Cuatro tendencias que impulsarán el crecimiento de los ETFs

Los extraordinarios acontecimientos que se están dando en la industria de la gestión de activos preparan a los ETFs para captar más activos en los próximos cinco años que en los últimos 25 años combinados.

— BlackRock, mayo de 2018

Los fondos cotizados son la tendencia de inversión más destacada de este siglo. El siglo XXI comenzó con menos de 100 mil millones de USD de activos en ETFs. Actualmente, son 4,7 billones, a los que se suma una cantidad de productos en constante expansión. Más recientemente, los ETFs a nivel global crecieron a una tasa anual orgánica del 19% entre 2009 y 2017, una cifra que supera sin problemas la tasa de crecimiento del 4,8% del resto de fondos de inversión.
Fuente: Investment Company Institute, ETFGI, a marzo de 2018. Datos de fondos de capital variable globales de BlackRock y Morningstar, incluidos fondos del mercado monetario y excluidos fondos de fondos.

Se espera que la adopción de ETFs se acelere. Los vertiginosos acontecimientos ocurridos en el sector de la gestión de inversiones están llevando a los ETFs a reunir más activos en los próximos cinco años que en los últimos 25 años combinados.
Fuente: BlackRock, mayo de 2018

Todo indica que los activos globales se duplicarán hasta alcanzar como mínimo los 10 billones de USD en los próximos cinco años. Si la tasa de crecimiento orgánico anual de los ETFs se mantiene en los próximos 10 años (con el mayor margen de error que ello implica), los activos superarán los 20 billones de USD, posiblemente incluso alcanzarán los 25 billones, para finales de 2027.

Cuatro tendencias impulsarán el futuro crecimiento de los ETFs, especialmente en EE. UU. y Europa:

  • Las preferencias de construcción de carteras están cambiando al reconocer que las comisiones de gestión tienen un impacto significativo en los rendimientos a largo plazo. Es probable que crezca el uso de ETFs de bajo coste que replican los principales índices para el núcleo de la cartera, ya que los ETFs se utilizan cada vez más como componentes básicos en la asignación de activos y como vehículos para ofrecer estrategias de inversión basadas en factores.
  • En EE. UU. se está observando una transformación en el modelo comercial de asesoramiento financiero, algo que ya está comenzando en Europa. Los ETFs están posicionados para ser los principales beneficiarios de esta transición secular, ya que los asesores financieros y los gestores de patrimonio tendrán incentivos para utilizar los ETFs de bajo coste en el núcleo de las carteras.
  • La compraventa de bonos está evolucionando. La liquidez que muchas instituciones una vez dieron por sentada se está disipando. Con el fin de facilitar las transacciones grandes, es cada vez más probable que los inversores utilicen ETFs de renta fija junto con títulos individuales.
  • La escala de mercado y la estandarización de productos de ETFs reforzarán la adopción. A medida que participan más inversores y el mercado se expande, los ETFs se vuelven más económicos y su cotización más eficiente. El efecto de red acelerará la futura adopción de ETFs por parte tanto de los inversores grandes como de los pequeños.

Lee el informe completo