PUNTO DE INFLEXIÓN

Cómo la volatilidad y la rentabilidad registrada durante 2020 ha acelerado la adopción de los ETFs de renta fija por parte de los inversores institucionales

RESUMEN

  • La volatilidad sin precedentes experimentada por los activos financieros durante 2020 ha demostrado al mundo que los ETFs de renta fija son, por derecho propio, una parte eficiente de los mercados de bonos.
  • Como resultado de la robusta rentabilidad de los ETFs de renta fija durante las difíciles condiciones de mercado, los inversores y gestores de activos aceleraron inmediatamente la adopción de estos instrumentos.
  • En nuestro estudio, analizamos cuatro casos prácticos que ilustran cómo algunos inversores están utilizando los ETFs de renta fija de iShares para gestionar sus carteras.

Riesgo de capital. El valor de las inversiones y las rentas derivadas de ellas pueden disminuir o aumentar y no están garantizados. Los inversores pueden no recuperar íntegramente su inversión inicial.

Los fondos cotizados (ETFs) de renta fija más importantes y con mayor volumen de negociación desempeñaron un papel fundamental durante el pico de volatilidad en los activos financieros registrado durante la primera mitad de 2020.

En un contexto de inestabilidad en los mercados, los ETFs de renta fija han pasado a formar parte, por derecho propio, de los mercados de bonos más eficientes.

En su mayor prueba hasta la fecha, los ETFs más relevantes de renta fija brindaron una elevada liquidez, una transparencia continua de precios y unos costes de transacción más bajos que los registrados en los bonos en directo. La capacidad de comprar y vender carteras de bonos de los propios ETFs ayudó a los inversores a capear las fuertes fluctuaciones en los precios y a evitar un mercado tradicional que continúa fragmentado y al que, comparativamente, resulta difícil acceder incluso para los inversores institucionales. En muchos casos, los inversores institucionales optaron por utilizar ETFs de renta fija en lugar de derivados de renta fija.

Así pues, los inversores —incluidos fondos de pensiones y compañías de seguros— y los gestores de activos aceleraron inmediatamente la adopción de estos vehículos. En los últimos meses, estos grandes inversores han aumentado el uso de los ETFs de renta fija en gran escala y de manera consistente con posiciones de cientos de millones de dólares, sustituyendo a los bonos individuales y otros instrumentos de renta fija.

El crecimiento de la industria de ETFs de renta fija se encuentra todavía en sus fases iniciales, acompañada por la aceleración de la adopción por parte de las instituciones. Los activos gestionados en ETFs de renta fija ascendían globalmente a 1,3 billones de dólares a finales de junio de 2020, lo que supone un crecimiento del 30% en tan solo un año; con todo, los ETFs solo representan alrededor del 1% del mercado mundial de renta fija, con un valor de 100 billones de dólares.1

Sobre la base de los recientes patrones de adopción, BlackRock cree que los inversores institucionales contribuirán a impulsar la industria global de ETFs de renta fija hasta los 2 billones de dólares de aquí a 2024.2

1BlackRock, Bloomberg (a 26 de junio de 2020). Los activos de renta fija mundial ascendían a 1322 billones de dólares a 26 de junio de 2020 y superaron por primera vez el billón de dólares en junio de 2019.
2BlackRock, Primed for Growth: Bond ETFs and the Path to $2 Trillion, junio de 2019.

Descarga nuestro informe sobre la adopción institucional de ETFs de renta fija

Consulta cuatro casos prácticos que ilustran cómo los ETFs de renta fija de iShares pueden ayudar a los inversores a conseguir mejores resultados en sus carteras.

CONSULTA EL INFORME COMPLETO