DIRECTRICES DE INVERSIÓN

¿Un relajado verano?

07 sep 2018
por Christopher Dhanraj

Cambio de mareas

En los Estados Unidos, el contexto económico sigue siendo excelente y los beneficios permanecen sólidos. Pero la incertidumbre en torno a las tensiones comerciales ha despertado el interés de los inversores en exposiciones a factores más defensivos, como la calidad, mientras que el entusiasmo se ha enfriado para aquellos factores más cíclicos, como el valor. Al mismo tiempo, la inversión en renta variable orientada al crecimiento ha mantenido su momentum, si bien recientemente está experimentando aumentos de volatilidad. Los beneficios han sido los impulsores tanto de la rentabilidad como de los retrocesos.

Sube la temperatura

Mientras tanto, los países y las regiones de fuera de los Estados Unidos desarrollados no solo han sufrido olas de calor históricas, sino que continúan haciendo frente a obstáculos políticos y económicos. Por eso, hemos rebajado Europa a la infraponderación y Japón a la neutralidad. La incertidumbre está causando estragos en la política y la ausencia de un catalizador a la vista está afectando a la economía.

Por qué seguimos con los mercados emergentes

La renta variable de los mercados emergentes ha obtenido una rentabilidad muy pobre este año, víctima de condiciones financieras más duras (es decir, el fortalecimiento del dólar) y la tensión comercial. Sin embargo, seguimos favoreciendo esta clase de activos y creemos que la baja rentabilidad de este año ha creado un punto de entrada atractivo. Sin embargo, la creciente dispersión entre los activos de los mercados emergentes (ME) subraya la necesidad de ser selectivos en el nivel de país.

Centrados en los valores con garantía hipotecaria

El mercado de renta fija sigue siendo un desafío, pero los indicadores de mercado han mejorado gracias a que la demanda de los bancos y otros ha absorbido el aumento de la oferta a medida que la Reserva Federal (Fed) normaliza su balance financiero. La clave está en ser selectivos: Creemos que los valores con garantía hipotecaria (MBS) siguen siendo atractivos, y preferimos los MBS frente al crédito, los TIPS frente a los bonos del Tesoro y las calificaciones de grado de inversión frente a las de high yield dentro del crédito.

El nuevo entorno de la rentabilidad

Este año marca el cambio más significativo en los tipos de interés desde la crisis financiera. A medida que la Reserva Federal aumenta los tipos de interés y termina las compras de activos a gran escala en los Estados Unidos, la rentabilidad libre de riesgo ha ido aumentando. La rentabilidad actual de los bonos del Tesoro de EE.UU. a 2 años supera el 95% de la curva de hace solo dos años. La capacidad de obtener una rentabilidad atractiva libre de riesgo en los activos de vencimiento corto significa que los inversores tienen una alternativa real para obtener rentabilidad sin tener que asumir riesgo de duración o renta variable. Si bien los bonos de larga duración pueden ofrecer beneficios de diversificación, seguimos prefiriendo los bonos de corta duración.

Descárgate el informe