Nuestro compromiso de cero emisiones netas

Nuestro compromiso de cero emisiones netas

Estimado cliente:

El año pasado le escribimos para comunicarle que BlackRock estaba haciendo de la sostenibilidad su nuevo pilar para la inversión. Destacábamos cómo estábamos integrando la sostenibilidad en la forma en que gestionamos el riesgo, generamos alfa, estructuramos carteras y llevamos a cabo nuestras actividades de inversión responsable (investment stewardship) con el fin de contribuir a mejorar sus resultados de inversión. Asumimos este compromiso en base a la solidez de una convicción de inversión sumamente arraigada: que la integración de la sostenibilidad puede ayudar a los inversores a estructurar carteras más resilientes y alcanzar unas rentabilidades a largo plazo ajustadas al riesgo más elevadas.

En 2020, cumplimos nuestro objetivo de que el 100 % de nuestras carteras de gestión activa y asesoramiento integrasen los criterios medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (en inglés, ESG). Lanzamos Aladdin Climate de cara a establecer un nuevo estándar para los datos y análisis relativos al clima. Intensificamos el énfasis de nuestras actividades de inversión responsable en la sostenibilidad. Además, lanzamos casi cien nuevos fondos sostenibles, por lo que contribuimos a aumentar el acceso a esta temática y brindar a los inversores un mayor abanico de opciones. Puede leer un resumen de nuestras acciones en 2020 aquí.

Poco después de dirigirnos a usted en enero, la COVID-19 golpeó al mundo, causando un gran número de víctimas humanas y daños económicos que siguen haciendo estragos en la actualidad. Conforme los mercados se desplomaban, muchos analistas sugerían que la pandemia ralentizaría las acciones a escala mundial contra el cambio climático. No obstante, ocurrió justo lo contrario. Tal y como escribía hoy Larry Fink en su carta anual a los consejeros delegados, la pandemia ha obligado a la sociedad en su conjunto a sopesar de forma más exhaustiva esta amenaza existencial.

2020 fue un año histórico en términos de compromisos para abordar el cambio climático por parte de empresas, Gobiernos e inversores por igual. Estos compromisos se vertebran en torno a lograr una economía «con cero emisiones netas de carbono», esto es, una que no emita más dióxido de carbono del que elimina de la atmósfera para 2050, el umbral establecido por la esfera científica necesario para mantener el aumento del calentamiento mundial muy por debajo de los 2 °C.

En el pasado año, China, la UE, Japón y Corea del Sur forjaron compromisos históricos, y la semana pasada EE. UU. se volvió a sumar al Acuerdo de París. Cada vez más reguladores financieros están obligando a divulgar información relativa al riesgo climático, los bancos centrales realizan pruebas de estrés en relación con este riesgo y las autoridades de todo el mundo están colaborando para alcanzar objetivos climáticos comunes. 127 Gobiernos —responsables de más del 60 % de las emisiones de todo el mundo— y más de 1.100 empresas están considerando o ya han asumido el compromiso de lograr unas emisiones netas de carbono nulas.

Estos cambios tendrán notables repercusiones para los inversores. El año pasado, escribimos que los inversores eran cada vez más conscientes de que el riesgo climático constituye un riesgo de inversión, lo que impulsaría una reasignación de capital de gran calado. También creemos que la transición climática genera una oportunidad de inversión histórica. A medida que el mundo efectúa su transición hacia una economía con cero emisiones netas de carbono, BlackRock puede prestar un mejor servicio a sus clientes ayudándoles a situarse a la vanguardia de esa transición.

 


Compromiso de cero emisiones netas de carbono de BlackRock

BlackRock se ha comprometido a apoyar el objetivo de lograr unas emisiones netas de gases de efecto invernadero nulas para 2050 o antes. Estamos tomando una serie de medidas para ayudar a los inversores a preparar sus carteras de cara a un mundo con cero emisiones netas de carbono y, al mismo tiempo, aprovechar las oportunidades que presenta esta transición. Las acciones clave para 2021 incluyen:

Valoración y transparencia

  • Publicar un parámetro sobre la alineación de las posiciones con el objetivo de limitar el incremento de la temperatura para nuestros fondos cotizados de renta variable y renta fija en cualquier mercado con suficientes datos fiables.
  • Publicar la proporción de nuestros activos gestionados actualmente alineados con un modelo de cero emisiones netas de carbono y anunciar un objetivo provisional sobre la proporción de nuestros activos gestionados que cumplirán este objetivo en 2030 en los mercados con suficientes datos fiables.
  • A través de Aladdin Climate, ayudar a más inversores a gestionar y cumplir sus objetivos climáticos monitorizando las trayectorias de sus carteras de inversión hacia unas emisiones netas nulas y ayudarles a aprovechar unos datos y parámetros climáticos cada vez más sólidos y unificados de cara a prestar un mejor servicio al sector.

Gestión de inversiones

  • Incorporar las repercusiones del cambio climático en nuestras hipótesis sobre el mercado de capitales, que constituyen la piedra angular de la estructuración de carteras en BlackRock.
  • Implementar un «modelo de análisis optimizado» en nuestras carteras de gestión activa a modo de marco para la gestión de títulos que presenten un riesgo climático significativo.
  • Ayudar a los clientes a beneficiarse de las oportunidades generadas por la transición energética, desde las inversiones en vehículos eléctricos hasta la energía limpia, pasando por la construcción de viviendas eficientes desde el punto de vista energético.
  • Lanzar productos de inversión con objetivos explícitos de alineación con la meta de limitar el aumento de la temperatura, incluidos productos orientados a la transición a una economía con cero emisiones netas de carbono.

Inversión responsable

  • Utilizar las actividades de inversión responsable para garantizar que las empresas en las que invierten nuestros clientes mitiguen el riesgo climático y tengan en cuenta las oportunidades generadas por la transición hacia el objetivo de cero emisiones netas de carbono.
  • Solicitar a las empresas que presenten un plan de negocios en línea con el objetivo de limitar el calentamiento global a un nivel muy inferior a los 2 °C de cara a lograr unas emisiones netas de gases de efecto invernadero nulas a escala mundial para 2050.
  • Intensificar el papel que desempeñan las votaciones de las propuestas de los accionistas en el marco de nuestros esfuerzos en materia de inversión responsable centrados en la sostenibilidad.

Aceleración de una transición de gran calado

El año pasado, pusimos de manifiesto nuestra convicción de que el mundo se sitúa en la antesala de una transición de gran calado: una reasignación fundamental del capital hacia activos sostenibles. En 2020, empezamos a observar la materialización de esta transición. De enero a noviembre de 2020, los inversores en fondos de inversión y ETFs de todo el mundo invirtieron 288.000 millones de dólares en activos sostenibles, lo que representa un incremento del 96 % frente a la totalidad de 2019.1

Esta creciente transición hacia los activos sostenibles se ha derivado de distintos factores: la mejora de los datos sobre sostenibilidad, un abanico más amplio de opciones de inversión sostenible y un consenso cada vez mayor sobre la sostenibilidad como catalizador duradero de las rentabilidades. Todo ello está impulsando una reasignación a escala mundial del capital hacia empresas más sostenibles que persistirá durante muchos años, y consideramos que los inversores que actúen con mayor celeridad para participar en esta reasignación se verán beneficiados.

Durante 2020, el 81 % de una selección de índices sostenibles representativa a escala internacional superó a sus homólogos tradicionales.2 Esta dinámica fue incluso más pronunciada durante la caída del mercado en el primer trimestre, donde quedó patente, una vez más, la resiliencia de los fondos sostenibles que observamos en caídas anteriores.3 Las rentabilidades de la inversión pueden fluctuar —y lo harán— en determinados periodos, pero estas constataciones están contribuyendo a poner fin a la creencia errónea de que la inversión sostenible conlleva unas rentabilidades inferiores.

Esta nueva concepción de la inversión sostenible y el dinamismo mundial en pro del objetivo de cero emisiones netas de carbono conllevan que se producirá una drástica transformación de la economía en las próximas décadas. Esta transformación tendrá repercusiones de gran calado para nuestros clientes, y nuestro compromiso es ser su socio de preferencia a la hora de brindarles los datos, las herramientas, las estrategias y la información que necesitan para ayudarles a capear la transición. Esta carta se centra en nuestras iniciativas relativas al clima, pero seguimos ampliando nuestras capacidades en una amplia gama de cuestiones en torno a la sostenibilidad.

Acciones de BlackRock para lograr el objetivo de cero emisiones netas de carbono

Dado que la economía mundial genera en la actualidad unas elevadas emisiones de carbono, las carteras de los inversores más diversificados —incluidas las carteras de los clientes de BlackRock en su conjunto— siguen registrando elevadas emisiones. Esto no puede cambiar de la noche a la mañana y no lo hará, y la cartera general de BlackRock estará irremediablemente sujeta a las decisiones de inversión de nuestros clientes. No obstante, existe un marcado dinamismo a escala mundial hacia una economía con cero emisiones netas de carbono, y en BlackRock consideramos que nuestros clientes obtendrán un mejor servicio si se sitúan a la vanguardia de esta transición. Nuestras acciones para ayudarle a lograr este objetivo se encuadran en tres categorías generales: valoración y transparencia, gestión de inversiones e inversión responsable.

Valoración y transparencia

En fechas recientes, realizamos una encuesta a inversores que representaban 25 billones de dólares en activos gestionados en la que indicaron de forma mayoritaria su intención de incrementar su asignación a inversiones sostenibles, pero también expresaron que la ausencia de datos de calidad constituye el mayor obstáculo a tal fin. Los inversores están solicitando mejores datos y valoraciones sobre cómo están posicionadas sus carteras de cara a la transición energética.

Alineación de las posiciones con la limitación del incremento de la temperatura y objetivos de divulgación de información sobre la contribución a una economía con cero emisiones netas de carbono

Para que los inversores puedan valorar la preparación de una cartera frente a la transición energética y asignar capital de conformidad con sus propios objetivos de contribuir a una economía con cero emisiones netas de carbono, deben comprender las vías de transición de sus carteras.

En la actualidad, BlackRock comunica públicamente la media ponderada de la intensidad de carbono de más de 2 billones de dólares gestionados a través de los ETFs de iShares y los fondos de inversión de BlackRock, en línea con las recomendaciones del Equipo de Tareas sobre la Divulgación de Información Financiera relacionada con el Clima (en inglés, TCFD). No obstante, somos conscientes de que los parámetros actuales sobre la intensidad de carbono no proporcionan una panorámica general sobre cómo están posicionadas las carteras para adaptarse a la transición mundial hacia una economía con cero emisiones netas de carbono al no contemplar, por ejemplo, la alineación de sus posiciones con el objetivo de limitar el incremento de la temperatura.

Esta alineación constituye un parámetro sobre la variación de la temperatura a escala mundial en función de las posiciones de una cartera. Las metodologías para valorar la alineación de las posiciones con el objetivo de limitar el aumento de la temperatura evolucionan continuamente, según nuevos estudios y datos específicos relativos a sectores y regiones en concreto. BlackRock está contribuyendo en gran medida al progreso en esta materia junto con homólogos y socios como el TCFD.

Estas divulgaciones de información —y el modo en que ayudan a los inversores a comprender la senda hacia la descarbonización de una inversión— desempeñarán un papel con cada vez más implicaciones en las decisiones de asignación de activos. Con el fin de brindar a nuestros clientes esta información de suma importancia, además de mejorar la disponibilidad pública de los datos sobre la actual trayectoria climática del mundo, nos comprometemos a efectuar las siguientes divulgaciones antes del cierre de 2021 en cualquier mercado con suficientes datos fiables y teniendo en cuenta que las metodologías para lograr un modelo económico con cero emisiones netas de carbono siguen evolucionando:

  • Publicación de un parámetro sobre la alineación de las posiciones con el objetivo de limitar el aumento de la temperatura en todos los fondos cotizados de renta variable y renta fija
  • Colaboración con los proveedores de índices para publicar el nivel de alineación de los principales índices del mercado con el objetivo de limitar el aumento de la temperatura
  • Publicación de la proporción de nuestros activos gestionados que actualmente está en sintonía con el objetivo de una economía con cero emisiones netas de carbono
  • Anuncio de un objetivo provisional sobre la proporción de nuestros activos gestionados que cumplirán el objetivo de alcanzar unas emisiones netas de carbono nulas en 2030

Aladdin Climate
Con el fin de calcular y comprender con mayor facilidad tanto la alineación de las posiciones con el objetivo de limitar el incremento de la temperatura como el riesgo climático, los inversores necesitan herramientas y tecnología de mayor calidad. A tal fin, estamos desarrollando Aladdin Climate, que incorporará una amplia gama de datos de evaluación del riesgo climático e implementación en Aladdin, la tecnología de gestión de riesgos líder del sector. A través del desarrollo de Aladdin Climate, ayudaremos a más inversores a gestionar y cumplir sus objetivos climáticos monitorizando los impactos de riesgos físicos de sus carteras, como, por ejemplo, los fenómenos meteorológicos extremos y los riesgos de transición, como el impacto de los cambios en las políticas, de la tecnología y del suministro de energía. Con el tiempo, esto permitirá a los inversores calcular los valores "ajustados al clima" a nivel de valores y de cartera, seguir la trayectoria de una cartera hacia las cero emisiones netas e identificar mejor los riesgos y las oportunidades climáticas. Nuestro objetivo es que Aladdin Climate establezca un estándar para los datos, modelos de riesgo climático y procesos que convierta la ciencia climática en rentabilidades para las carteras.

Gestión de inversiones

Estamos emprendiendo una serie de acciones para ampliar nuestra plataforma de inversiones y nuestras herramientas de gestión del riesgo. Cada paso que demos se verá complementado por un exhaustivo análisis que busca identificar las formas específicas en las que la información relativa al clima puede contribuir a impulsar las rentabilidades financieras.

Integrar las cuestiones climáticas en las hipótesis de BlackRock sobre el mercado de capitales

Hoy en día, pocos pronosticadores financieros incluyen los efectos del cambio climático en sus proyecciones económicas y expectativas de rentabilidad. Creemos que esto no capta una imagen precisa del futuro. Este año, BlackRock está potenciando una serie de hipótesis sobre los mercados de capitales, estimaciones a largo plazo sobre el riesgo y la rentabilidad, para incorporar cuestiones climáticas. La base de nuestras nuevas hipótesis sobre los mercados de capitales, los pilares de las carteras que estructuramos e implementamos en representación de nuestros clientes, es la creencia de que evitar con éxito los daños del cambio climático ayudará a impulsar el crecimiento económico y ofrecerá a los inversores mejores rendimientos. Al examinar la intensidad de las emisiones de carbono y otras medidas en las nuevas hipótesis sobre los mercados de capitales, creemos que la transición premiará a las empresas, sectores y regiones que se ajusten y penalizará a otros, creando oportunidades para los inversores. Las cuestiones relativas a la sostenibilidad ya no constituyen un asunto que pueda abordarse después de tomar decisiones de inversión estratégicas, sino que, en nuestra opinión, resultan indispensables a la hora de tomarlas, por lo que las estamos incorporando en nuestro proceso de diseño de carteras.

Implementar un «modelo de análisis optimizado» para gestionar las exposiciones en las carteras de gestión activa

Esperamos que los emisores en los que invertimos en representación de nuestros clientes gestionen de forma adecuada la transición mundial hacia una economía con cero emisiones netas de carbono. Mientras algunas empresas se preparan con ahínco para esta evolución, otras que no están adecuadamente preparadas presentan un riesgo para las carteras de nuestros clientes. Como parte de nuestro marco de análisis optimizado para integrar el riesgo de sostenibilidad en nuestro proceso de inversión activa y utilizar la totalidad de nuestra gama de herramientas de gestión del riesgo, estableceremos un «universo prioritario» de posiciones que presentan un riesgo climático especialmente sustancial, debido a:

  • Elevadas emisiones de carbono en la actualidad
  • Preparación insuficiente para la transición a una economía con cero emisiones netas de carbono
  • Escasa adhesión a nuestro compromiso de inversión responsable

En los casos en los que no observemos progresos en este ámbito y, en concreto, en los que identifiquemos una ausencia de alineación y de compromiso, no solo utilizaremos nuestro voto contra el equipo directivo en nuestras posiciones en carteras indexadas, sino que también marcaremos dichas posiciones de cara a una posible desinversión en nuestras carteras de gestión activa discrecional, dado que creemos que presentarían un riesgo para las rentabilidades de nuestros clientes. En cambio, consideramos que las empresas que destacan en términos de trayectoria de emisiones, preparación para la transición y gobierno corporativo a menudo representarán una oportunidad para nuestros clientes.

Ofrecer productos alineados con el objetivo de limitar el incremento de la temperatura y centrados en el clima

Hemos establecido el compromiso de ofrecer a nuestros clientes un abanico completo de opciones de inversión orientadas al clima. En 2021, lanzaremos productos de inversión con objetivos concretos de alineación de las posiciones con la limitación del incremento de la temperatura de cara a permitir a los clientes cumplir su meta de lograr unas inversiones con cero emisiones netas de carbono. Estamos deseando colaborar con los proveedores de índices, profesionales de la modelización de hipótesis y científicos climáticos para contribuir a desarrollar el emergente contexto de inversión orientado a una economía con unas emisiones netas de carbono nulas.

Además de productos alineados con el objetivo de limitar el incremento de la temperatura, lanzaremos estrategias de transición para el mercado en general y con bajas emisiones de carbono que puedan sustituirse con facilidad por exposiciones a índices ponderados por capitalización bursátil. Asimismo, introduciremos un «objetivo climático» específico para los nuevos fondos sostenibles: por ejemplo, objetivos de reducción de las emisiones de carbono o un sesgo hacia los emisores mejor preparados para la transición energética.

Oportunidades de innovación en materia climática

El sistema económico actual sigue dependiendo en gran medida de los combustibles fósiles. Sin embargo, la transición hacia un mundo con cero emisiones netas de carbono está generando importantes oportunidades de inversión en distintos sectores, como el energético, el de transporte, el industrial, el de construcción y el de agricultura. Ya somos uno de los inversores que más invierte en energía renovable del mundo, y trabajamos sin descanso para identificar nuevas oportunidades en innovación climática tanto en los mercados cotizados como en los no cotizados. Además, tenemos planeado ampliar nuestras capacidades en materia de energía renovable en 2021 más allá de la energía eólica y solar para abarcar las infraestructuras climáticas de forma más general, acelerando así la transición energética en los mercados emergentes a través de nuestra iniciativa Climate Finance Partnership con los Gobiernos francés y alemán y tres importantes organizaciones benéficas estadounidenses de inversión de impacto.

Potenciar la capacidad de elección del cliente

Un principio clave de nuestro enfoque a la gestión de inversiones es ofrecer a los clientes distintas opciones. A medida que los inversores buscan de forma creciente alinear sus inversiones con el objetivo de lograr una economía con cero emisiones netas de carbono, la capacidad para estructurar carteras más personalizadas constituirá una potente herramienta para ayudarles a lograr sus metas. Llevamos mucho tiempo siendo líderes a la hora de ayudar a los clientes institucionales a estructurar carteras personalizadas, y en noviembre de 2020 anunciamos nuestra participación en un acuerdo final para adquirir Aperio, una gestora de inversiones estadounidense. Esta adquisición nos permitirá ayudar a los inversores a acceder a la personalización que normalmente solo estaba disponible para clientes institucionales de mayor tamaño. Con el tiempo, aspiramos a acercar la tecnología de personalización a incluso más inversores.

Además, la personalización no solo permite a los inversores expresar sus preferencias en cuanto al objetivo de llegar a un modelo con cero emisiones netas de carbono, sino que también les permite integrar principios en sus carteras —en el plano social o religioso, entre otros— de forma más profunda. Esta capacidad se cimienta sobre nuestra actual gama de productos que permite a los inversores expresar preferencias personales o buscar cumplir objetivos de sostenibilidad positivos, como nuestros ETFs con filtros sostenibles o nuestra plataforma de inversión de impacto, que invierte en empresas que abordan problemas sociales o medioambientales; por ejemplo, empresas de construcción de vivienda sostenible o que impulsan el cambio en comunidades de bajos ingresos en EE. UU.

Inversión responsable

La inversión responsable desempeña un papel clave en la forma en que cumplimos nuestro deber fiduciario para con nuestros clientes. Interactuamos con empresas en cuestiones relativas al gobierno corporativo y a prácticas empresariales sostenibles que, a nuestro juicio, fomentan rentabilidades duraderas a largo plazo para los accionistas. Dado que el pasado año no ha hecho sino intensificar nuestra convicción de que el riesgo de sostenibilidad —y el riesgo climático en concreto— constituye un riesgo de inversión, nuestro equipo de inversión responsable está incrementando continuamente su énfasis en la forma en que los factores relacionados con la sostenibilidad afectan a la capacidad de las empresas para generar rentabilidades para los accionistas.

Estamos solicitando explícitamente a las empresas en las que invertimos que presenten un plan de negocios en línea con el objetivo de limitar el calentamiento mundial a un nivel muy inferior a los 2 °C de cara a lograr unas emisiones netas de gases de efecto invernadero nulas para 2050. Estas divulgaciones resultan esenciales para ayudar a los inversores a evaluar la capacidad de las empresas para efectuar la transición de su negocio a un mundo con bajas emisiones de carbono y para aprovechar las oportunidades de generación de valor derivadas de la transición climática.

Reforzar nuestro compromiso respecto del riesgo climático

El año pasado, nuestro equipo de inversión responsable se centró en un universo de 440 empresas que registran elevadas emisiones de carbono y que representan aproximadamente el 60 % de las emisiones globales de alcance 1 y 2 de las empresas en las que invierten nuestros clientes. De estas 440 empresas, votamos, en representación de nuestros clientes, en contra de 64 consejeros y 69 empresas, y empezamos a vigilar a 191 compañías. Estas se enfrentan a posibles votaciones contra sus consejeros en 2021 a no ser que demuestren un progreso significativo en la gestión y divulgación de información sobre el riesgo climático, incluidos sus planes de transición hacia una economía con cero emisiones netas de carbono. Estamos ampliando este universo prioritario a más de 1.000 empresas que registran elevadas emisiones de carbono y representan más del 90 % de las emisiones de alcance 1 y 2 de las empresas en las que invertimos en representación de nuestros clientes en el ámbito de la renta variable.

Apoyar las propuestas de los accionistas

Consideramos que participar en las votaciones de las propuestas de los accionistas desempeña un papel cada vez más importante en el marco de nuestros esfuerzos en materia de inversión responsable centrados en la sostenibilidad. Así pues, cuando estamos de acuerdo con el propósito de una propuesta de un accionista para abordar un riesgo empresarial sustancial (como el riesgo climático) y si determinamos que el equipo directivo podría mejorar a la hora de gestionar y divulgar dicho riesgo, apoyaremos la propuesta. También podríamos apoyar una propuesta si el equipo directivo ya ha emprendido medidas pero consideramos que votar a favor podría acelerar su progreso. En calidad de inversor a largo plazo, BlackRock siempre ha interactuado con las empresas para explicar nuestra opinión sobre un determinado asunto y ha ofrecido al equipo directivo un amplio periodo de tiempo para abordarlo. No obstante, en vista de la necesidad de emprender acciones urgentes sobre numerosas cuestiones de sostenibilidad relevantes para las empresas, será más probable que apoyemos las propuestas de los accionistas sin demora.

Mediante nuestro nuevo enfoque a las propuestas de los accionistas, en el segundo semestre de 2020, apoyamos el 54 % de las propuestas en materia medioambiental y social, tras determinar que estas concordaban con nuestro enfoque de generación de valor a largo plazo.

Actividades de presión

A partir de ahora, solicitaremos que las empresas nos confirmen, a través de compromisos o de la divulgación de información, que sus actividades de política corporativa concuerdan con sus declaraciones públicas sobre asuntos clave y estratégicos en materia de política (como el cambio climático). Además, esperamos que las empresas monitoricen las posturas asumidas por las asociaciones comerciales de las que sean miembros activos respecto de dichas cuestiones, de cara a garantizar la coherencia en posturas políticas de relevancia, y ofrezcan una explicación cuando se produzcan incoherencias.

Estándares claros y unificados

Creemos que la convergencia de los estándares de divulgación de información resulta fundamental para adoptar en mayor medida un enfoque de inversión alineado con el objetivo de cero emisiones netas de carbono, de cara a reducir la carga para las empresas y fomentar unas decisiones de inversión fundamentadas y apuntaladas por datos claros y uniformes. En cuanto a la divulgación de información sobre sostenibilidad, fomentamos la convergencia en virtud de un estándar único y hemos respaldado el enfoque planteado por la Fundación del Comité de Normas Internacionales de Contabilidad. Mientras el mundo se mueve hacia un estándar único, BlackRock sigue respaldando la divulgación de información de conformidad con las recomendaciones del TCFD y del SASB.

Carta de Larry Fink a los consejeros delegados
En 2020, el mundo no sólo se enfrentó a la pandemia, sino que también se centró más en la amenaza existencial del cambio climático. A medida que más y más empresas, inversores y gobiernos se centran en el objetivo global de cero emisiones netas para 2050, se acelera la transformación económica.
Una foto de cerca de Larry Fink, el CEO de BlackRock, mirando a cámara

Iniciativas corporativas de BlackRock

BlackRock también está llevando a cabo distintas medidas en el seno de nuestra organización para apuntalar la transición a un mundo con cero emisiones netas de carbono.

  • Nuestro compromiso con la transparencia: buscamos cumplir los mismos estándares de transparencia que exigimos a las empresas en las que invierten nuestros clientes. Por ello, publicamos nuestro primer informe de conformidad con las recomendaciones del TCFD en 2020 (así como nuestro primer informe en línea con los estándares del SASB). Además de describir nuestra estrategia, nuestro sistema de gobierno corporativo y nuestros procesos de gestión del riesgo para gestionar los riesgos y oportunidades en el plano climático, informamos sobre las emisiones de alcance 1, 2 y 3 de nuestras operaciones corporativas, incluidos los centros de datos y los viajes de empleados. En la actualidad, las operaciones de BlackRock presentan una huella de carbono neutra. Alcanzamos este hito y lo mantenemos mediante la aplicación de una estrategia de eficiencia energética por la que hemos logrado nuestro objetivo de que la energía que utilizamos sea 100 % renovable y compensar las emisiones que, de otro modo, no podríamos eliminar.

  • En 2021, nuestro objetivo es ampliar la presentación de información sobre las emisiones de alcance 3 de cara a incluir las emisiones totales atribuibles a las carteras de inversión que gestionamos en representación de nuestros clientes, cuando los datos así lo permitan. Si bien estas emisiones seguirán reflejando las decisiones de inversión de nuestros clientes y el progreso de la economía mundial hacia unas emisiones netas nulas, creemos que, con el tiempo, las iniciativas establecidas en la presente carta servirán para reducir la intensidad de carbono de nuestros activos gestionados y aumentar la proporción de activos que están alineados con el objetivo de lograr un modelo con cero emisiones netas de carbono.

  • Políticas públicas: en línea con los objetivos de inversión a largo plazo de nuestros clientes, seguiremos abogando por unas políticas públicas que contribuyan a lograr un sistema financiero más resiliente, sostenible y equitativo y a avanzar en el objetivo de alcanzar una economía con cero emisiones netas de carbono. Por ejemplo, respaldamos una «terminología común» para los productos sostenibles con el fin de brindar a los inversores claridad y confianza en sus decisiones de inversión. Asimismo, apoyamos el establecimiento de un mercado mundial de compensaciones de carbono que ofrezca a los participantes del mercado confianza en sus operaciones gracias a unos datos y estándares claros. Si bien las compensaciones no pueden constituir un mero sustituto de la reducción de las emisiones, un mercado de compensaciones funcional constituiría un importante componente del conjunto de herramientas para las empresas a medida que efectúan su transición hacia unas emisiones netas de carbono nulas. Por último, seguimos apoyando la implementación de regímenes de precios del carbono a escala mundial, al tiempo que minimizamos los costes para las comunidades vulnerables y apuntalamos el crecimiento económico.

Conclusión

En BlackRock estamos firmemente comprometidos con el objetivo mundial de efectuar una transición justa y equitativa a una economía con cero emisiones netas de carbono. A medida que esa transición transforma la economía mundial, generará una oportunidad de gran calado para los inversores. Hemos forjado el compromiso de ofrecerle las soluciones, herramientas y datos necesarios para capear esta transición y para ayudarle a lograr los resultados que busca materializar. En caso de que tenga preguntas sobre las medidas que estamos emprendiendo o de que quiera organizar una revisión de la cartera para comprender cualquier posible implicación para los activos que gestionamos en su nombre, nuestros gestores de relaciones con clientes y profesionales de estrategia de producto están a su entera disposición. Le agradecemos la confianza que deposita en nosotros.

Reciba un cordial saludo,
Comité ejecutivo internacional de BlackRock

1 Fuentes: Simfund, Broadridge, GBI. Datos a noviembre de 2020. Fondos de capital fijo, excluidos fondos de fondos; fondos del mercado monetario incluidos.
2 Fuente: BlackRock. A diciembre de 2020. Se trata de una selección de 32 índices sostenibles representativos a escala mundial y ampliamente analizados y sus homólogos no sostenibles. Los índices se utilizan exclusivamente a título ilustrativo, no tienen por objeto indicar la rentabilidad de ningún fondo. No es posible invertir directamente en un índice.
3 Fuente: BlackRock. El 94 % de los índices sostenibles a los que se hace referencia en el presente arrojó una rentabilidad superior a la de sus homólogos generales en el primer trimestre de 2020.

Este material está destinado únicamente con fines informativos, y no constituye asesoramiento de inversión, una recomendación u oferta o solicitud para comprar o vender valores, fondos o estrategias a ninguna persona en cualquier jurisdicción en la que una oferta, solicitud, compra o venta sea ilegal bajo las leyes de valores de dicha jurisdicción. Toda la información está en vigor a partir del 26 de enero 2021, y está sujeta a cambios sin previo aviso. La confianza en la información de este material queda a la sola discreción del lector. Invertir implica riesgos.

En el Reino Unido y dentro del EEE: Hasta el 31 de diciembre de 2020, emitido por BlackRock Investment Management (UK) Limited, autorizado y regulado por la Financial Conduct Authority. Domicilio social: 12 Throgmorton Avenue, Londres, EC2N 2DL. Tel: + 44 (0) 20 7743 3000. Registrado en Inglaterra y Gales No. 2020394. Para su protección, generalmente se graban las llamadas telefónicas. Consulte el sitio web de Financial Conduct Authority para obtener una lista de las actividades autorizadas realizadas por BlackRock. Desde el 1 de enero 2021, en el caso de que el Reino Unido abandone la Unión Europea sin llegar a un acuerdo con la Unión Europea que permita a las empresas en el Reino Unido ofrecer y proporcionar servicios financieros en el Área Económico Europeo ("Evento No Deal Brexit"), el emisor de este material es: (i) BlackRock Investment Management (UK) Limited para todos fuera del Área Económica Europea; y (ii) BlackRock (Países Bajos) B.V.en el Área Económica Europea. BlackRock (Netherlands) B.V. está autorizada y regulada por la Autoridad de los Mercados Financieros de los Países Bajos. Su sede social está en Amstelplein 1, 1096 HA, Amsterdam, Tel: 020 - 549 5200, Tel: 31-20-549-5200. Registro Mercantil No. 17068311. Para su protección las llamadas telefónicas suelen ser grabadas.

© 2021 BlackRock, Inc. Todos los derechos reservados. BLACKROCK es una marca comercial registrada de BlackRock, Inc. o de sus subsidiarias en Estados Unidos y en otros países. Todas las demás marcas comerciales son propiedad de sus respectivos titulares.