Skip to content
PERSPECTIVAS GLOBALES

¿Qué significan los riesgos climáticos para tus portafolios?

may 7, 2019
por BlackRock Investment Institute

Richard explica nuestras nuevas herramientas para evaluar los riesgos climáticos hacia los portafolios de inversión.
Huracanes. Inundaciones. Incendios. Olas de calor. Fenómenos meteorológicos extremos, y riesgos relacionados al clima, son cada vez más comunes. Hasta hace poco, era difícil definir cuál era el impacto de tales riesgos sobre los portafolios de inversión. Buenas noticias: con la ayuda de avances en información y ciencias climáticas, podemos evaluar puntualmente los riesgos financieros influidos por el clima.

Cuadro de la semana
Cálculo de impactos en el PIB de EE.UU. en escenarios “sin intervención del clima”, 2060-2080

Cálculo de impactos en el PIB de EE.UU. en escenarios “sin intervención del clima”, 2060-2080: impacto económico, pérdida neta y ganancia neta.

No existe ninguna garantía de que las proyecciones expresadas se cumplan.
Fuentes: BlackRock Investment Institute, con datos de Rhodium Group, marzo de 2019.
Notas: El mapa muestra la proyección del impacto en el PIB durante el período 2060-2080 en áreas metropolitanas de EE.UU. en escenarios “sin intervención del clima”. Los cambios climáticos se miden según un punto de referencia de 1980. El análisis incluye el efecto de cambios en las tasas de delincuencia y mortalidad, producción laboral, demanda de calefacción y refrigeración, productividad agrícola para cosechas de commodities a granel y pérdidas anuales esperadas a causa de tormentas costeras. Se tienen en cuenta las correlaciones entre estas variables y a través del tiempo y se excluye una serie de variables difíciles de medir, como la migración y las inundaciones en el interior del territorio. Consulta el informe de marzo de 2019 de Rhodium Group Clear, Present and Underpriced: The Physical Risks of Climate Change (Claros, presentes y subvalorados: los riesgos físicos del cambio climático) para obtener más información sobre la metodología que aplican. Es posible que los cálculos a futuro no se cumplan.

Ahora podemos analizar los riesgos físicos directos como las probabilidades de inundaciones y vientos huracanados de manera detallada en EE.UU. Los investigadores de BlackRock utilizaron datos de Rhodium Group para calcular los posibles daños financieros directos, así como también los efectos indirectos, tales como el impacto del aumento de las temperaturas promedio en los rendimientos de las cosechas o la productividad laboral. El mapa de calor muestra los cambios proyectados en la actividad económica regional en un escenario “sin intervención del clima” suponiendo un uso continuado de combustibles fósiles. Los riesgos son asimétricos: aproximadamente, el 58% de las áreas metropolitanas de EE.UU. tendría probables pérdidas del 1% o más en el producto ingreso bruto (PIB) antes de 2080 y menos del 1% disfrutará ganancias de escala similar, según nuestros cálculos. Los mayores perdedores posibles: Arizona, la región de la costa del Golfo y la zona costera de Florida.

Implicaciones para las inversiones

Las posibles pérdidas a causa de los cambios climáticos no están incluidas, según sugiere nuestra reciente publicación Getting physical (Materialización). Las medidas contundentes para reducir las emisiones de carbono podrían mitigar el daño. Sin embargo, las vulnerabilidades reveladas en nuestro análisis en evolución liderado por los equipos de Inversión Sostenible y Renta Fija Global de BlackRock pueden ayudar a los inversionistas a obtener una mejor comprensión de los riesgos climáticos materiales. Los riesgos son especialmente relevantes para los activos físicos de vida útil prolongada. Es por esto que el análisis de BlackRock se enfocó primero en tres sectores de activos de larga duración que pueden localizarse con precisión: bonos municipales de EE.UU. valores comerciales respaldados por hipotecas (CMBS) y compañías eléctricas.

Nuestros primeros hallazgos sugieren que los inversionistas deben repensar la evaluación que realizan de las vulnerabilidades. Los riesgos climáticos ya están amenazando los portafolios hoy y van a crecer, según encontramos. Por ejemplo, si tomamos en cuenta el posible impacto de la capacidad crediticia de los emisores de bonos municipales de EE.UU., vemos que una creciente parte de la emisión en el mercado de 3800 billones de USD provendrá de regiones que enfrentan pérdidas económicas relacionadas con el clima, según muestra la investigación de BlackRock. En una década, más del 15% del actual National Municipal Bond Index de S&P por valor de mercado provendría de regiones de EE.UU. que sufren posibles pérdidas anualizadas a causa del cambio climático de hasta 0,5% a 1% del PIB, según nuestros cálculos. El riesgo climático es también una creciente preocupación para los propietarios de CMBS. Para ilustrar esto, superpusimos la creación de modelos de huracanes de Rhodium a las cerca de 60 000 propiedades comerciales que figuran en la base de datos de CBMS de BlackRock. Encontramos que el riesgo promedio de que una de estas propiedades sea azotada por un huracán de categoría 4 o 5 aumentó un 137% desde 1980. Por último, evaluamos la exposición a los riesgos climáticos de 269 compañías de EE.UU. cotizadas en bolsa según la ubicación de sus plantas, propiedades y equipos. Una conclusión clave: la vulnerabilidad ante los fenómenos meteorológicos está subvalorada en los instrumentos de renta variable de las compañías de EE.UU. Esto deja a los propietarios de estos valores expuestos a impactos temporales de precio y volatilidad.

A partir de nuestro enfoque primario en activos de EE.UU., planeamos extender nuestro análisis a todos los mercados globales, clases de activos y sectores a medida que mejore la disponibilidad de datos. El aporte clave: el cambio climático es cada vez más un riesgo que los inversionistas no pueden ignorar. La integración del conocimiento de los riesgos climáticos es importante para los inversionistas en todas las clases de activos y regiones, y puede ayudar a mejorar la resiliencia del portafolio, creemos.

En resumen

El cambio climático es cada vez un mayor riesgo que los inversionistas no deben ignorar. Integrar estas perspectivas sobre riesgos climáticos es importante para los inversionistas en todas las regiones y clases de activos, y creemos que puede ayudar a mejorar la resiliencia de los portafolios de inversión. Tenemos planeado extender nuestro análisis hacia los mercados globales, y más clases de activos y sectores conforme vaya aumentando la disponibilidad de información, a partir del análisis de los activos de EE.UU.