PERSPECTIVA DEL MERCADO DE INGRESO FIJO

Mitos y realidades del mercado

abr 2, 2018

En nuestra perspectiva del mercado de ingreso fijo mensual, Rick Rieder, Director de Inversiones de Ingreso Fijo Global de BlackRock, analiza las perspectivas de los activos de riesgo en virtud de la liquidez en evolución de las pólizas.

Puntos destacados

  • En general, anticipamos que 2018 será un año interesante para el cual es difícil encontrar una analogía histórica perfecta, particularmente debido a que algunas tendencias seculares notables (como la disminución de la oferta de ingreso fijo) comienzan a revertirse este año.
  • Se han arraigado muchos mitos del mercado en los últimos meses, particularmente en torno a la influencia que tendrá la reducción de la hoja de balance de la Reserva Federal norteamericana en la liquidez sistémica, por lo que tratamos de disipar algunos de esos mitos aquí, con nuestra visión de la realidad.
  • El régimen económico en el que nos encontramos hoy debe caracterizarse por un nivel firme de crecimiento, una mayor inflación respaldada por incrementos salariales y tasas modestamente más altas, pero el carácter presupuestario del estímulo fiscal, financiado por el déficit presupuestario, afecta las tasas de manera tal que coloca a este régimen en un riesgo a más largo plazo.

En nuestra perspectiva de mercado de ingreso fijo mensual, Rick Rieder, director de inversiones de Ingreso Fijo Global de BlackRock, y Russ Brownback, administrador de cartera de Estrategias de Rentabilidad Absoluta que se centra en temas macro, debaten sobre cómo anticipan que el 2018 continuará siendo un año interesante para el cual es difícil encontrar una analogía perfecta, particularmente debido a que algunas tendencias seculares notables (como la disminución de la oferta de ingreso fijo) comienzan a revertirse. Se han arraigado muchos mitos del mercado en los últimos meses, particularmente en torno a la influencia que tendrá la reducción de la hoja de balance de la Reserva Federal norteamericana en la liquidez sistémica, por lo que tratan de disipar algunos de esos mitos aquí, con su visión de la realidad. Finalmente, Rieder y Brownback argumentan que el régimen económico/de mercado en el que nos encontramos debería generar un crecimiento sólido, una mayor inflación a partir de incrementos salariales y tasas modestamente más altas a partir de este momento, pero el carácter presupuestario del estímulo fiscal tiene un impacto en las tasas de una manera que coloca a este régimen en un riesgo a más largo plazo.

Hacia dónde nos dirigimos en el 2018; ¿Pueden ser útiles las analogías históricas?

En octubre del año pasado, nos preguntamos si los rendimientos del mercado en 2018 podrían parecerse a los observados en 2013, ya que en algunos aspectos el patrón de retorno observado en 2017 parecía cercano al de 2012. En enero, esta analogía parecía estar funcionando, pero esta simple comparación, por supuesto, ignora las inmensas diferencias fundamentales en los regímenes económicos y de inversión entre estos dos períodos. Como ejemplo, en 2013 la brecha del producto como porcentaje del PIB todavía residía en un territorio profundamente negativo, mientras que hoy se ha vuelto positivo, de acuerdo con los datos de Bloomberg a partir de enero del 2018. Además, la relación entre la política monetaria y la dinámica fiscal están actualmente invertidas, en relación a la situación del 2013. De hecho, a comienzos del 2013, la Reserva Federal siguió aplicando su política de tipos de interés cercanos a cero, mientras que hoy estamos en un ciclo de la política de aumentar las tasas, que debería continuar a lo largo de este año. Además, en 2013 el déficit presupuestario como porcentaje del PIB estaba disminuyendo rápidamente, pero hoy parece que va a aumentar, ya que gran parte del estímulo fiscal establecido en los recientes recortes de impuestos y el acuerdo presupuestario son efectivamente financiados por el déficit. Finalmente, el crecimiento mundial se está fortaleciendo hoy en día de la manera más robusta y sincronizada que se ha visto desde la crisis financiera mundial, mientras que en 2013 el crecimiento siguió siendo decepcionante, incluso si aumentaba el riesgo.

En general, la política monetaria, la política fiscal, la brecha de producción, la inversión de capital, las ganancias corporativas y la riqueza familiar están hoy en un lugar muy diferente del que estaban en 2013 (en general, mucho mejor), pero ¿habrán otros períodos que puedan servir como más análogos? El período de 1986 a 1987 podría ser uno: en ese entonces, como actualmente, existía un mercado alcista continuo, la economía experimentaba un viento de cola desregulatorio, un dólar estadounidense débil, un entorno de tasas de interés relativamente estable y un sólido crecimiento orgánico real que condujo a una brecha de producción que colapsaba. En medio de este momentum demostrable, la Ley de Reforma Tributaria de 1986 catalizó un poderoso rally incremental de riesgo durante la primera mitad de 1987, que finalmente dio paso a un intervalo de tasas notablemente más altas y una volatilidad histórica del mercado. Aun así, confiamos en que los mercados financieros más profundos y maduros de hoy pueden exhibir menos volatilidad de lo que se vio en 1987.

A medida que miramos hacia adelante en 2018, algunas de las tendencias estructurales a largo plazo, tanto en la economía como en los mercados que hemos discutido en los últimos años, parecen estar preparados para un movimiento cíclico contra-tendencia significativo. Eso no niega la validez de la tendencia secular en sí, pero de hecho sugiere que los inversionistas deben entender que las influencias a largo plazo, de vez en cuando, retrocederán y se reducirán, antes de restablecerse firmemente. Concretamente, hemos discutido durante mucho tiempo la tendencia demográfica del envejecimiento secular que existe en los Estados Unidos y en la mayoría de las demás economías de mercado desarrolladas. Esa tendencia implica niveles más o menos bajos de formación de hogares a medida que la población en edad de trabajar disminuye, se reduce el consumo y, a la larga, un crecimiento económico moderadamente más lento. Aun así, creemos que el 2018 puede ver una mejora en las formaciones hogareñas de EE. UU., ya que los Millennials, que por mucho tiempo han retrasado el proceso, finalmente parecen estar adoptándolo. De hecho, de acuerdo con los datos de la Oficina del Censo del cuarto trimestre de 2017, el último trimestre del año pasado registró un nivel notablemente más alto de formaciones domésticas, que los dos trimestres anteriores, alcanzando los 1,44 millones, y creemos que este impulso mejorado debiera continuar este año.

Otra tendencia de larga data que hemos discutido durante años es el menor nivel de ingreso fijo relativo a la demanda, particularmente después de contabilizar los programas de flexibilización cuantitativa del banco central (ver Figura 1). Tal como se muestra en el gráfico, en los principales mercados desarrollados, esta tendencia comenzará a revertirse en 2018, dado que se esperan mayores niveles de emisión y las compras del banco central comenzarán a disminuir. Esa dinámica, junto con las crecientes expectativas de inflación, ha sido en parte responsable de los recientes aumentos de las tasas y todavía puede continuar presionando para tasas algo más altas. Aun así, existen muchas ideas erróneas sobre cómo las economías y los mercados se comportarán conforme a la política monetaria en evolución, por lo que la siguiente sección busca aclarar la confusión.

Figura 1: La demanda de rendimiento probablemente superará la oferta, pero una mayor oferta se acerca

Chart: La demanda de rendimiento probablemente superará la oferta, pero una mayor oferta se acerca

Fuente: Morgan Stanley, datos a partir del 11 de diciembre de 2017
Este material representa una evaluación de la situación del mercado en un momento determinado y no pretende ser una predicción de eventos futuros o una garantía de resultados futuros.

Descargar ahora

Rick Rieder
Managing Director, Chief Investment Officer of Global Fixed Income
Rick is BlackRock's Chief Investment Officer of Global Fixed Income. He is a member of BlackRock's Fixed Income Executive Committee, a member of its Leadership ...