La asignación de activos se refiere simplemente a la distribución de las principales clases de activos en un portafolio de inversión. Se dispone de una variedad de estilos, capitalizaciones de mercado, sectores, países, amplitud de mercado y renta variable o renta fija. La estrategia de asignación de activos que se aplique incidirá de manera importante sobre los rendimientos y la volatilidad del portafolio.

  • La asignación de activos puede determinar hasta el 90% del rendimiento de un portafolio

    Estudios han mostrado que el 90% de la diferencia de los rendimientos entre distintas carteras de inversión se debe a las diferentes estrategias de asignación de activos aplicadas en las mismas*. En otras palabras, los resultados están en gran medida determinados por la asignación de activos elegida, y no necesariamente por la capacidad de seleccionar valores individuales.

     * Fuente: Financial Analysts Journal (Diario de Analistas Financieros), mayo/junio de 1991.

  • Saque partido de la exposición específica que se puede alcanzar con los Fondos Bursátiles (ETFs) iShares

    Debido a que las unidades de participación de los Fondos Bursátiles (ETFs) iShares son inversiones específicas, representan una herramienta ideal para aplicar estrategias de asignación de activos. Los Fondos Bursátiles (ETFs) iShares fueron diseñados para ofrecer un mecanismo sencillo para obtener diferentes tipos de exposición, tanto a un nivel básico de "cartera principal" como a un nivel más estratégico y ventajoso.

  • Logre sus objetivos de inversión

    Las acciones normalmente tienen un mayor rendimiento a largo plazo que otras clases de activos. Para muchos inversionistas con un horizonte razonable de largo plazo (normalmente 10 años o más), esta clase de activos puede representar el mayor porcentaje de su portafolio.