Skip to content

Tres razones por las que la diversificación es importante

BlackRock |ene 24, 2019

Una de las reglas fundamentales de la gestión de portafolios es la diversificación; es decir, asignar inversiones a diferentes clases de activos para ayudar a minimizar el riesgo. Puede ser tentador invertir únicamente en un sólo activo por conveniencia, como los bonos de gobierno, o quedarse con lo que es familiar, como invertir únicamente en activos locales, pero hacerlo puede generar una vulnerabilidad innecesaria al portafolio si ese mercado en particular experimenta algún tipo de volatilidad. Los asesores pueden ayudar a sus clientes a mantener encaminados sus objetivos financieros al expandir sus horizontes de inversión y construir portafolios diversificados.

Estos son tres motivos por los que es fundamental mantener un portafolio diversificado.

1. Potencial de mitigar el riesgo

La razón principal por la que diversificar un portafolio es reducir el riesgo. Ningún asesor puede predecir con exactitud qué activos brindarán los mejores rendimientos en un año determinado. Las clases de activos con mejor rendimiento durante un año no siempre tendrán un buen desempeño durante los años subsiguientes. Al asignar inversiones a diferentes clases de activos, los asesores pueden ayudar a reducir la volatilidad de los rendimientos a largo plazo. Invertir en diferentes áreas geográficas puede también ayudar a diversificar el portafolio de un cliente, ya que los diferentes mercados globales no se encuentran generalmente correlacionados. La inversión internacional puede ayudar a proteger a los inversionistas contra las caídas del mercado que podrían afectar a un país. Si los activos en el portafolio del mercado local no tienen una correlación positiva con otros mercados y divisas, el efecto de diversificación podría ayudar a compensar cualquier debilidad local. Por ejemplo, si el mercado mexicano está experimentando una caída, pero el inversionista posee activos en productos globales, los activos internacionales tendrán probabilidades de mitigar la volatilidad en las inversiones locales.

2. Puede ayudar a mejorar los rendimientos

Aumentar las oportunidades de obtener rendimientos es otro motivo por el que los inversionistas deberían diversificar sus portafolios. Por ejemplo, mientras que invertir únicamente en dinero en efectivo o bonos de gobierno puede presentar el mínimo nivel de riesgo, las tasas de interés prevalecientes limitarán las ganancias. Por otra parte, un portafolio de inversión que invierta únicamente en instrumentos de renta variable tiene el potencial de proporcionar mayores rendimientos en el largo plazo, pero los instrumentos de renta variable son también una clase de activo más riesgosa, por lo que invertir únicamente en instrumentos de renta variable podría causar también que el inversionista pierda una gran parte de su inversión. Invertir únicamente en acciones, por ejemplo, podría pagar un alto rendimiento si a las compañías les va bien, pero también podría exponer a los inversionistas a pérdidas severas en caso de caídas del mercado. Por lo tanto, al balancear el portafolio para incluir una combinación saludable de bonos, instrumentos de renta variable y dinero en efectivo, los asesores pueden ayudar a mejorar el potencial de rendimiento para los clientes a la vez que gestionan el riesgo de la inversión.

3. Potencial para ayudar a alcanzar las metas de inversión

Al otorgarles mayor control sobre la gestión de la liquidez y los ingresos, la diversificación también puede permitir a los asesores ayudar a sus clientes a alcanzar sus objetivos de inversión tanto a corto como a largo plazo. Si los objetivos de un inversionista son obtener mayores rendimientos y si el inversionista está dispuesto a arriesgarse más sin tener necesidades de dinero en efectivo en el corto plazo, entonces un portafolio bien diversificado puede combinar activos de menor liquidez pero de mayor rendimiento, tales como bienes inmobiliarios o private equity, con activos de mayor liquidez que generan más ingresos, tales como dinero en efectivo o bonos, lo que ayuda a proporcionar ingresos en el corto plazo mientras posiblemente genera la apreciación del capital a largo plazo. Algunos activos tienen mayores probabilidades de generar rendimientos a corto plazo mientras que otros acumulan rendimientos durante varias décadas, pero al realizar una diversificación adecuada, los asesores pueden crear una estrategia más flexible que posea mayores posibilidades de alcanzar las metas de inversión de un cliente.

Pensar de manera diferente

Elegir el equilibrio adecuado de activos depende de una variedad de factores, tales como el apetito por el riesgo que tenga un cliente o el horizonte de tiempo durante el que busca invertir. Independientemente de los objetivos de los inversionistas, es fundamental que los asesores primero comprendan totalmente las necesidades financieras de sus clientes. Respetando estos principios fundamentales de la diversificación, los asesores pueden ayudar a sus clientes a invertir y lograr un mayor bienestar mediante el incremento de su patrimonio.