Skip to content

La sostenibilidad es el nuevo pilar de inversión en BlackRock

Estimado cliente,

Desde la constitución de BlackRock en 1988, hemos trabajado para prever las necesidades de nuestros clientes de cara a ayudarles a gestionar el riesgo y alcanzar sus objetivos de inversión. A medida que esas necesidades han evolucionado, también lo ha hecho nuestro enfoque, si bien este se ha cimentado siempre en nuestro compromiso fiduciario con usted.

En los últimos años, cada vez más clientes se han centrado en la repercusión que tiene la sostenibilidad en sus carteras. Este cambio de mentalidad se ha visto propiciado por un mayor conocimiento sobre la manera en que los factores relacionados con la sostenibilidad pueden afectar al crecimiento económico, al valor de los activos y a los mercados financieros en su conjunto.

De estos factores, el más importante en la actualidad está relacionado con el cambio climático, no solo en cuanto al riesgo físico asociado al aumento de las temperaturas a escala mundial, sino también en lo relativo al riesgo de transición, es decir, cómo la transición mundial hacia una economía baja en carbono podría afectar a la rentabilidad a largo plazo de una empresa. Tal y como explica Larry Fink en su carta de 2020 dirigida a los consejeros delegados, los riesgos de inversión que plantea el cambio climático impulsarán una importante reasignación de capital que, a su vez, tendrá una profunda repercusión en la valoración del riesgo y de los activos en todo el mundo.

En calidad de fiduciario, BlackRock tiene el firme compromiso de ayudarle a capear esta transición y a estructurar carteras más resilientes, además de trabajar para generar unas rentabilidades más estables y elevadas a largo plazo. Dado que las estrategias de inversión sostenible tienen el potencial de brindar a los clientes mejores resultados, estamos situando la sostenibilidad en el epicentro de la manera en la que BlackRock gestiona el riesgo, construye carteras, diseña productos e interactúa con las empresas. A nuestro juicio, la sostenibilidad debería constituir nuestro nuevo pilar de la inversión.

En los últimos años, hemos intensificado la integración de la sostenibilidad en la tecnología, la gestión del riesgo y la oferta de productos de BlackRock. Ahora nos estamos centrando en acelerar esos esfuerzos mediante la aplicación de las siguientes medidas.

Carteras sostenibles, resilientes y transparentes

Contar con carteras resilientes y bien estructuradas resulta fundamental para alcanzar los objetivos de inversión a largo plazo. Desde el punto de vista de la inversión, estamos convencidos de que las carteras que integran la sostenibilidad pueden proporcionar mejores rentabilidades ajustadas al riesgo a los inversores. Y, en vista de que la sostenibilidad ejerce un efecto cada vez mayor en las rentabilidades de la inversión, creemos que la inversión sostenible será uno de los ejes vertebradores de las carteras de los clientes de ahora en adelante.

  • La sostenibilidad será el pilar de nuestra oferta de soluciones: BlackRock gestiona una amplia gama de soluciones de inversión que combinan distintos fondos para ayudar a los inversores a lograr sus objetivos de inversión. Nuestro objetivo es que los fondos sostenibles sean los componentes de base por defecto en estas soluciones en la medida de lo posible, de conformidad con las preferencias de los clientes y cualquier legislación aplicable, como la ERISA. Todos los aspectos de este enfoque se irán implementando a lo largo del tiempo y después de consultarlo con nuestros clientes, y nos comprometemos a ofrecer estas soluciones sostenibles con comisiones similares a las de las soluciones tradicionales.
    • Este año comenzaremos a ofrecer versiones sostenibles de nuestras carteras modelo más representativas, incluida nuestra gama de modelos Target Allocation. Estos modelos recurrirán a exposiciones indexadas optimizadas según criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno (ESG, por sus siglas en inglés) en lugar de a las exposiciones indexadas tradicionales ponderadas por capitalización bursátil. Con el tiempo, esperamos que estos modelos centrados en la sostenibilidad pasen a ser nuestros nuevos buques insignia.
    • Asimismo, tenemos previsto lanzar versiones sostenibles de nuestra asignación de activos en iShares este año con el fin de ofrecer a los inversores una forma sencilla y transparente de acceder a una cartera sostenible a un precio atractivo en un único ETF.
    • Emprenderemos muchas otras medidas para que la inversión sostenible sea nuestro pilar. Por ejemplo, estamos trabajando en el desarrollo de una estrategia LifePath sostenible y con fecha determinada que brindará a los inversores una solución sostenible, integral y con comisiones reducidas para la jubilación, así como en la ampliación de nuestra oferta de productos sostenibles de liquidez.
  • Reforzar la integración de la sostenibilidad en los procesos de inversión activa: actualmente, todos los equipos de inversión de gestión activa de BlackRock tienen en cuenta los factores ESG en su proceso de inversión y han establecido su forma de integrarlos en sus procesos de inversión. Para finales de 2020, todas las carteras de gestión activa y las estrategias de asesoramiento integrarán por completo los criterios ESG, lo que se traduce en que, en las carteras, nuestros gestores serán responsables de gestionar adecuadamente la exposición a los riesgos ESG y de documentar cómo estas consideraciones han afectado a las decisiones de inversión. El grupo de análisis cuantitativo y de riesgo de BlackRock (Risk and Quantitative Analysis Group, RQA), que se encarga de evaluar todos los riesgos de inversión, de contraparte y operativos en la firma, evaluará el riesgo ESG en sus revisiones periódicas mensuales con los gestores de carteras con el fin de supervisar la medida en que los gestores contemplan el riesgo ESG en sus procesos de inversión. Esta integración se traducirá en que el grupo RQA —y BlackRock en su conjunto— tendrá en cuenta el riesgo ESG con el mismo rigor con el que analiza los parámetros tradicionales, como el riesgo crediticio y de liquidez. .
  • Reducir el riesgo ESG en estrategias activas: haciendo hincapié en la monitorización de las cuestiones ESG, evaluamos de forma continuada el perfil rentabilidad/riesgo y los factores externos negativos derivados de sectores específicos, al tiempo que buscamos minimizar el riesgo y maximizar la rentabilidad a largo plazo para nuestros clientes. Actualmente, en nuestros 1,8 billones de dólares de activos gestionados con estrategias activas, carecemos de exposición a la deuda pública o la renta variable de determinados sectores con un riesgo ESG elevado, como los fabricantes de sistemas armamentísticos polémicos. Seguimos evaluando, en nuestras carteras de inversión tanto públicas como privadas, sectores de elevado riesgo que están expuestos a una reasignación del capital, y actuaremos para reducir las exposiciones allí donde, de este modo, podamos mejorar el perfil rentabilidad/riesgo de las carteras.
    • Liquidar las inversiones en productores de carbón térmico: la producción de carbón térmico es uno de estos sectores. El carbón térmico genera elevadas emisiones de carbono, por lo que es cada vez menos viable desde el punto de vista económico y está muy expuesto a la aplicación de normativas a causa de su impacto medioambiental. Con la aceleración de la transición energética mundial, no creemos que el razonamiento económico o de inversión a largo plazo justifique seguir invirtiendo en este sector. Por tanto, estamos eliminando de nuestras carteras discrecionales de inversión activa los títulos cotizados (tanto de deuda como de renta variable) de empresas que generan más del 25% de sus ingresos de la producción de carbón térmico, un proceso que esperamos finalizar antes de mediados de 2020. En el marco de nuestro proceso de evaluar los sectores con un riesgo ESG elevado, también supervisaremos con atención otros negocios que dependan en gran medida del carbón térmico como aporte con el fin de determinar si están llevando a cabo una transición efectiva mediante la cual dejar atrás esta dependencia. Además, el negocio de gestión de inversiones alternativas de BlackRock no realizará inversiones directas en el futuro en empresas que deriven más del 25% de sus ingresos de la producción de carbón térmico.
  • Situar el análisis ESG en el epicentro de Aladdin: hemos desarrollado una exclusiva gama de herramientas de valoración para profundizar nuestros conocimientos sobre los riesgos ESG de relevancia. Por ejemplo, nuestra herramienta Carbon Beta nos permite realizar pruebas de estrés a emisores y carteras en distintos supuestos de regímenes de precios del carbono. En 2020, seguiremos desarrollando herramientas adicionales, entre las que figura una orientada a analizar los riesgos climáticos físicos y otra que genera indicios de inversión relevantes mediante el análisis de las características relacionadas con la sostenibilidad de las empresas. Estamos integrando estos parámetros en Aladdin, nuestra plataforma tecnológica de inversión y gestión del riesgo.
  • Mejorar la transparencia de las características sostenibles en todos los productos: queremos que los inversores puedan comprobar de forma clara los riesgos relativos a la sostenibilidad de sus inversiones. Ya ofrecemos datos en nuestra página web para iShares que muestran una puntuación ESG y la huella de carbono de todos los fondos, entre otros parámetros. Para finales de 2020, nuestra intención es brindar datos transparentes y de dominio público sobre las características de sostenibilidad —incluidos los datos sobre participaciones polémicas y la huella de carbono— para los fondos de inversión de BlackRock. Nuestra intención es poner esta información a disposición de todos nuestros clientes, incluidos aquellos en cuentas segregadas.

Aumentar el acceso a la inversión sostenible

Queremos que la inversión sostenible sea más accesible para todos los inversores y minimizar los obstáculos para aquellos que desean actuar. Hemos promovido el establecimiento de denominaciones claras y uniformes para productos ESG en todo el sector, de modo que los inversores puedan tomar decisiones fundamentadas a la hora de invertir en un fondo catalogado como sostenible. Llevamos muchos años trabajando para mejorar el acceso a este tipo de inversión, por ejemplo, con la estructuración de la gama de ETFs conformes a los criterios ESG más amplia del sector, lo que ha permitido a muchas más personas invertir de forma sostenible con mayor facilidad. Y estamos comprometidos a emprender aún más medidas:

  • Duplicar nuestra oferta de ETFs conformes a los criterios ESG: nuestro objetivo es duplicar nuestra oferta de ETFs que tienen en cuenta las consideraciones ESG en los próximos años (hasta 150 productos), incluyendo versiones sostenibles de los productos indexados insignia, de modo que los clientes tengan más opciones para decidir la manera en la que invierten su capital.
  • Simplificar y ampliar la gama iShares con sesgo ESG, incluidos los ETFs con filtro para descartar las empresas de combustibles fósiles: los clientes han solicitado, además de una mayor oferta, una forma más sencilla de integrar los criterios ESG en sus carteras. A tal fin, tendremos tres gamas de ETFs centrados en criterios ESG en Estados Unidos y la región EMEA: una que permita a los clientes descartar ciertas empresas o sectores en los que no quieran invertir; otra que les permita mejorar las puntuaciones ESG de forma significativa al tiempo que optimizan su capacidad para replicar de cerca índices ponderados por capitalización bursátil; y una tercera que posibilite a los clientes invertir en empresas con las calificaciones ESG más elevadas y con nuestros filtros más exhaustivos, incluido uno para las empresas de combustibles fósiles. Proporcionaremos más información sobre estas líneas de productos más adelante este trimestre.
  • Colaborar con proveedores de índices para ampliar y mejorar el universo de índices sostenibles: con el fin de ofrecer más opciones de inversión sostenible a nuestros clientes —y a todos los inversores—, estamos colaborando con los principales proveedores de índices para brindar versiones sostenibles de sus índices más importantes. Asimismo, seguiremos trabajando con ellos para promover una mayor homogeneización y transparencia de la metodología relativa a los índices de referencia sostenibles. Creemos que los índices de referencia ESG deberían excluir negocios con un riesgo ESG elevado, como el carbón térmico, y estamos colaborando con los proveedores de índices en este sentido.
  • Ampliar las estrategias de inversión activa sostenible: BlackRock ampliará su gama de estrategias activas centradas en la sostenibilidad como resultado de la inversión, en las que se incluirán fondos orientados a la transición energética mundial y fondos de inversión de impacto que buscan promover efectos externos positivos y limitar los negativos.
    • Transición energética mundial: BlackRock gestiona actualmente 50.000 millones de dólares estadounidenses en soluciones que abogan por una economía baja en carbono, incluido un negocio de infraestructura eléctrica renovable líder en el sector que invierte en energía eólica y solar en los mercados privados; LEAF, la primera estrategia de gestión de liquidez centrada en la sostenibilidad medioambiental; y estrategias activas centradas en la economía circular que invierten en negocios orientados a minimizar los residuos y aprovechar el ciclo de vida completo de los materiales. Ampliaremos las estrategias especializadas en la preparación para la transición hacia un mundo bajo en carbono, lo que ofrecerá a los inversores exposición a las empresas que gestionan el riesgo de transición de manera más efectiva.
    • Inversión de impacto: BlackRock ha constituido en fechas recientes un equipo de inversión de impacto líder que ofrece a los clientes generación de alfa a través de una cartera de empresas elegidas por su impacto positivo cuantificable en la sociedad. Nos hemos comprometido a lanzar soluciones específicas de inversión de impacto, comenzando por el lanzamiento de nuestro fondo Global Impact Equity este trimestre. Nuestras soluciones de inversión de impacto serán conformes a los Principios para la Inversión de Impacto de IFC (IFC Principles for Impact Investing), una entidad del Grupo Banco Mundial.

Mejorar la implicación, la votación y la transparencia en el marco de la inversión responsable

La inversión responsable (investment stewardship) constituye un componente esencial de nuestra responsabilidad fiduciaria. Ello reviste una especial importancia para nuestras posiciones indexadas en representación de nuestros clientes, en los que, en esencia, somos accionistas permanentes. Tenemos la responsabilidad de interactuar con las empresas para comprender si están divulgando y gestionando adecuadamente los riesgos relacionados con la sostenibilidad y de exigirles responsabilidades a través de los votos por poder si no lo hacen. Llevamos interactuando con las empresas durante mucho tiempo en estos asuntos, tal y como reflejan nuestras prioridades a este respecto. Al igual que en otras áreas de nuestras divisiones de inversión, nuestro equipo de inversión responsable está intensificando su atención y colaboración con las empresas en cuanto a los riesgos relativos a la sostenibilidad.

  • Sumarnos a Climate Action 100+: BlackRock considera que la colaboración entre inversores, empresas, reguladores y otros actores resulta fundamental para mejorar la gestión de las cuestiones de la sostenibilidad. Somos miembro fundador del Grupo de Trabajo sobre la Divulgación de Información Financiera relacionada con el Clima (en inglés, TCFD) y signatarios de los Principios para la Inversión Responsable de Naciones Unidas. En fechas recientes, BlackRock se sumó a Climate Action 100+, y antes de hacerlo, era miembro de las cinco organizaciones patrocinadoras del grupo. Climate Action 100+ es un grupo de inversores que colaboran con las empresas para mejorar la divulgación de información sobre cuestiones climáticas y alinear la estrategia corporativa con los objetivos del Acuerdo de París.
  • Prioridades en materia de implicación y directrices de votación: Cada año, ajustamos nuestras prioridades de implicación y nuestras directrices de votación. Este año, estableceremos nuestras prioridades de implicación con arreglo a determinados objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas, como la igualdad de género y el acceso a una energía asequible y no contaminante. Asimismo, incorporaremos indicadores de desempeño clave en nuestras políticas de implicación de cara a arrojar claridad sobre nuestras expectativas para las empresas.
  • Transparencia: tenemos el compromiso de mejorar la transparencia de nuestras prácticas de inversión responsable, algo que, en nuestra opinión, les debemos a nuestros clientes y al conjunto más amplio de partes interesadas en estas empresas.
    • Desde este trimestre, dejaremos de publicar información sobre nuestros votos de forma anual para hacerlo de forma trimestral.
    • En las votaciones clave de alto perfil, divulgaremos nuestro voto con prontitud, junto con una explicación de nuestra decisión.
    • Por último, mejoraremos la divulgación de nuestras acciones de implicación en las empresas mediante la inclusión de los asuntos abordados en cada interacción en nuestro informe anual sobre inversión responsable.
  • Votar sobre propuestas de sostenibilidad: hemos interactuado con las empresas sobre cuestiones relativas a la sostenibilidad durante muchos años, en los que hemos instado a los equipos directivos a progresar en este ámbito, al tiempo que hemos concedido tiempo a las empresas para sentar las bases de una divulgación con arreglo al Consejo de Normas Contables de Sostenibilidad (Sustainability Accounting Standards Board, SASB) y al TCFD. Estamos pidiendo a las empresas que divulguen información de conformidad con el SASB y el TCFD y, tal y como lo expresan las directrices del TCFD, esto debería incluir el plan de la empresa para operar con base en el supuesto de que el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento mundial a menos de dos grados se haya cumplido por completo. En vista del trabajo sobre el terreno que ya hemos realizado y de los crecientes riesgos de inversión en torno a la sostenibilidad, estaremos cada vez más dispuestos a votar en contra del equipo directivo cuando las empresas no progresen lo suficiente.
Una reconfiguración fundamental de las finanzas
El cambio climático está impulsando una profunda reevaluación del riesgo y prevemos una importante reasignación de capitales.
Leer la carta de Larry a directivos Leer la carta de Larry a directivos

Nuestro compromiso

Nuestro papel en calidad de fiduciarios constituye la base de la cultura de BlackRock. Los compromisos que forjamos hoy reflejan nuestra convicción de que todos los inversores —y especialmente nuestros millones de clientes que están ahorrando para lograr sus objetivos a largo plazo, como la jubilación— han de tener muy en cuenta la sostenibilidad en sus inversiones.

A medida que avanzamos en la transición hacia un mundo bajo en carbono, la exposición de las inversiones a la economía mundial nos obligará a estar expuestos a los hidrocarburos durante algún tiempo. Si bien esta transición está ya muy avanzada, las realidades tecnológica y económica conllevan que dicha transición durará décadas. El desarrollo económico mundial, especialmente en los mercados emergentes, seguirá dependiendo de los hidrocarburos durante algunos años. Así, las carteras que gestionamos seguirán presentando exposiciones a la economía de los hidrocarburos a medida que progresa la transición.

Para lograr una transición satisfactoria hacia una economía baja en carbono, será necesario aplicar una respuesta coordinada a escala internacional por parte de los Gobiernos y en línea con los objetivos del Acuerdo de París que incluya la adopción de regímenes de precios del carbono en todo el mundo, una iniciativa que seguimos respaldando. Las empresas y los inversores ostentan un papel significativo en la aceleración de la transición hacia una economía baja en carbono, en la que BlackRock no quiere ser un mero observador pasivo. Creemos que tenemos la gran responsabilidad —en calidad de proveedor de fondos indexados y de fiduciario y como miembro de la sociedad— de desempeñar un papel constructivo en esta transición.

En aquellas áreas donde tenemos mayor libertad —la construcción de carteras, las plataformas de gestión activa y alternativa y nuestro enfoque a la gestión del riesgo—, integraremos la sostenibilidad en el proceso de inversión. En los casos en los que prestamos servicio a clientes de gestión indexada, estamos mejorando el acceso a opciones de inversión sostenible, así como nuestra práctica de inversión responsable, para garantizar que las empresas en las que nuestros clientes invierten gestionan estos riesgos de forma efectiva. Asimismo, trabajaremos con un amplio elenco de partes —como propietarios de activos, proveedores de índices e instituciones normativas y multilaterales— para promover la sostenibilidad en el ámbito de las finanzas.

Las medidas que estamos emprendiendo hoy contribuirán a reforzar nuestra capacidad para servirle en calidad de fiduciario. La sostenibilidad está pasando a ser un factor cada vez más relevante para los resultados de inversión y, como líder mundial en gestión de inversiones, nuestro objetivo es ser líder también en materia de inversión sostenible. Nuestros gestores de relaciones con clientes y estrategas de producto están a su entera disposición en caso de que tenga preguntas sobre estas medidas o de que quiera organizar una revisión de la cartera para comprender cualquier posible implicación para los activos que gestionamos en su nombre. Le agradecemos la confianza que deposita en nosotros.

Reciba un cordial saludo,

Comité Ejecutivo Global de BlackRock

  • Laurence D. Fink, Chairman and Chief Executive Officer
  • Robert S. Kapito, President
  • Geraldine Buckingham, Head of Asia Pacific
  • Edwin N. Conway, Global Head of BlackRock Alternative Investors
  • Frank Cooper III, Chief Marketing Officer
  • Robert W. Fairbairn, Vice Chairman
  • Robert L. Goldstein, Chief Operating Officer & Global Head of BlackRock Solutions
  • Ben Golub, PhD, Chief Risk Officer
  • Philipp Hildebrand, Vice Chairman
  • J. Richard Kushel, Head of Multi-Asset Strategies and Global Fixed Income
  • Rachel Lord, Head of Europe, Middle East and Africa
  • Mark S. McCombe, Chief Client Officer
  • Christopher J. Meade, Chief Legal Officer
  • Manish Mehta, Global Head of Human Resources
  • Barbara G. Novick, Vice Chairman
  • Salim Ramji, Global Head of iShares and Index Investments
  • Gary S. Shedlin, Chief Financial Officer
  • Derek N. Stein, Global Head of Technology & Operations
  • Mark K. Wiedman, Head of International and of Corporate Strategy

Nuestra posición

Desarrollamos productos de inversión que pueden hacer más que incrementar su dinero. Alinea tus inversiones con fondos que respalden los criterios ESG.
Nos centramos de forma inquebrantable en la sostenibilidad a largo plazo y nos aseguramos de que se integre en todo nuestro negocio.

Trabajamos con las empresas para emitir un voto informado y promover un gobierno corporativo sólido y coherente con la creación de valor sostenible a largo plazo.

MKTGM0120E-1055786