Skip to content

El riesgo de una inflación demasiado baja

25 jun 2019

La baja inflación puede parecer atractiva, pero como explica Russ, tiene inconvenientes para los inversores.

Capital en riesgo. Todas las inversiones financieras implican un elemento de riesgo. Por ello, el valor de tu inversión y el ingreso que obtengas de ella serán variables, y no se puede garantizar la cantidad inicial invertida

No cabe duda de que el mercado de renta variable de EE.UU. está teniendo un año estelar. Las acciones se han beneficiado de condiciones financieras más flexibles, que a su vez han impulsado los múltiplos del mercado. Casualmente, las ganancias en los múltiplos de mercado han igualado exactamente la ganancia del 15 % en el S&P 500 Index.

Sin embargo, si bien las acciones se han beneficiado del dinero barato y múltiplos más altos, recientemente se han visto limitadas por las preocupaciones sobre el crecimiento. El desafío es que la misma desaceleración que llevó a la Fed a cambiar de rumbo y dejar de aumentar los tipos también pone en riesgo los beneficios. Los recientes desarrollos en el mercado de bonos vinculados a la inflación (es decir, los valores del Tesoro protegidos contra la inflación o TIPS, por sus siglas en inglés) sugieren que los inversores tienen motivos para ser un poco más cautelosos.

Las expectativas de inflación arraigadas en el mercado de TIPS están indicando que la inflación ya baja bajará aún más. A finales de abril, el punto de equilibrio de los TIPS a 10 años, es decir, la cantidad de inflación que los inversores en TIPS esperan durante la próxima década, era de aproximadamente el 1,95 %. Hoy, el punto de equilibrio de los valores a 10 años está por debajo del 1,70 %. La visión de mercado para los próximos cinco años es aún más moderada, aproximadamente el 1,50 %. Y si bien las expectativas de inflación son más altas si utilizamos diferentes medidas de mercado, como los swaps de inflación, la dirección sigue siendo a la baja (ver el gráfico 1).

Gráfico 1

Expectativas de inflación a medio plazo de EE.UU. y la eurozona

Expectativas de inflación a medio plazo de EE.UU. y la eurozona

Fuente: Thomson Reuters Datastream, ICAP y BlackRock Investment Institute. 14 de junio de 2019. Nota: Expectativas de inflación a medio plazo basadas en el mercado en función del swap de inflación a plazo 5Y5Y.

Como destaqué en marzo, en el entorno posterior a la crisis, las tasas de equilibrio a largo plazo y la renta variable de los Estados Unidos han estado estrechamente correlacionadas. Esto se debe a que las expectativas de inflación proporcionan un indicador aproximado del poder de la fijación de los precios corporativos y, por extensión, los márgenes. Durante los últimos 20 años, la media de los márgenes de ganancia ha sido del 6,5 % en periodos de expectativas de inflación por debajo del promedio, que es de menos del 2 %. Por el contrario, en periodos de inflación por encima de la media, los márgenes de ganancia han sido de más del 8 % en promedio.

El escenario idílico

Las acciones se han recuperado este año a medida que los inversores han vuelto a un tema común posterior a la crisis: El escenario idílico. En otras palabras, un crecimiento lo suficientemente lento como para que la Fed ofrezca políticas flexibles, pero no tan lento como para que los beneficios bajen o la economía entre en recesión. Durante la mayor parte de la década pasada, este ha sido el caso. Si bien el crecimiento se ha desacelerado en numerosas ocasiones, nunca nos hemos acercado a la recesión y los beneficios corporativos se han mantenido notablemente resilientes.

Hoy, aunque hay pocos signos de una inminente recesión, una desaceleración del crecimiento más drástica de lo esperado pone en riesgo los beneficios. Los inversores no deben ignorar las señales del mercado de bonos, o más precisamente el mercado de bonos vinculados a la inflación. La rápida caída de las expectativas de inflación es un síntoma de un conjunto más amplio de desafíos: la desinflación secular a largo plazo (lo cual es bueno) combinada con una desaceleración cíclica (no tan bueno).

En definitiva, en la medida en que el crecimiento se estabilice, los temas alcistas que respaldan a las acciones se mantienen. Sin embargo, si las expectativas de inflación continúan cayendo, las compañías pueden verse más apuradas de lo que sugieren las estimaciones de beneficios a futuro. En ese escenario, la caída de la inflación puede pasar de ser un impulsor para las acciones a un obstáculo.

Russ Koesterich
CFA, es gestor del equipo de BGF Global Allocation de BlackRock.