BlackRock Retirement Institute

Para materializar su jubilación soñada, literalmente, debe soñar con ella

31 jul 2017
por Sheena Iyengar

El problema

De acuerdo con los cálculos de BlackRock, para generar la escasa suma de USD27 000 por año en la jubilación, se necesita tener ahorrados USD500 000.1 No obstante, según muestran las investigaciones, la mayoría de las personas no logra acumular ahorros cercanos a los USD500 000 y mucho menos superiores. En 2013, el Instituto Nacional sobre la Seguridad Jubilatoria descubrió que los hogares promedio con integrantes en edad laboral prácticamente no tenían ahorros para la jubilación, solo USD3000 en el caso de los hogares con todos sus integrantes en edad laboral y USD12 000 para los hogares con integrantes próximos a jubilarse2. Con la reducción en los planes tradicionales de beneficios definidos, el crecimiento de la desigualdad en la distribución de la riqueza y el cuestionable futuro a largo plazo de la Seguridad Social, las conductas deficientes en cuanto a los ahorros jubilatorios plantean un riesgo no solo para las personas, sino para la sociedad en general. A fin de evitar una inminente crisis jubilatoria, ¿qué podemos hacer para que las personas ahorren más?

Para combatir los hábitos ahorristas deficientes, hay que empezar por comprender por qué las personas no pueden ahorrar. Existen muchos motivos por los que las personas no toman las medidas adecuadas para su seguridad jubilatoria, uno de los más destacados es el cambio en la dinámica de los ingresos. Las investigaciones han demostrado que los índices de titularidad de cuentas jubilatorias se correlacionan estrechamente con los ingresos y la riqueza: cuando los ingresos de los hogares se reducen, la pérdida de ingresos conlleva a una caída en los ahorros. De acuerdo con el Instituto Nacional sobre la Seguridad Jubilatoria, el 90 % de los hogares estadounidenses en el cuartil de mayores ingresos posee cuentas jubilatorias; en el caso del cuartil más bajo, dicha cifra se desploma al 25 %.3 Si observamos los ingresos anteriores de los hogares, diversos estudios indicaron que la titularidad de las cuentas jubilatorias también guarda relación con la presentación de opciones en un plan de ahorros. Por ejemplo, Wei Jiang, Gur Huberman y yo demostramos que una mayor variedad de inversiones afecta las tasas de participación en los planes con contribuciones definidas. Las tasas llegaron a su valor pico del 75 % solo cuando hubo dos opciones disponibles y se desplomaron hasta situarse en el 60 % cuando hubo 59 opciones disponibles. Shlomo Benartzi y otros han demostrado que la inscripción automática en los planes jubilatorios incide positivamente en las tasas de participación. Con solo ofrecerles la posibilidad de participar o de no participar, el 90 % de los participantes opta por conservar los planes en los que fueron inscritos de manera automática.4

Una solución: persuasión innovadora

Más allá de gestionar la cantidad de elecciones que deben realizar los clientes, cada vez son más las investigaciones que muestran maneras en las que podemos influenciar la motivación para ahorrar mediante cambios menores en el modo en que se presenta el proceso para la toma de decisiones y señalan algunas soluciones nóveles para tratar el problema que nos compete.

Históricamente, la industria de la inversión se ha basado en métodos de persuasión abstractos: cifras, tablas, modelos numéricos y estadísticas, lo que les dificulta a las personas comprender la necesidad real de ahorro a la hora de tomar una decisión. Sin embargo, si alguien puede hacer más vívida la idea de por qué es necesario que las personas ahorren, existe un motivo para creer que lo harán. Hal Hershfield y sus colegas descubrieron que las personas que se veían en un espejo de realidad virtual con el rostro envejecido digitalmente informaron que ahorrarían más del doble de lo que lo harían las personas que no se habían visto con el rostro envejecido5. Uno de mis propios estudios con estudiantes de la London Business School mostró que, al agregar fotografías y descripciones reales de los tipos de departamentos que iban a poder costear durante la jubilación junto con una lista estándar de tasas de ahorro, los estudiantes optaron por ahorrar casi el 6 % o más de sus salarios. En un estudio de empleados de ING, que se realizó con la colaboración de Shlomo Benartzi y Alessandro Previtero, descubrí que, si se agrega un párrafo al formulario de inscripción estándar en el plan 401(k) en el que se les solicitaba a las personas visualizar y anotar las consecuencias positivas de invertir más para la jubilación, hay un aumento del 20 % en la cantidad de inscripciones nuevas y en un aumento de las contribuciones con fines de ahorro de alrededor del 4 %.

Estos cambios menores en la presentación pueden ser claves a fin de aumentar la motivación para ahorrar. Con el objeto de hacer que la necesidad de ahorrar se destaque aún más, les solicitará a los administradores de activos y patrocinadores de planes de todo el mundo que tengan en cuenta los tres métodos que se describieron anteriormente:

  • Fotografías reales de viviendas, restaurantes, habitaciones de hotel, entre otras, deberían acompañar las tasas de ahorro y las estimaciones de ingresos durante la jubilación.
  • La tecnología de envejecimiento (“morphing”), que ya se utiliza en aplicaciones móviles como Snapchat, les permitirá a las personas verse los rostros envejecidos con su propia cámara web o teléfono inteligente.
  • Los resultados de la jubilación deberían encuadrarse en términos que se destaquen a nivel personal, con referencia a algo más que solo estadísticas. Se les puede solicitar a las personas que anoten e ingresen en un perfil personal las consecuencias positivas que vislumbran como consecuencia de ahorrar más para la jubilación.
Sheena Iyengar

Acerca de la autora

Sheena Iyengar
Profesora S. T. Lee de Negocios y Directora del cuerpo docente del Centro Eugene Lang Entrepreneurship Center, Facultad de Negocios de Columbia.

Sheena Iyengar ha dictado cursos de liderazgo y creatividad empresarial. Sus investigaciones versan sobre las implicancias de ofrecerles opciones a las personas, ya sea que se trate de empleados o consumidores. Ha examinado el ofrecimiento de opciones en múltiples contextos, desde la motivación y el desempeño de los empleados en una organización global, Citigroup, hasta exhibidores de chocolates en Godiva, pasillos de supermercados en revistas e, incluso, opciones de fondos mutuos en planes de beneficios jubilatorios.

Iyengar fue galardonada con el premio Presidential Early Career por su continuo trabajo de examinar los factores culturales, individuales y situacionales que influencian las preferencias y las conductas de las personas a la hora de realizar una elección.