Por qué deberías considerar invertir en la industria manufacturera mexicana

ene 10, 2019
por BlackRock

Comentario por Axel Christensen, Director de Estrategia de Inversiones para América Latina.

Desde el siempre presente Volkswagen Beetle abriéndose camino a través de las calles de la Ciudad de México hasta los últimos modelos de BMW saliendo de la cadena de montaje, la industria automotriz ha sido durante mucho tiempo un elemento fundamental de la economía mexicana. En 2015, la industria automotriz mexicana constituyó el 18% del producto interno bruto (PIB) de fabricación del país y generó más de 52,000 millones de USD por año. 

Si bien la producción de vehículos continúa siendo una parte central del sector manufacturero de México, los bienes mexicanos están evolucionando en términos de sofisticación y alcance, lo que presenta una atractiva oportunidad para los inversionistas.

La manufactura se ha convertido en una actividad más amplia y México es líder en el desarrollo de productos sofisticados

“Ya no se trata solamente de autos,” dijo Axel Christensen, Director de Estrategia de Inversiones para América Latina de BlackRock, “la manufactura se ha convertido en una actividad más amplia y México es líder en el desarrollo de productos sofisticados.”

El país ha aprovechado sus capacidades para aplicarlas en sectores más avanzados, como el aeroespacial y el de la tecnología, lo que permitió crear ampliar oportunidades para los inversionistas que buscan diversificar su cartera ganando exposición a los mercados emergentes (ME).

El auge tecnológico y aeroespacial en México

A medida que crecía la demanda de productos tecnológicos de parte del mercado global, la producción de bienes tecnológicos mexicanos mantuvo el ritmo. La exportación mexicana de productos aeroespaciales, productos electrónicos y dispositivos médicos combinados se triplicó entre 2006 y 2013 hasta llegar a los 78,000 millones de USD. 

La inversión global en la industria aeroespacial, en particular, se disparó en los últimos años y las empresas emergentes de productos del sector aeroespacial recibieron más de 1,000 millones de USD solamente este año. México no es la excepción. Con exportaciones que promediaron un crecimiento anual del 15% durante la última década,  el sector aeroespacial se convirtió en un segmento significativo para el país, lo que lo posicionó como líder en la producción de piezas para la industria aeroespacial.

Pero más allá de la industria aeroespacial, el país también ha cambiado su enfoque poniéndolo en la tecnología avanzada, manifiesta Christensen. México es ahora el sexto mayor productor de tecnología a nivel mundial y el tercer mayor productor de computadoras. El país se ha convertido en un líder global en la industria de dispositivos médicos, lo que lo colocó en el quinto puesto entre los mayores exportadores mundiales, y en el mayor proveedor de EE.UU. Las computadoras también han visto un auge de la producción y ahora constituyen el 5,6% de las exportaciones anuales totales del país. 

Oportunidades en la tecnología mexicana

La rápida expansión del sector tecnológico en México presenta una oportunidad para los inversionistas. A nivel global, el sector tecnológico de los ME tuvo un crecimiento extraordinario del 4% al 28% del índice MSCI EM Index durante los últimos 20 años. Además, las valuaciones de los instrumentos de renta variable del sector tecnológico en comparación con los mercados desarrollados se encuentran entre las más bajas observadas durante los últimos diez años, lo que hace de este un momento para considerar invertir en el sector tecnológico de los ME. 

Para Christensen, la profundidad y la fuerza de la producción tecnológica mexicana en particular, con su mayor enfoque en una amplia variedad de productos sofisticados, presentan una valiosa oportunidad para la inversión extranjera en las actividades de mayor valor agregado que son fundamentales para el crecimiento financiero de la segunda mayor economía de América Latina. “Si hacemos una comparación con el resto de la región, México realmente se destaca,” dijo Christensen.

El futuro del comercio

El futuro del comercio en virtud del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es una prioridad para los inversionistas más informados. Sin embargo, Christensen indica que el acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá podría darle un impulso a la industria manufacturera mexicana en un entorno comercial cada vez más incierto. 

“Esta es ciertamente una ventaja para México,” manifestó Christensen. “El hecho de que ahora haya un camino mucho más seguro en términos de cómo se verá el comercio entre los tres países en el futuro es definitivamente una ventaja en el entorno global actual.”

Un horizonte positivo

A pesar de las corrientes geopolíticas que recorren la nación y otros cambios; como la profundidad, la fortaleza y la mayor complexidad del sector manufacturero de México; el país está preparado para mayores inversiones.

“Existen buenos motivos para ser optimistas en relación con la historia secular de México y pensar que el país podría ocupar un puesto de liderazgo en América Latina,” dijo Christensen. “Esto podría presentar desafíos, pero tiene un gran potencial y eso es lo más atractivo.”

La industria manufacturera en México; con su historial de fortaleza, diversidad y enfoque en la tecnología de avanzada; presenta una oportunidad para aquellos que desean añadir fondos de ME a su cartera. Los inversionistas que busquen capitalizar potencialmente el crecimiento de los ME pueden ganar exposición a la industria manufacturera en México mediante el universo de productos de inversión que ofrece BlackRock.