Skip to content
CONSTRUCCIÓN DE PORTAFOLIOS | MÓDULO 4

Repensar el riesgo

Continúa el curso de construcción de portafolios con
módulo 4, el cual explora cómo replantear el impacto que tiene el riesgo en los portafolios de inversión, los diferentes tipos de riesgo y cómo medirlo.

¿Qué significa realmente el riesgo?
En la industria financiera, el riesgo se mide con frecuencia mediante la desviación estándar (o el cambio) del retorno, pero también puede plantearse como la probabilidad de que una inversión produzca una pérdida financiera.
Riesgo

Todas las inversiones conllevan un grado de riesgo, pero el riesgo es la variable más incomprendida
al invertir

Los retornos son impredecibles pero el riesgo es manejable.

Mientras los retornos son impredecibles, el riesgo es manejable, y esto no es malo por sí mismo. En cambio, concéntrate en asegurarte de que cualquier riesgo que se tome sea considerado.

Básicamente, mientras mayor sea el rendimiento potencial de una inversión, mayor será el riesgo que deberá tomar un inversionista. Establecer un índice de referencia de medición brindará información sobre si una inversión es demasiado agresiva o conservadora en relación con los objetivos de un inversionista.

 

Tipos de riesgo

Riesgo de mercado
Riesgo de mercado
Ante entornos negativos los mercados pueden presentar caídas importantes, cuando los inversionistas intentan vender sus posiciones por temor a sufrir mayores pérdidas.
Riesgo de concentración
Riesgo de concentración
Esto sucede cuando los inversionistas no tienen un portafolio diversificado e invierten grandes porcentajes de sus recursos en solo unos cuantos activos.
Riesgo de crédito
Riesgo de crédito
Esto evalúa la posibilidad de que un prestatario no pueda cubrir sus deudas.

Una buena gestión del riesgo significa mirar más allá de la asignación de activos y considerar los tipos de acciones y bonos que conforman un portafolio

Mira más allá de la superficie para ver qué tipos de inversiones conforman una cartera.

Los profesionales financieros deben conocer qué tipos de bonos diversificarían los tipos de acciones que posee un cliente.

Por ejemplo, los bonos high-yield pueden moverse, con frecuencia, en la misma dirección que los instrumentos de renta variable en momentos de estrés y son, por lo tanto, una cobertura poco confiable en contra de la volatilidad del mercado de acciones. De la misma manera, las decisiones sobre las tasas de interés no simplemente impactan en los bonos. Algunos sectores de renta variable pueden tomar caminos diferentes dependiendo de los movimientos subyacentes de las tasas.

Sin embargo, no existen reglas estrictas cuando llega el momento de determinar el nivel correcto de riesgo. Además de comprender a sus clientes, los asesores deben contar con una estrategia sofisticada preparada para la gestión del riesgo.

¿Cuánto riesgo debería tomar
un portafolio?

Esto depende del nivel de apetito de riesgo que tenga un inversionista y de la creación de un portafolio que considere los retornos actuales del mercado junto con el potencial de riesgo futuro. Para atender mejor a los inversionistas, los profesionales financieros deberían:
Perfil del cliente
Entender la tolerancia al riesgo de sus clientes
Comprender qué significa el riesgo para sus clientes y planificar exactamente cuánto riesgo podrían tolerar los clientes.
Mapa
Trazar un mapa de los tipos de riesgo según corresponda
Evaluar qué tipos de riesgo corresponden con ese nivel de tolerancia.

Algo que se debe tener en cuenta es que el nivel de tolerancia de los clientes puede variar según los cambios en el mercado, ya que los clientes a menudo se vuelven más reacios al riesgo durante etapas de volatilidad del mercado y menos reacios cuando los mercados son favorables. La clave es construir una cartera que pueda alcanzar los objetivos financieros de un inversionista mientras se mantiene dentro de los límites de volatilidad que este puede soportar.

Técnicas de gestión del riesgo

1. Diversificar

Garantizar que la cartera esté bien diversificada al invertir en una variedad de clases de activos, industrias y geografías debería ser la base de cualquier estrategia de gestión del riesgo.

2. Entender los resultados de los clientes

Los profesionales financieros deben comprender cómo cada inversión encaja en el portafolio de los clientes, qué podría causar que el valor de esta suba o baje, y cómo esta cumple los objetivos de inversión de los clientes. Fundamentalmente, esto significa llevar a cabo un riguroso proceso de debida diligencia cuando se seleccionan las posibles inversiones, como se describe en el módulo de inversión y monitoreo de este curso.

3. Utilizar un análisis basado en existencias

Los profesionales financieros con acceso a modelos estadísticos computarizados pueden aplicar un enfoque que pone al riesgo en primer lugar, al usar un análisis basado en existencias para evaluar el riesgo. Este tipo de análisis examina los valores subyacentes de un portafolio y considera sus existencias actuales, en lugar de sus retornos pasados. La combinación de un enfoque basado en existencias con otras estrategias basadas en retornos permite que los asesores comprendan mejor el riesgo total del portafolio y si este tiene probabilidades de permanecer dentro del nivel de tolerancia al riesgo de un cliente.

Pensar de manera diferente

Los asesores no deben intentar evitar el riesgo, sino prepararse para este y saber qué hacer cuando se produce una caída en los mercados. Comprender los niveles y los diferentes tipos de riesgos puede ayudar a construir portafolios exitosos. Al aprovechar los informes y el conocimiento de BlackRock, los asesores pueden desarrollar un enfoque disciplinado para la gestión del riesgo y la construcción de portafolios. Usar este conocimiento permitirá tomar decisiones de inversión inteligentes que coincidan con el apetito de riesgo de los clientes.

Con esto concluye el cuarto módulo del curso de construcción de portafolios. Lee el siguiente módulo, que analiza los beneficios de diversificar las inversiones mediante múltiples factores y la relación con el riesgo, para continuar con el curso.