Skip to content

El peor enemigo de invertir es no hacer nada

BlackRock |nov 13, 2019

Invertir no tiene por qué implicar temor a perder. No hacer nada, sí.

“La inercia, el no hacer nada, es nuestro gran enemigo y hay que pensar en sistemas de asesoría que nos den más facilidades”, advirtió Richard Thaler, quien ganó el Premio Nobel de Economía en 2017 por sus estudios sobre finanzas conductuales. Thaler analizó por qué muchas de las personas enfrentan enormes retos para ahorrar y lograr tener finanzas personales más estables. Ante tantos instrumentos disponibles para invertir, no hay excusas para encontrar la opción que se adapte a nuestras necesidades y perfil de inversión mientras nos ponemos a salvo del enemigo potencial que identificó Thaler desde hace tantos años: no hacer nada.

Sin embargo, según nuestra encuesta global, el 26% de los mexicanos que invierten, no amplían su portafolio de inversión por el miedo de perderlo todo. Si bien es normal tener esa preocupación, ya que tanto la economía global como la local pasan por etapas de altas y bajas, es posible mitigar el riesgo.

A través de una inversión diversificada, que no implica un monto elevado de inversión inicial, las personas pueden avanzar en su recorrido para alcanzar sus metas financieras. Los asesores financieros pueden ofrecer a sus clientes productos como los ETFs, que, al ser un conjunto diversificado de activos, permiten exposición a distintos instrumentos, mercados, sectores y compañías, a los cuales un inversionista no tendría acceso de manera usual, ya que no están del todo disponibles a nivel local. Además, si un inversionista quisiera acceder a estos activos de manera individual, tendría que disponer de grandes cantidades de dinero para hacerlo.

Con respecto a la exposición a distintos sectores, podemos tomar el ejemplo del sector salud. Según un estudio, se espera que este crezca globalmente en un 5.4% para el 2022, haciéndolo un sector atractivo para invertir. Sin embargo, actualmente en la Bolsa Mexicana de Valores solamente cotizan cuatro empresas del sector salud. A través de productos como el iShares U.S. Healthcare ETF (IYH) o el iShares Global Healthcare ETF (IXJ), los inversionistas tienen exposición a empresas estadounidenses y globales de aparatos médicos, biotecnología y farmacéuticas que no cotizan en la bolsa local.

iShares U.S. Healthcare ETF (IYH) y iShares Global Healthcare ETF (IXJ)

Fuente: BlackRock

El acceso a una cartera diversa de sectores y de mercados, tal como el ejemplo del sector salud, permite diversificar el portafolio de inversión y brinda la posibilidad de tener mejores rendimientos. Los ETFs son una opción accesible para lograrlo. Incluso ante los peores imprevistos macroeconómicos, los ETFs pueden ayudar a perder menos o a recuperarse más rápido. “Lo que observamos es que, en tiempos de estrés, los inversionistas recurren a los ETFs para expresar sus puntos de vista”, explica Wei Li, jefa de estrategias de inversión EMEA. “Los ETFs también han actuado como amortiguadores para suavizar algunas acciones”. Por ejemplo, los ETFs que incluyen empresas globales del sector salud, pueden ayudar a mitigar pérdidas gracias a su rendimiento positivo. En el caso del iShares U.S. Healthcare ETF, desde su lanzamiento, ha tenido un crecimiento promedio del 7.74%.

Conforme los inversionistas buscan opciones para mejorar su situación financiera actual y para el futuro, en lugar de ganarle al mercado, puede tener más sentido asesorarse y simplemente estar invirtiendo en forma eficiente y diversificada.

Mientras prevalece el temor a perder dinero que incita a las personas a ahorrar solamente, la realidad es que se pierde más por no hacer nada con él. ¿Para qué caer en la inercia si hay tantas formas de evitarlo?