COMENTARIO SEMANAL GLOBAL

10 años después de la crisis financiera global

sep 17, 2018

Puntos clave

  • Vemos como improbable una repetición de la crisis financiera global, aunque nuevos riesgos y algunos antiguos merecen la atención de los inversionistas.
  • La perspectiva de charlas comerciales recientes entre China y EE.UU. redujo el nerviosismo en los mercados. El banco central de Turquía elevó los tipos, desatando un repunte en la lira.
  • Los datos del Purchasing Managers’ Index (PMI) europeo de esta semana están en el centro de atención a medida que los mercados buscan signos de estabilización en la economía de la región.

La economía global parece estar en marcha a lo largo de 10 años luego del colapso de Lehman Brothers, un momento decisivo en la crisis financiera global (global financial crisis, GFC). ¿Estamos mejor preparados para una crisis en la actualidad? Consideramos que las probabilidades de que se repita una crisis similar son bajas, ya que muchos problemas expuestos en aquel entonces ya han sido abordados. Aun así creemos que nuevos riesgos y algunos antiguos merecen la atención de los inversionistas.

Deuda estadounidense y apalancamiento broker-dealer, 2007 y 2018

Ilustramos la dinámica al mostrar el apalancamiento en distintas partes de la economía de EE.UU. en el cuadro anterior. Los niveles de deuda en los sectores doméstico y financiero han caído respecto de los picos previos a la crisis. Recordamos que el apalancamiento elevado en dichos sectores fue el centro de la crisis global. Sin embargo, han surgido nuevos riesgos. La deuda soberana está en aumento. La deuda del gobierno ha dado un salto a cerca del 94 % del PIB de EE.UU. desde el 52 % en 2007 y seguirá subiendo. El aumento del apalancamiento soberano y corporativo no financiero es un fenómeno global. Los niveles de deuda corporativos no financieros han superado los niveles previos a la crisis luego de un periodo de caída. Además, los balances del sector financiero menor han reducido la liquidez en los mercados de crédito. El resquicio de esperanza: Los tipos de interés más bajos hacen que el costo de amortizar esta deuda sea mucho menor que hace una década, y los vencimientos se han extendido, lo cual brinda resiliencia ante los tipos en aumento. 

Actuar con cautela

Hemos recorrido un largo camino desde 2008. Los bancos tienen amortiguadores de liquidez más grandes, están mejor capitalizados y bajo un mayor escrutinio de supervisión, aunque los bancos europeos han logrado un progreso menor que sus pares de EE.UU. El sistema financiero global en general se encuentra sobre un cimiento más firme gracias a la regulación posterior a la crisis que ha reforzado la habilidad de las instituciones financieras para absorber los impactos. La falta de extremos en los mercados, como valoraciones muy altas y primas de riesgo muy bajas, es aún más alentadora. No vemos una aglomeración excesiva de inversionistas en activos de riesgo. La última crisis financiera amplificó una aversión a la toma de riesgos, lo cual dio como resultado ahorros preventivos más altos.

¿Las salvedades de este panorama más esperanzador? Las autoridades de la Reserva Federal y la Unión Europea (UE) ahora enfrentan límites legales en su habilidad de rescate de bancos en problemas. La política monetaria tiene menos lugar para maniobrar con los tipos de interés globales que aún se encuentran en niveles históricamente bajos y algunos de los principales bancos centrales aún deben comenzar a dar fin a sus programas de compra de activos posteriores a la crisis. Las cargas de la deuda soberana se han dilatado, restringiendo el alcance para el estímulo fiscal. Jamás ha habido una concentración tan grande de activos en los bancos más grandes y aquellos con operaciones transfronterizas no serían más fáciles de resolver en un escenario catastrofista. Las cámaras de compensación de contrapartes centrales han ayudado a impulsar la transparencia en las operaciones con derivados, cuya falta fue culpada como desencadenante de la última crisis. Sin embargo, aún no se ha puesto a prueba su habilidad de soportar una crisis. La liquidez de mercado reducida crea el riesgo de efectos secundarios si los inversionistas se ven forzados a vender más partes líquidas de sus carteras. La elevada deuda del sector corporativo y los préstamos confusos en China son fuentes potenciales de vulnerabilidad financiera. Además, los esfuerzos globales concertados para contener la última crisis pueden ser más difíciles de concretar para la próxima en medio de una ola global de opinión populista y nacionalista.

En resumidas cuentas: Las vulnerabilidades que plagaron el sistema financiero global hace una década se han reducido, pero no han desaparecido. Junto con la incertidumbre macroeconómica en aumento, creemos que esto garantiza un mayor enfoque en la resiliencia de las carteras. Aun así, en general conservamos una preferencia a favor del riesgo y creemos que los inversionistas están siendo compensados por el riesgo de renta variable que asumen en el entorno actual de crecimiento estable y fuertes ganancias corporativas.

Paragraph-3,Paragraph-4,Paragraph-5,Paragraph-6
Paragraph-2

Fecha:Evento
18 al 20 de septiembre Cumbre Intercoreana
19 de septiembre Cuenta actual de EE.UU.; concluye la reunión de políticas monetarias del Banco de Japón
21 de septiembre Índice resumido de fabricación Purchasing Managers’ Index (PMI) de Nikkei de Japón, índice de precios al consumidor (IPC); PMI compuesto para la eurozona, Alemania y EE.UU.

Es probable que los mercados se enfoquen en los datos del PMI europeo, en busca de señales de una estabilización en la actividad económica luego de una marcada desaceleración en la primera mitad del año. El indicador BlackRock Growth GPS apunta a un ajuste más bajo del espacio para las expectativas de consenso en el crecimiento del PIB de la eurozona a 12 meses. Esto contrasta con EE.UU., donde nuestro GPS apunta a un potencial para revisiones ascendentes en las estimaciones del crecimiento. Una reunión informal entre los líderes de la Unión Europea y la Primer Ministro del Reino Unido, Theresa May podría ofrecer indicios sobre el progreso hacia una negociación del Brexit.

  • Los instrumentos de renta variable globales ascendieron luego de que China y EE.UU. estuvieran preparados para reanudar las charlas comerciales. Los precios de referencia del petróleo crudo Brent alcanzaron el precio más alto a fines de mayo luego de una caída más extensa que la esperada en los inventarios de crudo de EE.UU. y más reducciones de oferta de Irán y Venezuela. Las acciones italianas subieron a medida que se redujeron los temores de enfrentamientos con la UE sobre su propuesta presupuestaria.
  • El banco central de Turquía elevó los tipos de interés más de lo esperado, lo cual impulsó un marcado repunte en la lira turca. Rusia subió los tipos de manera inesperada. El Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra mantuvieron la política sin modificaciones tal como se esperaba.
  • Los datos de actividades de agosto en China, incluido un fuerte crecimiento de las ventas minoristas, indicaron resiliencia en la economía. Las ventas minoristas de EE.UU. aumentaron modestamente en agosto. Los precios de consumo aumentaron más de lo esperado, pero se espera que la inflación se mantenga firme y allane el camino para que la Reserva Federal suba los tipos más adelante este mes.

Instantánea global

Desempeño semanal y de 12 meses de activos seleccionados

 

Instrumentos de renta variableSemanaDurante el año hasta la fecha12 mesesRend. de Dividendos
Acciones estadounidenses de alta capitalización 1.2% 8.7% 16.4% 1.9%
Acciones estadounidenses de baja capitalización 0.5% 13.1% 22.4% 1.2%
Mercados del mundo no estadounidenses 1.4% -5.0% 0.1% 3.3%
Mercados desarrollados no estadounidenses 1.8% -3.4% 1.7% 3.4%
Japón 1.9% -2.6% 7.1% 2.3%
Mercados emergentes 0.6% -9.5% -4.3% 2.9%
Asia excluido Japón 0.8% -7.3% -1.0% 2.7%
BonosSemanaYTD12 mesesRendimiento
Títulos del Tesoro de EE. UU. -0.2% -1.5% -2.0% 3.0%
TIPS estadounidenses -0.3% -0.7% -0.2% 3.1%
Grado de inversión de EE. UU. 0.1% -2.4% -1.1% 4.1%
High Yield EE. UU. 0.5% 2.3% 3.3% 6.2%
Bonos municipales estadounidenses -0.2% -0.2% 0.0% 2.8%
Mercados desarrollados no estadounidenses 0.1% -2.3% -1.8% 1.0%
Bonos en USD del mercado emergente 0.6% -4.2% -3.5% 6.6%
Materias primasSemanaYTD12 mesesNivel
Petróleo crudo Brent 1.6% 16.8% 40.8% $78.09
Oro -0.2% -8.3% -10.1% $1,195
Cobre 0.7% -17.6% -8.1% $5,973
MonedasSemanaYTD12 mesesNivel
Euro/USD 0.6% -3.2% -2.5% 1.16
USD/Yen 1.0% -0.6% 1.7% 112.06
Libra/USD 1.1% -3.3% -2.5% 1.31

Fuente: Bloomberg. A partir del 14 de septiembre de 2018.
Notas: Datos semanales hasta el jueves. El rendimiento de la renta variable es el índice de rendimiento total ($) de MSCI para la región correspondiente. Las relaciones precio/ganancias (P/E) se basan en previsiones de avance de 12 meses. El rendimiento de los bonos es el rendimiento del índice. Los rendimientos de los bonos individuales de cada país reflejan los rendimientos basados de los bonos de referencia a 10 años. El Tesoro de EE.UU. está representado por el Bloomberg Barclays US. Treasury Index; Bunds alemanes por el Bloomberg Barclays Global Treasury Alemania, Reino Unido Gilt por Bloomberg Barclays UK GILT All Maturities y Japan JGP por el Bloomberg Barclays Global Aggregate Corporate; Índice Global de Alto Rendimiento por el índice Bloomberg Barclays Global High Yield Corporate; Bonos de mercados emergentes por el índice JP Morgan EMBI Global Diversified. Los precios del petróleo crudo Brent están en dólares estadounidenses por barril, los precios del oro en dólares estadounidenses por euro, USD/JPY por yenes por dólar estadounidense y libras/dólares estadounidenses por dólar estadounidense por libra. La rentabilidad del índice se presenta solo con fines ilustrativos. No es posible invertir directamente en un índice. Las rentabilidades históricas no son indicadoras fiables de resultados futuros.

Vistas de clase de activos

Vistas desde una perspectiva del dólar de EE. UU. en un horizonte de tres meses

 

Clases de activos Perspectiva Comentarios
Renta variable EE. UU. icon-up El momentum incomparable en las ganancias, los recortes fiscales corporativos y el estímulo fiscal respaldan nuestra visión positiva. Nos gusta el momentum. Preferimos la calidad al valor en medio de un crecimiento global estable, pero la incertidumbre alrededor de la perspectiva está en crecimiento. Los sectores financiero y tecnológico son nuestros sectores favorecidos.
Europa icon-down El crecimiento relativamente discreto de las ganancias, el momentum económico débil y los riesgos políticos acentuados son desafíos. Un mercado dominado por los sectores de valores también hace que la región sea más atractiva en ausencia de una reactivación del crecimiento.
Japón La orientación del valor del mercado es un desafío sin un claro catalizador de crecimiento. La apreciación del yen constituye otro riesgo. Los aspectos positivos incluyen comportamiento corporativo más favorable a los accionistas, sólidas ganancias de empresas y respaldo de la compra de acciones por parte del Banco de Japón.
ME icon-up Las valuaciones atractivas, conjuntamente con un trasfondo de reformas económicas, la expansión por encima de la tendencia en el mundo desarrollado y un sólido crecimiento de las ganancias sustentan la preferencia por las acciones de los ME. Sin embargo, la selectividad es clave en medio de los conflictos comerciales en aumento y un sólido dólar estadounidense. Vemos las mejores oportunidades en los ME de Asia gracias a las bases fuertes.
Asia excluido Japón icon-up El trasfondo económico es alentador, con resiliencia a corto plazo en China y sólidas ganancias corporativas. Nos agradan determinados mercados del sudeste asiático, pero reconocemos que una desaceleración china peor de la esperada o interrupciones en el comercio global supondrían riesgos para toda la región.
Renta
fija
Bonos gubernamentales de EE.UU. icon-down Observamos que los tipos aumentan moderadamente en medio de la expansión económica y la normalización de la Reserva Federal. Los vencimientos más largos son vulnerables a la pronunciación de la curva de rendimiento, pero deberían ofrecer un contrapeso para las carteras en medio de cualquier temor al crecimiento. Favorecemos una deuda de menor duración y sujeta a la inflación como colchón frente a la inflación y los tipos en aumento. Preferimos las hipotecas a 15 años por sobre sus contrapartes a 30 años y frente a los bonos corporativos a corto plazo.
Bonos municipales de EE.UU. La sólida demanda del inversor minorista y la oferta discreta son favorecedoras, pero los tipos en aumento podrían pesar sobre el desempeño absoluto. Preferimos una postura de duración neutra y una preferencia por la alta calidad en el corto plazo. Favorecemos un enfoque equilibrado entre bonos a corto y a largo plazo, cuya prioridad sean los vencimientos a dos años y a 20 años.
Crédito de EE. UU. El crecimiento sostenido apoya el crédito, pero las altas valoraciones limitan el alza. Favorecemos el crédito de grado de inversión (GI) como contrapeso al riesgo de renta variable. La deuda floating rate (tipo de interés variable) de mayor calidad y los vencimientos más cortos parecen estar bien posicionados según el aumento de los tipos de interés.
Bonos soberanos europeos icon-down La política negativa del BCE en materia de tipos de interés ha hecho que los rendimientos sean poco atractivos y vulnerables a la mejora de las perspectivas de crecimiento. Esperamos un incremento de los rendimientos centrales de la eurozona. Las valoraciones en las áreas periféricas parecen ajustadas. La excepción es Italia, donde los diferenciales de compra-venta reflejan los riesgos políticos latentes. La próxima finalización de las compras de activos netos por parte del Banco Central Europeo (BCE) podría reducir el apetito por las clases de activos.
Crédito europeo icon-down El aumento de la emisión y los riesgos políticos ha ampliado los diferenciales de compra-venta y ha creado algo de valor. Los tipos de interés negativos han redoblado los rendimientos, pero los diferenciales de tipos hacen que las posiciones con cobertura de divisas sean atractivas para los inversionistas en dólares estadounidenses. Somos cautelosos con la deuda financiera subordinada a pesar de las valoraciones más baratas.
Deuda de ME Preferimos las divisas fuertes por sobre la deuda de divisas locales y los bonos corporativos de los mercados desarrollados. Los fundamentos económicos de ME sólidos en general y de oferta lenta contribuyen al atractivo relativo de la deuda de ME en divisas fuertes. Los conflictos comerciales y una restricción de las condiciones financieras globales llaman a un enfoque selectivo.
Renta fija asiática Los fundamentos económicos estables, el abaratamiento de las valoraciones y la desaceleración de la emisión son favorecedores. La representación de China en el universo de bonos de la región está aumentando. El crecimiento de mayor calidad y el enfoque en la reforma del sector financiero son aspectos positivos a largo plazo, pero una marcada desaceleración en el crecimiento de China supondría un desafío.
Otros Materias primas y divisas * Un próspero balance de inventario respalda los precios del petróleo. Las tensiones comerciales añaden un riesgo de baja para los precios de los metales industriales. Permanecemos neutrales en relación con el dólar estadounidense. Una mayor incertidumbre global y un aumento en el diferencial de rendimiento de EE.UU. con otras economías brinda respaldo, pero una valoración elevada puede limitar las ganancias adicionales.

icon-up Sobreponderación Neutralidad icon-down Infraponderación

* Dada la amplitud de esta categoría, no ofrecemos una visión consolidada.

Descargar ahora

Richard Turnill
Global Chief Investment Strategist
Richard Turnill, Managing Director, is Global Chief Investment Strategist for BlackRock, leading the Investment Strategy Function within the BlackRock ...
Isabelle Mateos y Lago
Global Macro Strategist, BlackRock Investment Institute
Isabelle Mateos y Lago, Managing Director, is a global macro investment strategist in the Investment Strategy team of the BlackRock Investment Institute. The ...
Kate Moore
Chief Equity Strategist, Americas
Kate Moore, Managing Director, is Chief Equity Strategist – Americas for BlackRock and is a member of the BlackRock Investment Institute. She is responsible for ...
Jeffrey Rosenberg
Chief Fixed Income Strategist
Jeffrey Rosenberg, Managing Director, is BlackRock's Chief Investment Strategist for Fixed Income. His responsibilities include working closely with the Chief ...