Troubled waters
BLACKROCK INVESTMENT INSTITUTE

Aguas turbulentas

La escasez de agua es un riesgo que los inversionistas a menudo pasan por alto. Explicamos sus causas, por qué es probable que el problema se intensifique en las próximas décadas y esbozamos las consecuencias financieras para los portafolios.

Un riesgo subestimado

La pandemia global ha reforzado la importancia de la resiliencia en los portafolios de inversión. Esto abarca los riesgos relacionados con la sustentabilidad que puede que los inversionistas hayan subestimado, los cuales varían entre problemas relacionados con las cadenas de suministro globales vulnerables y problemas de salud y seguridad. Creemos que el incremento del flujo de activos a estrategias de inversión sustentables en 2020 es parte de un movimiento tectónico que podría durar décadas.

Los riesgos físicos que plantean los fenómenos climáticos, desde huracanes hasta incendios forestales, captan cada vez más la atención en la comunidad de inversión. Nos concentramos en estos riesgos en el análisis Materialización de abril de 2019, donde presentamos una imagen granular de las consecuencias financieras para los bonos municipales, bienes raíces comerciales y acciones de servicios públicos de EE.UU.

En este artículo, ampliamos nuestro trabajo acerca de los riesgos físicos que supone la escasez de agua. ¿A qué nos referimos con riesgo relacionado con el agua? Una de cada cuatro personas alrededor del mundo vive en regiones con alto riesgo de escasez de agua, donde la demanda supera al suministro, según el Instituto de Recursos Mundiales (World Resources Institute, WRI). Esto crea riesgos financieros que es posible que los inversionistas no estén calculando actualmente.

Los reguladores están concentrándose en dichos riesgos: en un informe reciente del Banco Central Europeo se incluyó a la escasez de agua entre los riesgos climáticos físicos que puede que las instituciones financieras deban gestionar y divulgar.

La escasez de agua es solo uno de los tantos riesgos relacionados con la sustentabilidad que creemos que serán cada vez más evidentes en el transcurso del tiempo. En general, los resultados ponen de relieve la convicción de BlackRock de que no se pueden ignorar estos riesgos, y que integrarlos a los procesos de inversión puede dar lugar a portafolios más resilientes.

El agua: un recurso escaso

En las últimas décadas, la demanda global de agua ha aumentado a un ritmo de un 1% anual, según el Informe mundial sobre el desarrollo de los recursos hídricos de 2018 de la Unión Europea, mientras las poblaciones suburbanas en crecimiento luchan por obtener recursos. Al mismo tiempo, el cambio climático transforma la distribución del suministro de agua al alterar los patrones de precipitación.

Los niveles de escasez de agua más altos indican una mayor competencia entre los usuarios. Esto aumenta los costos de abastecimiento, y obliga a tomar medidas de conservación. Otros factores asociados con esta escasez comprenden normas ambientales poco rigurosas y contaminación, los cuales pueden reducir la calidad del agua y limitar su uso potencial.

Competencia por el agua
Estimación de la escasez de agua alrededor del mundo por zona de riesgo, 2030

Estimated water stress around the world by risk zone, 2030

Fuente: BlackRock Investment Institute y BlackRock Sustainable Investing, con datos de WRI, junio de 2020. Notas: El WRI define la escasez de agua como la relación entre las extracciones totales de agua y los suministros de aguas superficiales y subterráneas renovables que están disponibles. Los niveles de escasez de agua más altos indican más competencia entre los usuarios del agua. Las extracciones de agua incluyen aquellas de los sectores de irrigación, ganado, uso industrial y sectores internos. Los suministros disponibles captan tanto la escorrentía natural como el impacto del uso de agua corriente arriba y las operaciones de las represas, así como la disponibilidad de agua corriente abajo. La escasez de agua es evaluada según la escala de cinco puntos del WRI, que va desde “baja” hasta “extremadamente alta” (1 a 5). Exclusivamente con fines ilustrativos. Puede que las estimaciones a futuro no se cumplan.

La variación geográfica de los patrones climáticos y la demanda de agua de los seres humanos, junto con los cambios provocados por las temperaturas globales en aumento, resultan en una gran variación de la distribución de la escasez de agua alrededor del mundo. La gráfica anterior utiliza las proyecciones del WRI que clasifican la escasez de agua de las diferentes geografías de “baja” a “extremadamente alta” para el año 2030. India, Oriente Medio y el norte y sur de África, Australia y el sudeste de EE.UU. representan probablemente las zonas de mayor riesgo dentro de una década.

Hallazgos clave

La escasez de agua tiene consecuencias financieras. Puede que las compañías que tienen plantas de producción en regiones con escasez tengan que afrontar costos operativos y primas de seguro más altos. Es probable que deban gastar más en medidas de eficiencia, reciclaje y conservación, para cumplir con las exigentes reglamentaciones que podrían endurecerse aún más. En el mercado de bienes raíces, es probable que las preferencias de los arrendatarios muestren una tendencia hacia las construcciones ecológicas.

Usamos fideicomisos de inversión de bienes raíces globales (REIT) para ilustrar cómo la exposición a la escasez de agua puede variar según la ubicación y en el transcurso del tiempo. Nuestro enfoque combina la geolocalización de alrededor de 84 000 propiedades de REIT en el mundo y la asignación de las mismas a los 590 REIT que cotizan en bolsa propietarios de estas. Luego utilizamos el modelo “Aqueduct” del WRI para evaluar la exposición de los REIT a varios riesgos de escasez de agua actualmente y en el futuro. Opinamos que esto brinda información más completa acerca de los problemas relacionados con el agua que enfrentan las compañías en comparación con las evaluaciones tradicionales. Los riesgos no son exclusivos de los bienes raíces, y es claro que nuestro enfoque se puede aplicar a diferentes clases de activos.

Escasez en el suroeste
Estimación de la escasez de agua en EE.UU. por zona de riesgo

Estimated water stress in the U.S. by risk zone

Fuente: BlackRock Investment Institute y BlackRock Sustainable Investing, con datos de WRI y SNL, mayo de 2020. La gráfica muestra los niveles estimados de escasez de agua en el suroeste de EE.UU. en el año 2014 (real) y 2030 (proyectado), utilizando los datos del WRI. Los puntos grises indican las propiedades de los REIT globales que cotizan en bolsa, identificados por BlackRock utilizando la base de datos de SNL. La escasez de agua es evaluada según la escala de cinco puntos del WRI, que va desde “baja” hasta “extremadamente alta” (1 a 5).

Utilizamos el suroeste de EE.UU. para ilustrar nuestra metodología. El mapa anterior presenta el panorama de 2014 (real). Utilizamos el año 2014 como referencia dado que los datos de WRI se basan en un proyecto de modelado y simulación extensivo realizado por Utrecht University que se llevó a cabo entre 1960 y 2014. Creemos que estos datos representan la imagen global más reciente y precisa disponible de la escasez de agua.

Supuestos clave: Casi la totalidad del suroeste de EE.UU. incluidos los estados de California, Arizona, Nuevo México y Utah, enfrentará problemas relacionados con la escasez de agua para 2030. La mayoría de las propiedades actuales de los REIT de la región, indicado por los puntos grises, se encuentran en estas zonas de alto riesgo.

Según nuestros hallazgos, aproximadamente el 60% de las propiedades globales de REIT que pudimos geolocalizar experimentarán una gran escasez de agua para 2030, impulsada por el aumento de la urbanización y los efectos del cambio climático. Esto representa más del doble de la cifra actual. En nuestra opinión, los problemas relacionados con el agua aún no constituyen un factor de flujo de efectivo material para los REIT, y los riesgos pueden mitigarse. Sin embargo, pueden volverse más sustanciales con el tiempo debido a reacciones en cadena como cambios en las reglamentaciones.

Es probable que casi todas la propiedades de los REIT en Malasia, Filipinas, Japón, Hong Kong y Australia se encuentren en zonas de alto riesgo relacionado con el agua para 2030, tal como muestra nuestro análisis. También llegamos a la conclusión de que aproximadamente dos tercios de las propiedades actuales de los REIT en EE.UU. tendrán alto riesgo de escasez de agua para 2030, el doble de la proporción actual.

Los inversionistas y arrendatarios se centran cada vez más en la escasez de agua, así como en otros factores ambientales como la eficiencia energética, las certificaciones ecológicas y las huellas de carbono. Los REIT que tienen una calificación alta según estas medidas pueden ahorrar costos potencialmente, y al mismo tiempo resultan ser más “ecológicos”. Debido a esto, sus acciones pueden ser más atractivas para los posibles inversionistas y sus construcciones más deseables para los ocupantes.

La escasez de agua tiene grandes consecuencias para las clases de activos. Mostramos cómo las industrias de agricultura, energía eléctrica y alimentos y bebidas pueden encontrarse en mayor riesgo. La capacidad crediticia de algunos países, estados y municipalidades que enfrentan escasez también podría verse amenazada dado que afrontan costos adicionales para fortalecer su infraestructura hídrica. Esto se suma a otros riesgos climáticos físicos crecientes como la exposición a inundaciones y otros fenómenos climáticos extremos.

Creemos que las empresas resilientes a la escasez de agua y otros riesgos climáticos pueden tener una ventaja en la transición a un mundo más sustentable. Una mejor comprensión y cuantificación de los riesgos puede ayudar a los inversionistas a mitigar las exposiciones y explotar potencialmente las fijaciones indebidas de precios. Los datos y las perspectivas asociadas son herramientas valiosas para que los inversionistas se involucren con compañías y emisores en sus esfuerzos relacionados con la sustentabilidad.

Ampliemos la perspectiva

¿Cómo se puede extender el análisis más allá de los REIT? Creemos que nuestro enfoque basado en la geolocalización también puede aplicarse a bienes raíces no cotizados en bolsa, y a muchas otras clases de activos y sectores. La materialidad de la escasez varía en gran medida entre las industrias, como muestra el gráfico ¿Quién está en riesgo? a continuación. Quienes hacen un uso relativamente alto de los recursos hídricos, como los sectores de agricultura, energía eléctrica y alimentos y bebidas, se encuentran entre los más afectados, según lo sugiere este análisis de WRI.

¿Quién está en riesgo?
Matriz de materialidad de la escasez de agua en los sectores del mercado de acciones, 2020

Water stress materiality matrix across major equity market sectors, 2020

Fuente: BlackRock Investment Institute, con datos de Hofste, R., S. Kuzma, S. Walker, E.H. Sutanudjaja, et. al. 2019. “Aqueduct 3.0: Indicadores actualizados de riesgo relacionado con el agua global pertinentes en la toma de decisiones”. Nota técnica. Washington, DC: Instituto de Recursos Mundiales. Disponible en línea en: https://files.wri.org/s3fs-public/aqueduct-30-updated-decision-relevant-global-water-risk-indicators_1.pdf Nota: Códigos de colores representa la no relevancia (blanco), y baja a muy alta relevancia para la industria o el usuario. Todos los sectores representan la evaluación del WRI, excepto en el caso de los REIT, que se basa en la evaluación de BlackRock y utiliza una metodología similar. Únicamente con fines ilustrativos, la información proporcionada en informes de divulgación corporativos relacionados con el agua y opiniones de expertos de la industria tiene como fin reflejar los riesgos y desafíos que enfrenta cada sector con alto consumo de agua.

La matriz evalúa la materialidad de varios aspectos del riesgo relacionado con el agua, que va de la escasez inicial a las inundaciones costeras y sequías en varias industrias. Nuestro enfoque se centra en los riesgos relacionados con la cantidad de agua, ya sea excesiva o escasa. No aborda el espectro completo de riesgos relacionados con el agua. Entre otros componentes se encuentran los riesgos relacionados con una disminución de la calidad (agua no apta para uso); así como los riesgos de reputación y reglamentación (por ejemplo, conflictos con el público debido a una mala gestión de las aguas residuales). Esto ilustra la complejidad de evaluar los riesgos en diferentes sectores, y la necesidad de ir más allá de los datos generales. Sin embargo, consideramos que es un punto de partida valioso para evaluar la materialidad de la escasez del agua en los diferentes sectores.

El impacto puede ser grave en el sector agrícola, con un vínculo directo entre la disponibilidad de agua para irrigación y los rendimientos de los cultivos. En promedio, la agricultura irrigada es al menos dos veces tan productiva por unidad de tierra como la agricultura de secano, según el Banco Mundial.

La falta de acceso al agua para el enfriamiento de plantas de energía térmica plantea un riesgo grave para los servicios públicos de electricidad. Aproximadamente el 27% de la producción de energía eléctrica en EE.UU. se vería gravemente afectada por los aumentos sostenidos de la escasez de agua para 2030, según un estudio de 2017 publicado en Nature.

Las ciudades y municipalidades en regiones con escasez de agua también pueden enfrentar costos de inversión para el reciclaje de aguas residuales y el fortalecimiento de su infraestructura. Esto trae consecuencias para la deuda de los gobiernos y las municipalidades. Moody’s, por ejemplo, planteó en un informe a principios de 2020 que los riesgos relacionados con el clima suponen riesgos a largo plazo para la capacidad crediticia de la región extendida de Sídney en Australia. Se identificó a la escasez de agua como el único desafío mayor.

Los desafíos que planeamos afrontar consisten en aplicar nuestro análisis sobre la escasez de agua a las compañías con cadenas de suministro globales. Para esto sería necesario un conjunto de datos que identifiquen la ubicación de todos los centros operativos de una empresa de manera que pueda determinarse la exposición total de las compañías, así como sus valores.

Nuestra comprensión de la conexión entre el riesgo climático y el riesgo financiero está evolucionando, y es necesario llevar a cabo más investigaciones para cuantificar los efectos con más confianza. Sin dudas, la creciente escasez de agua no es una calle de sentido único. Posiblemente, puede mitigarse a través de avances como una mejor irrigación y tratamiento de las aguas residuales, así como progresos en eficiencia y desalinización. De todos modos, estamos muy convencidos de que la escasez de agua es un componente clave de los riesgos climáticos que seguramente se volverán cada vez más sustanciales desde el punto de vista financiero en el transcurso del tiempo. Esto sugiere que el momento de integrarlos en los procesos de inversión es ahora.

Las implicaciones financieras

La actividad industrial y comercial representa la mayor parte del uso de agua dulce alrededor del mundo. Las industrias agrícola, textil, de energía, productos industriales, productos químicos, productos farmacéuticos y minería representan alrededor del 70% del uso, según el 2018 Informe global acerca del agua de 2018 de CDP. El uso residencial y de oficina son parte del 30% restante.

Las implicaciones financieras de la disponibilidad reducida del agua son variadas. Las compañías en ubicaciones con escasez de agua pueden enfrentarse a costos debido a la interrupción de la producción, a gastos de capital más altos y sanciones por cumplimiento y ejecución. Puede que necesiten gastar más para mitigar los efectos de la escasez de agua, como inversiones en eficiencia, reducción de la contaminación, reutilización, reciclaje y medidas de conservación. La lección para los inversionistas: las compañías que gestionan los recursos hídricos mejor que sus pares pueden ofrecer flujos de ganancia más resilientes.

Los riesgos trascienden los sectores. La falta de agua para irrigación y consumo animal amenaza a la industria de los alimentos. La falta de agua para el enfriamiento puede provocar caídas de tensión en las plantas de energía eléctrica, daño a los servicios públicos de energía eléctrica y sus clientes. Incluso la industria turística y del ocio podrá verse afectada: la escasez ocurrida en India en 2019 obligó a los hoteles a cerrar.

Está previsto que la escasez de agua se intensificará en las próximas décadas, en consonancia con muchos de los otros riesgos físicos planteados por el cambio climático que describimos en el análisis Materialización de abril de 2019. El Programa para el Medio Ambiente de la ONU (UNEP) estima que, para el año 2030, una de cada dos personas vivirán en lugares con escasez de agua. Se espera que los costos de infraestructura del agua a nivel global se cuadripliquen hasta los 150 000 millones de dólares anuales de los niveles de 2017 para el 2030, según las estimaciones del Banco Mundial.

¿Quién es vulnerable?
Exposición a la escasez de agua por el mercado de REIT, 2014 frente a 2030

Water stress exposure by REIT market, 2014 vs. 2030

Fuente: BlackRock Investment Institute, con datos de SNL y WRI, junio de 2020. Notas: El gráfico muestra el porcentaje de las propiedades de REIT en los 20 principales mercados de REIT globales que se encuentran en regiones con alta escasez de agua (zonas 4 y 5 según el marco de WRI), al año 2014 (punto de referencia) y 2030. Las proyecciones se basan en los datos del WRI. Utilizamos la base de datos de SNL para geolocalizar alrededor de 85 000 propiedades de REIT globales de compañías que cotizan en bolsa. Exclusivamente con fines ilustrativos. Puede que las estimaciones a futuro no se cumplan.

El gráfico anterior ilustra cómo puede afectar esto a la industria de los REIT globales. Menos del 30% de las propiedades de los REIT se encuentran actualmente en regiones con escasez de agua alta, según datos de WRI. Dicha proporción podría ser más del doble para 2030, asumiendo que la huella de las propiedades de REIT se mantenga igual.

Descargar el informe en PDF

Conoce a los autores
Brian Deese
Director global de inversiones sustentables
Philipp Hildebrand
Philipp Hildebrand
Vicepresidente de BlackRock
Andre Bertolotti
Director de investigación sustentable global y datos
Yuxi Suo
Investigadora, Inversiones sustentables globales de BlackRock