Fortalecer el portafolio de renta variable con una estrategia Barbell

mar 18, 2021
  • BlackRock

Las acciones value de orientación cíclica podrían reaparecer durante el 2021, aunque todavía existe un lugar para aquellas de crecimiento sostenido en un portafolio de renta variable equilibrado. Explica Tony DeSpirito, CIO de U.S. Fundamental Equities.

Entre nuestros principales objetivos para el nuevo año, existe la posibilidad de que las acciones value, actualmente debilitadas, vuelvan a repuntar durante el 2021. Sin embargo, no descartamos algunos de los principales ganadores del 2020, aquellas compañías de acciones growth con modelos de negocios dominantes y emergentes que pueden seguir cumpliendo o superando las elevadas expectativas de los accionistas. Creemos que un enfoque que combine ambas estrategias puede fortalecer los portafolios de renta variable.

Las razones de un resurgimiento de value

Los inversionistas no buscaban necesariamente valoraciones bajas durante el 2020. Las acciones growth, impulsadas por las bajas tasas de interés, la digitalización, el trabajo desde el hogar y otras tendencias relacionadas con la pandemia, registraron continuos incrementos y permitieron que el mercado experimentara un alza. No fue hasta noviembre, con las noticias positivas sobre las vacunas y los resultados de las elecciones, cuando las acciones value cobraron importancia, y creemos que puede mantenerla.

No descartamos las acciones growth, pero vemos una oportunidad a corto plazo para los inversionistas de acciones value por algunos motivos importantes:

  1. Espacio para una mayor recuperación. Es posible que algunas empresas clasificadas como acciones growth se vean aceleradas de forma permanente por el COVID, pero para otras, el aumento del 2020 fue un impulso temporal de la demanda. Mientras tanto, las acciones value cíclicas, aquellas vinculadas al crecimiento económico y las bajas valoraciones, han sufrido una mayor devaluación y deberían registrar una mejor recuperación con la recuperación del mercado y la economía. Si analizamos los antecedentes, veremos que value ha sido históricamente más rentable en las primeras fases de una recuperación.
  2. El rendimiento de las recompras. La recompra de acciones de compañías se redujo drásticamente durante el 2020. Creemos que la actividad se debería reanudar el 2021. La presencia de un comprador incremental en el mercado hace que los precios de las acciones suban y es bueno para el mercado en general. Sin embargo, las recompras aumentan más las acciones value, ya que la compra de acciones a valoraciones más bajas (retirándolas del mercado) tiene un mayor impacto proporcional en el valor de las acciones restantes.
  3. Comparaciones interanuales más sencillas. Las comparaciones de las ganancias corporativas podrían ser más importantes el 2021. Muchas acciones value cíclicas encontrarán una mayor facilidad para superar los sombríos datos del 2020 en comparación con las compañías growth, que tienen que superar un nivel mucho más alto para impresionar a los inversionistas.

Un rol clave para las acciones growth

A pesar de nuestra perspectiva sobre el resurgimiento de value, reconocemos que hay buenas razones para quedarse con las acciones con modelos de negocios dominantes y emergentes que pueden seguir beneficiando a los accionistas. Sectores como la tecnología y salud cuentan con muchas empresas de gran calidad con capacidad de multiplicar el crecimiento en el tiempo.

En general, nos inclinamos por una estrategia balanceada o Barbell para equilibrar las acciones growth estructurales “comprobadas y reales” con posiciones más oportunistas en acciones cíclicas que podrían beneficiarse a medida que la economía se recupere. Consideramos que una selección activa de acciones es la mejor manera de descubrir oportunidades en ambas categorías, sobre todo debido a que las repercusiones del COVID-19 deberán evaluarse según la compañía.

Una apertura para los dividendos

Otro tipo de acciones growth que nos agradan: las que incrementan dividendos.

El recorte de dividendos produjo que muchos inversionistas se mantuvieran alejados de las estrategias accionarias de alto ingreso asociado a este fenómeno Ya lo superamos. Según nuestro análisis, los recortes de dividendos de S&P 500 alcanzaron su punto máximo en mayo y desde entonces se han estabilizado. Estimamos que el crecimiento de los dividendos se reanudará el 2021 a medida que la distribución de vacunas y una mayor claridad en general permitan que las direcciones de las compañías confíen en liberar el exceso de efectivo mediante dividendos y recompras.

Ya que las tasas de interés en todo el mundo se mantendrán bajas durante más tiempo, es probable que los dividendos de las compañías proporcionen mejores ingresos que los bonos durante algún tiempo. Además, las compañías pueden aumentar sus dividendos, y muchas lo hacen con frecuencia, mientras que los bonos al portador se mantienen fijos hasta el vencimiento. El crecimiento de los dividendos que aumenta con el tiempo es una propuesta atractiva en un entorno de rendimientos bajos de los bonos del Tesoro de EE. UU.

Aumento de los beneficios de los dividendos con el tiempo
Fuentes de rendimiento de la renta variable de EE. UU., 2020 y a largo plazo

Strengthen your Equity Portfolio

Fuente:BlackRock, con datos a partir de Refinitiv Datastream y MSCI hasta el 7 de diciembre del 2020. En el gráfico, se muestra el desglose del rendimiento en lo que va del año y durante los últimos 5 y 20 años, anualizado, del índice MSCI USA. Las ganancias reflejan los cambios en las estimaciones de ganancias de IBES a 12 meses. La expansión múltiple representa la variación de la relación precio-ingresos a 12 meses. El rendimiento en el pasado no es un indicador confiable de los resultados actuales o futuros. No es posible invertir directamente en un índice.

Tony DeSpirito
Director of Investments, U.S. Fundamental Equities and Head of U.S. Income & Value Team