Skip to content
Perspectiva global para el año 2020
Perspectiva global para el año 2020

Poner a prueba los límites

Las sólidas tendencias estructurales están poniendo a prueba los límites al mismo tiempo que amenazan con cruzarse con la perspectiva a corto plazo y convertirse en impulsores del mercado.

Actualización del coronavirus

Las sólidas tendencias estructurales están poniendo a prueba los límites al mismo tiempo que amenazan con cruzarse con la perspectiva a corto plazo y convertirse en impulsores de mercado. El aumento de la desigualdad y el surgimiento del populismo tienen implicaciones para los impuestos y la regulación. Las fricciones comerciales y la desglobalización están teniendo un peso sobre el crecimiento e impulsando la inflación. Las tasas de interés se están acercando a los niveles mínimos y complican la efectividad de la política monetaria. Además, los factores relacionados con la sustentabilidad, como el cambio climático, tienen consecuencias concretas, lo que afecta el precio de los activos, porque los inversionistas les están comenzando a prestar atención.

Es probable que el brote de coronavirus y las medidas de contención relacionadas causen interrupciones considerables en la actividad económica en el corto plazo. Ahora vemos a la economía global en una senda más baja y riesgos materiales a la baja para las estimaciones de ganancias. Si bien el impacto es de profundidad y duración desconocidas, no vemos que descarrile la expansión una vez que ha pasado por el sistema. Pero existe el riesgo de que lo haga. Como resultado, hemos retirado nuestra postura moderadamente pro-riesgo a una neutral. La elevada incertidumbre en torno a las perspectivas de crecimiento subyace a nuestro llamado a centrarnos en la resistencia de los portafolios.

Nuestro caso base: el arrastre de la actividad económica es temporal, con los fundamentos económicos subyacentes que aún apoyan la expansión económica global. El riesgo para este punto de vista es que el impacto en las economías del brote y las medidas de contención socava los fundamentos y desencadena el final de este ciclo. Estamos atentos a cualquier signo de restricción de liquidez o deterioro de las condiciones financieras. Muchas pequeñas y medianas empresas en Europa y China, entre otras regiones, podrían ser susceptibles a las crisis de liquidez si el brote perdura, y las condiciones financieras fáciles han sido cruciales para apoyar el crecimiento global desde finales del año pasado.

En un horizonte más largo, este brote se suma a las tensiones comerciales en las empresas que obligan a repensar sus huellas mundiales de fabricación. Esta combinación de choques de oferta podría pesar sobre el crecimiento, aumentar los costos de producción, presionar los márgenes de ganancias y aumentar la inflación.

Las vulnerabilidades financieras están aumentando, pero nuestro indicador general de vulnerabilidades en la economía de EE. UU. Está muy por debajo de sus picos antes de la última recesión, como lo muestra el siguiente cuadro.

Riesgos limitados de recesión
Desglose del índice de vulnerabilidades financieras de BII por sector, 1990-2020

Desglose del índice de vulnerabilidades financieras de BII por sector, 1990-2020
  • Fuente

    Fuentes: BlackRock Investment Institute, con datos de Refinitiv Datastream, febrero de 2020. Nota: El gráfico muestra un desglose de nuestro índice de vulnerabilidades financieras (FVI). El FVI se basa en seis fuentes de vulnerabilidades: sector financiero, sector corporativo, hogares, deuda soberana, vulnerabilidades externas y valoraciones de activo. El FVI es una medición acumulada de estas fuentes de vulnerabilidades cuyos extremos históricamente han estado asociados con períodos de estrés financiero. Es posible que los cálculos a futuro no se cumplan.

  • El entorno macro de 2020 muestra un gran cambio de la dinámica de 2019, cuando el inusual giro conciliatorio de ciclo tardío que dieron los bancos centrales ayudó a compensar el efecto negativo del aumento de las tensiones comerciales. El giro conciliatorio de EE. UU. parece haber acabado por ahora. Cualquier respaldo significativo en la zona del euro deberá provenir de la política fiscal y no creemos que esto suceda en 2020. Sin embargo, los mercados emergentes (ME), todavía tienen poder para ofrecer estímulo monetario.
  • Esto hace que el crecimiento sea el respaldo principal de los activos de riesgo. Nuestro caso base todavía incluye que haya un repunte leve respaldado por condiciones financieras flexibles, con un ligero aumento de las presiones de inflación de EE. UU. Es probable que veamos un respaldo de parte de las autoridades chinas que tendrá como objetivo reforzar el crecimiento, al igual que ocurrió después de epidemias pasadas, aunque el deseo constante de poner freno a los excesos financieros abre interrogantes sobre cuán considerable será el estímulo chino.
  • El principal riesgo para nuestra perspectiva es un cambio gradual en el régimen macroeconómico. Uno de estos riesgos es el estancamiento del crecimiento a medida que sube la inflación. Con el tiempo, podría ejercer presión en la correlación negativa entre el rendimiento de acciones y bonos, y reducir las tenencias de diversificación de los bonos.
  • Otro riesgo que debe tenerse en cuenta es una desaceleración económica más profunda. Ha habido una tregua en el conflicto comercial entre EE. UU. y China, pero cualquier escalada de las disputas comerciales mundiales podría perjudicar la opinión del mercado e interrumpir la recuperación prevista en la fabricación y en el capex sobre la cual se basan nuestras perspectivas tácticas.
  • Permanecemos moderadamente sobreponderados en relación con los instrumentos de renta variable y el crédito debido a la perspectiva de crecimiento firme y la asignación de precios que todavía parece razonable frente al trasfondo macroeconómico. Todavía vemos una posibilidad de repunte de los activos cíclicos en nuestro caso base: preferimos los instrumentos de renta variable japoneses y de ME, como también las deudas y high yield de los ME. Somos cautelosos en cuanto a los instrumentos de renta variable de EE. UU. en vista de las incertidumbres de las elecciones 2020 y preferimos compañías con características de calidad.
  • Los rendimientos que se acercan a los límites inferiores hacen que los bonos de gobierno sean contrapesos menos efectivos del portafolio, en especial fuera de EE. UU. Esto lleva a reconsiderar la resiliencia de los portafolios. Preferimos los bonos del Tesoro norteamericano a corto plazo desde el punto de vista táctico, y nos gustan los bonos del Tesoro norteamericano a largo plazo y los títulos del Tesoro protegidos contra la inflación (TIPS) como fuentes de resiliencia contra posibles cambios en regímenes en asignaciones estratégicas.

Ve nuestra actualización de marzo en gráficos

Lee nuestro reporte de Perspectivas globales de 2020

Nuestro Chief Investment Strategist Mike Pyle comparte los tres temas que vemos que afectan los mercados y los portafolios este año.

Nuestros temas de inversión de 2020

Mantenemos nuestra perspectiva de que el crecimiento mundial aumentará por las condiciones financieras más flexibles de 2020, lo que disminuirá los riesgos de inflación.
En 2020, vemos que las bases económicas impulsan los mercados, con menor riesgo en tensiones comerciales y menor margen para sorpresas de flexibilización monetaria.
Los rendimientos ponen a prueba los límites más bajos en muchos mercados, lo que hace que muchos bonos de gobierno sean un contrapeso del portafolio menos efectivo.

Debates clave

Alrededor de 100 profesionales de inversión de BlackRock se reunieron en Nueva York, en nuestro Foro de perspectiva para 2020, a fin de analizar cómo las fuertes tendencias estructurales se desarrollarán el próximo año. Dé un vistazo a algunas de las conclusiones clave.

Ve el debate

Nuestros autores
Philipp Hildebrand
Vice Chairman
Jean Boivin
Head of BlackRock Investment Institute
Elga Bartsch
Managing Director, Head of Macro Research of the BlackRock Investment Institute
Mike Pyle
Chief Investment Strategist, BlackRock Investment Institute
Scott Thiel
Chief Fixed Income Strategist, BlackRock Investment Institute