Tres mitos sobre las inversiones sostenibles

Tres mitos sobre las inversiones sostenibles

Principales conclusiones

Los datos demuestran que los portafolios ASG son mas resilientes y que potencialmente pueden tener un mayor rendimiento ajustado por riesgo.
BlackRock ha creado una gama de productos estandarizados que se adaptan a los objetivos de los inversionistas.
Usualmente construir un portafolio sostenible no cuesta más, y conforme la demanda de los productos ASG aumenta, los costos de administración continuarán bajando.

Los tres mitos más comunes sobre las inversiones sostenibles

Con Diego Mora, Country Manager de Colombia, Centroamérica y Perú

La conversación en torno a las inversiones sostenibles ha cobrado relevancia a pasos agigantados. Este año, la pandemia ha demostrado que las empresas sostenibles son empresas resilientes y la conversación se ha expandido de la “A” de ambiental en ASG hacia la “S” de social y la “G” de gobierno corporativo que engloba las políticas de las compañías. La disposición de dichas empresas no solo les ha permitido sobrellevar estos momentos desafiantes, sino que les otorgará una licencia social para seguir operando en el futuro.

Así como la firma del Acuerdo de París1 en 2015 para combatir el cambio climático fue un punto de inflexión, la situación actual está consolidando un cambio estructural. El mundo está girando hacia una economía de stakeholders2, donde las empresas buscan atender los intereses de los consumidores, empleados, proveedores y las comunidades en general.

El 64% de las mujeres y 87%3 de los millennials han expresado que prefieren invertir de manera sostenible, y la reasignación de capital por parte de estos grupos poblacionales será contundente. Tan solo en Estados Unidos, las mujeres manejan 51% de la riqueza, mientras que la transferencia de recursos hacia los millennials en las siguientes décadas se estima en 30 billones de dólares4.

La conversación sobre las estrategias de inversión sostenibles está captando cada vez más seguidores tanto a nivel global como local, por lo que se hace importante abordar algunas de las preconcepciones que aún persisten acerca de las inversiones sostenibles o ASG con la finalidad de guiar a los inversionistas hacia el futuro de las inversiones.

Quotation start

Invertir con criterios de sostenibilidad no es una moda, es lo correcto desde el deber fiduciario de buscar generar la mejor relación riesgo-retorno en los portafolios.

Quotation end
Diego Mora Country Manager de Colombia, Centroamérica y Perú

Existen distintas preconcepciones sobre las inversiones sostenibles. Hablamos con Diego Mora, Country Manager de Colombia, Centroamérica y Perú, para desenmascarar tres de los mitos más comunes en México sobre las inversiones ASG:

Mito 1: Invertir en índices sostenibles sacrifica retornos

Al igual que en otros ciclos económicos desafiantes, los instrumentos de inversiones sostenibles han demostrado su resiliencia durante la crisis del coronavirus. En estos meses, 94% de los índices sostenibles tuvieron un desempeño superior a índices tradicionales ponderados por capitalización de mercado a través de todos los sectores. Pero ¿de qué manera contribuyen los factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo a este rendimiento superior?

“Estudios recientes muestran que contrario a lo que se pensaba, incorporar criterios de sostenibilidad en procesos de inversión no sólo no implica sacrificar retornos, sino que permite tener portafolios con mejor perfil riesgo retorno en el largo plazo. Y esto se basa en dos premisas fundamentales. Por un lado, empresas con buen manejo de variables ASG son más resilientes, es decir pueden soportar períodos de volatilidad e incertidumbre de una mejor manera. Y por otro, los precios de los activos financieros aún no reflejan adecuadamente el flujo masivo hacia inversiones sostenibles, del cual apenas estamos viendo los primeros brotes”, comenta Diego.

Paralelamente, estas buenas prácticas son fuente de resiliencia. En el período de volatilidad por coronavirus, las empresas bien gobernadas han podido reaccionar con mayor agilidad para sobreponerse a la crisis y mantener sus operaciones.

Mito 2: No existen estándares para construir portafolios sostenibles

La estandarización a nivel global debe contemplar tres niveles: la manera en la que las compañías reportan información, las metodologías para obtener la calificación ASG y la categorización de los productos financieros.

El acceso a las métricas ASG es clave para garantizar marcos comunes y muchas compañías ya están reportando información relevante como una práctica corporativa habitual. Desde 2018, 86%5 de las compañías del S&P 500 ya publican reportes de responsabilidad corporativa.

Según Diego, “La falta de información y datos era uno de los mayores problemas para incorporar variables de sostenibilidad en procesos de inversión. Hoy en día se han hecho grandes avances que permiten que esto ya no sea un problema”.

En BlackRock se utilizan métodos estandarizados para crear productos indizados que brinden opciones para distintas metas financieras y sostenibles de los inversionistas, desde las metodólogas más simples como ‘negative screening’ que solamente eliminan ciertas industrias hasta estrategias que buscan inversiones temáticas o de impacto. El proceso de negative screening excluye industrias o sectores que representan ciertos riesgos. Después, se hace una optimización y selección que busca sobreponderar el primer cuartil de las compañías que tiene buenas métricas ASG. Esto permite que estos ETFs se asemejen lo más posible a los índices tradicionales, pero con exposiciones a empresas que tienen puntajes altos en ASG. 

Mito 3: Cuesta más invertir con productos ASG

A medida que ha incrementado la demanda de inversiones sostenibles y que se ha multiplicado la cantidad de fondos indexados ASG, ha bajado el costo asociado para invertir en ellos. Ahora, los fondos indexados ASG brindan acceso a inversiones sostenibles por un costo equivalente o incluso menor a otros vehículos comparables de inversiones tradicionales.

“Con el creciente flujo de inversiones hacia instrumentos con sesgo ASG, la oferta de este tipo de productos ha aumentado significativamente y la comisión que cobran estos instrumentos es equivalente a la de instrumentos sin este sesgo”, refuerza Diego,

A través de los fondos ASG, los inversionistas pueden construir un portafolio con compañías líderes de distintas industrias, con la mayor transparencia y precisión, sin incurrir en costos más elevados.

Los portafolios se adaptan al futuro

El acelerado crecimiento de la adopción de estos vehículos de inversión revela que no se trata de una tendencia sino de un cambio estructural de asignación de capital. De 2016 a 2019, las inversiones sostenibles aumentaron 68%6 hasta sobrepasar de los 30 billones de dólares (AUM) tan solo en los mercados desarrollados y se estima que para 2036 podrían alcanzar los 150 billones de dólares7 (AUM).

La resiliencia que han mostrado los índices sostenibles se ha traducido en flujos globales por un total de 45 mil millones8 de dólares tan solo durante el primer trimestre de 2020, lo que representa un crecimiento año con año de 57%.

Está en manos de los tomadores de decisiones de portafolio contribuir a exponer los hechos detrás de las inversiones sostenibles para guiar a los inversionistas hacia ese futuro que ya es hoy donde la sostenibilidad es sinónimo de resiliencia.

Envíanos un e-mail para saber más sobre las inversiones sostenibles

Contáctanos