COVID-19, un año después: Cinco lecciones de inversión aprendidas

Armando Senra |10 may 2021

Hace un año, lo inimaginable se volvió real. Una crisis de salud histórica se extendió por todo el mundo causando sufrimiento e interrupciones sin precedentes para millones de personas.

Ya que cumplimos un año desde que el COVID-19 puso sus garras sobre los EE. UU., primero debemos reconocer y lamentar la muerte de más de 500 000 personas en los Estados Unidos y de casi 2,5 millones de personas a nivel mundial. También debemos expresar gratitud a los profesionales de la salud y otros trabajadores que han ayudado a mantener un cierto nivel de normalidad en nuestra sociedad.

Aunque han sido doce meses increíblemente difíciles, parece que estamos en camino hacia una reapertura y a reanudar la vida tal como era antes. Este hito ahora permite un buen momento para actualizar mis opiniones sobre los mercados de hace un año y reflexionar sobre lo que hemos aprendido.

Estas son cinco lecciones clave del año pasado y cómo pueden dar forma al mundo de las inversiones de aquí en adelante.

Sigue invirtiendo y diversifícate

La liquidación del mercado en febrero y marzo del 2020 fue algo doloroso para los inversionistas, quienes pudieron ver cómo las inversiones disminuían su valor en dos dígitos; sin embargo, esto demostró la sólida sabiduría de mantener el curso. Sentir el ritmo del mercado es difícil incluso para los profesionales de inversiones más experimentados, pocos de los cuales anticiparon la fuerza del rebote que ocurrió más adelante: Desde la caída del mercado en marzo del 2020, tanto el índice S&P 500 como el índice MSCI All Country World Index han aumentado en más del 65 %.1 Los inversionistas que vendieron sus cuotas de acciones en medio de la volatilidad y permanecieron como espectadores hasta que los mercados ya se habían recuperado, habrán visto que sus portafolios no recibieron la recuperación y los beneficios. Este es otro ejemplo de cómo invertir a largo plazo sigue siendo la mejor estrategia.

Busca oportunidades en el camino

Si bien es importante mantener tu portafolio principal (normalmente una mezcla de acciones y bonos adecuados para los objetivos, la tolerancia al riesgo y la perspectiva de tiempo del inversionista) como la base de tus inversiones, también es fundamental ajustar el portafolio con estrategia según corresponda. Por ejemplo, el BlackRock Investment Institute (BII) recientemente sugirió que los inversionistas reduzcan su participación en las Tesorerías de Estados Unidos y expresó su preferencia por las acciones por encima del crédito. Debido al potencial de una mayor inflación, sugirió considerar TIPS dentro de las carteras de ingresos fijos. BII prefiere las acciones en tecnología y salud, junto con la calidad como un factor. Vale la pena considerar mercados emergentes, y China en particular, los cuales pueden beneficiarse más de la recuperación económica del 2021 impulsada por las vacunas, así como de un dólar más débil. Sin duda, estamos viendo el enfoque en acciones entre los inversionistas de iShares, donde el flujo a acciones sigue siendo sólido este año.

Las megatendencias están aquí para quedarse

Muchas de las tendencias tecnológicas y macroeconómicas que hemos identificado como oportunidades de inversión a largo plazo se aceleraron como resultado del COVID-19. Por ejemplo, la genómica y la inmunología han sido cruciales en la lucha contra el COVID-19 y otras enfermedades; el índice NYSE FactSet Global Genomics and Immuno Biopharma Index subió un 98 % desde marzo del 2020.2 Otras tendencias, como el comercio minorista en línea y las tecnologías de trabajo desde casa, han ganado fuerza, mientras que en los proyectos de infraestructura se está presentando un enfoque renovado. La inversión en megatendencias proporciona una exposición más precisa a estas oportunidades a largo plazo que las exposiciones tradicionales del sector.

La inversión sostenible ha madurado

Muchas pensaron que la desaceleración económica y la pandemia podría dar lugar a una desaceleración o incluso una reversión de la tendencia hacia la inversión sostenible y en ESG: es decir, invertir de acuerdo con las consideraciones ambientales, sociales y de gobernanza. En realidad, la inversión sostenible ganó impulso en el 2020, ya que los inversionistas favorecieron a empresas de mayor calidad, las cuales normalmente tienen puntajes ESG más altos, y el impacto del cambio climático se volvió aún más evidente. En el 2020, más del 90 % de los índices sostenibles superaron el desempeño de los índices de sus contrapartes que no son ESG. Creemos que el factor ESG se convertirá en una parte cada vez más importante de la forma en que operan las empresas y cómo invierten los inversionistas.

Los ETF de iShares son una herramienta indispensable para los inversionistas

Los fondos cotizados en bolsa de iShares han demostrado una y otra vez su valor a los inversionistas en el 2020. Durante la volatilidad de marzo, muchos inversionistas, principalmente institucionales, recurrieron a ETF de iShares de ingreso fijo para sus desafíos de portafolio, ya que el mercado subyacente de los bonos estaba básicamente congelado y la manera más eficiente de comercializar con ingresos fijos era mediante ETF. Posteriormente, a medida que los mercados se recuperaban, los ETF ayudaron a los inversionistas a acceder a partes del mercado con oportunidades de crecimiento, como energías limpias o mercados emergentes. Cualquiera que fuera el problema de inversión, era muy probable que los iShares pudieran ser parte de la solución.

En conclusión

Al igual que todos, analicé el año que ha pasado desde que surgió el COVID-19 con una combinación de emociones: Por supuesto que siento dolor, tristeza y agotamiento. Sin embargo, también siento un nuevo sentido de aprecio por todo aquello por lo que estoy agradecido y un optimismo de que lo peor ya ha quedado atrás. No sé qué nos esperan los próximos doce meses, pero sé que las lecciones del año pasado nos ayudarán a guiarnos no solo en el 2021, sino que también en los próximos años.

Armando Senra
Director de iShares para América