Tres potenciales beneficios de invertir en megatendencia

Tres potenciales beneficios de invertir en megatendencias para protegerse de la inflación

En un entorno económico de volatilidad e inflación persistentes, las megatendencias tienen la capacidad de funcionar como guías a largo plazo para los portafolios de inversión que quieran defenderse frente al alza persistente de precios.

PRINCIPALES CONCLUSIONES

  • Si bien esperamos que la inflación comience a disminuir, esta seguirá siendo persistente durante 2023 y debe ser tomada en cuenta al ajustar los portafolios de los inversionistas este año.
  • Para inicios del 2022, los precios ya presentaban un alza anual de más de 8% en promedio en cinco de las economías más grandes de América Latina en términos de su PIB, incluyendo México ¹
  • El ingreso promedio real de la población ocupada en México cayó 4.6% entre el primer trimestre de 2021 y el mismo periodo de 2022 ²
  • Los portafolios con activos globales garantizan la exposición a sectores económicos o países que podrían tener una capacidad más resistente a la inflación.

A lo largo de 2022, en todo el mundo se han observado algunas de las tasas de inflación más elevadas de los últimos años. En la Unión Europea3 y Estados Unidos,4 los precios registraron alzas anuales de 9.1% y 8.3% a finales de agosto de 2022. Las naciones emergentes de Asia vieron una inflación anual promedio de 5.3% a mediados de 2022,5 y en cinco economías representativas de América Latina, los precios al consumidor ya habían aumentado más de 8% promedio anual a inicios del año anterior.6 Si bien en 2023 esperamos ver una reducción en la inflación de las economías desarrolladas y emergentes, esta se mantendrá por encima de los niveles previos a la pandemia.

INFLACIÓN EN MÉXICO

México también está atravesando una racha de altas tasas de inflación. En las más recientes cifras del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía7), el alza de precios al consumidor entre la segunda quincena de agosto y la primera de septiembre fue superior a las expectativas del mercado. De acuerdo con algunos estimados8, entre el rápido incremento de la inflación y el estancamiento de los salarios, el ingreso promedio real de la población ocupada en el país cayó 4.6% entre el primer trimestre de 2021 y los primeros tres meses del 2022.

No obstante, este deterioro del poder adquisitivo no afecta por igual a todo el dinero. “El activo de riesgo con menor protección a la inflación es el dinero en efectivo o el dinero en una chequera que no genere intereses”, señala Sergio Méndez, CEO de BlackRock México. “Si se considera que la inflación es un factor de riesgo relevante, hay muchas alternativas en vehículos bursátiles que te protegen de este riesgo”, agrega.

Construir portafolios enfocados en las megatendencias, como se les llama a los cambios persistentes a largo plazo y de escala global que prometen revolucionar la economía y la sociedad, es una estrategia que cumple con muchas de las condiciones para protegerse efectivamente del alza de precios.

INVERSIÓN ESTRATÉGICA ANTE LA INFLACIÓN

Pero un enfoque a corto plazo podría privar a los inversionistas de oportunidades de crecimiento más grandes. De acuerdo con Sergio Méndez, “las inversiones suelen beneficiarse del largo plazo, ya que si el horizonte de inversión es más largo el presupuesto de riesgo es más grande y se puede invertir en activos relativamente más riesgosos que históricamente han tenido una prima de riesgo más atractiva”.

En un contexto en el que la inflación es un factor de riesgo importante, los inversionistas pueden invertir en ETFs anclados a las megatendencias, los cuales ofrecen un mejor perfil de riesgo-rendimiento comparado con un portafolio concentrado.

1. Resiliencia de larga duración

Hay varias alternativas de productos de inversión en los mercados para quienes buscan obtener una protección inmediata frente al alza de precios. En los mercados de deuda, se pueden buscar vehículos con tasas reales positivas o bonos indizados al índice de precios. En el mercado de capitales, se puede identificar e invertir en sectores que puedan transferir incrementos en el precio de sus insumos a los consumidores para mantener sus márgenes de rentabilidad.

Los activos ligados a las megatendencias, al ser movimientos que se irán desarrollando en el transcurso de varios años, son naturalmente más propensos a generar rendimientos en el largo plazo.

Asimismo, los cambios ocasionados por las megatendencias afectarán a todos los países y regiones del mundo, así como a cadenas de valor enteras de múltiples industrias. Así, maximizar la exposición a las megatendencias también implica tener un portafolio diversificado en términos geográficos y sectoriales.

2. Exposición mundial y diversificación

La diversificación global otorga acceso a mercados específicos que podrían estar mejor posicionados para obtener un rendimiento estable a largo plazo. Decenas de países en el mundo han experimentado una inflación de niveles similares y, en esos escenarios, han creado mecanismos que les ayuden a lidiar con los tipos de cambio, la volatilidad de los precios y otras implicaciones que conlleva.

Para protegerse de los efectos negativos de la inflación en cuanto al poder adquisitivo, resulta crucial crear portafolios diversificados. Aunque se pueden comprar únicamente activos y herramientas locales, una visión más global garantiza la exposición a sectores económicos o países que podrían tener una capacidad mucho más ajustable, flexible o resistente a la inflación.

También es importante pensar en una diversificación respecto al tipo de activos que contiene un portafolio. A largo plazo, tanto un portafolio conformado exclusivamente por acciones como uno que comprende únicamente bonos de renta fija gubernamental tienen una mayor probabilidad de presentar retornos negativos que un portafolio con una mezcla de ambos.

3. No ceder al impulso

Por último, si se opta por un enfoque de largo plazo, también es crucial no tomar decisiones impulsivas, especialmente en momentos de incertidumbre. “En momentos como los que estamos viviendo ahora, de gran volatilidad, hay que evitar caer en la tentación de actuar cuando los mercados bajan. Recordemos que ‘tomar las pérdidas también implica renunciar a las ganancias siguientes’. Para disfrutar de los beneficios de un portafolio diversificado a largo plazo, no hay que pasar por alto los objetivos y la duración esperada de la inversión”, concluye Sergio Méndez.