Skip to content

Diversificación, la oportunidad de los millennials para un mejor futuro

ago 5, 2019
por BlackRock

A pesar de ser la generación más preparada y conectada de la historia, los millennials, nacidos entre 1981 y 1996, son también uno de los grupos poblacionales que enfrentan mayores retos financieros. Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México, sólo 4 de cada 10 millennials perciben un sueldo mayor a cuatro salarios mínimos al mes, es decir más de 13 mil 254 pesos, el cual es varias veces menor a lo que, en promedio, ganaban sus padres a su edad. Adicionalmente, 34% de estos jóvenes están insatisfechos con sus finanzas y 18% no están nada contentos con su situación financiera actual, según un estudio de PwC.

Solo 4% de los millennials con un trabajo estable ganan más que 4 salarios mínimos en México*

Gráfico: Salarios de los millennials mexicanos

*salario mínimo en México actualizado a enero 2019: $102.68 pesos
Fuente; INEGI: Empleo y ocupación, mayo 2019

Si bien existe una brecha salarial entre ambas generaciones, los jóvenes tienen la posibilidad de construir un futuro financiero más estable, aun cuando viven en condiciones económicas restrictivas. Invertir puede ser la respuesta.

Invertir no solía ser una actividad común entre las generaciones de sus padres — quienes dependían principalmente de pensiones u otros fondos de ahorro para el retiro — no obstante, frente a los cambios en las regulaciones de las afores, invertir es una buena alternativa para los jóvenes. Uno de los instrumentos de inversión más atractivos para los millennials son los Exchange Traded Funds (ETFs). Los ETFs permiten hacer inversiones a bajo costo en mercados locales e internacionales con total transparencia, flexibilidad, bajo riesgo y rentabilidad a corto plazo. Además, estos instrumentos que se adecuan a lo que ellos buscan: invertir poco y contar con la posibilidad de obtener altos rendimientos para generar ingresos extra.

Mientras que sus salarios son bajos, los millennials mexicanos se pronuncian satisfechos con sus niveles de estudios e incluso con su trabajo, pero no con su situación económica. Persiguen la autorrealización, son independientes y no se comprometen con trabajos a largo plazo debido en parte a sus altas expectativas de vida y a la diversidad de sus intereses: exploran, buscan, arriesgan. No obstante, sus expectativas laborales se contraponen con un mercado de trabajo limitado y anticuado. La contradicción está clara: anhelan una independencia económica, pero sus condiciones laborales los obligan a depender económicamente de sus padres durante más tiempo.

La crisis financiera que golpeó a muchas economías avanzadas significó un retraso para el progreso en los ingresos de estas nuevas generaciones. Tradicionalmente un joven podía encontrar ingresos adicionales a través de bonos de fin de año o de la participación de los beneficios para los empleados, como el reparto de las utilidades, o incluso al trabajar en proyectos alternos a su empleo fijo.

Si bien la realidad económica de esta generación ha cambiado, los millennials pueden acceder a un mejor futuro financiero a través de instrumentos de inversión que responden a sus deseos y necesidades. Sin embargo, en nuestro estudio detectamos que 77% de los millennials creen que su panorama financiero podría mejorar si comenzaran a invertir, pero 59% no sabe a dónde acudir para pedir asesoría.

Frente a estas estadísticas, los asesores financieros juegan un papel clave para ayudarlos a comprender las diferentes opciones disponibles para ellos, tal como los ETFs, así como informarles sobre los incentivos de inversión que estos ofrecen. A través de la inversión, esta generación puede equilibrar sus objetivos financieros tanto a corto como a más largo plazo, reforzando su autosuficiencia y logrando mayor control de su porvenir financiero.

Regístrate para recibir las Perspectivas de BlackRock

Inversionista profesional
De manera profesional, administro portafolios en nombre de inversionistas individuales y presto servicios de asesoramiento financiero. Ejemplos de inversionistas profesionales incluyen asesores financieros, banqueros banca privada, etc.

Inversionista institucional
De manera profesional, administro portafolios en nombre de instituciones tales como fondos de pensiones, fondos soberanos, compañías de seguro, etc.

Inversionista particular
Compro y vendo valores de manera personal, no para otra compañía u organización. No soy inversionista profesional ni inversionista institucional.