The BlackRock Investment Institute

Perspectivas globales de inversión del 2018

11 dic 2017

Vemos una expansión global sincronizada con un mayor recorrido en 2018. Unos sólidos beneficios empresariales y un crecimiento estable respaldan nuestra visión de que los inversores se beneficiarán por asumir riesgos en renta variable, especialmente fuera de Estados Unidos. Pero 2017 será un año difícil de igualar. Los riesgos geopolíticos, la inflación y otros factores podrían hacer que el camino sea más desafiante.

1. Espacio para espandirse

Creemos que los mercados están subestimando la duración de la expansión económica. Muchos inversores temen que el final del ciclo de mercado esté cerca, ya que la brecha entre el PIB potencial y el real se está reduciendo en Estados Unidos. Sin embargo, nuestro análisis nos indica que, cuando el crecimiento solo está ligeramente por encima de la tendencia, las economías pueden operar más allá del su potencial durante mucho tiempo antes de alcanzar el pico.

Vemos un entorno de crecimiento económico estable y sostenido.

¿Qué hacer?: Captura el crecimiento global

Todas las principales regiones aumentaron más del 10% sus beneficios por primera vez desde 2005. La capacidad adicional en Europa nos lleva a creer que veremos crecimiento durante años, no trimestres. Creemos que las acciones de mercados emergentes volverán a superar en 2018 su pico de rentabilidad y los inversores volverán a esta clase de activos. Japón también podría estar particularmente bien posicionado.

2. Regreso de la inflación

Vemos que el aumento de la inflación en Estados Unidos se remonta a un objetivo del 2%, una recuperación desde los temores de una inflación casi nula o incluso de una deflación hace dos años. La Fed parece dispuesta a seguir adelante y ofrecer tres aumentos de tipos del 0,25% en 2018. Sin embargo, en Europa compartimos la opinión del Banco Central Europeo de que la inflación podría estar por debajo del objetivo hasta 2019.

Aunque no vimos inflación en 2017, esperamos que regrese en 2018.

¿Qué hacer?: Prepara la cartera para la inflación

Esperamos que la inflación subyacente en Estados Unidos aumente, pero solo un modesto aumento para los precios en Europa. Como resultado, observamos mayores rendimientos en Estados Unidos y preferimos los bonos protegidos contra la inflación por encima de los nominales.

3. Recompensa reducida para el riesgo asumido

Las valoraciones de los activos de riesgo han aumentado, la volatilidad del mercado se ha mantenido baja y muchos riesgos percibidos no se han materializado, lo que hace que los mercados sean más vulnerables a las ventas temporales. Si bien no vemos ningún riesgo importante que desencadene un régimen sostenido de mayor volatilidad, es precisamente cuando la renta fija como herramienta de gestión de riesgos es fundamental.

La renta fija y la duración siguen desempeñando un papel importante como amortiguador de la volatilidad potencial.

¿Qué hacer?: Usa bonos para diversificar el riesgo de la renta variable

Creemos que los inversores seguirán siendo compensados por tomar riesgos en 2018, pero mantener la inversión en momentos de bajadas del mercado, será clave. Las carteras en el espectro de riesgo moderado a agresivo deberían considerar agregar duración para proporcionar el lastre adecuado a los activos de riesgo.