si eres un trabajador que tiene la seguridad social, si se enferma, la seguridad social cubre al trabajador y no es responsabilidad del patrón. El patrón puede dejar de contribuir el tiempo que el trabajador está afuera sin que el trabajador pierda sus derechos y, por lo tanto, el trabajador se vuelve más productivo y fiel.

    Y yo creo que la tercera razón, muy importante, es que también el sector patronal ha cobrado una consciencia social que quizás antes no se tenía con esa claridad y, repito, el COVID pudo haber ayudado mucho en este sector.

    Hace unos años, yo visité Suecia y me reunía con la Confederación Patronal allá, y les preguntaba porque tenían además de la seguridad social hay acuerdos que representan la mitad de la aportación para el retiro, son acuerdos directamente del sector patronal y el obrero. Yo dije: “bueno, ¿por qué no se suman a la parte tripartita?”, y la respuesta fue muy importante; me dice “éste es un tema tan importante que no queremos que esté el gobierno porque se politizan las cosas”. Es decir, la responsabilidad patronal con el bienestar del trabajador es tan clara para un país que lo identificamos siempre como un país socialista, esa responsabilidad del patrón yo ahora la vi en el caso de México con la iniciativa del Consejo Coordinador Empresarial, muy específicamente su presidente Carlos Salazar, que lo dijo prácticamente con las mismas palabras: Nos preocupa el bienestar del trabajador integralmente, no nada más pagar un sueldo justo, no nada más cumplir con las obligaciones de ley; nuestra responsabilidad va más allá.

    Y creo que esta manera de haberlo planteado de las circunstancias en las que lo planteó fue muy relevante. Entonces sí creo yo que el hecho de que el sector patronal cobre esta consciencia, y lo digo como un reconocimiento hacia atrás y las tareas que nos quedan hacia adelante, y que ese reconocimiento que hace frente al gobierno para plantear esta reforma también lo haga al interior de cada empresa, que cada patrón le diga a su trabajador “te estoy pagando esta cantidad de sueldo y te estoy pagando esta cantidad a tu fondo de retiro, a tu fondo de salud”.  Sí creo que estamos haciendo un cambio muy sustantivo en hacer desde las Afores verdaderamente un instrumento que piense en los trabajadores de largo plazo.

    Álvaro Vertiz: Creo que al final tiene que venir muy alineado lo que decíamos, la parte de la aportación, pero si la aportación no está ligada a la parte de la tamadministración efectiva de ese dinero, no se llega a buen puerto.

    Carlos, y ya estamos llegando al final de este podcast, sin embargo, no quería terminarlo sin antes preguntarte dos cosas. Uno es, ¿qué mensaje le mandarías a los jóvenes que están escuchando y que como platicábamos no han pensado en este tema? Y, por otro lado, ¿cómo podemos sumarnos, no sólo como personas físicas, sino también como entidades; como BlackRock, etcétera,  a beneficiar la educación financiera, que creo que es el propósito que todos tenemos aquí, pero segundo también para el desarrollo financiero y el futuro de todos los mexicanos?

    Dr. Carlos Noriega: Mira, tú dices bien que un joven está pensando, y sobre todo los Millennials, más que tener un patrimonio, en gozar de los servicios, ahorita es comprar un teléfono, probablemente ni sea comprarlo, rentarlo; rentas un coche, rentas una casa. Para poder vivir del flujo, debes buscar esa certidumbre de largo plazo, es decir, que el joven le dedique un ratito a pensarse a sí mismo en el largo plazo, para poder gozar plenamente en el corto plazo que tenemos que tenerlo asegurado. Si no tengo asegurado el futuro, mi goce de consumir en el corto plazo se puede ver afectado de inmediato. Yo puedo perder el empleo y pierdo todo.

    Las Afores o el ahorro para el retiro es la manera de darle esa continuidad; a mi capacidad de disfrutar el corto plazo. Entonces creo yo que los jóvenes deben de pensar un poquito más en su recurso con esta visión de prevención. Los jóvenes como tú decías aceleran más en el coche que los viejos, los jóvenes a la mejor se desvelan más que los viejos. Creo yo que ese disfrute no debe de desasociarse de ser un poquito más conscientes, no usaría yo la palabra responsables, conscientes simplemente, y que vean, la verdad es que el sistema financiero ahora ofrece vehículos, instrumentos, mecanismos prácticamente para la necesidad de cada individuo. Yo soy agricultor y tengo ingresos tres meses al año, bueno, pues en esos tres meses a qué voy a hacer para que pueda vivir todo el año. Yo soy un joven que trabajo freelance, bueno, cómo aprovecho el freelance, qué beneficios tengo y qué debo hacer por si algún día como freelance pierdo el proyecto, pierdo el contrato que tengo. Entonces no ver con temor sino lo contrario, qué puedo aprovechar yo del sistema financiero que me dé un plus, que pueda llevar más allá mi ingreso para transformarlo en un consumo permanente, en un consumo a lo largo de toda mi vida. Y si pienso en el retiro porque tengo 25 o 30 años, pues qué mejor, pero por lo pronto que vea que puede sacarle un extra a su ingreso acercándose al sistema financiero.

    Y creo yo que, así como un joven, instituciones como BlackRock sin duda siendo la financiera más grande del mundo, teniendo todo un instituto de educación, todo un instituto de análisis, que el joven no vea con temor, que vea como una oportunidad más acercarse a instituciones como éstas, que puedan entender qué opciones tienen a su  disposición; ahorro a corto plazo, ahorro a largo plazo, si me preocupa la variabilidad de las tasas de interés o del tipo de cambio o de mi empleo, interrumpir el periodo, que se sientan financieros, así como todos nos sentimos políticos, opinamos de cómo se debe de gobernar el país, criticamos a nuestras autoridades, y también ahora todos nos hemos vuelto médicos en el COVID y ya sabemos exactamente cómo opera el virus, pues que hagamos lo mismo en la parte financiera, que nos interesemos y hablemos de que si la tasa de interés me ayudó y que si subió el precio del oro me perjudicó, divirtámonos aprendiendo. Creo que ese concepto de aprendizaje disfrutando en el sector financiero puede ser maravilloso.

    Álvaro Vertiz: Me encanta cómo terminamos esto, tienes toda la razón. Tenemos que seguir siendo o teniendo la iniciativa para tener, para encontrar mejores alternativas hacia el futuro.

    Carlos, muchísimas gracias por tu participación, creo que fue muy rica la conversación y aparte creo que llegamos a un punto en donde podemos explicar un montón de conceptos que luego si los lees en el periódico o si los lees en revistas especializadas, no pueden llegarse a entender, pero creo que nos ayudaste muchísimo a poderlo aterrizar y que podamos llegar y que nos pueda entender cada vez más gente.

    Pues muchísimas gracias.

    Dr. Carlos Noriega: El agradecido soy yo.

    Álvaro Vertiz: Nos vemos.

    Y para todos los que nos oyen, ojalá nos puedan acompañar en el próximo episodio de ENCUENTRO. ¡Gracias!

  • Álvaro Vertiz: Hola a todos y bienvenidos a ENCUENTRO. En el episodio de hoy, vamos a hablar de sostenibilidad, un tema que en los últimos años ha cobrado cada vez más importancia.

    Quiero agradecerle a Rocío Canal, Partner de Sostenibilidad en Deloitte México, por acompañarnos hoy. Rocío tiene más de diez años de experiencia en temas de sostenibilidad y como asesora a empresas en la definición, interpretación, implementación y en el reporte de estrategias de sostenibilidad alineadas con los negocios. Hoy vamos a platicar a fondo con ella sobre sostenibilidad: qué significa, por qué es relevante, y por qué y cómo incluirla dentro de nuestras estrategias.

    ¿Cómo estás, Rocío?

    Rocío Canal: Hola, Álvaro. Encantada de estar hoy con ustedes y muchas gracias por la invitación.

    Álvaro Vertiz: Bienvenida, y nos va a dar muchísimo gusto poder platicar contigo por un ratito sobre tus ideas alrededor de un tema tan relevante en estos días.

    Los lineamientos ESG están cada vez más presentes y son mencionados con más frecuencia como incidentes en la rentabilidad y el acceso al capital. El futuro y la sostenibilidad global son temas que se discuten dentro de las estrategias de las empresas. Quisiéramos entender mejor este cambio estructural, y me gustaría tomar un paso atrás para que nos expliques qué es ESG y qué conlleva tener una práctica ESG.

    Rocío Canal: Perfecto. Yo creo que es importante, sí, para poder conversar de ESG, entender perfectamente qué es lo que significa.

    El término ESG se refiere a tres siglas importantes: Environmental, Social y Governance, lo que en México llamamos como ASG: Ambiental, Social y de Gobernanza. Vamos a platicar un poquito de cada uno de ellos, vamos una por una, y vamos a platicar en el contexto de una empresa. En el contexto de una empresa el tema ambiental, el tema social y el tema de gobernanza cada vez están cobrando mayor importancia.

    ¿A qué nos referimos con la letra E o con el tema ambiental? Nos referimos a cómo una empresa identifica, mide, gestiona y reporta sus impactos ambientales. Lo estábamos platicando anteriormente, Álvaro, no es solamente que una empresa plante arbolitos ni dé donativos a organizaciones que se dedican a temas verdes, no. Es integrar el tema medioambiental en su operación.¿cuáles son mis impactos ambientales?, ¿cómo los puedo reducir? y obviamente ¿cómo puedo generar valor a través de esa reducción? Estamos hablando aquí de temas, como decíamos, como energía, como huella de carbono, como combustibles, como agua. Cada una de las empresas tiene que hacer su propio análisis de cuáles son sus impactos ambientales y de qué tiene que hacer para reducirlos.

    El segundo tema es el tema social, y se refiere principalmente a tres cosas:

    Primero, lo que es lo social interno, el capital humano, la gente que pertenece a una empresa; lo segundo, cómo la empresa impacta favorablemente y promueve el desarrollo de las comunidades en las que opera. Es decir, hacia adentro, que es los primero, cómo cuido yo a mi gente, cómo busco el desarrollo, cómo busco las oportunidades, cómo genero diversidad y equidad, cómo me preocupo por la salud y seguridad de mi gente, etc. Y hacia afuera, cómo busco que mi operación impacte positivamente también en los temas sociales que son importantes. Y el tercer tema también muy importante es lo que yo vendo, ¿mi producto o mi servicio está verdaderamente generando valor en los consumidores y en la sociedad? Y regresamos a los mismos temas. Estos temas sociales se deben identificar, se deben de medir, se deben de gestionar y también se deben reportar.

    Y finalmente el tema de la G, de lo que es “governance” o la gobernanza de una empresa, y es un tema también sumamente importante para la sostenibilidad de una organización. Se refiere principalmente a lo que es el gobierno corporativo, ¿quién manda en esta empresa?, ¿los líderes que tengo yo en la empresa son las personas adecuadas y están en los puestos adecuados?, ¿cómo se toman las decisiones en la empresa?, ¿qué tipo de comités tengo?, ¿qué tipo de gente tengo en los puestos directivos?, ¿cuál es el propósito de la empresa?

    Bueno, ya fue una respuesta muy larga, pero creo que este contexto era muy importante para poder seguir con la conversación y entender bien de qué hablamos cuando nos referimos a ESG. No es las acciones aisladas, no es la filantropía, no es el asistencialismo, es verdaderamente el desarrollo hacia afuera y hacia adentro de la organización.

    Álvaro Vertiz: Muchísimas gracias, Rocío. La verdad es que nos ayuda muchísimo entender que el abanico que comprende ESG no solo es el ambiental, y dentro del ambiental solo un pedacito, sino al contrario. Tiene un componente muy importante en cuanto a cómo la empresa se comporta con el ecosistema completo.

    Creo que hay datos muy interesantes, diciendo lo que tú decías, la empresa no es que eche dinero al vacío invirtiendo en temas de ESG, sino al contrario. Creo que lo que te permite y los datos que hemos visto y comprobado de diferentes estudios es que las prácticas ESG muestran una relación directa con la salud financiera de una empresa.

    Rocío Canal: Completamente. Y además justamente en esta coyuntura o en esta contingencia que nos ha tocado vivir a todos en los últimos meses, yo creo que en estos tiempos tan complejos que estamos viviendo hay varias investigaciones que definitivamente demuestran que las empresas sostenibles han demostrado ser más resilientes. También hemos visto cómo los inversionistas en tiempos de incertidumbre suelen refugiarse en inversiones ESG. ¿Por qué? Por la tranquilidad y confianza de que esta organización está identificando riesgos, y nosotros decimos “bueno, identificar riesgos igual a evitar sorpresas”; y yo creo que hoy en el ámbito financiero, especialmente para los inversionistas, lo último que queremos son sorpresas adicionales a las que ya nos ha tocado vivir.

    Yo creo que en los últimos años nos ha tocado ver también casos de la vida real, y creo que eso nos ha hecho aprender lecciones importantes de que tenemos que identificar los riesgos, todo lo que platicamos en la pregunta anterior para definir ESG, se traduce en riesgos. Entonces estamos hablando de riesgos, no estamos hablando, como decimos a veces, de un “nice to have”, de una práctica que nos da buena reputación; estamos hablando de verdadera gestión de riesgos, de cambio climático, de temas sociales, de salud y seguridad de nuestra gente. Y eso, cuando lo tenemos bien gestionado, nos va a hacer una empresa mucho más resiliente y nos va a hacer una empresa mucho más atractiva y que va a dar más certidumbre a los inversionistas.

    Álvaro Vertiz: Totalmente de acuerdo contigo, Rocío. ¿Qué datos van tomando la sociedad, las empresas, las autoridades, reguladores, etc, en cuanto a la relevancia que toma el tema de ESG en nuestro día a día?

    Rocío Canal: Mira, yo creo que es muy importante. En primer lugar, creo que un tema regulatorio que es cada vez más estricto y que está cada vez más enfocado o interesado en los temas ambientales, sociales y de gobernanza.

    Estamos viendo hoy políticas gubernamentales que están impulsando la inversión sostenible en México, por ejemplo, la CONSAR ya está exigiendo a las Afores que para el 2022 incluyan criterios ESG y métricas específicas en sus procesos de inversión. Esto ha hecho que las Afores replanteen mucho sus procesos de análisis, de riesgos y de inversión, y están poniéndose las pilas desde  ahorita.

    Entonces vienen las políticas gubernamentales, que son importantísimas; en segundo lugar lo que ya habíamos hablado de la gestión de riesgos. Yo creo que el hecho de estar gestionando estos temas estamos gestionando también estos riesgos, y un poco reforzar que hay riesgos reputacionales que hoy preocupan mucho a los puestos directivos de la organización, y que tenemos también riesgos ambientales, riesgos sociales, y como inversionistas nos interesa mucho tener claros cuáles son estos riesgos.

    Depués vemos también el tema de los millennials. Yo creo que los cambios demográficos y los cambios culturales que están sucediendo en las organizaciones a raíz de la incorporación de los millennials a la fuerza laboral creo que son muy importantes. Yo creo que los millennials representan aproximadamente el 35% de la fuerza laboral, y los millennials están muy conscientes de la sostenibilidad. Y para dar datos más concretos, los millennials son hoy el segmento de la población que más rentabilidad ha obtenido de sus inversiones. Estamos hablando de un 5.8% versus entre 4.9 y 4.6 de la generación X y de los baby boomers. Esta es una tendencia clara y creo que es un tema que como hemos platicado, no es una tendencia, no es una moda, es una forma diferente de operar y de invertir.  

    Álvaro Vertiz: Cuando platicas de esto, siento que estamos hablando por ejemplo, de la frase muy mexicana “El tren está pasando, hay que subirse”. Si no te subes, creo que vas a perder un montón de oportunidades. Y también me recuerda mucho a varios puntos que tocaste sobre lo que estamos viendo en la actualidad. Creo que todos queremos que los inversionistas puedan ver riesgos sostenibles en sus inversiones.

    Un estudio reciente también revela, por ejemplo, que el 20% de las acciones con mejor calificación ESG han mejorado en el mercado de Estados Unidos por 5 puntos porcentuales, a las acciones de empresas que no tienen una política ESG clara. Y esto por ejemplo, creo que demuestra con datos duros el porqué las políticas ESG funcionan, no solo en relación al aporte que esa empresa está haciendo al ecosistema, a sus personas, a sus trabajadores, inversionistas, accionistas, sino al contrario. Creo que al final esto tiene como una calle de dos vías. La empresa aporta al mundo, como a mi me gustaría verlo, pero el mundo también aporta a la empresa a través de confiar en ella y poner su dinero a trabajar junto con ella.

    Rocío Canal: Otro dato interesante, el 84% de los propietarios de activos en el mundo hoy están valorando o están ya invirtiendo en los vehículos de ESG.

    Morgan Stanley también a través de su Instituto para la Inversión nos dice que el 65% de los inversionsitas individuales está seguro que la inversión sostenible va a crecer en los próximos años. Podemos mencionar muchos estudios, hay muchas cifras que nos prueban y que nos validan el hecho de que la inversión sostenible es importante y es un tema para quedar.

    Álvaro Vertiz: Y ahora que mencionas todas esas cifras, BlackRock México ha sido súper vocal al respecto, desde la publicación de la carta que hizo nuestro CEO Larry Fink hacia CEO’s y hacia el público general:

    BlackRock este año nos fijamos la meta de aumentar diez veces nuestros activos bajo administración sostenibles, de 90 mil millones de dólares a más de un billón de dólares.

    Rocío Canal: Así es. Es para mi, sin duda una decisión inteligente, es una decisión responsable y es una decisión que va a generar cambios y que va a generar desarrollo. Si las instituciones financieras empiezan a poner reglas y empiezan a poner estándares de inversiones ESG, pues esto forzosamente va a obligar a las empresas y a todos los sectores a que empiecen a gestionar estos temas para poder obtener esa inversión.

    Yo creo que en muy poco tiempo las empresas financieras van a tener que migrar a este esquema porque, si no migran a este esquema, pues van a perder clientes, van a perder credibilidad y van a perder fidelidad de clientes; y yo creo que más allá de clientes, de stakeholders en general.

    Álvaro Vertiz: Totalmente de acuerdo contigo. Y qué bueno que abres ese tema, porque entonces las empresas otra vez, tomando la analogía del tren, creo que están muy a tiempo de tomar todas estas oportunidades y poder obtener mucho más atención en cuanto a las inversiones que pueden obtener.

    Rocío Canal: Sí. Ayer estábamos justamente en una reunión con nuestro CEO. Nos estaba conversando que en una reunión global con el CEO global les presentó una especie de caricatura donde está una ciudad y viene una ola muy grande que es el COVID, y parece que esa ola va a comerse la ciudad, pero detrás de esa ola grande – se empieza a ampliar la imagen – viene otra mucho más grande que es el tema de sostenibilidad y el tema del cambio climático. Entonces el mensaje es, si esto ha sido relevante para nosotros, los temas ambientales que vienen en los próximos diez años lo van a ser mucho más, y las afectaciones que pudieran tener en los procesos productivos de las empresas, en las inversiones de las empresas, en la reputación de las empresas, van a hacer una ola mucho más grande de lo que hoy estamos viviendo. Entonces creo que esa analogía de subirte al tren es una muy buena analogía. Hay empresas que son líderes, que hacen las cosas no solamente porque son lo correcto, sino porque son las decisiones de negocio adecuadas; y hay otras que se esperan a que otros tomen esas decisiones y se suben al último vagón del tren o acaban sin subirse al tren. Y yo creo que vamos a ver las consecuencias de ello en un no muy largo plazo.

    Álvaro Vertiz: Muchas gracias, Rocío. La verdad es que me gustaría tomar esta oportunidad para que platiquemos de un tema que creo que muchas personas se estarán preguntando, y es el tema de la resiliencia en portafolios sostenibles. ¿Qué opinas al respecto? ¿Nos podrías ayudar con un poquito más de información sobre por qué consideramos que un portafolio sostenible es más resiliente que un portafolio normal?

    Rocío Canal: Yo creo que lo hemos dicho ya varias veces. Esto no es esto una tendencia ni una moda, esto es una forma de operar que nos alcanza. Creo que en forma de conclusión o de recomendación hacia los inversionistas, creo que la inclusión de criterios ESG en su portafolio no está de ninguna manera peleada con la rentabilidad, sino todo lo contrario. Antes pensábamos “o invierto en una empresa que me va a dar mucha rentabilidad o invierto en una que está haciendo las cosas adecuadamente”. Y con el tiempo hemos visto que uno necesariamente implica lo otro. Están juntos estos dos temas de responsabilidad y de rentabilidad, pero una empresa que hace las cosas bien es una empresa que necesariamente va a recibir el resultado de ello y además que va a permanecer en el tiempo.

    Hablamos también de los índices. ¿Por qué existe el Dow Jones Sustainability Index? ¿Por qué el FTSE for Good? ¿Por qué el Bovespa? ¿por qué el IPC Sostenible? Porque los inversionistas lo están pidiendo, porque los inversionistas tienen la enorme capacidad de decidir si se van solamente por el tema económico o financiero, o si además hacen que su dinero pueda producir un bienestar común. Yo creo que la inclusión de los criterios ESG mejora la inversión, fortalece la inversión y además la hace permanecer fuerte en el tiempo.

    Álvaro Vertiz: Creo que en resumen, a mí me gustaría cerrar algunas ideas. Me gustaría cerrar la idea de que una inversión sostenible es una buena inversión. La segunda idea que podemos decir es, es muy importante la parte de la “E” dentro del ESG, en cuanto al tema ambiental, pero no podemos olvidarnos de la “S” social o la parte de gobierno corporativo, de la “G”.

    Creo que también tenemos que recordarnos que hay un gran componente relacionado con la parte de cómo las empresas toman decisiones, atacan la corrupción, se vuelven más transparentes, aportan a la comunidad, aportan también a sus trabajadores y a sus accionistas.

    Un punto que me gustaría cerrar es, tenemos una muy buena oportunidad de hacer cambios relevantes que sugieren un mejor futuro para nuestros hijos y para la sociedad en general, y por otro lado también estamos en un muy buen momento para dirigir nuestras inversiones a un buen puerto, y que esas inversiones puedan darnos un muy buen resultado, un resultado resiliente a lo que estamos viviendo y lo que nos va a tocar vivir en el futuro, y que estamos a tiempo de corregir y reaccionar.

    Rocío Canal: Completamente, y en cuanto a lo primero que comentas, muy importante. Yo digo que son tres patas: imaginemos una mesa que tiene tres patas, o cualquier estructura que tiene tres patas. Está el tema ambiental, el tema social y el tema de gobernanza. No por gestionar uno y dejar los otros dos, esa mesa va a ser sostenible o se va a poder mantener firme. Creo que son los tres, y hay que encontrar el balance entre los tres, porque qué inversionista va a querer poner su dinero en una empresa hoy que sabemos que a lo mejor no está dando las condiciones adecuadas a su gente, o que está a lo mejor contratando a niños, o que tiene temas de salud y seguridad y que está poniendo a su gente en riesgo. ¿Por qué? Porque son los riesgos, pero también porque es la forma adecuada de trabajar, porque el primer motivador para una empresa desde luego debe ser hacer las cosas bien, porque es lo correcto; pero también, como tú bien decías, la inversión responsable paga. La sostenibilidad paga, y se lo decimos a nuestros clientes. Vas a ver cómo en la gestión de estos temas eventualmente te va a redituar en cosas buenas. Hoy ya no es sólo la gente, ya nuestros clientes nos están pidiendo cuentas claras, no solamente ya de gobernanza, no solamente de cómo estás gestionando los temas ambientales, también de qué condiciones y de qué beneficios y de qué oportunidades le estás dando a la gente, de qué capacitación, etc. Y al final, es una sinergia. Esto se tiene que volver un círculo virtuoso en donde esto debe de ser relevante para todos, debe ser relevante para la fuerza laboral, debe ser relevante para las empresas y debe de ser relevante para los inversionistas. Y cuando encontremos que esto verdaderamente va a ser un tema fundamental para todos los actores, entonces vamos a ver cómo la aguja se va a mover en forma muy importante.

    Y lo que decías también de la coyuntura y de este momento tan bueno para subirse al tren, pues nos ha enseñado muchas cosas estos cuatro meses de contingencia, pero nos han enseñado sobre todo que, nos ha tocado ver empresas que hacen cosas muy bien, que están aportando a la sociedad, que están cuidando mucho a su gente; y nos ha tocado ver tambien casos contrarios. Al final de cuentas, esto nos ha dado muchas lecciones, pero sobre todo yo creo que la lección más importante es “mis riesgos”. Aquellos que estaban preparados para estos riesgos y que tenían una gestión adecuada de riesgos son los que hoy están saliendo adelante; digamos, mucho más fácilmente. Yo creo que es un tema obviamente difícil para todos, pero hemos visto cómo aquellas empresas con gestión de riesgo, con propósito, con estrategias de sostenibilidad, están saliendo de esta crisis y lo harán en forma mucho más efectiva y rápida.

    Álvaro Vertiz: Oye, Rocío, qué mejor manera para terminar este podcast diciendo que hacer el bien, paga. Creo que así podemos resumir mucho de lo que platicamos el día de hoy.

    Solo me queda agradecerte por tu tiempo. Creo que la gente que nos está escuchando sin duda va a tener muchísimo más conocimiento de la materia y sobre todo más elementos para invertir de manera más correcta, y por otro lado también mitigando los riesgos, que es parte de lo que tú decías.

    Rocío Canal: Encantada. De verdad ha sido un gusto participar con ustedes y agradezco a todo el equipo de BlackRock la invitación y, bueno, seguiremos trabajando y seguiremos haciendo cada quién lo que nos toca desde nuestra trinchera para que este tema verdaderamente genere el bien, el bienestar y genere el impacto que estamos esperando que se genere con él. Asi que muchas gracias y felicidades también a BlackRock por este tipo de iniciativas.

    Álvaro Vertiz: Gracias. Y a todos los que nos están escuchando muchas gracias por su tiempo, y nos vemos en un mes. Hasta luego.

  • Álvaro Vertiz: Bienvenidos a ENCUENTRO, el podcast de BlackRock México. Soy Álvaro Vértiz, Director de Estrategia en BlackRock y moderador de este espacio, al que les doy la bienvenida. ENCUENTRO es un espacio en el que hablaremos con todo tipo de líderes empresariales sobre temas de educación financiera, esenciales para cualquier empresa, individuo y emprendedor.

    En la sesión de hoy vamos a hablar sobre resiliencia y la importancia que tiene tanto para nosotros como seres humanos, y sobre su importancia como elemento para nuestro progreso y éxito, así como su integración en las estrategias corporativas y de inversión.

    Resiliencia se define como la capacidad de un ser humano para superar circunstancias adversas y desfavorables como las que estamos experimentando ahora con la pandemia del COVID-19, esto para poder navegar la situación de manera proactiva y obtener resultados favorables en el futuro. Hoy más que nunca, es importante ser resiliente para enfrentar la adversidad, encontrar oportunidades y salir adelante fortalecidos.

    Albert Einstein decía “en medio de la dificultad reside la oportunidad”.

    No hay nadie que comprenda mejor el tema o alguien que nos pueda ayudar a entender este concepto como Juan Alberto Leautaud. Juan Alberto fue fundador y Director de Operaciones de I2. I2 fue adquirida por BlackRock en 2015, y ahora Juan Alberto encabeza el área de Infraestructura para México y Latinoamérica.

    Bienvenido, Juan Alberto.

    Juan Alberto Leautud: Muchas gracias, un placer estar aquí con todos ustedes.

    Álvaro Vertiz: Buenísimo. Oye, y algo muy interesante y que tenemos aquí todos en común y es que como mexicanos hemos enfrentado durante toda nuestra historia muchos momentos definitorios, y en donde la resiliencia de los nuestros jugó un papel fundamental. ¿Qué nos puedes contar sobre nuestra cultura con respecto a la resiliencia?

    Juan Alberto Leautud: Claro que sí, Álvaro, con mucho gusto. La pregunta de la historia así como de México y la resiliencia es verdaderamente amplia, pero tratando de abordarla en corto, creo que tenemos una narrativa clásica de México como un país que aguanta mucho. Aguantamos la conquista, aguantamos un movimiento independentista muy desdibujado que culminó con un emperador, tuvimos un siglo XIX tremendamente traumático con pérdida del territorio, tratando de forjar nuestra identidad, un siglo XX que empezó con una guerra civil y culminó, diría Vargas Llosa, con “la dicatadura perfecta”, para después llegar al siglo XXI en un larguísimo parto de la democracia mexicana.

    Pero esta misma historia igual y la podemos ver con un lente quizás de resiliencia al tema que nos ocupa hoy, y me parece que es una de adaptabilidad y crecimiento, ¿no? Entonces estas mismas etapas que te acabo de contar veámolas con este lente. Asimilamos una nueva cultura y creamos una mezcla nueva con una identidad que no existía. Nos sobrepusimos a dos invasiones extranjeras y logramos un gran y largo periodo de prosperidad que duró hasta finales del siglo XIX. Supimos después encauzar institucionalmente una guerra civil que fue de las más largas del mundo, que también dieron origen a un largo periodo de estabilidad y crecimiento. Y más recientemente, como país nos logramos abrir, yo te diría exitosamente a través del Tratado de Libre Comercio, abrir al resto del mundo y competir exitosamente en él, al tiempo que construimos una serie de instituciones democráticas que nos han permitido darle una plataforma sólida al país.

    Yo, digamos en resúmen, así como darte mi opinión de por qué la resiliencia es importante para México, ninguna de todas estas transformaciones, de todos estos eventos, ha sido fácil. Pero creo que de todas hemos, como país, salido fortalecidos, ¿no?

    Álvaro Vertiz: No, y esto la verdad es que es súper interesante porque sí, México, ya sea a través de conflictos políticos, bélicos, sociales, siempre ha sabido salir adelante, ¿no? Un ejemplo que a mí me encanta es que pensamos, por ejemplo, el terremoto de 1985 era un gran ejemplo de cómo la sociedad se organizó y nos ayudó a ser empáticos y resilientes. Pero por otro lado en el 2017, se repitió la historia desgraciadamente el mismo día, otra vez un terremoto de gran escala nos llevó a recordar esos tiempos tan dolorosos pero la sociedad, como tú mencionas, salió adelante y hoy estamos donde estamos. Desgraciadamente hoy tenemos el tema de COVID-19 que otra vez nos pone a prueba. Y esa prueba seguramente, conforme lo que nos estás platicando, Juan Alberto, la vamos a superar, porque como mexicanos siempre lo hemos podido hacer.

    Si me permites, Juan Alberto, me gustaría ahora llevar el concepto de resiliencia a la parte de inversión. Quisiera entender cuál es tu percepción o cuál es tu lectura sobre por qué ser resiliente también en cuanto a la forma en que invertimos es sumamente importante. ¿Nos podrías platicar un poco?

    Juan Alberto Leautud: Sí, claro, con mucho gusto. Quizás, déjame empezar rescatando la definición que citaste y tratando de enmarcar en este contexto de inversiones. Creo que, si pensamos en resiliencia como avanzar en la consecución de nuestros objetivos, y no solo resisitiendo a los cambios en el entorno, sino aprovechándolos para crecer y para mantener la consecución de esos objetivos, yo te diría que desde mi punto de vista, la receta de la resiliencia en el mundo de las inversiones tiene tres partes.

    Por un lado, obviamente hay que definir esos objetivos. En segundo lugar hay que contar con una caja de herramientas amplia y diversa que permita enfrentar justamente los cambios en el entorno. Y en tercer lugar creo que hay que buscar la mayor calidad en esas herramientas.

    Entonces, por ejemplo, en el tema de inversión, pues primero hay que definir objetivos, hay que aclarar, para cada persona y para cada institución esto puede ser distinto, puede haber objetivos de plazo, corto o largo plazo, de liquidez, de controlar la exposición al tipo de cambio, y cada uno de esos te lleva a diferentes caminos, en términos de conseguir resiliencia.

    En segundo lugar, te decía que hay que tener una caja de herramientas, que yo creo que debe ser amplia y diversa.

    Pero no hay que dejar de lado el tercer objetivo, que es el tercer elemento de la receta, que es la calidad, y aquí sí pues el comercial a la casa. BlackRock puede no ser el único gestor de inversiones en México o en el mundo, pero sin duda yo pienso que es el mejor. Y entonces la conjunción de estas tres cosas en el mundo de las inversiones -tener objetivos definidos y claros, contar con una caja de herramientas amplia y diversa, y buscar la mayor calidad posible- creo que es lo que te lleva a tener un resultado resiliente en términos de tus inversiones.

    Álvaro Vertiz: La verdad es que estos tres últimos puntos que mencionas sin duda son sumamente importantes para poder tener una estrategia completa y resiliente, sobre todo en temas y en momentos tan complicados como los que estamos viviendo.

    Quisiera ahora pasar a un tema o a un plano más personal, y a un plano mucho más individual, y llevar ahora de la inversión al ser humano. ¿Por qué ser resiliente puede ser muy relevante y sumamente importante?

    Un ejemplo de resiliencia en un ser humano a mí se me ocurre que puede ser Nelson Mandela. Nelson Mandela, 27 años en la cárcel, sufriendo de censura, sufriendo de varias limitantes en el gobierno que en ese momento imperaba en África del Sur. Nos lleva a entender cómo después de tanto tiempo de estar contra la pared sale adelante y se convierte en un valuarte importantísimo para la libertad y los derechos humanos en el mundo. Entonces, tomando un ejemplo como estos  y trayéndolo al plano aterrizado y actual, ¿qué nos podrías platicar respecto a ser, y la importancia de ser resiliente en estos momentos?

    Juan Alberto Leautud: Pues mira, la importancia de ser resiliente, yo creo que es importante en estos momentos y en todos los momentos. Sin duda hoy la vemos y la sentimos de forma muy exacerbada. Yo hablo con mis colaboradores, con mis colegas en BlackRock, con los miembros de mi familia, con mis hijas. Creo que cuando hablamos de resiliencia, ya sea formal o informalmente, caemos en estos mismo tres elementos de la receta. El tema de objetivos, de tener una caja de herramientas diversa y de perseguir calidad.

    A nivel individual, los objetivos yo creo que no hay nada que los cristalice mejor que encontrar un propósito. Me parece que en el podcast pasado Samantha y tú hicieron un trabajo excepcional de tocar el tema de desarrollar un propósito a nivel individual. El propósito es lo que te lleva a la resiliencia la final del día, es lo que te impide o te permite no estar a la deriva cuando se van sucediendo los acontecimientos externos.

    Después, me parece que a nivel individual también hay un tema de cajas de herramientas, que yo te diría que ahí tienen tanto elementos internos como externos. ¿Qué caja de herramientas internas tenemos? Pues tenemos habilidades viejas que hay que desarrollar y hay que cultivar, y también tenemos yo creo todos la necesidad de ir desarrollando nuevas habilidades. Esta pandemia nos ha dado este encierro, nos ha dado oportunidades de creo que tomar nuevos puntos de vista para desarrollar nuevas habilidades, ya sea no sé si sea cocina, de hacer deporte, de lectura; pero el desarrollo de habilidades nuevas como una parte de las herramientas internas me parece que es algo que te lleva a resiliencia en el plano individual.

    También me parece que las herramientas externas son igualmente importantes. Y ahí yo te diría, me parece que todos debemos tener y cultivar una red social que nos dé apoyo y que contribuya a esa resiliencia. Esa red social, me parece que tienes que buscar una red que te complemente, que sean personas diferentes a ti en cierto sentido, con habilidades, con prioridades, con valores que sean compatibles pero no necesariamente idénticos, y eso te va a dar resiliencia.

    Y finalmente, creo que a nivel individual también aplica en la receta de resiliencia el factor de calidad. Y ahí yo te diría que hay que tener calidad con uno mismo. Calidad en tu alimentación, calidad en el deporte, hay que tener suficiente sueño. Hay por ahí una estadística que dice que a mayor edad, mayor resiliencia, y entonces el 71% de los baby boomers reportan ser resilientes, el cincuenta y tantos por ciento de la generación X, y yo ahí, me parece que más que otra cosa es producto de la paciencia y de la tenacidad de seguir en ello.

    Álvaro Vertiz: Muchas gracias, Juan Alberto.

    Pasando al siguiente punto, Juan Alberto, y me gustaría escuchar cuál es tu opinión y sobre todo cómo lo aterrizas en el tema empresarial. Como sabemos, muchas empresas que hemos visto a lo largo de la historia han estado a punto de fracasar o lo que parece ser una crisis importante, y de repente salen adelante y con mucho mayor fuerza a la que tenían. Entonces sería bueno escuchar tu opinión.

    Juan Alberto Leautud: Claro que sí. Yo creo, Álvaro, que el tema de resiliencia empresarial hay que verlo en primer lugar tomando un poco de distancia. Creo que el objetivo central de un empresario o de una empresa tiene que ser sobrevivir, tiene que ser seguir estando. Todo lo demás, el éxito, el reconocimiento, desde luego el dinero, viene después.

    Te doy un dato interesante: la resiliencia empresarial, digamos, como media de vida, ha disminuido de hecho en los últimos 100 años. En 1930, una empresa exitosa había durado 90 años; para 1990 este número ya eran 25 años y para el 2020 debemos andar alrededor de 18 años o así. La resiliencia está disminuyendo, y yo creo que esto es porque el entorno está cambiando cada vez más rápido. Pensemos en este 2020, fíjate todos los cambios que estamos viendo. Tenemos obviamente el COVID-19 y la pandemia que todo eso ha representado, pero también tenemos populismos, desigualdad creciente, la evolución tecnológica. Todos estos cambios hacen más difícil lograr la resiliencia empresarial. Y yo creo que hay que regresar a los principios básicos, a este tema de ver la resiliencia en función de los objetivos, la caja de herramientas, la calidad con que lo abordamos. Y quizás la pregunta es, ante esta realidad que sucede cada vez más rápido, ¿qué cambios tenemos que hacer?

    Y entonces, por ejemplo, en el tema de objetivos, históricamente las empresas habíamos buscado la famosa maximización del valor. Quizás nunca más ejemplificada que en el precio de las acciones, pero la maximización del valor. Y el cambio que podríamos apreciar hoy en las empresas que buscamos la resiliencia obviamente sigue siendo la de maximizar el valor, pero creo que ahora las empresas como BlackRock buscamos no solo maximizar el valor de nuestra empresa, sino hacerlo buscando el máximo valor de la empresa y de nuestro entorno en el largo plazo. Esto con un enfoque de respeto al medio ambiente, de involucramiento con la sociedad, de prácticas de gobierno corporativo correctas.

    También está el tema de qué cambios hay que hacerle a nuestra caja de herramientas. Las empresas de hoy, para ser más resilientes, tienen que incorporar las nuevas tecnologías, cosas como inteligencia artificial, telecomunicaciones, machine learning. Me parece que lo que va a distinguir a unas empresas de otras a la resiliencia es la habilidad para adoptar estas nuevas tecnologías.

    Y finalmente la calidad, yo creo que este es un objetivo que menos, o el elemento de la caja, de la receta para ser resiliente que menos ha cambiado en lo fundamental pero que más importancia ha adquirido. Y la calidad para mí tiene que ver con atraer, motivar y retener al mejor talento posible, y eso implica obviamente tener una cultura que abraza la diversidad, que reconoce y premia el talento, que da empoderamiento a las personas. Ahora sí que a mí me encanta decirte que hace el tipo de cosa que hacemos en BlackRock. Entonces, creo que el adaptar estos elementos de objetivos, caja de herramientas y calidad es algo que va a contribuir a la resiliencia empresarial en este mundo que se acelera cada vez más.

    Álvaro Vertiz: Buenísimo, Juan Alberto, mil gracias.

    Y ahora la pregunta del millón para ti. En lo personal, Juan Alberto, ¿qué nos podrías platicar de ti que te ha hecho más resiliente. Y si nos puedes dar también algunos tips para llevarlos a nuestra vida diaria. Creo que los que nos están escuchando nos encantaría conocer un poco más de ti en esa parte.

    Juan Alberto Leautud: Pues mira, algo que me ha hecho yo te diría resiliente es ver las cosas que suceden a tu alrededor, las puedes ver con un lente de optimismo o con un lente de pesimismo. En mi caso, como tú sabes, yo tengo una niña con discapacidad. Y para mí, el tener a Elena en mi vida yo creo que me ha contribuido de manera muy importante a ser alguien resiliente, a ser alguien que aprecia el mundo de una manera distinta, a ser alguien que mis objetivos se definen con mayor nitidez. Creo que Elena le ha aportado una serie de herramientas infinitas a mi como persona para enfrentar el mundo. Y qué decirte del tema calidad. Yo soy muy fan de mi hija. Pero todo tiene que ver con el lente con el que lo ves.

    Álvaro Vertiz: Híjole, Juan Alberto. La verdad es que nos pone la piel de gallina escuchar ese tipo de cosas y justo cómo puedes aprender de lecciones que la vida te puede poner delante y que de repente para gente que no tiene la trascendencia que tú estás mencionando puede ser tan difícil, pero por otro lado cómo puede para otros ser tu palanca de crecimiento y tu palanca de desarrollo y tu palanca de salir adelante y de ver las cosas como son, que son positivas.

    Mil gracias, Juan Alberto, por abrirte así con nosotros. La verdad es que nos encanta tener este tipo de diálogos abiertos.

    Juan Alberto, no me queda nada más que agradecerte por tu tiempo. Sin duda ha sido sumamente interesante escucharte y creo que vamos a poder poner todos en práctica lo que nos has estado platicando en diferentes formas

    A todos los que nos están escuchando, otra vez muchísimas gracias. Espero esto haya sido de su interés y los esperamos en nuestro siguiente capítulo de ENCUENTRO. Muchas garcias.

    Juan Alberto Leautud: Gracias a ti, Álvaro.

  • Encuentro” te abre la puerta a que despiertes a lo inesperado, a que encuentres una solución a lo que no entiendes, pero que sí necesitas.

    Nuestro podcast te invita a impactar tu entorno, y a transformarte entendiendo el aquí y el ahora.

    Cuando convergen puntos de vista, opiniones, aprendizajes y experiencias, las ideas se alinean. 

    Esto es “Encuentro” el podcast de BlackRock México.

    Álvaro Vertiz: Buenas tardes a todos. Estoy muy contento de darles la bienvenida a “Encuentro”, el primer podcast de BlackRock México. Soy Álvaro Vértiz y, para los que no me conocen, soy Chief Operating Officer de BlackRock México. Tengo más de 15 años de experiencia en el sector financiero y ahora soy conductor de este espacio en el que les agradezco nos acompañen.

    En esta plataforma estaremos platicando con todo tipo de líderes de negocios sobre temas de educación financiera, que son esenciales para cualquier empresa, individuo o emprendedor, pero también para cualquier persona que esté interesada en crecer su patrimonio y alcanzar sus metas financieras.

    Lo mejor de todo es que en este podcast escucharás la voz de BlackRock, empresa líder en la administración de activos a nivel mundial y en México, donde tenemos presencia desde 2008.

    En esta primera emisión nos acompaña Samantha Richardi, Directora General de BlackRock México. Ella recientemente fue nombrada por la revista Expansión como una de las 100 mujeres más poderosas de los negocios en México, y además lidera el Women’s Initiative Network en Latinoamérica e Iberia, y es miembro del comité directivo a nivel global de BlackRock.

    Ahora sí, bienvenida Samantha. Bienvenida a este foro, tu foro, y primero que nada, preguntarte cómo estás. ¿Cómo te sientes en estos momentos tan extraños que estamos viviendo?

    Samantha Ricciardi: Muchas gracias por la invitación, Álvaro. Creo que nos estamos ajustando todos a esta nueva realidad. ¿Tú cómo estás?

    Álvaro Vertiz: Muy bien, muchas gracias. Como tú, experimentando nuevas cosas todos los días, lo cual ha hecho de estos momentos algo sumamente enriquecedor y de aprendizaje. Y justo queríamos tocar base contigo y que nos platicaras un tema que creo que es fundamental desarrollar y entender como personas pero también como empresas, y sumamente relevante para efectos de BlackRock.

    ¿Cómo nos ayuda siempre tener presente nuestro propósito en el plano profesional y personal? Y quién mejor que tú, Samantha, que nos cuentes cuál es tu perspectiva y opinión sobre propósito, al ser una impulsora ejemplar en el tema y recalcando activamente la importancia que toma para nosotros el propósito dentro de BlackRock.

    Samantha Ricciardi: Gracias, Álvaro, por sacar el tema del propósito, y en ese sentido sí agradezco mucho el trabajar en una compañía como BlackRock, donde el tema del propósito es el centro de lo que hacemos.

    A lo mejor algunas de las personas que nos escuchan han leído las cartas que escribe Larry Fink, que es el CEO de BlackRock, sobre la importancia de que las compañías tengan el tema de propósito al centro de todo lo que hacen. Creo que históricamente se ha hablado de que el objetivo de las compañías es darle resultados a sus inversionistas, y sin duda eso sigue siendo algo muy importante; pero creo que donde estamos viendo un cambio importante en como deben de estar pensando las compañías, y sin duda Larry ha sido un gran impulsor de ese tema, es que tiene que ir más allá de darle resultados a los inversionistas, y ahí el tema de propósito toma gran relevancia.

    Tenemos que pensar en como agregamos a, y dicho en inglés, a los stakeholders. Nunca encuentro la palabra perfecta en español, entonces mi mejor manera de describirlo es, no solo es tus inversionistas, pero son tus empleados, son tus proveedores, es la sociedad y es la comunidad en que trabajas. Entonces todos nosotros como compañías y como individuos tenemos que pensar más allá en darle resultados a nuestros inversionistas, sino también a toda esta serie de jugadores que hacen parte de construir lo que hoy tenemos. Y en ese sentido, creo que para nosotros en BlackRock, sin duda nuestro propósito fundamental sí es darle bienestar financiero a las personas, pero eso va más allá de darle esos resultados a las personas en individual, sino también en pensar en todos nosotros como empleados y todas las comunidades que nos rodean y lo que hacemos alrededor de eso para que todos vivamos con ese propósito y vivamos en una mejor sociedad.

    Álvaro Vertiz: Y ahí, Samantha, creo que el propósito da mucho sentido de trascendencia, ¿no?, el decir en qué estamos utilizando nuestro esfuerzo, nuestras actividades, nuestro tiempo en mejorar no sólo a la sociedad sino nosotros como personas. Y en momentos como los que estamos viviendo creo que toma un rol mucho más importante en nuestro día a día y en nuestro actuar, desde un punto de vista, como lo comentabas, con nuestros clientes proporcionándoles mejores futuros financieros, pero también con la gente que trabaja junto con nosotros, la gente que está todo el día ayudándonos a realizar nuestras actividades. ¿Entonces cómo has visto que se posicione el tema de propósito o se amplifica con la situación de COVID que estamos viviendo? ¿Y cómo podemos utilizar estos momentos para reforzarlo y para volvernos mejores personas y ayudar a BlackRock a ser una mejor empresa?

    Samantha Ricciardi: Muy buenas preguntas, y sin duda en las últimas siete semanas han estado al centro de lo que hacemos, a lo mejor por pasos.

    Yo creo que principalmente BlackRock tiene este propósito de darle un mejor futuro financiero a todas las personas y en ese sentido creo que como nunca hemos en BlackRock, tanto a nivel global como en México, el acercamiento que estamos teniendo con nuestros clientes de qué hacer con su dinero en estos tiempos complicados y de cómo un poco mantener la visión de mediano y largo plazo y no dejarse llevar por situaciones, si quieres, de pánico o de tomar decisiones de muy corto plazo. Entonces eso es por la parte yo creo de los clientes. Para México sin duda desde que estamos todos trabajando en nuestras casas sé que nuestros equipos hemos estado hablando con más de 1,500 de nuestros clientes todos los días, entonces esa comunicación con clientes sin duda ha sido una parte importante.

    Creo que por el lado de nosotros como empleados, BlackRock de nuevo a nivel global, regional y México hemos puesto muchísimo énfasis en la comunicación. Todos nuestros líderes han sido muy enfáticos en ser muy transparentes con todos nosotros como empleados, desde qué está pasando, qué están pensando y qué sigue. Creo que eso no lo habíamos visto nunca antes porque creo que siempre estábamos pensando en grandes decisiones y se van comunicando poco a poco, pero desde que hemos entrado en esta situación yo he visto una comunicación de todos nosotros que llega a nuevos límites, pero sobre todo con mucha transparencia y todos siendo muy auténticos.

    Creo que cuando estamos todos corriendo en el día a día, vas por tus objetivos y es ahí a donde quieres llegar, y ahora que estamos todos pasando más tiempo en casa y tenemos que encontrar la manera de todos convivir en espacios confinados, sí es la parte de la empatía y estar mucho más dispuestos a entender y escuchas cómo se sienten los demás y ponerte un poco en sus zapatos, y dejar de pensar un poco en cuál es tu objetivo personal. Hay días que me sale muy bien, otros que admito que no me sale tan bien, pero sin duda es lo que sí me recuerdo todos los días que va a hacer que la convivencia sea mejor aquí, y sin duda debe de ser algo que me quiero llevar para el día que regresemos todos a una nueva normalidad, esta importancia de ser más empático, y creo que también más auténtico en cómo te comunicas con todos los demás.

    Yo creo que todos en la oficina nos ponemos el traje de oficina en todos los sentidos, y casi que quieres seguir un script que es el que usas en la oficina, y yo aquí sí he aprendido que también se vale y ha sido súper interesante irnos conociendo todos, tanto en la casa como con mis colegas, de una manera más transparente y auténtica.

    Volviendo a la parte de cómo contribuimos al resto de la sociedad y a la comunidad es, también anunciamos como BlackRock que comprometeríamos 50 millones de dólares a esfuerzos de ayuda del coronavirus, enfocándose mucho más en las necesidades inmediatas de los más afectados y abordando las dificultades financieras y el impacto social que traerá esta pandemia. Y también ahí lo traigo a mi y de lo que estamos haciendo en México. Como parte de ese fondo estamos usando también recursos de ahí para poder apoyar dos instituciones en México; una por un lado mucho más enfocada a la parte de comida con bancos de alimentos, que es algo que también hemos hecho tanto en Estados Unidos como en Europa como en la India; y por el otro lado también trabajando con la fundación del IMSS para poder apoyar en el tema de salud, que sin duda es primordial en estos momentos.

    Y finalmente, volviendo un poco más a nosotros como comunidad de BlackRock México y al tema que comentaste de cómo pensar no nada más en los empleados sino de toda la gente que nos ayuda a poder venir a trabajar todos los días, sé que estamos conjuntamente con la oficina pensando cómo ayudar a todas estas personas a poder seguir teniendo un empleo.

    Corte: Las compañias deben de mostrar el compromiso que tienen con los países, las regiones y las comunidades en las que operan, particularmente en relación con asuntos centrales para la prosperidad futura del mundo.

    Hola, mi nombre es Laura Ramos, Head de Compliance para BlackRock México, y la razón por la que amo mi trabajo es el propósito que tiene BlackRock para otorgar a sus clientes el mejor futuro financiero.

    Álvaro Vertiz: Buenísimo, Samantha. La verdad es que parte de las cosas que más ayudan como alguien que trabaja para una empresa como BlackRock es saber que la empresa esté tan comprometida con todos los aspectos de la sociedad. Pasando a un tema distinto, ¿qué recomendaciones harías a un inversionista?

    Samantha Ricciardi: Yo creo que sí voy a iniciar diciendo, y regreso a platicar de nuestro CEO, más recientemente salió que en sus 44 años de trabajar en el sector financiero nunca ha visto una crisis como esta, entonces sí creo que hay que resaltar que desafortunadamente sí estamos en un contexto particularmente difícil. No tengo tantos años como Larry, pero él lleva 44 años en esto y nunca ha visto algo parecido, yo en mis 20 sin duda tampoco he visto nada parecido. La crisis financiera del 2008 fue una situación muy diferente, sin duda con impactos similares en algunas cosas pero muy diferente porque era una crisis financiera, y esta es una crisis de salud y que con eso trae muchísimos más retos.

    Entonces creo que lo más importante es tener un portafolio diversificado. Creo que entrar de nuevo en pánico y decir “voy a salir a vender todo porque no sé qué va a pasar en el mundo” no es una buena idea de inversión. Creo que hemos visto históricamente que siempre tener portafolios diversificados a la larga van a acabar pagando, pero regreso a la palabra de “a la larga”. No podemos esperar que en los próximos seis meses ya vamos a tener muy claro cómo van a estar las cosas. Las cosas creo que están cambiando todos los días, los gobiernos alrededor del mundo y los bancos centrales alrededor del mundo están haciendo todo lo posible por poder contrarrestar esto y darle liquidez a los mercados y que la gente vuelva a consumir, pero va a tomar tiempo.

    Entonces, supongo que resumiría mi mensaje en dos cosas: uno es sí ten esa paciencia porque no vas a ver el cambio de un día para el otro; y la segunda es sigue teniendo, y si no lo tienes hoy, en diversificar tus inversiones y tu portafolio con una visión de largo plazo.

    Álvaro Vertiz: Algo que sería muy bueno saber y no sé qué opinas, es sobre todo la gama de productos que tiene BlackRock en cuanto a ETFs, fondos de inversión, etc., ¿cómo pueden acomodarse a ese individuo?

    Samantha Ricciardi: Claro que sí. De nuevo, creo que depende mucho de tus necesidades, de cómo construyes tu portafolio. Yo creo que de alguna manera siempre vas a tener necesidades de corto plazo, y para necesidades de corto plazo sin duda un fondo de inversión o un ETF de deuda de corto plazo puede resolver eso, porque tienes el tema de la liquidez, y mientras sigas teniendo el tema de la liquidez, vas teniendo un retorno interesante. Creo que hemos visto que el Banco de México ha seguido bajando sus tasas, pero sin duda el fondo de inversión o el ETF de deuda de corto plazo mexicana es un muy buen instrumento que tener para poder afrontar tus temas de liquidez pero teniendo un poco de ganancia.

    Álvaro Vertiz: Retomando el tema de propósito, Samantha, ¿cómo nos recomiendas tener una mejor perspectiva de cuál es nuestro propósito ya como personas? ¿Qué podrías comentar al respecto? ¿Cómo lo has hecho tú, cómo has evolucionado dentro de tu carrera profesional pero también con tu evolución personal? Sería muy interesante conocer esa parte de ti y tus recomendaciones.

    Samantha Ricciardi: Me quedo reflexiva, pero creo que, y es algo que últimamente he platicado más con mi hija más grande que tiene 14 años cuando hablamos de muchos temas, pero al final lo que lo he resumido y que creo que contesta también tu pregunta es que todos tenemos que encontrar qué nos apasiona, y eso va muy de la mano del tema de propósito, y creo que si encuentras eso y lo haces con propósito, hagas lo que hagas, lo vas a hacer muy bien y tú vas a estar feliz o completo con lo que estés haciendo. Y yo creo que lo que a mi sin duda siempre me ha guiado alrededor de la carrera y de haber vivido en diferentes lugares y demás es sí es ese sentido de propósito. Aquí hemos platicado del propósito como compañía, de pensar más allá de nada más los inversionistas y los clientes sino de aportar eso más a la sociedad y a la comunidad. Si hago un zoom-in a eso, uno de los temas que siempre me ha apasionado es la parte de impulsar la diversidad, y creo que lo mencionaste al principio, sí trabajo muy activamente tanto dentro de BlackRock como región para el tema de que haya más mujeres en el sector, pero también lo he hecho con colegas tanto de BlackRock como de otras mujeres en el sector financiero en México de cómo impulsar que haya una mayor diversidad en las compañías, en los consejos de administración, y eso sin duda sí ha sido algo que en el camino me ha acompañado mucho y es mi sentido de propósito muy personal, que es como el zoom-in de decir tener un propósito de cómo aportas más a la sociedad y cómo le das de regreso con todo lo que nosotros hemos podido tener, y mi manera muy personal de sí aportar ha sido en la parte de generar mayor diversidad, y creo que BlackRock México es un buen ejemplo. Hoy estamos creo que en el 42% de mujeres dentro de BlackRock, y creo que cuando volteamos a ver a las compañías financieras en México, el tema de la diversidad, y en las compañías en general en México, creo que todavía falta mucho por ahí, pero estoy convencida que con el trabajo que estamos haciendo tanto como BlackRock en impulsarlo con inversionistas, tanto con este grupo de mujeres que estamos impulsando el tema de mujeres en finanzas en México, podamos aportar al tema de la diversidad.

    Álvaro Vertiz: Para terminar, Samantha, como última pregunta, ¿qué consejo nos darías en estos momentos que estamos viviendo, para poder salir adelante y seguir teniendo el propósito muy presente en nuestra vida diaria?

    Samantha Ricciardi: Yo creo que el que más me ha servido es “sé bueno contigo mismo”. Si no lograste hacer las 58 cosas que pensabas que tenías que hacer en el día o en la semana, no es el fin del mundo. Sí creo que en estos momentos va a ser súper importante que todos nos sintamos bien con nosotros mismos y con lo que estamos logrando para así entonces poder apoyar y ser más empático y demás con toda la gente que te rodea. Creo que si estamos todos los días diciéndonos “no logré todo lo que me había propuesto que iba a lograr en este día o en esta semana”, sí creo que va a hacer que los momentos sean mucho más difíciles. Eso sin duda sí fue un muy buen tip que me dieron como dos semanas después de que iniciáramos a trabajar todos desde nuestra casa, y sí ha hecho una gran diferencia en cómo me he desenvuelto en las últimas cinco.

    Álvaro Vertiz: Súper valioso, Samantha. La verdad es que lo que nos estás compartiendo sin duda va a ser de muchísima utilidad. Ojalá puedan tener el concepto de propósito muy presente porque como vimos en la plática que tuvimos hoy con Samantha, es un elemento básico para seguir saliendo adelante, evolucionando y sobre todo convertirnos en unas mejores personas y también ayudar a nuestras empresas en convertirse en mejores contribuidores a la sociedad y a nuestro país.

    Samantha, te agradecemos muchísimo por acompañarnos a este, nuestro primer episodio de “Encuentro”, y sobre todo muchas gracias a las personas que nos escucharon. Espero lo hayan disfrutado y los esperamos en nuestra siguiente emisión.

    Samantha Ricciardi: Muchísimas gracias.

¡Compártenos lo qué te gustaría escuchar en los siguientes "Encuentros"!

Please try again
Nombre *
Please enter a valid first name
Apellido(s) *
Please enter a valid last name
Correo electrónico *
Please enter a valid email
Tipo de inversionista *
This field is mandatory
Empresa
This field is mandatory
¿Qué temas te gustaría que toquemos en nuestros siguientes "Encuentros"?*
Gracias
Gracias
¡Muchas gracias por compartinos tu opinión! Lo estaremos tomando en cuenta para nuestros siguientes Encuentros.