INVERTIENDO CON EL CLIMA EN MENTE

Armando Senra |may 14, 2021

Al igual que muchas otras personas, con el paso de los años, me he ido preocupando cada vez más por el impacto del cambio climático en el planeta y la sociedad. Parte de mi inquietud se debe a mi gran interés por la fauna y mi pasión por el buceo, que me han permitido conocer a fondo el impacto del cambio climático y de las emisiones de carbono en los océanos y la fauna. Por ejemplo, los científicos estiman que entre un 70 % y un 90 % de todos los arrecifes de coral, que desempeñan un rol fundamental en los ecosistemas oceánicos, desaparecerá en los próximos 20 años debido al calentamiento global.1 Pero también soy padre de dos hijas jóvenes y pienso mucho en el tipo de mundo que heredarán.  En vista de las consecuencias del aumento de la cantidad de fenómenos meteorológicos extremos en los últimos años, el cambio climático tiene un gran impacto en nuestras vidas y, sobre todo, en nuestros sucesores.

Comprender el cambio climático y la transición a un futuro con bajas emisiones de carbono, y prepararse para ello, son los temas principales de Un cambio radical en la inversión mundial, un nuevo documento de BlackRock. Este documento es el artículo de liderazgo de opinión más reciente en términos de sostenibilidad creado por BlackRock y que se basa en la carta de Larry Fink del 2019 dirigida a los CEO, en la que se describe cómo el riesgo climático es un riesgo de inversión. En este informe, profundizamos aún más en ese tema y describimos cómo el cambio a un futuro con bajas emisiones de carbono está cambiando los mundos económicos y de inversión, y representa tanto un riesgo como una oportunidad.

Una transformación importante

Somos testigos de una transformación importante de la economía global a medida que el mundo avanza hacia un futuro con bajas emisiones de carbono. Ese cambio se basa en cuatro factores principales: el creciente costo de los fenómenos meteorológicos extremos, las regulaciones más estrictas, la innovación y las preferencias de los consumidores. Creemos que estos factores influirán en los precios de los activos y los portafolios, y afectarán a todos los inversionistas.

Estamos comprometidos a ayudar a los inversionistas a prepararse para este cambio económico. Creemos que iShares estará a la vanguardia para ayudar a los inversionistas a realizar la transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono. Los ETFs de iShares pueden permitir crear estrategias que consideren las oportunidades y los riesgos climáticos asociados con la transición a una economía con bajas emisiones de carbono que sea asequible, transparente y de fácil acceso para los inversionistas. Además, creemos que los inversionistas pueden obtener retornos competitivos con estas estrategias.

Ya tenemos fondos sostenibles existentes que tienen consideraciones climáticas y ofrecen componentes fundamentales amplios, además de exposiciones dirigidas en temas sostenibles específicos, como la energía limpia.

Actualmente, estamos mejorando nuestro conjunto de fondos sostenibles con el lanzamiento de dos fondos específicamente centrados en la transición a un futuro con bajas emisiones de carbono, nuestros ETFs de preparación para la transición a bajas emisiones de carbono de BlackRock. Estos fondos brindan acceso a empresas de gran y mediana capitalización que se inclinan hacia aquellas que BlackRock considera que están mejor posicionadas para aprovechar la transición a una economía con bajas emisiones de carbono.

Desarrollo de una cartera orientada al clima con ETFs sostenibles

Creemos que, a medida que las consideraciones climáticas se vuelven fundamentales para el desarrollo de portafolios, se recomienda que los inversionistas tengan en cuenta estos tres tipos de estrategias para ayudar a alinear sus portafolios con la transición a una economía con bajas emisiones de carbono. Como se muestra en el siguiente gráfico, estos son los siguientes:

Tres tipos de estrategias para ayudar a alinear los portafolios con la transición a una economía con bajas emisiones de carbono
  1. Reducción de la exposición a las emisiones de carbono y a los combustibles fósiles. Los fondos con consideraciones de reducción de emisiones de carbono y combustibles fósiles buscan excluir o disminuir la presencia de valores asociados con la producción de combustibles fósiles. Estas estrategias se centraron inicialmente en la simple desinversión de sectores o industrias específicos. Estos enfoques consideran cada vez más las métricas relacionadas con la producción de emisiones de carbono con respecto a los pares del sector, además del nivel de ingresos derivados de actividades que causan efectos adversos en el clima.
  2. Priorización de empresas según las oportunidades y los riesgos climáticos. Los avances en los datos y la divulgación sobre las actividades comerciales relacionadas con el clima permiten que los inversionistas apliquen estrategias diseñadas para aumentar la exposición a los valores que pueden estar mejor posicionados para realizar la transición a una economía con bajas emisiones de carbono y reducir la exposición a los valores que están mal posicionados. Tales estrategias, por ejemplo, asignan puntajes a los valores en función de parámetros que miden la exposición y la administración de los riesgos y oportunidades de transición.  Los nuevos fondos de preparación para la transición a bajas emisiones de carbono ejemplifican este enfoque.
  3. Enfoque en inversiones temáticas. La inversión dirigida se concentra en industrias, temas o clases de activos específicos que representan oportunidades potenciales en la economía de transición.  Este tipo de inversión puede atraer a inversionistas con una mayor convicción y una mayor tolerancia a los retornos que se desvían de los índices de referencia generales. Las estrategias tienden a centrarse en las acciones de energías renovables, además de los bonos verdes, que se utilizan para financiar proyectos medioambientales específicos.

Como dijo Larry Fink: “La transición de la energía presenta una enorme oportunidad de inversión que es fundamental para el crecimiento de las posibilidades de cualquier empresa”. Al igual que mis hijas heredarán un mundo muy diferente del que yo conocí cuando alcancé la mayoría de edad, los inversionistas verán un panorama de inversión muy distinto en las próximas décadas. iShares se compromete a entregarles a los inversionistas las herramientas para ayudarlos a adaptarse y prepararse para enfrentarse a dichas décadas.

Armando Senra
Director de iShares para América