February 2018

Manual básico sobre las elecciones italianas: Juego de coaliciones

Las elecciones generales italianas se llevarán a cabo el 4 de marzo de 2018. La clave del poder radica no solo en forjar alianzas, sino también en atravesar las complejas leyes electorales nuevas. Las elecciones se encuentran con la imagen de una economía que mejora y los instrumentos de renta variable italianos han tenido un desempeño sólido durante el año pasado, al superar a muchos de los demás mercados desarrollados, incluida la eurozona más amplia y EE. UU. Los equipos de estrategia de inversión de ETF de iShares en EE. UU. ofrecen un manual básico previo a las elecciones y consideran las implicancias del mercado.

Puntos clave:

  • Nuestro caso básico para las elecciones generales italianas del 4 de marzo es un parlamento indeciso que conduce a una gran coalición entre los principales partidos de centro. Sin embargo, alentamos a los inversionistas a seguir las elecciones en caso de que una sorpresa por parte de los partidos populistas conduzca a preguntas renovadas sobre el futuro de la eurozona.
  • Las elecciones ocurren frente a un trasfondo de una economía italiana que mejora y un desempeño sólido de la renta variable durante los últimos 12 meses.
  • El hecho de que los fundamentos italianos parecen encontrarse en una tendencia de mejora limita la baja sustancial en los activos de riesgo a causa de los acontecimientos políticos.

Panorama general

Las elecciones se disputarán entre tres bloques principales:

  1. Centro-derecha: Una coalición de partidos que incluye a Fuerza Italia (Forza Italia), Liga del Norte (Lega Nord) y Hermanos de Italia (Fratelli d’Italia) y son liderados por el antiguo Primer Ministro Silvio Berlusconi de Fuerza Italia, Matteo Salvini de Liga del Norte (los cuales no siempre concuerdan) y Giorgia Meloni de Hermanos de Italia de extrema derecha.
  2. Centro-izquierda: Compuesto por el Partido Demócrata (Partito Democratico o PD) con algunos partidos de menor envergadura, con el PD es liderado por Matteo Renzi.
  3. Movimiento independiente en contra del poder establecido: Movimiento Cinco Estrellas (Movimento 5 Stelle o M5S) liderado por Luigi di Maio, que ha adoptado una posición diferente a la de otros partidos y se resiste a formar coaliciones con ellos.

El desafío para cada uno de estos partidos es una nueva ley electoral no probada y conocida coloquialmente como “Rosatellum”, que significa que por primera vez desde 2001, los votantes no solo votarán a un partido, sino también a un candidato en una carrera de mayoría simple en su comunidad local.1 Un tercio de las bancas son asignadas por el sistema de mayoría simple (uninominal) y el resto de acuerdo con un sistema proporcional completo. Teóricamente, incluso con tan poco como el 40% de los votos, según el desempeño de los colegios uninominales, puede ser suficiente para que un solo partido o una coalición obtenga una mayoría absoluta en el Parlamento.

El panorama político

En la actualidad, Cinco Estrellas es el partido más grande de Italia, PD ha estado en caída libre en las encuestas de opinión (debido a graves luchas y disputas internas para elaborar un mensaje claro) y la coalición de centro-derecha les lleva una buena ventaja a ambos. La coalición de centro-derecha tiene más probabilidades de obtener una mayoría de bancas que otra coalición o partido, ya que actualmente lidera las encuestas con un 37%.2La participación de Berlusconi ha sido un impulsor clave detrás de este éxito en las encuestas, a pesar de su incapacidad de presentarse en las elecciones debido a una condena por fraude fiscal en 2013. En la actualidad parece que el escenario más probable es el de un parlamento indeciso, debido a que el bloque de centro-izquierda probablemente se esforzará por obtener los votos suficientes en el sur, seguido por extensas negociaciones entre los partidos políticos.

Nuestro caso básico, aunque con poca confianza, es que un parlamento indeciso probablemente conduciría a una gran coalición entre el PD/Fuerza Italia y otros partidos de centro, si bien existe la posibilidad de nuevas elecciones pero que nunca se ha visto durante la Segunda República. Otros escenarios, como un gobierno de unidad nacional respaldado por todos los partidos, o una alianza contra del poder establecido con Cinco Estrellas y la Liga del Norte o el PD, son menos probables, a nuestro juicio.

Dado el nuevo sistema y una alta proporción de votantes indecisos, es probable que las encuestas sean menos confiables que en el pasado. El impacto de una mayor participación no está claro pero, si hacemos un balance, debería favorecer a los partidos del poder establecido. Una sorpresa de los partidos populistas podría generar nuevas preguntas sobre la durabilidad de la eurozona.

Políticas y promesas

Todos los partidos realizan promesas electorales que probablemente son poco realistas: estas incluyen una propuesta de ingresos universales, un impuesto fijo para hogares y compañías, y el retroceso parcial de las reformas del mercado laboral y de pensiones. Sin embargo, incluso si no es probable que estas promesas se cumplan en su forma actual, es probable que el déficit gubernamental se incremente y no se produzca el ajuste fiscal implicado en el plan de estabilidad actual, a nuestro juicio.

Aunque la Liga del Norte y Fuerza Italia ha sacado provecho de un descontento de la base partidaria con la inmigración, sobre la cuestión clave de la postura de la UE, el mensaje a favor y en contra de Europa no parece desempeñar un papel en esta campaña. Recientemente, en enero, incluso el partido Cinco Estrellas en contra del poder establecido indicó que los planes de un referéndum para abandonar la eurozona se consideraría como un “último recurso”.3

Trasfondo económico

Aunque está por detrás del resto de la eurozona, la economía italiana tiene un buen desempeño y la recuperación de su peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial ha acelerado el ritmo. La evidencia apunta a una amplia recuperación en el sector de fabricación, mientras que el Banco de Italia recientemente proyectó que la economía se expandirá un 1,5% este año y que el crecimiento debe mantenerse por encima del 1% durante los próximos dos años, y mencionó aumentos en los ingresos domésticos y caídas en la capacidad adicional de las firmas como señales de mayor consumo e inversiones. La deuda pública se ha estabilizado a alrededor de un 132% del PIB.4

Italia sigue manteniendo un importante y estable superávit de cuenta corriente (2,8% del PIB)5. Además, su posición neta de inversión internacional, aunque aún es negativa, ha mejorado de alrededor del 35% del PIB en 2008 a menos del 10% en el tercer trimestre de 20176. El sector bancario, aunque aún está sobrecargado con préstamos no productivos (NPL), parece haber superado su peor momento: el flujo de nuevos préstamos no productivos en el tercer trimestre de 2017 en proporción del total de préstamos cayó a 1,7% (incluso más bajo que el nivel anterior a la crisis financiera de 2006 a 2007) y la acción de préstamos no productivos (neta de provisiones) cayó a 8,4% de los préstamos totales en junio de 2017 desde 9,3% a fines de 2016.7

Implicaciones para las inversiones

Los mercados han mostrado poca reacción al riesgo político italiano, a pesar de las extravagantes promesas electorales realizadas por muchos de los partidos en campaña. Es posible que exista un modesto incremento de la volatilidad a medida que se acercan las elecciones, pero parece poco probable que haya resultados de “riesgo de cola” debido a que en la actualidad no parece que ningún partido emergerá con un mandato claro. Dada la incertidumbre en torno al resultado de las elecciones, observamos una probabilidad reducida de ajuste fiscal e incluso el potencial de retroceso de las reformas estructurales.

No obstante los riesgos geopolíticos discretos, infraponderamos el ingreso fijo europeo en general, en todos los bonos soberanos y el crédito debido a las políticas de tipos de interés y compra de activos del BCE. Aunque mantenemos una posición neutral sobre los instrumentos de renta variable europeos más amplios, el hecho de que los fundamentos italianos parecen encontrarse en una tendencia de mejora limita la baja sustancial en los activos de riesgo. Específicamente, los instrumentos de renta variable italianos han tenido un mejor desempeño que los instrumentos de renta variable de la eurozona y EE. UU. durante los últimos 12 meses, respaldado por la expansión económica de la región por encima de la tendencia. Los instrumentos de renta variable italianos no parecen costosos respecto de sus normas históricas, estableciéndose justo por encima del promedio en su 50.° rango de percentil.8

Desempeño de índices a 12 meses

Gráfico: Desempeño de índices a 12 meses

Fuente: Bloomberg, al 13/2/2018, en términos de divisa local. El desempeño de los índices se presenta solo con fines ilustrativos. El desempeño de índices no incluye ninguna comisión de gestión, costo de transacción ni gasto. Los índices no son administrados, y usted no puede invertir directamente en un índice. El rendimiento pasado no garantiza resultados futuros.


En el caso de nuestro escenario de caso básico, un parlamento indeciso, la respuesta del mercado dependerá del desempeño del poder establecido frente a los partidos en contra del poder establecido. Una fuerte votación en contra del poder establecido tiene el potencial de afectar los activos de riesgo, pero el impacto debería ser limitado ya que el resultado eventual más probable es una gran coalición entre el PD y el FI con el apoyo explícito o implícito de los partidos de menor envergadura.

En resumidas cuentas: los mercados están familiarizados con la incertidumbre política en la eurozona, pero el hecho de que los fundamentos económicos se han encontrado en una tendencia de mejora puede ayudar a limitar cualquier baja para Italia.