EXPLICAMOS LA RENTA FIJA

Te presentamos nuestra guía rápida para invertir en renta fija.

Los bonos, también llamados títulos de renta fija, no son más que un vale. Los gobiernos y las empresas toman prestado dinero cuando emiten bonos y prometen devolverlo al final de la vida del bono. Un fondo cotizado (ETF) de renta fija es una colección de bonos que se negocia en un mercado bursátil, como ocurre con las acciones.

Riesgo de capital. El valor de las inversiones y las rentas derivadas de ellas pueden disminuir o aumentar y no están garantizados. Los inversores pueden no recuperar íntegramente su inversión inicial.

¿Eres inversor profesional? Haz clic aquí.

Introducción a los bonos

¿Alguna vez te has preguntado como consiguen recaudar fondos los gobiernos o las entidades públicas? Una manera de hacerlo es emitiendo títulos de renta fija, también llamados bonos.

Estos bonos se venden a los inversores, quienes reciben un pago de intereses anual, así como la devolución del valor nominal del bono en una fecha previamente acordada. A esta fecha se le conoce como «vencimiento del bono».

¿Por qué es importante el vencimiento del bono?

Se pueden comprar bonos con distintas fechas de vencimiento que pueden ir desde unos pocos meses hasta muchos años. Se considera que los bonos con una fecha de vencimiento superior (por ejemplo, de 20 años) conllevan un mayor riesgo que los que tienen un vencimiento más corto. Esto se debe a que no es fácil saber cómo se encontrará la economía en el futuro. Los bonos a largo plazo suelen tener un tipo de interés más elevado, ya que el titular está más expuesto a los riesgos de tipo de interés e inflación.

 


Por qué los inversores escogen bonos

¿Quién emite bonos?

No solo los Gobiernos emiten bonos; las empresas, también. Los Gobiernos de países como el Reino Unido y Estados Unidos tienen una buena trayectoria en lo referente a la amortización de sus bonos. Estos títulos se consideran menos arriesgados que los emitidos por empresas. Los bonos corporativos tienden a pagar más intereses, para compensar al comprador el riesgo de pérdida.

 


Por qué los inversores escogen bonos

¿Cuál es el valor de un bono?

Al valorar un bono, tenemos en cuenta su rendimiento. Expresado a modo de porcentaje anual, el rendimiento contempla el precio de compra del bono y los pagos de intereses previstos durante su vigencia. Hay otros factores que afectan al rendimiento, como los tipos de interés y la solvencia del emisor. Los bonos con más riesgo presentan unos rendimientos más altos.

 


Por qué los inversores escogen bonos

  • Incluir bonos en tu estrategia aumenta la diversificación y, por lo tanto, hace que tu cartera sea más resiliente. Esto es especialmente relevante para los inversores que han aumentado su exposición a las acciones durante los últimos años debido a los bajos tipos de interés.

    ¿Qué es la diversificación?

    Una cartera diversificada es aquella que reparte el riesgo invirtiendo en distintos activos, como los bonos y las acciones. La clave de este enfoque es invertir en activos que no estén correlacionados, es decir, aquellos que reaccionan de manera diferente ante los cambios en la economía.

    Normalmente, cuando los tipos de interés están bajos pero la economía crece, los inversores recurren a fuentes de ingresos y rentabilidades con un mayor riesgo. Para algunos inversores, esto implica cambiarse de los bonos a las acciones.

    La desventaja es que estos inversores podrían estar muy expuestos al riesgo de renta variable. En este caso, la cartera del inversor estará menos diversificada y será más vulnerable a una corrección en el mercado de renta variable (es decir, una oleada de ventas de acciones debido a las fluctuaciones del mercado o a acontecimientos políticos).

    Riesgo: La diversificación y la asignación de activos pueden no proteger completamente al inversor del riesgo de mercado.

  • Para obtener unas rentas estables puedes invertir en una mezcla de bonos con mayor y menor riesgo. Esto ofrece diversificación y puede ayudar a generar ingresos sin mermar tu capital.

    El universo de los bonos

    Los cupones son una de las razones principales por las que los bonos han demostrado ser tan populares entre los inversores a lo largo de los años. Tanto los fondos de inversión como los ETF de renta fija invierten en una amplia gama de bonos, los cuales buscan pagar un importe fijo de intereses.

    Muchos inversores desean conseguir unas rentas estables sin perjudicar los resultados generales. La clave para conseguir estas rentas es la diversificación y el conocimiento de los riesgos. Los bonos que se supone que cuentan con una mayor solvencia suelen ofrecer un mayor rendimiento. Sin embargo, los bonos que se consideran más seguros suelen brindar un rendimiento menor. Invertir en una cartera diversificada de bonos, en todo el universo de la renta fija, puede ofrecer un mayor potencial para conseguir los objetivos de rentas.

    Riesgo: Uno de los principales riesgos de la inversión en renta fija es el riesgo de crédito. El riesgo de crédito se refiere a la posibilidad de que el emisor de un bono sea incapaz de amortizar el nominal o de pagar los cupones.

  • Se considera que los bonos conllevan un menor riesgo que las acciones, ya que cuando una empresa tiene problemas financieros, los titulares de los bonos reciben su dinero antes que los accionistas. Esto los hace interesantes para los inversores cautos que buscan unas rentabilidades superiores a las que se pueden conseguir con el efectivo.

    ¿Los bonos tienen un menor riesgo que la renta variable?

    Los inversores cautos que no desean asumir un riesgo elevado con su capital suelen asignar una parte de sus carteras a la renta fija. En el caso de las acciones, las empresas no prometen devolver el dinero a los inversores, mientras que los emisores de bonos tienen la obligación de hacerlo por contrato.

    Además, si una empresa se enfrenta a dificultades financieras, los titulares de bonos recibirán su dinero antes que los accionistas. A muchos inversores les resulta interesante la conservación del capital y la estabilidad de la cartera que ofrece la renta fija.

    Una alternativa al efectivo

    Otra opción disponible para los inversores que no son propensos al riesgo es mantener el dinero en efectivo. Al invertir en efectivo, es importante recordar el riesgo del coste de oportunidad: las rentabilidades del efectivo son inferiores a los de otro tipo de inversiones. Una asignación a activos de renta fija de alta calidad y/o con protección contra la inflación puede ser una estrategia eficaz para limitar las pérdidas de la cartera dejando margen para la apreciación del capital.

    Riesgo: El valor de las inversiones y las rentas derivadas de ellas pueden disminuir o aumentar y no están garantizados. Los inversores pueden no recuperar íntegramente su inversión inicial.

¿POR QUÉ iSHARES PARA LA RENTA FIJA?

Gama

Acceso y amplitud de la gama

iShares cuenta con la mayor gama de ETFs de renta fija de tipo UCITS y, a través de sus más de 90 fondos, ofrece un acceso a prácticamente todos los segmentos de los mercados de renta fija.*

Calidad

Calidad del producto

iShares ofrece una réplica precisa y los ETFs de tipo UCITS más líquidos de Europa. La rigurosa construcción de productos y selección de índices garantiza la calidad de la gama.*

Especialización

Un socio exclusivo

Acceso a unos servicios globales excepcionales: negociación, implementación, análisis y soluciones de cartera y carteras modelo.

*Fuente: BlackRock, Bloomberg a 31 de agosto de 2020.

Riesgo: Los dos principales riesgos relacionados con la inversión en renta fija son el de tipos de interés y el de crédito. Por lo general, cuando los tipos de interés suben, el valor de mercado de los bonos suele bajar en consonancia. El riesgo de crédito se refiere a la posibilidad de que el emisor de un bono sea incapaz de amortizar el nominal o de pagar los cupones. No se garantiza un resultado positivo de la inversión.