América Latina: ¿Qué cambios significa la administración Biden?

may 6, 2021

Cada vez que se produce un cambio en la Casa Blanca de los EE.UU., surgen preguntas acerca de la manera en que se conducirán las relaciones con los países de la región de América Latina. No sólo por que los EE.UU. es un importante socio comercial para todos los países de la región; también por su proyección política y cultural. Asimismo, por la creciente población de origen latino en el propio EE.UU.

A diferencia del gobierno anterior, el presidente Biden tiene una historia significativa con América Latina. Viajó a la región 16 veces como vicepresidente bajo la administración Obama. Como emisario principal para América Latina y el Caribe, el entonces vicepresidente Biden se comprometió con los líderes del Triángulo del Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras, y El Salvador) para desarrollar la "Estrategia de Estados Unidos para el Compromiso ", en respuesta al aumento de la migración desde esos países. Viajó extensamente por el resto de América Latina, pero el trabajo de Biden en América Central se convirtió posiblemente en uno de sus mayores logros en la región.

Esta experiencia será determinante en afrontar una de las mayores consecuencias del profundo impacto que ha significado Covid para a la región. La combinación del profundo daño económico y las dificultades sanitarias para controlar el virus, han aumentado significativamente la presión migratoria. Esta ya se había visto intensificada por el impacto del cambio climático con mayor frecuencia tanto de huracanes y graves sequías. Más aún, se estima que muchos de estos efectos perduren por varios años, con varios países latinoamericanos enfrentando fragilidad en sus finanzas públicas, faltas de oportunidades laboral y una creciente incertidumbre política de un activo ciclo electoral de los próximos años.

Pero no toda la relación debiera de estar dominado por factores de preocupación. El foco en una “reactivación verde” como motor del plan de infraestructura recientemente anunciado por Biden trae consigo efectos positivos en sectores importantes como la minería de cobre y litio (componentes críticos de la electromovilidad) o el desarrollo de fuentes energéticas sustentables como el “hidrógeno verde.” Este potencial no se limita a lo que ocurra en EE.UU. sino que se beneficia del esfuerzo global de alcanzar en las próximas décadas le necesaria meta de emisiones netas de carbono en cero.

Con todo, el principal desafío de América Latina será conseguir la atención de la administración Biden, volcado en los primeros meses de gobierno a superar la emergencia de Covid y a reiniciar la economía. En el plano exterior, las relaciones con China y Rusia, así como la resolución de la presencia de EE.UU. en el Medio Oriente, dejan muy poco espacio para el necesario foco en sus vecinos del sur. Es por ello que serán de gran importancia la experiencia del presidente Biden y el necesario entendimiento de que parte esencial de la solución al desafío migratorio comienza por mejorar las condiciones de los países de origen.

Axel Christensen
Axel Christensen
Director de Estrategia de Inversiones para América Latina de BlackRock