¿Qué hago con mi portafolio ahora? Tres cosas que debemos tener en cuenta

BlackRock |mar 26, 2020

Las correcciones son normales, pero eso no quiere decir que nos hacen sentir bien.

Lo entendemos. Esto es incómodo. Los giros de los mercados en las últimas semanas nos recuerdan la gran crisis financiera de 2008. Hace tres meses, la mayoría no sabía qué era el coronavirus. Pero ahora tiene un impacto en nuestra vida diaria.

ASÍ se siente el riesgo.

A menudo suceden cosas inesperadas y por eso es muy importante estar preparado. Es por ello que enfatizamos la diversificación y sugerimos armar portafolios que incluyan inversiones aparentemente aburridas que no van a ninguna parte, tanto que a veces no entendemos por qué las compramos. Pero ahora lo entendemos.

La perspectiva también es crucial en momentos como este. La historia no solo nos recuerda las inevitables subidas y bajadas del mercado; también nos enseña qué hacer (y qué no hacer) cuando vuelve a suceder lo inevitable. Presentamos tres lecciones en las que vale la pena reflexionar en estos momentos.

Lección n.º 1: Mantén la calma

Es importante poner a los mercados actuales en contexto. El índice S&P 500 cerró el 2019 con un aumento del 451% respecto de su mínimo en marzo de 2009. Eso representa un rendimiento anual promedio del 17,1% durante la década. El S&P 500 ahora está devolviendo parte de esa ganancia. Quizás nos dé miedo, pero no se ha llevado la mayor parte de las ganancias que disfrutamos durante los últimos once años. Dicho esto, no seas autocomplaciente. Las cosas pueden empeorar antes de que mejoren.

Lección n.º 2: Mantén tus inversiones

Los espectaculares rendimientos de los últimos once años también tuvieron muy poca volatilidad. La corrección (un 10% abajo de su máximo) que alcanzamos oficialmente hace dos semanas fue solo el sexto de esos episodios durante los últimos once años. Antes de la caída actual, la peor de todas (un descenso del 20%) ocurrió a fines de 2018. La segunda peor (un descenso del 19%) ocurrió en 2011. En ambos casos, el mercado se recuperó y alcanzó nuevos máximos en cinco meses. Las otras tres correcciones apenas llegaron a ser caídas del 10% y se recuperaron mucho más rápido. Las correcciones normalmente suceden con mayor frecuencia que lo ocurrido en la última década. Cuando uno se acostumbra a ver cómo sus inversiones aumentan en forma constante, verlas caerse súbitamente puede ser bastante estremecedor. Pero eso no debería ahuyentarte del mercado bursátil, especialmente si tienes un horizonte de largo plazo.

Fechas de las mayores caídas del S&P Lunes negro
25/8/87 a 4/12/87
Guerra del Golfo
16/7/90 a 11/10/90
Crisis monetaria de Asia
17/7/98 a 31/8/98
Burbuja tecnológica
27/3/00 a 9/10/02
Crisis financiera
9/10/07 a 9/3/09
Baja en calificación crediticia de EE.UU.
10/3/11 a 3/10/11
Guerra comercial
3/10/18 a 24/12/18
Acciones de EE.UU. -33,5% -19,9% -19,3% 49,0% -56,8% -19,0% -19,6%
12 meses después +21,4% +29,1% +37,9% +33,7% +68,6% +32,0% +37,1%

Fonte: Morningstar al 28/2/20. Los rendimientos no incluyen dividendos, solo capital. Las acciones de EE.UU. se representan por el índice S&P 500. El rendimiento pasado no garantiza ni indica resultados futuros. El rendimiento de los índices se presenta solo con fines ilustrativos. No se puede invertir directamente en un índice.

Lección n.º 3: Mantente diversificado

Esto ha ocurrido antes. La década de los noventa, impulsada por la popularización del internet, generó un mercado alcista impulsado por la tecnología que llevó al S&P 500 a un aumento de más del 17% anual durante casi una década. La volatilidad era baja, los retiros de capital eran escasos y la complacencia del inversionista era alta. ¿Te suena familiar? En ese momento, algunos inversionistas sintieron que no era útil tener bonos u otras inversiones menos riesgosas, y en cambio optaron por adquirir más acciones de tecnología. Lo que siguió fue una recesión que fue el puntapié inicial de una tendencia bajista de 30 meses en el mercado bursátil, que perdió un 44% de su valor desde su punto más alto hasta el más bajo. La pérdida de valor de mercado durante ese período se estimó en 5 billones de USD solo en empresas de tecnología. Este episodio reforzó una lección inolvidable: la diversificación generalmente funciona, y debemos mantenerla aun si no nos hace sentir bien cuando el mercado está alcista. Entre 2008 y 2009, el mercado nos volvió a enseñar la misma lección.

Rendimiento acumulado anual (hasta el 9/3/20)

Rendimiento acumulado anual (hasta el 9/3/20)

Fonte: Morningstar al 9/3/20. Acciones de EE.UU. representadas por el índice S&P 500. Bonos principales representados por el índice BBG-Barclays U.S. Aggregate Bond. El oro está representado por su precio al contado.

No estamos pronosticando la próxima recesión. Pero es importante recordar que debemos mantener nuestras expectativas de rendimiento bajo control, y saber que no podemos tener solo las cosas que nos hacen sentir bien. Siempre debería haber inversiones en el portafolioque nos hagan sentir incómodos. Están allí para ayudarnos en caso que los mercados no sigan el camino esperado. En momentos como estos, nuestras inversiones menos cómodas tal vez sean las que nos ayuden a preservar el valor de nuestro portafolio: perder menos ahora significa que podremos recuperarnos más rápido cuando el mercado de la vuelta.

Se supone que el riesgo nos hace sentir incómodos, pero es también de dónde proceden los retornos. Cuando pone a prueba el valor de nuestras inversiones, puede ser brusco y aterrador. La verdadera riqueza se construye siendo disciplinado con nuestras inversiones.

Los inversionistas que mantengan la calma, sus inversiones y la diversificación serán quienes mejor capeen las tormentas y obtengan las recompensas cuando las nubes se disipen y vuelva a salir el sol.

Conoce más acerca de cómo se redefine el riesgo .

Patrick Nolan
Portfolio Strategist, BlackRock’s Portfolio Solutions group