Skip to content

Aprovechando al máximo tu
próximo sueldo

Paul Mele |sep 24, 2019

¿Ahorrar para el futuro o pagar tus deudas? Decidir cómo usar tus ingresos de manera efectiva no es tan fácil como parece.

Todos tenemos que pagar cuentas y cubrir gastos mensuales como la renta y la comida. Es parte de la vida. Pero, ¿qué haces con el dinero que te queda después de cubrir esas necesidades?

Suponiendo que no te lo gastas, tus opciones se pueden dividir en dos tipos de prioridades diferentes: ahorrar para el futuro o pagar tus deudas. Ninguna de estas dos es poca cosa.

Primero, establece objetivos para obtener un resultado satisfactorio

Antes de poder empezar a tomar medidas para alcanzar tus objetivos económicos, es importante prepararte para afrontar situaciones inesperadas. Un fondo de reserva constituye una base sólida que puede mantenerte a flote cuando se presenten este tipo de situaciones.

Identificar los posibles riesgos, como el perder un trabajo o tener que arreglar cosas en la casa, antes de que sucedan, puede ayudarte a decidir cuánto dinero guardar en tu fondo de reserva. En general, deberías considerar poder cubrir entre dos y tres meses de los gastos necesarios para vivir.

Recuerda que los gastos inesperados no son poco comunes. Tener efectivo disponible puede evitar que acumules deudas que se interpongan frente a tus objetivos a futuro. Si aseguras tu estabilidad económica primero, en el futuro podrás asignarle con confianza un destino a tus ingresos extra.

¿Cuándo se debe ahorrar para
el futuro?

Hay concesiones importantes que se deben considerar al ahorrar o reducir tus deudas. Y, aun así, la mejor opción es empezar a ahorrar inmediatamente, aunque solo sea una muy pequeña cantidad. Esto te permite aprovechar ahorros combinados, incentivos fiscales y contribuciones de contrapartida.

Cuando uno es joven, se tiene toda la vida por delante. Esto hace de los ahorros una consideración importante. Permitir que tu dinero crezca y se multiplique es esencial para construir una buena base de ahorros para la jubilación.

Además, puede que realizar pagos extra de deudas en vez de ahorrar no tenga sentido en algunas situaciones. Esto es particularmente importante si no estás aprovechando el “dinero gratis” que tu empresa contribuye en contrapartida para tu jubilación. Perder este dinero puede reducir el máximo potencial de tus ahorros para esta etapa.

Como regla general, primero enfócate en obtener el máximo beneficio de las herramientas de ahorros y las contribuciones para la jubilación. Después, puedes dedicar dinero extra para reducir tus deudas con intereses elevados y no deducibles.

¿Cuándo debes pagar tus deudas?

Esto no significa que haya que descartar el impacto que puede tener el pagar tus deudas más temprano. Los intereses mensuales se comen una parte de tus ingresos futuros y se mueven en la dirección opuesta a tus ahorros.

Cuando hayas maximizado tus ahorros, asigna tus ingresos extra de manera estratégica para pagar tus deudas más rápido. Recuerda darles la prioridad a tus cuentas de crédito más caras y con intereses más elevados.

En este contexto, no todas las deudas son iguales. Tener una hipoteca no trae las mismas consecuencias que acumular un saldo negativo en una tarjeta de crédito. Pagar este último primero reduce tu exposición a deudas con intereses elevados y puede abrirte las puertas a recursos adicionales en caso de emergencia.

¿Se puede simplificar
esta ecuación?

Las empresas están explorando nuevas maneras de alentar a sus empleados a pagar sus deudas y alcanzar sus objetivos de ahorro para la jubilación.

La tecnología también va a desempeñar un papel importante. Ya existen muchas herramientas que ayudan a la gente a adquirir un panorama global de su situación económica. En el futuro, tal vez se puedan aprovechar análisis complejos para determinar de manera inteligente cómo usar los ingresos de forma adecuada en base a distintos factores.

Hasta entonces, es importante encontrar un equilibrio entre las necesidades futuras y las prioridades actuales. Los ahorros no son de tipo “todo o nada” y utilizar métodos inteligentes para ahorrar hoy mientras sigues gestionando tus deudas te traerá beneficios a largo plazo.

Paul Mele
Paul Mele es director de Contratación de Participantes para el Grupo de Contribuciones Definidas de EE. UU y Canadá (USDC) de BlackRock.