Un niño juega con un avión de juguete.
VISIÓN DE MERCADO PARA 2021

Un nuevo paradigma de inversión

Nos hemos adentrado en un nuevo paradigma de inversión. La pandemia ha acelerado el giro copernicano de las economías y las sociedades en cuatro dimensiones: sostenibilidad, desigualdad, geopolítica y políticas de estímulo de gobiernos y bancos centrales, lo que exige replantearse ya en profundidad las carteras de inversión.
Temas de inversión
01

La nueva normalidad

Preveemos un crecimiento más sólido conforme se acelera la reactivación económica y los bancos centrales mantienen los tipos de interés bajos pese al ascenso de las previsiones de inflación, lo que merma la rentabilidad real (rentabilidad nominal menos tasa de inflación) de la deuda pública, pero creemos que favorecerá a los mercados bursátiles.

02

La globalización se ha reconfigurado

El COVID ha acelerado transformaciones geopolíticas, tales como un orden mundial bipolar entre EE. UU. y China y ha remodelado las cadenas mundiales de abastecimiento. Una repercusión de ello en las carteras sería una mayor diversificación entre países, en la que China ganaría peso con respecto a antaño.

03

Aceleración de las transformaciones

La pandemia ha apuntalado las tendencias estructurales preexistentes, como un cada vez mayor afán por la sostenibilidad, el aumento de la desigualdad y el predominio del comercio electrónico a expensas de la distribución minorista tradicional. Priorizamos los activos sostenibles en un contexto de creciente preferencia social por la sostenibilidad.

Capital en riesgo. El valor de las inversiones y las rentas derivadas de estas pueden disminuir o aumentar y no están garantizados. Los inversores pueden no recuperar íntegramente su inversión inicial.

Un nuevo manual de juego

Creemos que las lecciones aprendidas de ciclos económicos anteriores no son aplicables a la pandemia. Consideramos que la conmoción es más parecida a la de un desastre natural a gran escala seguido de un rápido reinicio económico. Al principio de la crisis, estimamos que las pérdidas económicas acumuladas definitivas —lo más relevante para los mercados financieros— probablemente serían una fracción de las registradas a raíz de la crisis financiera global.

Esta opinión estaba condicionada a un sólido apoyo a modo de políticas para ayudar a los hogares y las empresas a superar la crisis de ingresos. Los primeros resultados de los ensayos de las vacunas para la COVID-19 nos dan mayor confianza en este contexto. Sugieren que la reactivación económica puede reacelerarse considerablemente en 2021, ya que la demanda embalsada podría desatarse. Los mercados podrían apresurarse a descontar una plena reactivación económica, ante la mayor visibilidad de las perspectivas.

Reiniciar los desafíos

EE. UU. y Europa se enfrentan a desafíos a muy corto plazo: El resurgimiento de los casos de coronavirus puede dar lugar a una contracción económica directa. Los riesgos de fatiga política van en ascenso, en especial en EE.UU., y las constantes políticas de estímulo son vitales para paliar cicatrices económicas crónicas. Sin embargo, las noticias positivas sobre la vacuna cambian el panorama en el sentido de que ahora sabemos que estamos construyendo un puente hacia algún lugar, lo que brinda claridad a los responsables políticos, las empresas y los mercados sobre cómo superar la pandemia de COVID-19.

Resiliencia para la cartera

Por consiguiente, somos partidarios de mirar más allá de la volatilidad de los mercados a corto plazo. Creemos que la renta variable se comportará bien en los próximos 6 a 12 meses y prevemos un mayor matiz entre sectores, en que el tecnológico y el sanitario están llamados a beneficiarse de los giros transformativos de la pandemia. Las partes de mayor componente cíclico del mercado podrían verse apuntaladas por la recuperación, como la renta variable emergente y las pequeñas capitalizaciones estadounidenses. Los mercados asiáticos (renta variable asiática excluido Japón y renta fija asiática) podrían beneficiarse de la eficaz respuesta de la región al virus, al igual que los valores expuestos al crecimiento chino.

Los bancos centrales parecen comprometidos a acotar las alzas de tipos de interés pese al ascenso de la inflación. Los inversores no podrán fiarse de las lecciones del pasado para lidiar con ello, dada la escasa rentabilidad real de la deuda pública, mientras que la renta variable podría gozar de acicates más fuertes de lo habitual en períodos de inflación ascendente.

La sostenibilidad es un componente fundamental para nuestras opiniones, ya que identificamos un desplazamiento tectónico hacia los activos sostenibles que se desarrollará durante varias décadas. Contrariamente al consenso de antaño, esperamos que este cambio contribuya a mejorar los beneficios.

Expectativas direccionales

Visiones estratégicas (a largo plazo) y tácticas (6-12 meses) sobre las clases de activos generales, diciembre de 2020

Leyenda desglosada

Activo Visión estratégica Visión táctica
Renta variable Renta variable estratégica Visión táctica
Mantenemos una visión neutral de la renta variable a largo plazo, ante el aumento de las valoraciones y el difícil contexto para los beneficios y la distribución de dividendos. Tácticamente, hemos mejorado la renta variable hasta sobreponderación, ya que esperamos que la reactivación económica se reacelere y los tipos de interés sigan bajos. Nos gustan las acciones de calidad equilibradas con exposiciones cíclicas selectas.
Deuda corporativa Renta variable estratégica        Visión táctica
Mantenemos una visión neutral de la deuda corporativa en términos estratégicos porque vemos que los títulos de alta calificación ofrecen menos rendimiento por cualquier aumento en los riesgos de impago. Aun así, nos gustan los títulos de alto rendimiento por sus cupones. En un horizonte táctico, consideramos que la reactivación económica y la actual política de estímulo contribuirá al rendimiento de la deuda corporativa, pese a que este se avecine al de la deuda pública homóloga y a la retirada de cierto estímulo crediticio de emergencia.
Deuda pública Renta variable estratégica Visión táctica
La tesis estratégica de la tenencia de deuda pública ha disminuido sustancialmente ante unos rendimientos más cercanos a los límites inferiores percibidos. Estos tipos tan bajos reducen la capacidad de la clase de activos para actuar como contrapeso ante las ventas masivas en los mercados bursátiles. Preferimos bonos ligados a la inflación (esto es, la «rentabilidad real»), ya que vemos riesgos de ascenso de la inflación a medio plazo.
Efectivo Tactical view - neutral                             Visión táctica
Tenemos una opinión neutral del efectivo y preferimos destinarlo a renta variable y deuda corporativa. Creemos que tiene sentido mantener algo de efectivo a modo de colchón frente a riesgos de perturbaciones de la oferta que puedan mermar tanto a las acciones como a los bonos.
Mercados privados Renta variable estratégica Tactical view - neutral
Los flujos de rentabilidades no tradicionales, incluida la deuda corporativa privada, tienen potencial de crear valor y diversificación. Nuestra visión neutra se basa en una asignación inicial muy superior a la de la mayoría de los inversores cualificados. Los mercados privados son una clase de activos compleja que no resulta adecuada para todos los inversores.

Nota: Las visiones son desde la perspectiva del dólar estadounidense a diciembre de 2020. Este material representa un análisis del entorno de mercado en un momento específico y no pretende ser un pronóstico de acontecimientos futuros o una garantía de resultados futuros. Esta información no debe ser utilizada por el lector como análisis o asesoramiento de inversión con respecto a cualquier fondo, estrategia o valor en particular.

Conoce a los autores
Philipp Hildebrand
Philipp Hildebrand
Vice Chairman
Philipp Hildebrand, Vice Chairman of BlackRock, is a member of the firm's Global Executive Committee. He is also Chairman of the Financial Markets Advisory.
Jean Boivin
Jean Boivin
Head of BlackRock Investment Institute
Jean Boivin, PhD, Managing Director, is the Head of the BlackRock Investment Institute (BII)
Elga Bartsch
Elga Bartsch
Head of Macro Research
Elga Bartsch, PhD, Managing Director, heads up economic and markets research at the Blackrock Investment Institute (BII).
Mike Pyle
Mike Pyle
Chief Investment Strategist, BlackRock Investment Institute
Mike Pyle, CFA, Managing Director, is Global Chief Investment Strategist for BlackRock, leading the Investment Strategy function within the BII.
Scott Thiel
Scott Thiel
Chief Fixed Income Strategist
Scott Thiel, Managing Director, is Chief Fixed Income Strategist for BlackRock and a member of the BlackRock Investment Institute (BII).