Construction image

LA CONSTANTE EVOLUCIÓN DE UN PORTAFOLIO

Los inversionistas están adaptándose constantemente a eventos globales y locales, y con ello, reestructuran la forma de pensar y evolucionar portafolios de inversión. Por esto, tenemos que reconocer que la forma en que solíamos crear portafolios en el pasado no necesariamente va a ser exitosa en el futuro.

Principales conclusiones:

  • Debido a los diversos cambios estructurales en el mercado y las nuevas formas que tienen los inversionistas latinoamericanos para acceder a activos globales, creemos que será fundamental para ellos construir sólidos procesos de inversión a fin de acceder a una nueva diversidad de mercados.
  • El conocimiento de mercado y un sólido proceso de inversión serán claves para un futuro financiero más saludable para los latinoamericanos.
  • El concepto de inversión sostenible ya está aquí y tenemos la convicción de que llegó para quedarse. En BlackRock creemos que la consideración de criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (“ESG” por sus siglas en inglés) se han convertido en un tema central que los inversionistas deben considerar cuando construyen portafolios.

Estos son tiempos desafiantes: vivimos en una economía global con bajas tasas de interés que aún enfrenta las consecuencias de una crisis de salud que obligó a los gobiernos y a los bancos centrales a depender en mayor medida de políticas monetarias y fiscales. No debería sorprendernos que, con el actual régimen macroeconómico, la volatilidad haya aumentado para distintas clases de activos, incluidas las divisas. Sin embargo, creemos que la volatilidad también conlleva oportunidades de inversión, ya que vemos una mayor dispersión en los rendimientos de distintas clases de activos.

CREACIÓN DE PORTAFOLIOS

A lo largo de América Latina, podemos ver algunas similitudes con lo que se observa a nivel global, principalmente como resultado de la pandemia. La demanda de los inversionistas latinoamericanos ha incrementado bastante hacia exposiciones internacionales (o en general mayor apetito por dólares), un resultado que también se originó por el mayor acceso a nuevos productos en el mercado. Ejemplo de ello son los ETFs, que permiten a inversionistas acceder de una forma sencilla y eficiente a distintos mercados internacionales. Adicionalmente, por su naturaleza, estos vehículos de inversión ofrecen diversificación en las exposiciones, lo que puede representar una estrategia importante para mitigar la volatilidad dentro de un portafolio.

Sin embargo, aunque el acceso a nuevos productos es un punto que se debe destacar, la combinación óptima de activos es lo que marca la diferencia en los portafolios de inversión. Es necesario poder crear portafolios racionales que combinen todos los objetivos del inversionista, lo que debe traducirse en una solución eficiente y coherente donde se evite la exposición a riesgos inesperados o desconocidos.

Además de tener acceso a mercados internacionales a través de estos vehículos, es necesario establecer un proceso de inversión que incluya la comprensión de varios factores como perspectivas de mercado, señales cuantitativas de inversión y la interacción general entre diferentes mercados y clases de activos. También es necesario comprender claramente las necesidades de cada inversionista y los objetivos que quieren alcanzar con sus inversiones. Convertirse en un experto en los vehiculos disponibles permitirá diseñar estrategias más sólidas y apropiadas para cada momento.

En adición a esto, en BlackRock nos gusta pensar en la creación de portafolios desde la perspectiva de factores de riesgo de inversión, lo cual es esencial para que nuestros portafolios se desempeñen de acuerdo con las expectativas del cliente. El proceso puede incorporar metodologías tanto sistemáticas como discrecionales o una combinación de ambas donde el objetivo principal es evitar riesgos no deseados, a la vez que se cuenta con un proceso que funcione en diferentes ciclos de mercado. Por último, evaluamos constantemente nuestros modelos frente a diversos escenarios de mercado a fin de estar preparados para eventos inesperados.

EDUCACIÓN FINANCIERA

La creación de un portafolio requiere cierta educación financiera, ya que no se trata simplemente de seleccionar acciones o fondos, sino de comprender cómo funcionan en conjunto sus diferentes componentes. Con esto en mente, BlackRock diseñó un curso de creación de portafolios con varios módulos para ayudar a sus clientes a crear portafolios de inversión.

 Creemos que la educación financiera debe estar en el centro de todas las relaciones vinculadas a la inversión, desde el cliente final hasta el asesor y sus respectivos equipos de inversión. Ser capaz de entregar mensajes claros y aterrizados en torno a lo que las personas pueden y deben hacer con su dinero es clave para descubrir un futuro financieramente más estable para nuestros países. Solo después de que las empresas promuevan estos conceptos clave y los clientes los entiendan, llega el momento de ofrecer una estrategia de inversión o portafolio adecuados.

CRITERIOS AMBIENTALES, SOCIALES Y DE GOBIERNO CORPORATIVO (ESG)

En BlackRock creemos que los criterios ESG se están convirtiendo en una parte cada vez más importante de la creación de portafolios. Además, desde el punto de vista de las inversiones, es importante reconocer que esto no solo se trata de los valores de los clientes, sino también del valor que podemos encontrar en empresas que están más comprometidas con el medioambiente, personas relacionadas (incluidos sus empleados) y las comunidades en las que operan.

Los criterios ESG incluso se están considerando una base fundamental para nuevas soluciones de inversión. No debería sorprender que los inversionistas estén planificando duplicar sus asignaciones actuales en inversiones sostenibles alrededor del mundo. Este es un cambio estructural importante que tiene el potencial de redefinir el mundo en las próximas décadas y con esto se está abriendo un campo de enfoque completamente innovador a portafolios e inversiones para el futuro.

Para BlackRock, los criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo representan una consideración adicional al momento de tomar decisiones de inversión. La adopción de estos criterios por parte de las empresas también podría estar acompañada de rendimientos positivos, y ciertos inversionistas ya están viendo estos resultados. Esta es también la razón por la que las siglas ESG están demostrando ser tan relevantes en la actualidad representando una evolución importante hacia un nuevo estándar de inversiones.

Por Jorge del Valle
Head de Estrategia de Inversión del Multi-Asset Strategies and Solutions Group (MASS) de BlackRock en América Latina