Skip to content

El riesgo de una inflación demasiado baja

Russ Koesterich |jul 5, 2019

La inflación baja puede parecer atractiva, pero como lo explica Russ, también presenta desventajas para los inversionistas.

No cabe duda que el mercado de valores de EE. UU. ha tenido un año espectacular. Las acciones se han beneficiado de condiciones financieras más favorables, y esto a su vez ha impulsado los múltiplos de mercado. Además, las ganancias de los múltiplos de mercado han coincidido perfectamente con el aumento de 15 % del índice S&P 500.

Aunque las acciones se han beneficiado del dinero barato y los múltiplos más elevados, recientemente también se han visto limitadas por preocupaciones sobre el crecimiento. El problema es que la misma desaceleración que obligó a la Reserva Federal a cambiar de posición y dejar de aumentar los tipos de interés también representa un peligro para los ingresos. Los acontecimientos recientes en el mercado de bonos vinculados a la inflación (p. ej.: los valores del Tesoro protegidos contra la inflación o TIPS, por sus siglas en inglés) indican que la prudencia de los inversionistas está justificada. 

Las expectativas de inflación integradas en el mercado de los TIPS indican que la inflación que de por sí ya está baja, va a disminuir aún más. A finales de abril, el umbral de rentabilidad (Breakeven, BE) de los TIPS a diez años, es decir, el nivel de inflación que los inversionistas en TIPS esperan durante la década siguiente, era de 1.95 %. Actualmente se encuentra por debajo de 1.70 %. La perspectiva para los próximos cinco años es aún más baja, de aproximadamente 1.50 %. Y por más que las expectativas de inflación sean más elevadas en función de los distintos medidores de mercado que se utilicen, tales como los intercambios de inflación, la tendencia está a la baja (consulte el Gráfico 1).

Expectativas de inflación a plazo medio de EE.UU. y la eurozona

Expectativas de inflación a plazo medio de EE. UU. y la eurozona

 

Fuente: Thomson Reuters Datastream, ICAP y BlackRock Investment Institute. 14 de junio de 2019. Nota: Las expectativas de inflación a medio plazo basadas en el mercado se basan en intercambios de inflación de 5 años.

Tal y como lo señalé en marzo, en el entorno posterior a la crisis las tasas de BE a largo plazo y los valores de EE. UU han estado estrechamente relacionados. Esto es debido a que las expectativas de inflación son una indicación aproximada del poder de fijación de precios de las empresas y, por ende, de los márgenes. En los últimos 20 años, los márgenes de beneficios han registrado un promedio de 6.5 % en periodos de expectativas de inflación por debajo de la media, definida como estando por debajo de 2 %. En cambio, en periodos de inflación por encima de la media, los márgenes de beneficios de expectativas de inversión han registrado un promedio de 8 %. 

La zona de habitabilidad

Las acciones se han recuperado este año ya que los inversionistas han retornado a un tema posterior a la crisis: la zona de habitabilidad. Esto significa un crecimiento suficientemente lento para que la Reserva Federal proporcione dinero barato, pero no tan lento como para que los ingresos disminuyan o la economía entre en recesión. Este ha sido el caso en la mayor parte de los últimos diez años. Aunque el crecimiento haya disminuido en varias ocasiones, nunca hemos estado en peligro de recesión, y las ganancias corporativas se han mantenido extraordinariamente bien.

En la actualidad, aunque haya pocos indicios de recesión inminente, la desaceleración del crecimiento más pronunciada de lo que se esperaba representa un peligro para los ingresos. Los inversionistas no deben ignorar las señales del mercado de bonos o, más concretamente, el mercado de bonos vinculados a la inflación. La baja rápida de las expectativas de inflación es uno de los síntomas de una serie de problemas más grandes: la desinflación continua a largo plazo (que es algo positivo) combinada con una ralentización cíclica (que no es tan buena).

Lo que está claro es que mientras el crecimiento estabilice el optimismo que impulsan las acciones, estas permanecerán donde están. Sin embargo, si las expectativas de inflación siguen cayendo, las empresas tendrán que enfrentar mayores dificultades que lo que sugieren las estimaciones de ganancias. En esa situación, la baja de la inflación puede dejar de ser un impulso y convertirse en un factor adverso.

Russ Koesterich
Portfolio Manager, Global Allocation
Russ Koesterich, CFA, JD, Managing Director and portfolio manager, is a member of the Global Allocation team within BlackRock's Multi-Asset Strategies Group.   Mr. ...